Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
falluja-child-webDespués de la bomba USA nacen centenares de niños con malformaciones
Por Robert Fisk - 27 de Abril 2012
Para el pequeño Sayef, no habrá primavera árabe. Él se encuentra, con tan sólo 14 meses de edad, en una pequeña manta de color rojo amortiguada por un colchón barato en el suelo, a veces llorando, con su cabeza de dos veces el tamaño que debería ser, ciego y paralizado. Sayeffedin Abdulaziz Mohamed – su nombre completo – tiene una cara amable en su cabeza descomunal y dicen que sonríe cuando otros niños lo visitan y cuando las familias iraquíes y los vecinos entran en la habitación. 
Pero nunca sabrá la historia del mundo que le rodea, no gozará de las libertades de un nuevo Oriente Medio. Él sólo puede mover sus manos y toma solamente leche embotellada porque no puede tragar. Ya es casi demasiado pesada como para que su padre lo cargue. Vive en una prisión cuyas puertas permanecerán para siempre cerradas. 

Es muy difícil escribir este tipo de informe mientras se entiende el valor de su familia. Muchas de las familias de Faluya cuyos hijos han nacido con lo que los médicos llaman “anomalías congénitas”, prefieren mantener sus puertas cerradas a los extranjeros, en relación a sus hijos como una marca de vergüenza personal, en lugar de una posible prueba de que algo terrible ocurrió aquí después de las dos grandes batallas estadounidenses contra los insurgentes en la ciudad en 2004, y otro conflicto en 2007. 
Después de negar en un primer momento el uso de proyectiles de fósforo durante la segunda batalla de Faluya, las fuerzas de EE.UU. admitieron luego que habían disparado las municiones contra edificios en la ciudad. Informes independientes han hablado de una tasa de natalidad con defectos en Faluya mucho mayor que en otras zonas de Iraq, por no hablar de otros países árabes. Nadie, por supuesto, puede producir hierro fundido, lo que evidencia que las municiones estadounidenses han causado la tragedia de los niños de Faluya. 

La vida de Sayef – palabra que se usa con conocimiento de causa, tal vez – es en el distrito de al-Shahada de Faluya, en una de las calles más peligrosas de la ciudad. Los policías – al igual que los ciudadanos de Faluya, todos ellos son musulmanes sunitas – están de pie con sus armas automáticas en la puerta de la casa de Sayef cuando la visitamos, pero dos de ellos, armados y de uniformes azules- entran con nosotros, y se ven visiblemente emocionados por el bebé indefenso en el suelo, moviendo sus cabezas con incredulidad y con una desesperanza que su padre, Mohamed, se niega a entregar. 
“Creo que todo esto es debido a la utilización por parte de los norteamericanos de fósforo en los dos grandes batallas”, dice. ”He oído hablar de muchos casos de defectos congénitos en los niños. Tiene que haber una razón. Cuando mi primer hijo fue al hospital, vi a familias allí con exactamente los mismos problemas. “ 

Estudios realizados desde las batallas de Faluya de 2004 han registrado incrementos profundos en la mortalidad infantil y el cáncer en Faluya; el último informe, cuyos autores incluyen a un médico en el Hospital General de Faluya, dice que la cuenta de las malformaciones congénitas es de un 15 por ciento de todos los nacimientos en Faluya. 

“Mi hija no puede ganarse la vida”, dice Mohamed, acariciando la cabeza ampliada de su hijo. ” Sólo puede mover las manos. Tenemos que alimentarla con biberón. No puede tragar. A veces no puede tomar incluso la leche, así que tenemos que llevarla al hospital para que reciba líquidos. Estaba ciega cuando nació. Además, el riñón de mi pobre pequeña se ha apagado. Se paralizó. Sus piernas no se mueven. Su ceguera se debe a la hidrocefalia “. 
Mohamed sostiene las piernas inútiles de Sayef y las mueve suavemente de arriba hacia abajo. ”Después de que naciera, llevé a Sayef a Bagdad, y tenía a los neurocirujanos más importantes revisándola. Dijeron que no podían hacer nada. Tenía un agujero en la espalda que fue cerrado, y luego un agujero en la cabeza. La primera operación no tuvo éxito. Tenía meningitis “. 
Tanto Mohamed y su esposa están en sus treinta y tantos años. A diferencia de muchas familias tribales de la zona, no están relacionadas y sus dos hijas, nacidas antes de las batallas de Faluya, se encuentran en perfecto estado de salud. Sayef nació el 27 de enero de 2011. ”A mis dos hijas les gusta mucho su hermana”, añade Mohamed, “e incluso a los médicos les gusta. Todos ellos toman parte en el cuidado del niño. El Dr. Abdul-Wahab Saleh ha hecho un trabajo increíble en él – Sayef no hubiese vivido sin él “. 
Mohamed trabaja para una empresa de riego, pero admite que, con un salario de sólo $ 100 al mes, recibe ayuda económica de familiares. Él estaba fuera de Faluya durante el conflicto, pero volvió dos meses después de la segunda batalla sólo para encontrar su casa minada; recibió fondos para la reconstrucción de su casa en 2006. Él mira a Sayef por un largo tiempo durante nuestra conversación, y luego la levanta con sus brazos. 
“Cada vez que veo a mi hija, me estoy muriendo por dentro”, dice, mientras las lágrimas corrían por su rostro. ”Pienso sobre su destino. Se está haciendo cada vez más pesada. Es más difícil cargarla. “Así que le pregunto a quien culpa por el calvario de la pequeña Sayef. Espero una diatriba de insultos contra los norteamericanos, el gobierno iraquí, el Ministerio de Salud. Los habitantes de Faluya han sido retratados como “pro-terroristas” y “anti-occidentales” en la prensa mundial, desde el asesinato y cremación de los cuatro mercenarios estadounidenses en la ciudad en 2004 – evento que inició la batalla por Faluya en el que hasta 2.000 iraquíes, civiles e insurgentes, murieron, junto con casi 100 soldados estadounidenses. 
Sin embargo, Mohamed guarda silencio por unos momentos. Él no es el único padre para mostrarnos a su hijo deforme. ”Sólo estoy pidiéndole ayuda a Dios”, dice. ”No espero la ayuda de cualquier otro ser humano.” Lo que demuestra, supongo, que Faluya – lejos de ser una ciudad de terror – incluye a algunos hombres muy valientes. 

Faluya: Una historia 
La primera batalla de Faluya, en abril de 2004, fue un asedio de un mes, durante el cual las fuerzas estadounidenses no pudieron tomar la ciudad, diciendo que es un bastión de la insurgencia. La segunda batalla, en noviembre, arrasó la ciudad. La controversia duró más cuando las tropas de Estados Unidos habían desplegado bombas de fósforo blanco. Un estudio de 2010 señaló que el aumento de la mortalidad infantil, cáncer y leucemia en Faluya, supera los reportados por los sobrevivientes de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. 
Robert Fisk  (Traducido por Arielev) 

27 de Abril 2012
Mañana: Los médicos que luchan por mejorar las vidas de los niños que sufren de Faluya. 

Robert Fisk writes for the Independent, where this column originally appeared.

http://sleepwalkings.wordpress.com/2012/04/27/los-ninos-de-faluya/

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139