Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
giornatamondialealimentazio100En el día mundial de la alimentación, montañas de comida se van a la basura y cientos de millones de personas pasan hambre.

Según el último informe de la FAO, El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (2015), unas 795 millones de personas en todo el mundo están subalimentadas, es decir, algo más de una de cada diez personas (teniendo en consideración que la población mundial es aproximadamente 7.200 millones). En el mismo informe se evidencia la gran desigualdad entre los países ricos y los países en desarrollo, así el 98% de las personas que sufren hambre y desnutrición crónica en el mundo (780 millones) viven en regiones en vía de desarrollo, donde prima la sobreexplotación de recursos naturales y la pobreza rural.

Por otro lado, según el estudio de la FAO, Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo (2011), en el mundo se pierden o desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos cada año, lo que equivale aproximadamente a la tercera parte de la producción mundial de alimentos. En los países de ingresos altos y medianos los alimentos se desperdician en gran medida, en la venta minorista y en el hogar, lo que implica que éstos se tiran cuando todavía son adecuados para el consumo humano. Por el contrario, en los países de ingresos bajos, los alimentos se pierden principalmente durante las primeras etapas y etapas intermedias de la cadena de suministro de alimentos (falta de sistemas eficientes de traslado y/o conservación) y se desperdician muchos menos alimentos en la tienda minorista o en el hogar.

Asimismo, el estudio de la FAO también revela que los consumidores de los países industrializados desperdician casi la misma cantidad de alimentos (222 millones de toneladas) que la producción de alimentos neta total del África subsahariana (230 millones de toneladas). Lo que pone en evidencia, que en el mundo se producen alimentos suficientes para cada habitante. De hecho, la producción mundial de alimentos es suficiente para suministrar 2.800 kilocalorías por persona por día. Pero mientras algunas personas tienen la posibilidad de desperdiciar la comida e incluso comienzan a sufrir de sobrepeso y obesidad, a otras no les alcanza para subsistir y corren el riesgo de morir de hambre. En ese sentido, la FAO señala que con tan solo el 25% de los alimentos que se desperdician se podría alimentar a la población mundial que sufre hambre y desnutrición.

Hoy que se celebra el Día Mundial de la Alimentación es necesario reflexionar respecto al actual modelo económico neoliberal y cuestionar la idea de que la pobreza, el hambre y la desnutrición crónica, pueden ser solucionados bajo la lógica de la mano invisible del mercado, que no posibilita un crecimiento económico inclusivo, sostenible y ecológicamente adecuado. Y como hemos visto, no se trata de producir más alimentos, si no de reducir el ingente desperdicio y pérdida de alimentos en el mundo, y producir donde hace falta. En ese sentido hay que replantear las políticas de producción y comercialización de alimentos, así como las políticas agrarias que minimizan el papel de la pequeña agricultura.

Notas

1. La «pérdida de alimentos» se refiere a la disminución de la masa de alimentos en la parte de la cadena de suministro, es decir, tienen lugar en las etapas de producción, poscosecha y procesamiento de la cadena de suministro de alimentos. Por consiguiente la pérdida de alimentos no es intencional y por lo general es característica de los países pobres o en desarrollo. Se debe a deficiencias de transporte, equipamiento e infraestructura.

2. El «desperdicio de alimentos» hace referencia a la disminución de la masa de alimentos que ocurren al final de la cadena alimentaria (vendedores minoristas y consumidores finales). Por consiguiente, el desperdicio de alimentos es voluntario, se da en los países de ingresos altos y medianos incluso de manera desmesurada, es decir, se tira incluso si los alimentos todavía son adecuados para el consumo humano. También ocurre en los países industrializados cuando la producción excede la demanda.

3. Tanto, las pérdidas o el desperdicio de alimentos se miden únicamente para los productos destinados al consumo humano, por lo que quedan excluidos los residuos y cualquier producto no comestible, por ejemplo el pienso.

Referencias

FAO. 2015. El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo.

FAO. 2011. Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo.

Por Carlos Castillo Peralta – 16-10-15

https://willkamikhuna.lamula.pe/2015/10/16/en-el-dia-mundial-de-la-alimentacion-montanas-de-comida-se-van-a-la-basura-y-cientos-de-millones-de-personas-pasan-hambre/ccperalta/

 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139