Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Vittorio_Arrigoni_aVITTORIO NUNCA HA ESTADO TAN VIVO
¿Hace falta morir para convertirse en un héroe, para merecer la primera página de los periódicos , para tener las TV  fuera de casa, hace falta morir para seguir siendo humanos?
Me vuelve a la mente el Vittorio de la Navidad 2005, encarcelado en la cárcel del aeropuerto Ben Gurion, las cicatrices de las grandes esposas que le han aserrado las muñecas, los contactos negados con el consulado, el proceso farsa. Y la Pascua del mismo año cuando, en la frontera jordana enseguida después del puente de Allenbay, la policía israelí le paró para impedirle entrar a Israel, le cargó sobre un autobús y siete de ellos, uno era una mujer policía, le pegaron "con arte", sin dejar huellas exteriores, como verdaderos profesionales que son, arrojándole luego al suelo y lanzándole sobre la cara, como última afrenta, el pelo que le habían arrancado con sus potentes anfibios. 
Vittorio era un indeseado en Israel. Demasiado subversivo, por haber manifestado con el amigo Gabriele el año antes con las mujeres y los hombres en la aldea de Budrus contra el muro de la vergüenza, enseñando y cantando juntos nuestro más bonito canto partisano: "O bella ciao, ciao..."
No vi entonces televisiones, tampoco cuando, en el otoño 2008, un comando atacó el barco pesquero en alta mar en Rafah, en aguas palestinas y Vittorio fue encerrado en Ramle y luego reenviado a casa en chándal y zapatillas. Ciertamente, ahora no puedo más que  agradecer a la prensa y la Tv que se han acercado a nosotros con amabilidad, que han "hecho la guardia " a nuestra casa con respeto, sin excesos y me han dado la ocasión para hablar de Vittorio y de sus ideales. 
Este hijo perdido, pero tan vivo como quizás no lo ha estado nunca, que como la semilla que se descompone en la tierra y muere, dará frutos lozanos. 
Le veo y le siento a través de las palabras de los amigos, sobre todo de los jóvenes, algunos cercanos, otros lejanísimos, que a través de Vittorio han conocido y entendido, y ahora mucho más, cómo se puede dar un sentido a una "Utopía", cómo la sed de justicia y de paz, la hermandad y la solidaridad tengan todavía ciudadanía y que, como decía Vittorio, "Palestina también puede estar fuera de la puerta de casa." 
Estábamos lejos de Vittorio, pero más que nunca cerca. Como ahora, con su presencia viva que se agiganta de hora en hora, como un viento que desde Gaza, desde su querido mar Mediterráneo, soplando impetuoso nos entrega sus esperanzas y su amor para los que no tienen voz, por los débiles, por los oprimidos, legándonos su testimonio.
Sigamos siendo humanos.
Escrito por Egidia Beretta Arrigoni - 19 de abril 2011
Fuente: www.ilmanifesto.it

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139