Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
pedro-wilson-marinoni-abogado-de-carlos-a-caballero-capilo
Pedro Wilson Marinoni, abogado de Carlos A. Caballero, Capilo. / ABC Color
03 de Diciembre de 2014
SE REVELAN CONEXIONES DE POLÍTICOS CON NARCOTRÁFICO (4)
Por Mabel Rehnfeldt y Juan Carlos Lezcano F.
Carlos Antonio Caballero, alias Capilo, y el hoy diputado colorado Bernardo Villalba mencionaron en varias oportunidades un “salmón” en los textos que intercambiaban. Consultamos al abogado Pedro Wilson Marinoni de qué se trataba. Las historias se contradicen en varios puntos. El condenado narcotraficante y cabecilla del Primer Comando Capital (PCC) recibía en la Agrupación Especializada visitas que ni siquiera pasaban por el registro antes de ingresar junto a él ¿Será el salmón algo más que un pez?
“Buen día! Ya hable con Marinoni (N. de la R.: Pedro Wilson, abogado, esposo de la diputada Cynthia Tarragó). El salmón lo tiene en su granja y esta tarde va a irse a traer y mañana a las once se va junto a vos para cocinar y hablar”, decía el mensaje que Bernardo “Lalo” Villalba envió a “Capilo” el 10 de febrero de 2011 a las 08:31. Un minuto después, el narcotraficante respondía desde su celda en la Agrupación Especializada agradeciendo al exjuez. Esa fue apenas la primera alusión al “salmón”, que se repetiría un par de veces más en audios interceptados en un mes.
Marinoni era en aquel entonces uno de los abogados defensores de Caballero. Lo llamamos a preguntar a qué se referían esos audios: “¿Sabés qué? El tema es… Bernardo te puede aclarar eso porque yo no tengo intención de meterme en este tema, porque yo solamente actué como abogado en ese caso”, fue la primera respuesta que obtuvimos.
Después acotó: “Yo tengo una granja sobre el río Paraguay y un día me llama Bernardo (Villalba) y me pide un salmón porque quería comer Capilo. Entonces yo le dije ‘te traigo mañana’, porque en la granja, frente ahí a Piquete Cue, yo tengo y siempre cae salmón de río, pira pytã le llaman acá. Entonces yo le llevé salmón y le di a Bernardo porque yo nunca me fui a almorzar, me quedé, ni nada por el estilo; mi tema era profesional, netamente profesional”.
Lejos de lo afirmado por el abogado, en el intercambio de mensajes Villalba le había afirmado que el mismo Marinoni le llevaría el pescado para cocinarlo en el lugar y luego comerlo mientras conversaban.
Días después del primer mensaje, el 13 de febrero a las 13:19, Villalba escribió a Capilo para preguntarle: “¿Mba’eteko? Hay condiciones para que el amigo te visite hoy a las tres? sin anotarse en la guardia?”. Marinoni aseguró que él nunca dejó de registrarse cuando fue a visitar a quien en aquel entonces era su defendido. “Todas las veces que yo me fui siempre registré, yo jamás dejé de registrarme. Ni en Tacumbú, ni… siempre, todas las veces, las veces que yo me iba estaba registrado. Jamás yo eso hice, no tengo por qué ocultar nada. De mi parte yo te estoy hablando, no sé otros colegas”, puntualizó.
El salmón vuelve a ser mencionado 11 días después. Eran las 11:48 del 21 de febrero cuando Villalba le escribió a Caballero: “buen día! en 20 minut llego junto a vos, estoy llevando una porción de salmón”.
Marinoni afirmó desconocer que Capilo contaba con un teléfono. “Yo no tenía acceso a su celular, yo no te puedo permitir porque nunca hablé con él…por teléfono; personalmente yo me iba a hablar, yo no…no tuve comunicación telefónica con Capilo. No tenía acceso a ese número de teléfono”, dijo.
Marinoni explicó que Villalba en realidad nunca trabajó en su estudio jurídico, sino que simplemente coadyuvaron en algunos casos. Según reconoció el abogado, estos casos “no fueron muchos”. “Solamente a Jonathan Wink Soligo y en el caso Capilo, donde yo estaba como abogado y él estaba como abogado de otra personas”, agregó. ¿Y Jarvis Chimenes? “No, no, no, nunca, nunca yo le defendí. Yo no sé Bernardo, pero yo nunca”, respondió.
Pese a su insistencia en que con Capilo lo unía apenas una relación laboral, Marinoni llegó incluso a conseguir que las fotos de la hija del narco aparezcan en una revista. “Marinoni te hace decir si podes hacer traer hoy las fotos de tu hija, porque mañana es el ultimo día para poder incluir en la edición de la revista” (sic), señala el mensaje que Villalba le envió a Caballero el 7 de marzo de 2011. La revista a la que hacía referencia era Zeta. En aquel entonces Cynthia Tarragó, esposa de Marinoni y actual diputada por Asunción, figuraba como directora y propietaria de la citada revista.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.abc.com.py/edicion-impresa/notas/visitas-sin-registros-a-capilo-y-extrano-salmon-de-regalo-1312174.html
_____

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139