Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Ashtar Sheran200Por María José Lastra
Secretaria personal de Giorgio Bongiovanni


Transcripción de la presentación de Giorgio Bongiovanni en la conferencia titulada “Dalle radici dell’ufologia alla profezia di Fatima” (Desde las raíces de la ufología hasta la profecía de Fátima), que tuvo lugar el día 4 de Junio de 2017 en Milazzo (ME):

... El sentido de mi misión es el de anunciar la Segunda Venida de Cristo en el mundo y relacionar la lógica espiritual antigua del Antiguo y del Nuevo Testamento a la luz de la Era Moderna. En los últimos cinco siglos hemos descubierto que el Universo es infinito, que existen miles de millones de galaxias, un ilimitado océano de vida, vida que no se encuentra únicamente en nuestro mundo. Por lo tanto Dios, que ha visitado nuestro planeta a través de Cristo y de otros mensajeros suyos, también ha visitado otros mundos. Y os aseguro que la revelación más grande y más bonita, obviamente después de la visitación de Dios a través de Jesús de Nazaret y de otros mensajeros, que nos da una alegría infinita, que nos hace creer en la eternidad, es que nosotros somos hermanos de otros seres que viven en otras galaxias. Este es el sentido de mi misión.

Ante la pregunta sobre la relación existente entre la ufología y la espiritualidad Giorgio respondió:

La relación entre la ufología y la espiritualidad, es decir, los Textos Sagrados, los Evangelios, la Biblia, etc., es muy simple. A esta altura, luego de casi treinta años, podría decir que es casi obvia. Existe un dicho nazi que dice “la banalidad del mal”, a mi me gusta decir “la banalidad del bien”, que también existe. A lo largo de los últimos siglos, desde Giordano Bruno hasta Galileo, hemos descubierto una tecnología súper-avanzada para nuestro siglo, hemos descubierto que hay cientos de millones de galaxias presentes en el Universo, un número infinito. Todos los científicos admiten que hay vida en el Universo, tienen sus reticencias al momento de admitir que somos visitados porque hasta el día de hoy la lógica humana se basa en la arrogancia, en la ignorancia y en la certeza de si mismos y excluye que nos visiten seres extraterrestres. De la misma forma que en 1485/86 se negaba el hecho de que pudiera existir la vida más allá del Océano Atlántico. Por lo tanto estos seres existen, sin lugar a dudas y, si nos visitan indefectiblemente son más evolucionados que nosotros.

Es más facil relacionar a los extraterrestres con Dios que a nosotros con Dios. Para nosotros es muy difícil ya que no tenemos ninguna relación, ni conciliación con Dios, al menos con ese Dios que se presentó ante Moisés, ese Dios que se dejó ver por Cristo, el de la no violencia. Nosotros somos seres feroces, sanguinarios, materialistas. En cambio es muy fácil que estos seres puedan relacionarse con Dios porque, desde un punto de vista laico, si los textos sagrados nos hablan de escudos plateados, carros de fuego, visitas angelicales de estos seres pacíficos, es muy facil establecer una conexión espiritual entre los OVNIs, la ufología y Jesús Cristo y todo aquello que para nosotros representa la dimensión sobrenatural, a menos que nos obstinemos en ser ortodoxos, o puritanos.

Creo que es lógico pensar que si un ufólogo está abierto a la posibilidad de la existencia de vida en el Universo, de vida extraterrestre, no puede dejar de relacionar las experiencias arqueológicas, históricas, evangélicas, bíblicas de contacto entre hombres y seres angélicos de carne y hueso, con los extraterrestres, porque si no hiciera esta relación sería un falso ufólogo y un falso estudioso.

Si os interesa saberlo yo los he visto personalmente. No hablo de platillos voladores, de OVNIs: esos los podéis haber visto vosotros también, sobre todo mientras frecuentábamos a un conocido contactista que fue nuestro guía, Eugenio Siragusa. Yo he visto muchas veces personalmente a estos seres porque en mis visiones místicas de Jesús Cristo, que es la experiencia espiritual que vivo, no es lo único que hay. He tenido contactos directos con estas personas que han venido directamente a presentarse ante mi. Paradójicamente me han pedido ayuda, ellos me consideran afortunado, que he recibido una gracia, por haber visto a la conciencia crística, para ser de ayuda al momento de sensibilizar a la humanidad a su presencia en la Tierra, porque soy un sujeto espiritual pacífico. No fui yo quien buscó tener el contacto, ellos se me acercaron y me dijeron “has visto lo que para nosotros es también nuestro Señor, te pedimos que nos ayudes a divulgar nuestra presencia en el mundo” y no por casualidad me crié en ese ámbito ufológico-espiritual que tú conoces perfectamente, en nuestra vida nada ha ocurrido por casualidad.

A la pregunta sobre de qué depende la capacidad de asimilar y comprender determinados conceptos, Giorgio respondió:

Depende de nuestro grado de recepción y de sensibilidad. La respuesta más simple, que puede parecer arrogante pero que no es errónea, es que es cuestión de evolución. Intentaré explicarme sin arrogancia. Digamos que los seres que abren su conciencia a los valores universales tienen una evolución espiritual más avanzada con respecto a otros que viven pensando únicamente en la felicidad material. Por otro lado Jesús, que es nuestro guía supremo y el punto de referencia de toda nuestra vida, en el Evangelio lo dijo claramente: “Muchos serán los llamados, pocos los elegidos”, o bien, Gracias Padre que les permites a los simples, a los justos, a los buenos, recibir mi palabra, mientras a otros no. Entonces Jesús separa, aunque no discrimine, a dos sujetos: al sujeto sensible, evolucionado y al sujeto poco sensible y menos evolucionado.

Para estos la persiana estará cerrada, hasta que no pongan en práctica, a través del proceso de varias vidas, es decir de la reencarnación, los valores espirituales.

A un señor, padre de una niña, preocupado por todo lo que está ocurriendo, Giorgio le respondió:

Te puedo hablar de lo que he llegado a comprender yo. Tenemos que ser felices... has dicho que eres católico, como yo, y si eso es cierto, de lo contrario somos hipócritas, tenemos que ser las personas más felices del mundo, porque tenemos garantizada la salvación del alma eterna. Si creemos en Jesús de Nazaret que nos prometió que seríamos eternos, que seríamos salvados y que heredaríamos el Paraíso, en el momento que tenemos miedo somos unos cobardes, hipócritas y estamos mintiéndole a Jesús Cristo. Tenemos prohibido tener miedo. El miedo puede ser temporal y Jesús nos perdona. Por lo tanto está bien tener miedo pero tenemos que vencerlo, volver a la felicidad, a la alegría de existir, a servir a la verdad, a reclamar justicia para los justos, justicia para quienes son inocentes, pedirle justicia al Padre para los demás, nunca para nosotros mismos, y sobre todo tener la certeza absoluta de que no llegará el fin del mundo. Puede llegar a ocurrirnos cualquier cosa, puede llegar a desencadenarse incluso la Tercera Guerra Mundial, pero el Padre, el Cristo y estos seres que están a Su servicio, impedirán cualquier tipo de destrucción total del planeta Tierra. Entonces yo soy feliz, el hombre más feliz de la faz de la Tierra. Grito como un loco porque no quiero que los niños mueran de hambre, no quiero que existan las guerras, lloro, pero no por mi, yo soy feliz, no me falta nada, porque Jesús me ha dado la salvación y en el momento que uno es consciente de haber sido salvado ya no tiene que tenerle miedo a nada ni a nadie, tu niña está en la gracia de Dios, si tienes fe. Pero si nosotros fingimos ser católicos, fingimos ser cristianos, perderemos el alma, perderemos a nuestros hijos, perderemos todo.

La respuesta de Giorgio ante la pregunta sobre qué piensa, a la luz de su experiencia espiritual, de los postulados de la Doctrina católica según los cuales para ser salvados hay que ser católicos y creer, fue:

Estoy de acuerdo, es suficiente con ser católicos, creyentes, haber sido bautizados, haber hecho la confirmación... pero hay un pequeño detalle. Creer en el Evangelio significa actuar, ponerlo en práctica.

Quiere decir que en el momento que esta creencia la aplicamos en el sentido más amplio de la palabra, es decir, actuar, poner en práctica, entonces seremos salvados. Existe un pasaje del Evangelio que demuestra lo que estoy diciendo en este momento: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la Voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Quiere decir que nosotros le podemos decir ¡Si! ¡Si! a Jesús, pero únicamente si ponemos en práctica la Voluntad de Dios seremos salvados, Cristo ha dicho todo, no hay nada que no haya dicho.

Pero ¿qué significa hacer la Voluntad de mi Padre? Para Jesús significa dejar todo, regalar nuestros haberes al prójimo, sacrificar nuestra vida por los hermanos, no poseer nada, testimoniar la verdad de Cristo incluso a costa de la muerte, renegar de nosotros mismos y anunciar la Venida de Cristo y el Reino de Dios en el mundo. Esto significa hacer la Voluntad de mi Padre. A este punto el número de los católicos presentes en el mundo, de mil millones se reduce a una decena de personas. Creería que menos aún.

Si nos miramos un poco los católicos somos las personas más hipócritas, más cobardes de todas las religiones. Admiro más al Islam en su esencia, que no es la mía. No soy musulmán, ni siquiera estoy de acuerdo con Mahoma en lo que se refiere a la religión en si. Al Islam lo respeto pero no lo comparto, sin embargo admiro mucho más a los musulmanes que son coherentes con sus enseñanzas, aunque lamentablemente a veces son violentos, que a nosotros los católicos hipócritas que decimos que somos cristianos cuando en realidad somos mafiosos, criminales, políticos corruptos, hipócritas, asesinos, delincuentes, pedófilos, etc, etc. Entiendo que, como Giordano Bruno, escandalizo un poco perro creo que digo la verdad.

Si puedo darles un consejo a los jóvenes de la sala es el siguiente: Acercáos a Jesús de Nazaret, chicos, porque es el Ser más maravilloso, más grande, más dulce... el Maestro de vida y de verdad que impuso, inculcó, literalmente... casi con violencia la no-violencia, la paz, la hermandad. Es decir, Jesús es una instigación continua, constante, obsesiva a la no-violencia, por lo tanto ¿cómo es posible no seguir a este Ser?...

Existen datos históricos que demuestran que Jesús de Nazaret, el hombre que tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer cualquier cosa con los hombres, utilizó el amor, la no violencia, para dejarnos una enseñanza. Ni siquiera el Dios bíblico que tenía poder sobre la vida y la muerte estaba a la altura de Jesús. Jesús es más grande que el Dios bíblico, es más grande que el Dios de Moisés.

Sobre el valor de la oración y de la acción Giorgio dijo:

Son lo mismo porque si tienes la absoluta certeza de lo que piensas y de lo que haces lo obtienes. Si tengo la absoluta certeza de que esta noche con el Padre Nuestro obtendré la paz en el mundo ésta llegará. Si tengo la absoluta certeza de que hoy planteo una iniciativa de protesta que apunta a la paz en el mundo ésta llegará. El problema, tanto en la oración como en la acción, es que nosotros no tenemos fe total en concretar aquello en lo que creemos, es por ello que no se cumple. Nos esforzamos, estamos en la calle, estamos en el sendero.

El Señor nos perdona, nos ayuda, porque tenemos buena voluntad, pero si no cambian las cosas en el mundo es porque la oración y la acción no se hacen con esa fe que mueve montañas. Obviamente hablo también por mi mismo. De hecho cuando Jesús dijo: “Cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?”. No la hallará, es decir que hoy en día en la Tierra ninguno de nosotros, conmigo incluido que soy un estigmatizado, tiene fe. tenemos buena voluntad pero cuando tengamos la fe total, la certeza absoluta en que en nombre de Cristo Él cambia las cosas, sea lo que sea que pidamos en Su nombre, con fe, Él nos lo dará. Entonces, hasta ahora, lo que ocurre en el mundo, a pesar de nuestros esfuerzos, de nuestros sacrificios y de nuestra buena voluntad, que Dios mira con misericordia y bondad, ocurre porque de todos modos no tenemos Fe.

A la pregunta sobre por qué ha decidido emprender una campaña en contra de la criminalidad y de la mafia, Giorgio respondió:

Mi decisión no nació de una iniciativa laica, tengo amigos, con los que cotidianamente comparto el trabajo antimafia que comenzaron tomando una decisión laica, humanista y social, a quienes admiro y respeto mucho. La mía es una decisión místico-espiritual. En la mafia identifico al anticristo, a Satanás, al mal, y en la mafia veo el brazo de Satanás. Pero la mente no es la mafia, la mente son los poderes ocultos, los poderes de la economía mundial, que utilizan a la mafia, que favorecen a la mafia, que apoyan a la mafia, por lo tanto mi decisión surgió del hecho que identifico al diablo, al Satanás bíblico, evangélico que Jesús nos hizo conocer, en la mafia, en todas las asociaciones criminales del mundo que son financiadas por quienes quieren que este mundo siga su curso en forma negativa, como lo está haciendo. De allí surgió y luego esta decisión mística se vio transformada en un puro periodismo de investigación, para dar una información correcta y verídica a las personas que tienen que elegir de qué lado estar. La decisión no es mística, es puramente humana.

Sobre la importancia del mensaje de Fátima, Giorgio respondió:

No me considero un personaje de fama mundial pero a partir de 1989 hasta el día de hoy, el secreto de Fátima, el mensaje que según nuestra opinión es el Secreto de Fátima, ha podido ser leído por más de mil millones de personas. Quiere decir que yo también creo que esa visita de la Virgen fue muy especial para mi y además fue la continuación de lo que se pretendía que quedara en el silencio. Siento que tengo que decir una frase que según mi opinión no es arrogante sino que se basa en los hechos: creo que la Iglesia Católica jamás habría revelado nada si todos nosotros no hubiéramos difundido, con los estigmas, la misión de Fátima a miles de millones de personas. Hasta el día de hoy seguiría siendo el súper secreto. Se han visto obligados a revelarlo, si bien lo han hecho parcialmente, porque en las décadas del ’80, del ’90 y del 2000 nació una comunidad mundial formada por cientos de miles de personas, incluidas algunas asociaciones católicas que no frecuentaban nuestras comunidades. Creo, y lo digo con humildad, que todo nació en aquel 2 de Septiembre de 1989 y surgió gracias al hecho de que tuve acceso a Rusia, a la Rusia de Gorbachov y hablé a cientos de millones de personas, pero no en el marco de un único programa, participé al menos en cincuenta programas, todas las semanas. Prácticamente viví a lo largo de diez años en Rusia, hablando de Fátima en forma obsesiva, cuando aún había solo tres canales televisivos, no veinte como hay hoy en día.

Por la noche las personas tenían acceso a un programa religioso, era algo que nunca antes había ocurrido en la historia de la Unión Soviética, y las autoridades del Vaticano se dieron cuenta de que ese pequeño hombre que hablaba estaba creando algo y que a esa altura ya era inevitable hablar del Secreto de Fátima. Lo hicieron solo parcialmente pero la Virgen siempre abre los caminos. Hace dos años nos encontramos con Sor Sofía, la secretaria personal de Lucía Dos Santos, quien obtuvo el permiso, creería que del Papa Francisco porque del Monasterio no hay nada que pueda salir si no tiene el imprimatur del Papa, de hacer publicar las cartas secretas de Lucía. En ellas hablaba del año 1960, del castigo de Dios, incluso hablaba de algo realmente increíble de lo que solo Eugenio y nosotros habíamos hablado hasta ese momento: del desplazamiento del eje magnético terrestre. Lucía Dos Santos, en una carta escrita en 1940, tuvo una visión en la que un ángel desplazaba el eje magnético terrestre, por lo tanto en ese momento tuvimos confirmación de todo.

Doy gracias al Señor porque la experiencia que hemos vivido era y es real y Sor Sofía se dejó filmar, grabar, nos dijo que todavía quedan diez mil cartas de Lucía que nadie conoce, por publicar en un futuro... son muchas... significa que esta mujer seguía escribiendo, seguramente todo el día, hasta los ‘60... escribía 20 o 30 cartas por día en su diario, las mismas nunca fueron publicadas y si se llegaran a publicar finalmente tendremos la verdadera historia de Fátima, completa. Creo que en esas cartas Lucía, no tengo las pruebas pero las tendré, habla incluso de los extraterrestres, estoy convencido de ello.

5 de Junio de 2017

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139