Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Favelas_ocupadasSENTIMIENTOS ENCONTRADOS ENTRE LOS POBLADORES  QUE TEMEN REPRESALIAS DE LOS NARCOS
Luego de una invasión armada del Complexo con apoyo militar que no tuvo resistencia de los delincuentes el domingo, las autoridades seguían buscando a traficantes que pudieran estar escondidos en alguna de las 15 favelas del 'Alemao', toda vez que se estimaba en 500 la cifra y solo 40 fueron detenidos
Según las autoridades, los malhechores podrían haberse fugado antes de la operación policial por una red cloacal.
"Varios traficantes fueron arrestados cuando trataban de huir vestidos como religiosos o con uniformes de empleados municipales. Es posible que algunos lo hayan conseguido, antes de la operación (del domingo) para ingresar a la (cercana) favela de Juramentinho", dijo a la prensa en el lugar el comandante del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE), la fuerza de choque de la Policía Militar, Paulo Henrique Moraes.
Según Moraes, existe además una gran red de galerías subterráneas que pudo facilitar la fuga.
"Son redes de enormes galerías, donde una persona puede fácilmente ponerse de pie, y por eso estamos investigando", dijo.
Según el jefe policial, como esas obras fueron realizadas por diferentes empresas y fueron interrumpidas numerosas veces, no hay un ingeniero que conozca su dimensión exacta.
Mientras tanto, las confiscaciones siguen en el Complexo do Alemao. En una de las favelas del lugar, llamada Da Grota, la policía exhibe sobre el capó de un auto el material encontrado en la mañana: cinco fusiles, uno de ellos estropeado, dos granadas, cargadores, calculadoras, chalecos de guerra y un cuaderno de contabilidad de venta de drogas.
Una portavoz de la secretaría de Seguridad Pública del Estado de Rio de Janeiro, el equivalente al ministerio del Interior del distrito, señaló en la noche del domingo a la AFP que solo la marihuana encontrada en depósitos clandestinos en el 'Alemao' totaliza 40 toneladas, el volumen más alto de esa droga jamás confiscada en Brasil.
El comisario de la Policía Civil Fernando Veluzzo dijo a la AFP que la colaboración de los habitantes del lugar está siendo de gran ayuda para el trabajo policial. "Con seguridad la gente estaba cansada de tanta violencia y es esa información precisa de los pobladores la que nos está permitiendo llegar a lugares tan escondidos" en la favela, en los que hay armas y drogas, señaló.
Sin embargo, al interior de la favela el escepticismo de los habitantes es evidente.
Un comerciante de la zona que no quiso ser identificado por su nombre y pidió que no se revelara su ramo de actividad, sostuvo: "He visto varias veces que la policía viene y se va, y los bandidos vuelven".
"Espero que esto mejore, pero temo que la policía se vaya y todo vuelva a ser igual. Temo represalias de los narcotraficantes", confesó.
La policía y el gobierno del estado aseguran que esta vez llegaron para quedarse y que el Complexo do Alemao fue definitivamente recuperado.
El gobernador de Rio de Janeiro, Sergio Cabral, manifestó en la prensa su pedido al gobierno federal para que los militares permanezcan en el lugar una vez termine el rastrillaje.
Lo que pretende es facilitar la ocupación de la Policía del Complexo do Alemao en las próximas semanas, "hasta la llegada de las UPP", las Unidades de Policía Pacificadora que ya marcan la presencia de la autoridad en algunas favelas de Rio.
Eso podría ocurrir el año próximo en el Alemao, según el funcionario.
El Ministerio de Defensa debería en ese caso oficializar la permanencia de las tropas en el lugar tras el operativo que contó con el apoyo personal del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.
La policía buscaba arrebatar el control que la organización delictiva Comando Vermelho (Comando Rojo) mantenía desde hacía más de dos décadas sobre el Alemao, uno de los dos bastiones del narcotráfico en Rio de Janeiro junto con la Rocinha, la favela más grande de la ciudad
Fuente:AFP

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139