Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Banderaeeuu01¿QUE HAY DETRAS DE LA TENSION ALIMENTADA POR WASHINGTON HACIA PEKIN?
¿Por qué los Estados Unidos siguen provocando a China? Muchos se lo preguntan, también en Estados Unidos.
La escalada.
Primero la agresiva presión sobre las emisiones contaminantes, además de la amenaza de Obama de espiar a China con los satélites militares con objetivo militar.
Después el durísimo ataque de Clinton a las políticas informáticas chinas después del caso Google (empresa ligada a la agencia de inteligencia estadounidense más potente, la National Security Agency) que con un clamor inusual ha denunciado un ataque informático que no se diferenciaba de los muchos que ya había sufrido en el pasado.
Pocos días después, el anuncio estadounidense de la venta de seis mil millones y medio de dólares de armas a Taiwan en función anti-china, precisamente en el momento en el que los dos países están empezando a acercarse.
Después el anuncio del encuentro entre Obama y el Dalai Lama en Washington.
En fin, las sorprendentes declaraciones del presidente americano, que –precisamente en la víspera de las nuevas alarmas sobre la creciente desocupación en Norteamérica –ha acusado abiertamente a China de poner en dificultad al comercio norteamericano impidiendo la reactivación ocupacional, casi como para señalar a la opinión pública americana un chivo expiatorio externo para la crisis económica.
Los riesgos.
¿Que interés tiene Washington en intensificar la tensión con el país que tiene a flote artificialmente la economía de Estados Unidos en crisis, continuando la financiación de la astronómica deuda pública estadounidense (Pekín detenta en este momento 800 mil millones de dólares de bonos del Tesoro americano) y sosteniendo el valor del billete verde detentando reservas en divisa norteamericana por dos billones de dólares.
Si China, cansada de sostener la decadente hegemonía económica de Estados Unidos basada sobre el dólar, decidiese desafiarla creando una alternativa basada sobre el yuan, vendiendo sus Bot americanos y diversificando sus reservas, para los Estados Unidos sería el fin.
El problema, observando durante  meses a los analistas económicos de la otra parte del océano, es que Pekín parece decidido a tomar justamente este camino.
La alarma.
La primera campana de alarma ha sonado en los edificios de Washington cuando, el pasado mes de marzo, el premier chino Wen Jiabao ha expresado su preocupación por el futuro de las inversiones chinas en Bot americanos a la luz de la debilidad de la economía norteamericana.
Pocos días después el gobernador del Banco central chino, Zhou Xiaochuan, ha presentado la propuesta de abandonar el dólar como moneda de reserva internacional para sustituirlo con la divisa-canasta del Fondo Monetario Internacional (los Derechos Especiales de Retiro) en el cual incluir también el yuan.
En el mismo periodo el gobierno chino ha negociado intercambios de divisa (swap) por 650 mil millones de yuanes con los bancos centrales de Hong Kong, Indonesia, Malasia, Corea del Sur, Bielorusia, Argentina y Jamaica, consintiendo de hecho a estos países el comerciar con China sin recurrir al dólar.
En mayo Pekín empezó a comprar, por primera vez, bonos del Tesoro norteamericano a breve plazo (en vez de a largo plazo, como había hecho siempre), para garantizarse una mayor flexibilidad de desinversión, disminuyendo los riesgos de pérdidas en caso de venta.
En septiembre el gobierno chino ha empezado a vender en el extranjero sus primeros bonos del Tesoro: un paso más hacia la internacionalización de la divisa china.
El 1º de enero del 2010, con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre China y los Países del Asean (Vietnam, Laos, Camboya, Birmania, Tailandia, Malasia, Singapur, Indonesia, Brunei, Filipinas, Japón y Corea del Sur), el yuan chino empezó su transformación en moneda de intercambio regional asiática: un resultado abiértamente esperado por el gobierno de Pekín.
La impotencia.
En resumen, vista por la parte de Washington la situación aparece muy clara: China se está preparando a dar la espalda al dólar y hacerlo de forma de no sufrir daños económicos, es decir, sentando las bases de un sistema comercial y financiario internacional alternativo y basado sobre la divisa china.
Un gran mal negocio para la agonizante potencia económica de Norteamérica, obligada a cooperar con quien se está preparando para ocupar su lugar. Una situación que resulta ciertamente humillante y peligrosa ante los ojos de muchos exponentes del mundo político, económico y militar americano. Poderes fuertes que, según algunos, pudieran estar detrás de la reciente escalada de provocaciones hacia Pekín.
¿La solución?
En abril del 2009, cuando la tensión USA-China estaba apenas empezando a montarse, el periodista económico Ilvio Pannullo, escribía en el Business Online: “Basándose en la historia e intentando encontrar ejemplos parecidos en el curso de los años, los más maliciosos podrían reconocer en ésto el inicio de una estrategia de la tensión para llegar a algún “incidente” capaz de crear un estado de guerra, a lo mejor no total pero suficiente para bloquear las normales relaciones económicas y de mercado, con el objetivo final de poner a cero la exposición de la deuda americana hacia el estado chino”.
Para ciertos ambientes influyentes de la política de Estados Unidos, sigue diciendo Pannullo, es “insoportable la idea de estar tan profundamente condicionados por el estado de las relaciones económicas y monetarias con Pekín. Hoy está en juego el fin de la hegemonía americana y esa es gente que no da pasos atrás delante de ningún crimen.
El momento de gran crisis parecería oportuno para poder liquidar la enorme deuda extrajera y dar así una esperanza de reactivación”.
Enrico Piovesana

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139