Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
setunninio
DEL CIELO A LA TIERRA
 
MUERTE POR HAMBRE EN EL PLANETA TIERRA
 
SETUN SHENAR COMUNICA:
 
¡DEFICIENTES!
DEFICERE (carecer de algo, disminuir, faltar en algo).
ESTE ES EL SIGNIFICADO CORRECTO Y LEGÍTIMO DEL VERBO ANTES MENCIONADO.
POR LO TANTO DEFICIENTE, SIN OFENSA NI JUICIO AL POBRE ESPÍRITU DEL SEÑOR AMARTYA SEN, ES EL APELATIVO QUE MERECE EL ANÁLISIS CONTENIDO EN SU ARTÍCULO SOBRE EL HAMBRE EN EL MUNDO QUE AQUÍ ADJUNTAMOS.
DEFICIENTE, LAMENTABLEMENTE, ES TAMBIÉN LA MENTE Y EL ESPÍRITU DEL SEÑOR SEN, PORQUE ESTÁ AL SERVICIO DE LOS PODEROSOS DEL MUNDO.
DEFICIENTE, PERO NO ESTÚPIDA, ES LA MENTE DEL SEÑOR SEN, PORQUE ÉL SABE PERFECTAMENTE QUE QUIENES CAUSAN LA MUERTE POR HAMBRE DE MILES DE MILLONES DE NIÑOS SON LOS VENDEDORES DE ARMAS, LOS COMERCIANTES DE DROGA, LOS DICTADORES FASCISTAS DE OCCIDENTE Y DE ORIENTE, LOS DUEÑOS DE LAS SUPER POTENCIAS ECONÓMICAS Y MILITARES DE LA TIERRA Y LOS JEFES SUPREMOS DE TODAS LAS CRIMINALIDADES ORGANIZADAS.
CONFUNDIR LA MENTE DE LOS SIMPLES Y DE LOS HONESTOS CON INFORMES, ARTÍCULOS VACÍOS, ABSTRACTOS, GENÉRICOS, POCO CLAROS Y CON VERDADES A MEDIAS SIGNIFICA SER CÓMPLICES, YA SEA CON BUENA O CON MALA FE, DE LOS PODEROSOS MONSTRUOS Y DEMONIOS A QUIENES NOSOTROS,  “ALIENÍGENAS”, EN NUESTRO LENGUAJE LLAMAMOS: ASESINOS DE LA VIDA.
PAZ A TODOS Y BUENA SUERTE AL PROFESOR AMARTYA SEN.

¡SETUN SHENAR SALUDA!
 
Palermo (Italia)
26 de Mayo de 2015
22:12 hs.
G. B.
 
 
LA VERDAD DETRÁS DEL HAMBRE
Razones de economía y política
Amartya Sen – Científico, economista
PREMIO NOBEL 1998

La persistencia generalizada del hambre en el mundo, un mundo cada vez más rico, es un problema que encierra un desafío.
Es preciso comprender las causas, ya sea del hambre endémica que sufre una parte significativa de la población mundial, ya sea del recurrente estallido de hambrunas que matan a un gran número de personas y arrasan la vida de muchas otras. La primero que es preciso aclarar es que hace falta considerar la falta de comida como un problema económico.
Es una cuestión económica en lugar de un "problema de la alimentación" en el sentido estricto. Hace más de 40 años, en 1981, en un libro titulado "La pobreza y el hambre" he intentado utilizar un concepto que llamé “la capacidad para conseguir comida", para explicar el hambre, pero la misma idea sirve también para entender las causas del hambre en sus diversas manifestaciones, endémicas, moderadas y, a veces, catastróficas.
La idea básica de la capacidad de obtener comida es extremadamente simple. Debido a que los alimentos y otros recursos no se distribuyen en forma gratuita a la población, su uso depende inevitablemente de la canasta de bienes y servicios que ésta puede permitirse el lujo de comprar. En una economía de mercado la variable que cuenta es la cantidad de alimentos que una persona puede adquirir, ya sea directamente o porque la produjo en su propia parcela de tierra. La existencia de grandes cantidades de alimentos, en el mundo o en el mercado local, no hace que de por sí sea más fácil solucionar el problema de tener bastante comida para alimentarse. Lo que podemos comprar depende de nuestras entradas y esto, a su vez, depende de lo que tenemos para vender.
El hambre y las privaciones son el resultado del hecho que la gente no tiene lo necesario para comer, no del hecho de que no haya suficientes alimentos en el país o en la región. También hay que tener en cuenta otros factores, como la distribución de alimentos dentro de la familia. No todos sus miembros tienen ingresos, no los tienen los niños y los muy ancianos y, en muchas sociedades, las mujeres trabajan en casa y no pueden ganarse el pan. La condición de los miembros de la familia depende, por lo tanto, de las normas que gobiernan la distribución de alimentos. El análisis de la situación, en consecuencia, debe ser ampliado y comprender las cuestiones relacionadas con las normas sociales y las convenciones que determinan quién tiene derecho a qué.
Es un ejemplo típico de la sociedad machista creer que las mujeres tienen menos derecho a la atención dentro de la familia que los hombres, o que las niñas tienen menos derecho a recibir alimentos o una buena atención médica, y todo esto demuestra la necesidad de ampliar la idea de la "capacidad" con respecto a las normas y a las costumbres. Estas convenciones y estas normas sobre el reparto de alimentos y otros recursos requieren una cuidadosa consideración y, muy a menudo, necesarias reformas.
El hambre y la carestía, por último, no son influenciadas solamente por factores económicos y sanitarios, sino también políticos. Esto se aplica especialmente a las hambrunas que se producen en las sociedades autoritarias, donde no hay participación en la formulación de políticas como sucede en las democracias. Cuando una democracia es realmente tal, el gobierno está sujeto a examen, se expone a las críticas y no puede permitirse que se den las condiciones para una carestía. Por el contrario, un dictador puede sobrevivir a una hambruna haciendo uso de su poder. El origen de una hambruna siempre está influenciado por el sistema político y en general se evita gracias a las prácticas de la participación democrática, como elecciones regulares, periódicos y medios de comunicación que no estén sujetos a la censura.
La idea de la "capacidad" de los individuos abre entonces la puerta a la interposición de muchas áreas. Una amplia variedad de hechos económicos, sanitarios, sociales y políticos están vinculados a la persistencia del hambre endémica y la hambruna recurrente. Tenemos que entender a fondo muchas relaciones de causa y efecto si queremos tener éxito en la erradicación y, finalmente, en la eliminación del recurrente fantasma del hambre mundial.

Traducido al italiano por Carla Reschia
La Stampa, 14 de mayo de 2015
* Amartya Sen ha recibido el Premio Nobel de Economía en 1998

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139