Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
ioegiorgioEL CAMINO DEL SANTO GRIAL
Un fuerte y profundo estruendo nace de las entrañas de la tierra. Un estallido ensordecedor, pero al mismo tiempo contenido, sacude el subsuelo terrestre repitiendo regularmente su latido. Lava incandescente que brota de la boca del volcán corriendo encendida hacia las laderas de la montaña sagrada. Su respiración profunda y tumultuosa marca el tiempo. Tiempo de purificación. Es la voz de la tierra que le habla al corazón del hombre. Al corazón humilde capaz de escuchar, al corazón puro capaz de sentir, al corazón verdadero capaz de ver, de entender y de elegir.
Brasas incandescentes explotan de la boca del volcán Etna.
 
Algo más allá llagas abiertas como cráteres en las manos, en los pies y en el costado de un hombre, emanan sangre viva. La respiración profunda y agitada de la sagrada montaña se funde con la del hombre uniéndose en un único latido vital. La simbiosis de dos señales unidas por el mismo lenguaje universal. Advertencia, profecía, conocimiento, conciencia, redención. Sangre de redención o sangre de castigo, es el hombre quien tiene que elegir frente al juicio inminente.
 
Señales que llaman a otras señales.
 
Prodigios entregados por un Cielo clemente a una humanidad obstinada y obtusa que va detrás de cualquier cosa menos que de su felicidad. Insistentemente, ese Ser sublime que caminaba por las calles de Galilea, ese Joven Eterno que tenía el poder de devolver la vida a quienes la habían perdido, de sanar en cuerpo y el alma a cualquier criatura que con corazón humilde se le acercara o que lo buscara desde lejos. El hijo del Hombre, así se hacía llamar, Aquel que con una sola mirada sabía penetrar en el corazón de los hombres inundándolos de un amor desconocido, inmenso, que le ordenaba a la tormenta que se calmara y la misma le obedecía, Él, el Mesías, Jesús Cristo, el hijo de Dios que se dejó escupir, que dejó que se burlaran de él, que lo golpearan, que lo azotaran y que se dejó clavar en una cruz para devolverles la vida a Sus hermanos. Ese Ser maravilloso, pan de vida, agua que calma la sed, luz del mundo, regresa a lo largo de los siglos en busca de aquellos que Le pertenecen, Sus hombres y Sus mujeres, amándolos con un amor único, incomprensible, incondicional, infinito y eterno. Llamándolos hacia Él con esas señales que ellos sabrán reconocer.
Una vez más el milagro de la sangración de los estigmas de Giorgio Bongiovanni ocurre ante nuestros ojos que aún se sorprenden luego de 25 años.
Esta vez el prodigio ocurre en tierra británica.
 
Inglaterra. Tierra de los Ángeles (England: Angel-land).
Una vez más la sangre de Cristo baña esta tierra.
Pero regresemos en el tiempo.
 
En el siglo primero, después de Cristo. José de Arimatea después de un largo viaje desde Medio Oriente llegó a Glastonbury con Maria, la Madre de Jesús, llevando consigo un cáliz sagrado: es el Santo Grial. El cáliz del cual Jesús bebió el vino durante la última cena. Y lo ocultó adentro de un pozo de agua en la colina sagrada de Glastonbury. A veces el agua de dicha vertiente se tiñe de rojo y desde la Edad Media se le atribuyen propiedades curativas y purificadoras. Atentamente vigilado y cuidado por algunas virgenes en el castillo del Grial, el mismo asume el significado de corazón de Cristo, o incluso centro del mundo, y tiene la propiedad de aparecérsele únicamente a quienes buscaban el origen de cada cosa, el Ser. Quienes se acercan a él necesitan una preparación intensa y profunda.
 
Desde 1990 han aparecido cientos de símbolos misteriosos hallados en los campos de trigo, centeno, o canola, en las inmediaciones de la Tor Hill, la colina sagrada que le habría permitido a los hombres del pasado el acceso a otra dimensión. Así como también en los campos que rodean Glastonbury y Avebury, dos ciudades que la tradición identifica respectivamente como las míticas Avalon y Camelot, residencia del rey Arturo. Algo similar ocurrió en Stonehenge, donde estudiosos y astrónomos consideraron que podría tratarse de un observatorio astronómico formado por megalitos, con una antigüedad similar a la de las pirámides de Egipto. Una especie de “computadora astronómica de la prehistoria”, lugar operativo de los iniciados celtas como Merlín. Se dice que un “rayo de luz proveniente de las estrellas” iluminó una roca de la plaza de la ciudad de Carduel, una noche de Navidad del sexto siglo después de Cristo, en el sur de la tierra anglosajona. Una luz de la que descendió una espada, que se incrustó en la roca. La espada representa el conocimiento revelado al hombre única y exclusivamente cuando éste ha hecho propios los valores capaces de liberarla. Excalibur, la espada de la verdad, fue extraída de la roca sin ningún esfuerzo por Arturo, un joven de 16 años, hijo ilegítimo de Uter Pendragon, rey de Logres, y de Ingerne, mujer del duque de Tintagel. Arturo, inconsciente de sus antepasados reales y encargado por el destino de redescubrir sus orígenes, creará la unión de los Caballeros de la Mesa Redonda basada en la igualdad (mesa redonda, es decir, sin rincones opuestos unos con otros), y de la cual formaron parte numerosos caballeros pertenecientes a la “Caballería Espiritual”. No se conoce el número exacto, pero aparentemente eran más de cincuenta y participaban en múltiples aventuras iniciáticas en busca del Santo Grial, entre ellos se encontraba Parsifal. Se dice que Parsifal y los demás caballeros de la mesa redonda “caían esporádicamente en el sueño iniciático”, del que no recordaban absolutamente nada, y durante sus aventuras eran llevados hacia la “isla-rodante”, en la que se aparecía un “barco”. Este barco anunciaba el motivo del mandato, de hecho en el mismo se encontraban la espada y la corona áurea, en relación con el “árbol de la vida” y la majestad sagrada (el rey David).
 
Fue Parsifal quien descubrió que al final era él el cáliz que todos buscaban. El cáliz que había tomado vida.
 
Los pies sangrantes de un Hombre dan su paso cansado sobre las espigas doradas de los campos ingleses.
 
Formas indefinibles y aparentemente abstractas que observadas desde lo alto se convierten en verdaderos códigos universales que hablan una vez más a la conciencia del hombre en un código cósmico.
 
El periodista Jaime Maussan junto a su equipo del canal “Tercer Milenio” se encuentra en Inglaterra desde hace algunos días. Hace varios años que durante el mes de Agosto Jaime sigue de cerca las formaciones de estos extraordinarios pictogramas que cada vez más tienen una fuerte connotación místico-espiritual correspondiente a aquellos que las realizan. Expresan mensajes cada vez más claros y revelan su naturaleza y procedencia, además profetizan acontecimientos invitando a los habitantes del planeta tierra a hacer una profunda reflexión sobre el sistema social vigente que está llevando a la humanidad a una inevitable autodestrucción. La gran cruz, el cáliz, el rostro de Cristo, el rostro de un ser extraterrestre, no son más que algunos de los increíbles dibujos aparecidos en los campos ingleses en los últimos años junto a mensajes cifrados en contra de la guerra y en favor de la unión de los pueblos.
 
“Son programados” afirma Giorgio, mientras observa a Jaime y a su dinámico equipo mientras trabajan para mandar al aire el programa compuesto justamente por Jaime Maussan, periodista e investigador y autor del programa, Guillermo Figueroa, productor, Fernando Correa, astrónomo, Alberto García, técnico editing, Israel, técnico en drones, Graciela, presentadora televisiva en los Estados Unidos y colaboradora de Jaime. Rápidos, veloces, atentos, profesionales... el equipo de Tercer Milenio se mueve en la búsqueda continua de nuevos elementos que puedan dar testimonio de la realidad de la presencia extraterrestre en nuestro planeta y del mensaje que estos hermanos cósmicos nos quieren transmitir. La presencia de Giorgio había sido muy deseada por Jaime Maussan, es un acontecimiento muy importante para “Canal 9 Nacional, Televisa Méjico”, emisora televisiva mejicana que pondría al aire el especial con una audiencia de millones de personas, mientras que todas las tardes a las 18:00 hs serían transmitidos en directo los reportajes del día en el programa de la web tv “Tercer Milenio.tv”. Entrevistas, investigaciones, análisis de los crop circles, realizados y editados en forma magistral por el equipo de colaboradores de Jaime, fueron proyectados en estos cuatro días, con la excepcional presencia en el estudio del estigmatizado Giorgio Bongiovanni, quien representa el corazón de la transmisión. El pueblo mejicano ama a Giorgio y lo sigue desde los primeros años de la década de los ’90, cuando Jaime prestó mucha atención a su caso, produciendo un documental que fuera difundido en todo el mundo, convirtiéndose en su amigo y compartiendo así la difusión del mensaje.
 
Desde el Holiday Inn Hotel de Swindon donde nos encontramos alojados, sale al aire el programa “Crop Circles 2014 - En Vivo desde Inglaterra”, transmitido por la emisora de Ciudad de Méjico y que llega a millones de personas. Jaime Maussan y Fernando Correa muestran las imágenes del día, filmadas en los campos ingleses, destacando la excepcional presencia del hombre señalado por Dios en el interior de los “Crop Circles”. Con las señales de los estigmas aún bañadas de sangre fresca Giorgio descubre sus manos por pedido expreso de sus dos amigos presentadores y transmite el mensaje que acaba de recibir durante el prodigio de la sangración. “Señales que llaman a otras señales” dice el testigo de la Verdad “para despertar la conciencia de los hombres a una realidad que pronto se manifestará al mundo. La presencia de estos hermanos cósmicos anuncia el retorno del Mesías, Jesús Cristo, que vendrá a la tierra para juzgar a los hombres”. Jaime Maussan habla de la relación que lo une a Giorgio y que comenzara hace 20 años, revelando al público cuál fue su conmoción al verlo aquel día de 1993 en el Hotel Gemellaro a los pies del volcán Etna, en Sicilia. “Me encontraba pasando por el pasillo del hotel” cuenta “y entré en la habitación en la que se encontraba Giorgio tendido en una cama.
 
Sangrando de los estigmas. Era evidente el gran sufrimiento que sentía, pero lo que más me impresionó fue el fuerte perfume a rosas que incluso se había propagado fuera de la habitación” recuerda el periodista. Pocos minutos antes en una de las habitaciones del hotel Swindon se repitió la misma escena en una forma tan similar que parecía un Déjà vu. Como en aquel entonces Jaime entró en la habitación. Giorgio estaba tendido en su cama. Sus llagas aún sangraban, sus brazos abiertos, su respiración era corta y afanosa por los espasmos de dolor, sus ojos estaban húmedos, su mirada de dolor colma de un amor que no pertenece a este mundo. Las sábanas manchadas con sangre hablan del prodigio que se acaba de verificar. Poco antes Fernando Correa y Adolfo, un querido amigo, habían entrado para documentar esa nueva y dolorosa sangración llevándole un regalo a Giorgio. Una escena sin tiempo ni espacio es el recuerdo que conservaremos de ese momento. Al lado de ese cuerpo traspasado desenrollaron un lienzo en el que se encuentra estampada una maravillosa Virgen de Guadalupe, que mide aproximadamente lo mismo que la habitación en la que nos encontramos y que es una de las pocas copias reproducidas del original. La presencia de la Madre Celeste acompaña el camino de Giorgio consolando su corazón haciendo vibrar nuestros espíritus con una profunda emoción. Una visita, y otra señal para nosotros que nos consideramos indignos de tanta gracia divina. Jaime se acerca con el micrófono a Giorgio mientras su cameraman filma la conversación y con una profunda delicadeza le pregunta: -“¿Es mucho el dolor?” -“Si. Pero estoy sereno.” –“¿Cómo puedes vivir con esto Giorgio?” –“Para mi es un honor. Siento aún más el dolor de la gente que sufre. Entiendo más el bien. No es difícil amarse. Sufrir por una causa bella vale la pena.” –“¿Esto es una señal para la gente?” –“Si, recuerda a Cristo crucificado y sobre todo porqué se dejó crucificar: para ayudarnos, para salvarnos, para amarnos, para estar cerca de la gente que no tiene nada, de la gente que vive en la guerra, de los perseguidos, a mi me gusta un Dios así, siempre nos han presentado a un Dios autoritario, violento, pero esta parte de Dios que se acerca humildemente a sus criaturas es un Dios hermoso.” –“¿Piensas que esto que pasa ahora es por el momento que estamos pasando?” –“Si, por el gran sufrimiento humano, creo que vamos a terminar en una catástrofe pero, como dijo la Virgen de Fátima, luego empieza una nueva Era, el precio es alto, pero lo importante es que lleguemos a una nueva Era, que los niños puedan llegar.” –“Ahora la gente en Méjico y en todo el mundo va a ver cuán cierto es esto y cómo sangras constantemente y el dolor que te causa”. –“Si, me sorprende a mi mismo incluso después de 25 años, es un milagro y no se porqué yo, quizás no soy digno pero también tengo el honor de ser un testigo”. –“Pero además luchas contra la mafia, es realmente sorprendente.” –“Es mi obligación, si pretendo ser un mensajero de Cristo en mi tierra, en Sicilia es mi obligación hacer algo en contra del mal, de lo que para nosotros los sicilianos es el demonio, lamentablemente esos hombres lo encarnan, pero yo no les tengo miedo, quizás ellos me tienen un poco de miedo, no lo se, hago lo que puedo”. –“¿Quisieras decirle algo a la gente?” –“Si, anhelar la Paz, eliminar cualquier forma de guerra, de violencia, necesitamos un mundo diferente, respetarnos más, somos todos hermanos, y luchar por ello, sino nuestros hijos no tendrán futuro. Paz, amor, justicia, hace falta mucha justicia en el mundo. En Israel se está viviendo un genocidio y probablemente la Tierra reaccionará, y nos golpeará para invitarnos a cambiar. Pero yo creo en un mundo nuevo, creo en la Segunda Venida de Cristo. Para mi esta señal que tengo y otras que anuncian esta Venida de Jesús, no se la fecha”. –“Muchas gracias Giorgio, vamos a hacer el programa”.
 
Jaime Maussan junto a su equipo de trabajo, a sus vigilantes es uno de los testigos de las señales de este tiempo. La noche anterior durante un sky watching habían filmado unas esferas que se movían expandiendo su luz, imágenes que luego salieron al aire durante el programa televisivo y que avalaron el mensaje de su presencia poniéndole un sello a los extraordinarios pictogramas aparecidos en esos días.
“Los OVNIs se estudian como un verdadero hecho científico y matemático” explica Giorgio durante el programa, “para nosotros estos son los medios que dan testimonio de la presencia de las inteligencias que los conducen. Son seres que cuentan con una tecnología mucho más avanzada que la nuestra, que viajan en el Cosmos y que visitan nuestro planeta. Pero lo que es importante es comprender quiénes son estos seres, de dónde vienen, qué piensan. Nosotros sabemos que ellos son nuestros hermanos mayores que han conocido a Cristo antes que nosotros, que quieren ayudar a la humanidad a comprender que la misma se está autodestruyendo de manera inexorable y anunciar que pronto se manifestarán al mundo. Es por ello que nos tenemos que preparar, la gente se tiene que preparar para este acontecimiento cósmico que anuncia el retorno a la tierra del Rey suyo y nuestro, Jesús Cristo, para juzgar a los hombres e instaurar así una nueva sociedad con los valores de la hermandad, de la paz y del amor. Jaime, me han dicho que a partir de este momento ya no se necesitarán más contactados, porque Ellos comenzarán a manifestarse en forma masiva y se dejarán ver por todos”.
 
El 555, símbolo de la Madre Celeste, la Trinidad, el ojo de Dios, así fueron definidos algunos de los hermosos pictogramas aparecidos durante la permanencia de Giorgio Bongiovanni en el condado de Wiltshire, así como otros que aparecieron inmediatamente después de su partida, relacionan entre ellos todos los acontecimientos con un mismo hilo conductor. Simbolismos esotérico-iniciáticos impresos en formas y figuras perfectas representados en dos nuevos fractales, una estrella tetraédrica y el ojo del Dios Ra, adorado por antiguas civilizaciones de este planeta como la de los Atlantídeos, de los Egípcios, de los Mayas y muchas otras más.
 
Es el tiempo de la conjunción de las señales que manifiesta la maduración de los tiempos. Somos espectadores de grandes acontecimientos para la historia de la humanidad pero que permanecen ocultos al ojo distraído y superficial del hombre que sigue en su desenfrenada carrera hacia la destrucción de si mismo y de su prójimo. Por lo tanto la composición del gran mosaico proyectado por el Padre Sol para este rincón del Universo está en fase de cumplimiento. Tomar conciencia del proyecto divino y volverse parte consciente de ello significa entregarse a la voluntad suprema hacia una rápida evolución. “Soy un lápiz en las manos de Dios” amaba decir la Madre Teresa de Calcuta, y esa es la imagen que más me gusta visualizar al reflexionar sobre el sentido de nuestra vida. “Estamos adentro del diseño de Dios” nos explica Giorgio “pero a menudo somos reacios a cumplir con nuestra tarea, nos distraemos, no sentimos la alegría de formar parte de ese diseño divino. Os doy un ejemplo: es como estar aquí en el centro de este magnífico círculo de trigo pero desde aquí no tenemos la visión total del diseño y para comprender dónde estamos nos tenemos que elevar como hace este drone que nos muestra la imagen del pictograma en el que nos encontramos, lo que nos hace descubrir que estamos en el corazón del dibujo. Si trasladamos este ejemplo a nuestra vida podemos decir que si vuestra elección ha sido ‘Si, quiero servir esta causa Señor’, os tenéis que dejar guiar, tenéis que estar disponibles y cumplir con la misión para la cual habéis sido llamados, y de esa forma os convertís en protagonistas de ese diseño divino que el Padre ha programado incluso para vosotros... por lo tanto dejaos purificar, sacudir, golpear, segar, modelar, según Su voluntad y os volveréis libres porque viviréis conscientes en Él”... Un concepto de libertad que generalmente no se comprende porque a la libertad se la asocia a ese sentido anárquico de querer actuar por nosotros mismos “sin responder a las órdenes de nadie”. Pero no nos damos cuenta de que de esta manera tenemos solo la astucia de hacer más lenta nuestra evolución en lugar de acelerarla. Si el ordenamiento de las diferentes dimensiones está regulado por una jerarquía que se extiende en forma piramidal con el vértice dirigido hacia arriba, tenemos que comprender que siempre tenemos que seguir, obedecer y servir a alguien que está por encima de nosotros y que representa nuestros ideales y nuestros objetivos para poder seguir adelante. La obediencia manifiesta esa verdadera humildad que te permite escalar la montaña. Por lo tanto la verdadera libertad es otra, es aquella que te ofrece la conciencia. Adquirir dicha conciencia significa comprender que únicamente la Madre Creadora, de cuyo seno nace nuestra chispa divina, posee la llave de nuestra felicidad. Dejarnos llevar por Sus Leyes que son las Leyes que rigen y que gobiernan las Estrellas y los Universos significa conquistar la libertad.
 
Una briza suave sopla en los campos ingleses. El enamorado de Cristo camina entre las espigas movidas por el viento como olas en un mar dorado, sus manos cubiertas por los guantes blancos acarician el fruto de la tierra en el solsticio de verano. De ese delicado gesto de los dedos aparece una imagen eterna, inmutable, grabada en el tiempo y en el alma de esta humanidad junto a la emoción de antiguos recuerdos... “Y habiendo tomado una copa, después de haber dado gracias, dijo: Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que de ahora en adelante no beberé del fruto de la vid, hasta que venga el reino de Dios. Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De la misma manera tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros”. 
 
Ante nuestros ojos pasan milagros que en el frenesí de nuestra mente no vemos y suenan armonías celestes al lado de nuestros oídos que a menudo no escuchamos... la vida susurra en nuestros corazones palabras eternas, así como eterno fue Aquel que dijo esas palabras de Verdad y de Vida.
El signo camina entre los signos, trazando el camino y llamando a los Suyos.

Con devoción.
Sonia Alea

Sant'Elpidio a Mare
23 de Agosto de 2014

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139