Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Viernes 3 de julio de 2015, 01:00
Por Elías Piris – Twitter @eliaspiris
La fotografía tiene un par de años y se nota por las minúsculas manchas de humedad. En esa imagen que congela el tiempo pasado, una bella adolescente de ojos negros y anchas cejas sonríe frente a una torta de cumpleaños. Era un día de fiesta, era un día de alegría. La otra imagen remonta a un desfile del colegio y ella aparece vestida para la ocasión: camisa blanca, falda roja y el tradicional bastón de chirolera. Una boina roja no tapa su pelo lacio que le llega hasta la cintura.
Antonia tenía 19 años de edad y la misma sonrisa ancha aquella mañana de octubre del año 2014 en que acompañó al periodista Pablo Medina a una cobertura que aparentaba ser una más en la rutina del corresponsal de ABC Color. Nadie se hubiera imaginado que las balas provenientes de la mafia de la frontera seca pondrían punto final a tantos sueños, tantos proyectos, tantas esperanzas.
Antonia había llegado al mundo un primero de julio de 1995. Anteayer hubiera cumplido dos décadas. Su mamá, María Teresa Chamorro, recordó los dos deseos de su hija: Ser ingeniera en Análisis de Sistemas y una ruta asfaltada que llegue hasta la ciudad de Villa Ygatimí, de donde era oriunda. "Justamente ayer se dio la orden de inicio de la obra y ella ya no está", dijo entre sollozos una destrozada madre.
Muchas cosas pasaron después del asesinato de Pablo y Antonia. Después de muchos años, el gremio de periodistas tomó de nuevo las calles en reclamo de justicia. El tema de la narcopolítica se instaló en la opinión pública y el ex intendente de Ypejhú, Vilmar Neneco Acosta –principal sospechoso del caso–, fue detenido en Brasil y sigue la espera para su extradición al Paraguay.
Pero más allá de todo lo citado, nunca está de más hacer ejercicios de memoria para evitar que casos emblemáticos sigan vencidos por el olvido. Es imperativo que los comunicadores sigamos con nuestro pedido de justicia para evitar el fortalecimiento del narcotráfico.
Y ustedes, ¿también recuerdan a Antonia?
http://www.ultimahora.com/se-acuerdan-antonia-n910114.html

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139