Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
08 de Febrero de 2015
Por Rosendo Duarte, ABC Color
Desde que se destapó la narcopolítica en Paraguay con la muerte de Pablo Medina, aún no apareció en escena una sola figura que desafíe y afronte con agalla dicho mal. Ni en la oposición y menos en el oficialismo.
Esta situación desnuda lo que todos ya sabemos: el dinero sucio del narcotráfico llegó hasta el caracú de nuestras instituciones, a tal punto que tras la revelación de la verdad provocó un mudismo endémico en la clase política paraguaya.
Pero, antes de llegar a esa conclusión, uno se pregunta ¿por qué nadie se embandera hasta ahora con la lucha frontal contra la narcopolítica? ¿Acaso no es una buena y convincente causa para llegar al poder? La respuesta se puede encasillar en estos tres términos: cobardía, especulación y putrefacción.
Es que cualquiera que profundice en demasía el tema llegará a afrontarse con su figura en el espejo. Puede que no estén en primer plano, pero dentro de la fila todos están infestados por el fétido olor de la cocaína y la marihuana.
NO significa que no haya gente limpia en la política paraguaya. Pero ante el evidente destino que le tocará vivir a muchos de la vieja guardia, aparentemente los “limpios” ya están evitando ponerse mal con los “patrones narcos” para poder beber de la “misma fuente” que en las próximas elecciones probablemente dejarán muchos padrinos y madrinas, protectores de estos narcos.

Observando este panorama, como diría el pintoresco diputado Carlos Portillo, parece que el “estupefaciento” afectó el gen mismo de los políticos paraguayos, que en ese caso tardará mucho más tiempo de lo imaginado para salir de ese mal.Muchos dirán que no es cierto que nadie enfrenta la narcopolítica. En verdad lo que hacen algunos, desde el Parlamento especialmente, es repetir viejas retóricas que solo sirve para la burla en las esferas del narconegocio. Ojalá aparezca muy pronto una figura que tome como bandera la causa antinarco, dispuesto –si necesario fuere– a morir por su deseo de ver un Paraguay más digno, así como Pablo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/bandera-antinarco-1334410.html


DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139