Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

14 de Octubre de 2015 08:39
Por Juan Carlos Lezcano F.

denarcoaintendente
    / ABC Color


A pesar de las publicaciones que realizara Pablo Medina sobre sus vínculos con el narcotráfico y varios crímenes violentos en la zona baja del departamento de Canindeyú, Vilmar “Neneco” Acosta llegó a ser intendente de Ypejhú, apoyado por el coloradismo.

En la segunda mitad de 2010, un nuevo actor aparecía en el escenario político del departamento de Canindeyú, una zona históricamente vinculada al crimen organizado, particularmente con el narcotráfico. Su nombre era Vilmar Acosta Márques, aunque era más conocido con el apodo de “Neneco”.

Hasta ese momento, Vilmar había optado por mantener un perfil bajo, casi escondido en las sombras del anonimato. Sin embargo, por algún motivo decidió incurrir en la carrera política, apoyándose en la Asociación Nacional Republicana (ANR) para dar sus primeros pasos. Usando como plataforma el movimiento Vanguardia Colorada, liderado por el ex vicepresidente de la República Luis Castiglioni y el caudillo altoparanaense Javier Zacarías Irún, presentó su precandidatura a la intendencia de su distrito.

Si bien parecía ser un poblador más de la zona, quienes habitan allí relatan que el nombre de Vilmar estuvo siempre ligado al ilícito, a delitos como el abigeato y el cultivo de marihuana. Probablemente por ello había permanecido en silencio, construyendo un poderío en el cual respaldarse.

Incluso ya luego de haber iniciado su carrera hacia la jefatura municipal, Acosta Márques mantuvo un relativo perfil bajo. Pero no contó con que una vieja rencilla con una familia rival se saliera de control y menos aún con la intrépida actitud de un periodista llamado Pablo Medina, corresponsal de ABC Color en la zona, para publicar lo que estaba ocurriendo.

A poco de que llegaran las internas, dos de los hermanos de “Neneco” fueron acribillados. Uno de ellos murió en el lugar, mientras que el segundo falleció camino al hospital de la ciudad de Paranhos. De acuerdo a los investigadores, el ataque fue perpetrado por miembros de la familia Giménez Suárez, conocidos narcotraficantes de la frontera, con quienes los Acosta Marques mantenían viejas rencillas.

El problema en aquella oportunidad había surgido luego de la incautación de unos 5.000 kilos de marihuana prensada por agentes de Antinarcóticos de la Policía.

Medina publicó la noticia de la muerte de los dos hermanos Acosta, relatando el enfrentamiento de larga data entre ambas familias vinculadas al narcotráfico. A “Neneco” no le gustó para nada lo que había hecho el periodista y en reiteradas ocasiones lo amenazó, obligando a Pablo a andar con custodia policial desde aquel entonces, custodia que fue retirada por orden de la Comandancia de la Policía en setiembre del 2013 y con la que no contaba el jueves 16 de octubre de 2014, cuando dos hombres –uno de ellos sería el hermano mayor del exintendente de Ypejhú, Wilson- lo emboscaron y terminaron con su vida.

“Neneco” llamó en reiteradas ocasiones a Medina y le advirtió que no estaba dispuesto a permitir que nadie ensuciase su nombre, haciendo alusión a publicaciones que vinculaban al político con poderosos capos como Fernandinho Beira Mar y Líder Cabral.

Días después, Wilson Acosta Marques, actualmente prófugo y señalado como uno de los sospechosos de haber matado a Medina, era detenido en Brasil señalado como responsable de un triple homicidio en el que había caído abatido uno de los Giménez Suárez.

Pese a las amenazas, Pablo Medina nunca se quedó callado ni dejó de denunciar las irregularidades en las que se veía envuelta la familia del político colorado. De hecho, días después relató que, pese al combate desplegado en la zona, el negocio de la marihuana seguía igual que siempre.

El 17 de febrero de 2011 Vilmar Acosta Marques y su padre, Vidal Acosta, fueron detenidos por orden de la fiscal Ninfa Mercedes Aguilar luego de que se hallaran cabellos y cuero cabelludo humanos en la propiedad del último, ubicada en el barrio Virgen de Fátima de Ypejhú.

Un día después se encontraron huesos humanos en la misma propiedad. Ambos fueron llevados a la penitenciaría regional de Coronel Oviedo, medida confirmada por el Tribunal de Alzada de Salto del Guairá, instancia que semanas después decidió volver sobre sus pasos y liberarlos.

“Neneco” salió libre el 11 de marzo, apenas dos días antes de las internas de la ANR, durante la que su movimiento consiguió una gran victoria en su distrito.

Según los propios fiscales del caso, el cambio de decisión se había dado luego de una grosera intromisión del ministro de la Corte Víctor Núñez. Los jueces que liberaron a los Acosta fueron enjuiciados y encontrados culpables de irregularidades, aunque se les dio apenas un apercibimiento como sanción.

Núñez terminaría renunciando al cargo de ministro de la máxima instancia judicial el año pasado, luego de que tras el escándalo se comenzara a analizar su gestión y se hablara de la posibilidad de someterlo a un juicio político.

Casi de manera paralela, un enorme operativo encontró 1.200 hectáreas de marihuana diseminadas en varias parcelas en las áreas boscosas, incluidas la reserva de la biosfera del Mbaracayú. Pablo Medina volvió a vincular a los Acosta Marques con el negocio.

La violencia no paró en el entorno de esta familia que dejó el castiglionismo para pasar a filas del cartismo. En enero de 2012, sicarios de Acosta Marques mataron a Secundina Martínez Vallejos frente a sus dos hijos. Los malvivientes llegaron en una motocicleta hasta la vivienda de la mujer y abrieron fuego desde afuera, matándola e hiriendo a ambos jóvenes.

En las filas de Honor Colorado, Acosta Marques encontraría en la figura de la entonces gobernadora de Canindeyú y actual diputada por ese departamento, Cristina Villalba, una líder a la que seguir. Villalba le respondería dándole su protección.

La legisladora lidera junto a su hermano, Carlos, eterno intendente del distrito de La Paloma, un grupo político ampliamente dominador en todo el Canindeyú, a tal punto que su padrinazgo no acepta competencia, según relatan políticos de la zona como el exdiputado Julio Colmán y el ganadero Agustín Pío Ramírez.

Los Villalba siempre se jactaron de su cercanía con el presidente Horacio Cartes. Llamativo fue que el primer mandatario ubicara a Cristina, bautizada como “La Reina del norte”, como la líder de la bancada colorada en la Cámara Baja, siendo aún una desconocida y en su primer período como diputada.

Los cuestionamientos sobre la diputada colorada Cristina Villalba, líder del oficialismo en la Cámara Baja, comenzaron luego de que ella misma reconociera que Vilmar “Neneco” Acosta Marques se había comunicado con ella el día siguiente del asesinato de Pablo Medina.

Y ahí también empezaron sus contradicciones.

“La Reina del norte” aseguró en un principio que la comunicación fue corta y que había recomendado a “Neneco” que se entregara. Sin embargo, la investigación fiscal demostró tiempo después que el sábado 18 de octubre, dos días después del crimen, Vilmar llamó desde Ypejhú a Cristina Villalba, quien se encontraba en La Paloma, ambas ciudades del departamento de Canindeyú. En total la comunicación entre ambos duró 11 minutos, 59 segundos.

De este cruce de llamadas se deduce que hablaron un tiempo considerable y en un momento candente de la investigación, ya que todo empezaba a apuntar al clan Acosta Marques.

El mismo fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, reconocería algunos días después que Villalba se comunicó con él para tratar de interceder por Acosta Marques, quien según repetía con insistencia su abogado, se entregaría. Algo que no pasó.

Cristina trató de poner cierta distancia con quien era ya el principal sospechoso del caso, asegurando que con él lo unía apenas una “relación laboral”. Sin embargo, fotografías publicadas desde los perfiles de la misma Villalba, de Vilmar y del gobernador Noria, dejaron en claro que los tres eran bastante unidos. De hecho, en una de las imágenes se podía observar a la diputada acompañada de Acosta Marques tocando el arpa y Noria la guitarra.

Una vez que se iniciaron las publicaciones, la legisladora se encargó de eliminar las fotos y etiquetas en las que se la podía ver con “Neneco”, de quien era de hecho “madrina política” y una de sus principales protectoras. Sobre Vilmar pesaban múltiples denuncias de narcotráfico y asesinatos desde antes de que asumiera la intendencia de Ypejhú, pero ni la ANR ni la misma Villalba, hicieron nada para tratar de frenar la llegada al poder de quien era considerado como uno de los sucesores de Fernandiho Beira Mar en el “negocio” en la zona fronteriza.

Algunas versiones llegaron a indicar que la diputada habría presionado con insistencia a las autoridades judiciales involucradas en la investigación del doble asesinato. Sin embargo, Villalba sigue sin ser investigada.

En enero de 2013 dicen que Acosta encabezó una turba que forzó la liberación de uno de sus sicarios, quien había sido detenido como sospechoso de un asesinato.

En mayo de ese año, se reportaba que Gustavo Acosta Gadea, uno de los sobrinos de “Neneco”, era buscado por el asesinato de un hombre en Villa Ygatimí, la zona de la que provienen todos los sindicados como supuestos sicarios de Acosta Marques. Gustavo es otro de los buscados por su posible vinculación con el asesinato de Pablo.

Molesto por las constantes publicaciones de Pablo Medina, Vilmar “Neneco” Acosta decidió en su cumpleaños ordenar el asesinato del corresponsal de ABC Color y, según los datos revelados por la investigación del caso, se encargó de seguir muy de cerca el crimen.

A pesar de las muchas publicaciones que hizo Medina sobre los vínculos entre Acosta Marques, el narcotráfico y una infinidad de crímenes, las autoridades nunca tomaron las medidas necesarias para detenerlo. La muerte del periodista de ABC Color sirvió para que el dominio que ejercía el narcotráfico en la zona saliera a la luz y por fin las autoridades anunciaran al menos investigaciones.

Con el correr del tiempo, se descubrió que Acosta Marques en realidad contaba con doble nacionalidad, un elemento que debería haber impedido que el mismo llegara al cargo de intendente. Además contaba con un fuerte apoyo político y de las fuerzas del orden de la zona.

A poco de que se cumplan cinco meses del asesinato de Pablo, Acosta Marques fue detenido en territorio brasileño. Aún así, los otros implicados en el crimen siguen prófugos y las cosas en Canindeyú de a poco vuelven a la “normalidad” que tanto denunciaba Medina.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - @juankilezcano

http://www.abc.com.py/especiales/fin-de-semana/el-narco-que-llego-a-intendente-1415334.html

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139