Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

CONFERENCIA DE GIORGIO BONGIOVANNI Y ANTONIO URZI EN MONTEVIDEO - (URUGUAY)
24 DE JUNIO DEL 2009 


LUCES EN EL CIELO

Para Antonio Urzi y Simona Sibilla,
con el amor de sus hermanos de América del Sur

antoniomvd2009

Luces en el cielo. Luces que nos hablan, que nos miran, luces que me recuerdan los días felices de la infancia, en la que tantas y tantas noches de verano jugamos mi hermano y yo con las estrellas que se movían y danzaban en las alturas, por sobre las sombras y más allá, mucho más, de nuestra capacidad de entender lo que estábamos viendo. Envueltos en el aire tibio y perfumado del jardín anterior, o recostados sobre la fresca hierba que crecía junto a los eucaliptos que se elevaban en la parte de atrás, después de la huerta y cerca de las hamacas donde dejábamos pasar las tardes, cada atardecer esperábamos ansiosos que llegara la noche para empezar a jugar con las figuras luminosas que se movían en el firmamento oscuro, a nuestra voluntad y siguiendo nuestras órdenes decíamos ingenuamente en aquel tiempo. Y así nos quedábamos hasta que nos llamaban porque había llegado la hora de la cena.
Luces en el cielo. Luces que engendraron en mi alma un dulce amor por ellas, misterioso pero cierto, tan cierto que al crecer me condujo a la senda que hoy camino, en la que a cada paso fui dejando caer en el olvido a esas entrañables amigas de la infancia. Hoy ya no miro al cielo esperando que las estrellas se muevan, que súbitos destellos lo alumbren o que me dibujen figuras imprecisas, pero la certeza  y el abrigo que me dieron de niña permanecen incólumes en mi agradecido corazón. Y a veces, cuando los días pierden su claridad, o cuando la misma noche se agita entre las sombras, cuando mi alma se desangra por el dolor que envuelve al planeta y que muchas veces se vuelve físico y me atraviesa el pecho como una saeta, yo levanto los ojos y le pido al Cielo volverlas a ver, sólo una vez más, mientras imagino que vuelven a jugar conmigo como hace tantos años, y aunque nada de eso suceda, yo sé que están ahí, cerca, y con eso me alcanza.
Luces en el cielo. A veces quietas y otras veloces, luces que derraman su bendición sobre nosotros cada día de nuestras vidas, desde lo alto, donde los aires oscurecidos por la maldad del hombre vacían lágrimas de tristeza en mi interior, como las que hoy llora nuestra Madre por nosotros, sus hijos rebeldes. 
Luces en el cielo que nos guiaron y nos acompañaron el pasado veintidós de junio hasta la ciudad de Montevideo, para un nuevo encuentro con Giorgio. Llegamos ese día al final del atardecer, ya era casi de noche. Y una vez más, no pude dejar de emocionarme cuando luego de instalarnos en el hotel, Giorgio nos invitó a cenar a su casa. Una vez más pensé que era un privilegio inmerecido. Allí estaban Sonia y Sonietta, recién llegadas de Italia, junto con Antonio y Simona que habían hecho el viaje con ellas, la querida Erika y Georges, el pequeño Giorgio, incansable como siempre, Anubis y Chacho, con el mismo amor que habitualmente manifiestan hacia los demás. Al poco rato llegaron los hermanos de Paraguay y algo después la numerosa delegación de Córdoba, encabezada por Raúl y Gaby, con Jorge y Dora Abrudsky y el Nono Edgardo, entre otros.
Atesoro cada momento vivido junto a Giorgio y Sonia, con los hermanos que se encuentran presentes en cada oportunidad, como la joya más valiosa. Guardo cada una de sus palabras, de sus miradas, de sus silencios, como un regalo que quizás alguna vez podré valorar en toda su dimensión. El esfuerzo por atendernos y servirnos, hasta en el más mínimo de los detalles, me conmueve siempre hasta lo más profundo, porque sé con toda certeza que deberíamos ser nosotros los que nos ocupáramos de todas y cada una de sus necesidades.
El clima de Montevideo era extremadamente frío en esos días y aún más en la zona de Carrasco, el lugar donde el Río de la Plata se une con el mar y el viento siempre es intenso. Al día siguiente nos levantamos temprano, fuimos a desayunar al centro comercial que está junto al Hotel Costa Verde, donde nos alojamos, el mismo en el que Giorgio vivió casi tres meses a principios del año dos mil seis y que tantos recuerdos me trae cada vez que llego a él. Después, antes del mediodía, nos fuimos a su casa donde nos esperaba para conversar un rato. Estaban presentes Raúl, Gaby, Jorge y Dora Abrudsky, el Nono Edgardo, dos primos de los Abrudsky de USA, Jorge Pracilio de La Pampa, Omar y Jorge de Paraguay, Antonio y Simona Urzi y los hermanos de Uruguay que viven o trabajan con Giorgio. Estuvimos conversando y escuchándolo hasta después del mediodía y nos fuimos a almorzar. Giorgio no nos pudo acompañar porque hacía mucho frío y tenía tareas pendientes. A su regreso de Neuquén había estado enfermo y se lo veía algo cansado, pero íntegro, como siempre. A media tarde, cuando volvimos a su casa según lo convenido, nos enteramos que había sangrado y estaba apenas recuperándose.
No obstante, solo un rato después, fue con nosotros al comedor Rayito de Sol, para visitar a los niños y ver las mejoras hechas y las que aún faltan hacer. Raúl se quedó en el hotel porque no se sentía bien y tenía fiebre alta. Antonio y Simona se emocionaron mucho al conocer a los niños, al verlos comer tan tranquila y educadamente, con su sonrisa, su agradecimiento y su amor hacia todos. Las lágrimas en sus mejillas hablaban por sí solas. El lugar es muy humilde y está en un barrio también muy humilde. El día se sentía cada vez más frío y la poca ropa de abrigo que tenían puesta los niños se la había proporcionado el comedor.
Desde ahí nos fuimos al Arca de Montevideo, donde se iba a hacer la reunión de ese día. Había hermanos de casi todas las Arcas de Uruguay, más las de Argentina, Paraguay e Italia. Compartimos un momento muy lindo, nos sirvieron café y unos dulces, todo con mucho amor y excelente predisposición. Más tarde llegó Juan Alberto, cuyo vuelo se había demorado.
Giorgio nos habló de todo, como habitualmente lo hace, sus enseñanzas son siempre completas y perfectas, tanto que es capaz de desarrollar varios temas en pocos minutos y con ellos dar respuesta a todas nuestras inquietudes, las que ni siquiera es necesario formular en voz alta. No obstante, a mi modo de ver, hubo dos puntos sobresalientes en su discurso de ese día, los que pueden sintetizarse de la siguiente forma:

  • “Antonio Urzi no es sólo un contactado, Antonio es una señal, una más, de las muchas que se manifiestan en estos tiempos. Ello así porque el Cielo lo eligió para filmar las extraordinarias evidencias de las naves extraterrestres siendo, como es, un artista, es diseñador y no un investigador del fenómeno Ovni, con un perfil científico, de los que consideran a los extraterrestres  nada más que como integrantes de civilizaciones distintas que vienen a estudiarnos. Ese es un signo claro de que tanto el Cielo como los extraterrestres, quieren decirle a todos que ellos son de origen divino, no solamente seres de otros mundos y que el fundamento de su presencia es espiritual. Entonces y como consecuencia de ello, la misión de Antonio es mesiánica y por eso fue elegido del seno de un grupo que privilegia lo espiritual por sobre lo científico. Por todo ello Antonio es una señal, un claro mensaje de los seres de luz. Su misión recién comienza y es muy posible que esté entre los primeros que filme el contacto masivo, incluso el Retorno del Cristo”

 

  • “Hay otro punto sumamente importante del cual quiero hablarles hoy y tiene que ver con lo que el Maestro me dijo en una de mis últimas sangraciones. En ella, el Cristo me preguntó: ¿sabes cuál es la frase más importante de Mi mensaje, de todo lo que dije y de todo lo que está escrito en los Evangelios? A lo cual yo le contesté: Maestro, todo lo que has dicho es importante ¿cómo puedo yo elegir una frase? No, me dijo el Cristo, hay una que es la más importante, es una frase medular y el que no la comprenda no comprenderá Mi mensaje, por lo menos no la profundidad del mismo. Fue lo que dije cuando me preguntaron cuando vendría el Reino de los Cielos y yo respondí: “El Reino de los Cielos está dentro de ustedes”. Por eso les pido que reflexionen muy seriamente sobre esta verdad indiscutible, porque en verdad les digo que es muy importante que la comprendan en su real dimensión”

Posteriormente, terminamos la noche celebrando con una cena todos juntos y luego regresamos al hotel, para descansar y recobrar fuerzas para las actividades del día siguiente.

La conferencia en la cual se iba a presentar por primera vez al público el video con la historia de Antonio Urzi, dio comienzo con la presentación de Georges Almendras, que apenas podía hablar debido a un estado gripal y una faringitis que lo tenían a mal traer desde hacía varios días.

Georges Almendras

  • “Buenas noches, me disculpo por no poder hablar con claridad, pero razones de salud me lo impiden, tengo mal la voz como todos pueden observar. Quiero informarles que el motivo por el que se cambió la sala en la cual habitualmente nos reunimos es que era necesaria una en la que se pudiera proyectar el video que van a ver esta tarde, esto es, el cambio se debe exclusivamente a razones técnicas. Hoy vamos a ver un video que registra la experiencia que desde hace muchos años vive el contactado italiano Antonio Urzi. Este video tiene el magnífico registro gráfico de naves extraterrestres filmadas por Antonio, práctica llevada a cabo en compañía de la que hoy es su esposa, Simona Sibilla, la que si bien mantiene siempre un perfil muy bajo, ha acompañado y participado en todo el proceso de contacto de Antonio. Vamos a hablar también de la relación de este fenómeno con las experiencias de Giorgio Bongiovanni, sus Estigmas y su fundamento místico. Sin más, quiero invitar a Giorgio y a Antonio a que suban al escenario”

Giorgio Bongiovanni

  • “Gracias Georges, buenas noches a todos. Me siento muy emocionado, porque es verdaderamente una emoción muy fuerte  presentar a todos ustedes la historia de Antonio Urzi. Antes de empezar a hablar de Antonio y de lo significativo de su historia, como así también de las extraordinarias imágenes de naves extraterrestres que van a ver esta noche, quiero hablar de nuestro trabajo a favor de la vida, quiero hablar de Funima. La Fundación Los Niños del Mañana (Funima) es una fundación que tiene su domicilio en Argentina y Funima International en Italia. Raúl Bagatello, su fundador, está enfermo, pero hay amigos que han venido desde Argentina y que lo van a representar en este acto. Para ello quiero invitar al Dr. Juan Alberto Rambaldo, a quien conozco desde hace treinta años y que es como un padre para mí. El Dr. Rambaldo es Juez, pero se dedica desde hace treinta años a la difusión del Mensaje, es por lo tanto un testigo y a la vez un observador de la realidad extraterrestre. Su presencia es importantísima porque, de hecho, y aún después de tantos años de difusión de la Obra y del Mensaje, evidencias como las que van a conocer esta noche pueden impactar incluso a los que estudian e investigan desde hace tanto tiempo, hasta a los que tienen treinta años de trayectoria. Invito pues al Dr. Juan Alberto Rambaldo a dirigirles la palabra”


Juan Alberto Rambaldo

  • “Buenas noches. Yo soy la cara visible de la Obra de Giorgio Bongiovanni en la Argentina y para mí este es un momento muy especial. El contacto revelado a través de Antonio Urzi, grafica y testimonia el aspecto extraterrestre y su vínculo con el aspecto espiritual, manifestado a través de Giorgio Bongiovanni, un enviado del Cielo que me ha dado el honor de considerarme su amigo y que es la voz cantante que grita el regreso del Maestro. Pero de esos temas se van a encargar ellos. Ahora tengo que hablar de otro hermano y amigo, a quien todos llaman el Misionero de los Andes, y me estoy refiriendo a Raúl Abel Bagatello, quien recibe a través de la Virgen la orden de crear comedores para alimentar a los niños del Noroeste de la Argentina. Los comedores de Raúl, todos de Funima, la Fundación que él creó hace algunos años, alimentan hoy en día a más de mil quinientos niños, seres que viven en la nada, sacados de la faz de la tierra. Allá, en el medio del desierto, solamente puede llegar la mano de los que dicen me acuerdo de los olvidados. Y eso es lo que hace Funima, junto a la Onlus Funima International, apoyada y sustentada por los hermanos de Italia y por Giorgio Bongiovanni. Ahora los invito a ver el video para que sepan a dónde va el aporte que hicieron al venir a este lugar”

Video de Funima
El video de Funima nos transportó, una vez más, a la extrema realidad que viven tantos niños alrededor de todo el mundo. Las imágenes del mismo corresponden a la región Noroeste de la Argentina, ubicadas en medio de la soledad, del frío y de la aridez de paisajes bellos pero despojados de casi todo lo necesario para la vida humana. Estas imágenes, no por conocidas, resultan menos dolorosas, y se queda sin respuesta la voz que nos pregunta desde el video ¿qué guardan los ojos de esos niños? ¿Qué se esconde en sus corazones carentes del amor, de la solidaridad, del calor de los demás? Porque esas almas que deambulan por las piedras son nuestras almas, y nada de lo que les sucede nos puede ser ajeno. Esos niños, imagen de la desolación y el desamparo, aguardan con paciencia y amor infinitos la ayuda que casi nunca llega. El cambio de conciencia que la humanidad necesita se producirá solamente a través del amor, de mucho amor.
La inevitable angustia nos oprime al igual que cada vez que se muestra el video, mientras la voz sigue hablando y pidiendo que Dios bendiga el camino del porvenir. Agradece luego la generosidad de los hermanos italianos y españoles, que tanto contribuyen a aliviar el extremo sufrimiento de los pequeños seres. En lo que hace concretamente a Uruguay, gracias a Raúl Bagatello y a la querida Sra. Elena y su familia, es posible mantener un comedor que brinda una ayuda indispensable en un barrio lleno de carencias, en el cual entre setenta y ochenta niños comen a diario. Niños que ofrecen su sacrificio para ayudarnos a nosotros, niños que ya han sido salvados y que cumplen la misión de abrir nuestros endurecidos corazones.

Juan Alberto Rambaldo

  • “Quiero agregar que esto es nada más que una ínfima parte de lo que agobia al mundo, manejado por grupos que han deshumanizado al hombre, para que deje de serlo y pase a ser una cosa fácil de manipular. Nuestro objetivo es tratar de abrir conciencia, de rescatarlos, de que cada uno se sienta partícipe del rescate de la humanidad. Por eso estamos acá”

Giorgio Bongiovanni

  • “El video que ahora vamos a ver, y que contiene la historia de vida, los testimonios y las imágenes registradas por Antonio Urzi, dura aproximadamente cincuenta minutos. Pero antes le quiero preguntar a Antonio, acá a mi lado, lo siguiente: ¿por qué estás aquí, Antonio?”

Antonio Urzi

  • “Estoy aquí porque ha llegado el momento de conocer y de explicar el motivo de la presencia extraterrestre en el planeta, de comprender el por qué estos seres están en medio de nosotros. Tal vez parezca arrogante o presuntuoso lo que voy a decir, pero vivo esta experiencia desde que era niño y por eso tengo la seguridad de que los extraterrestres están aquí para anticipar el momento del Retorno del Cristo. Día tras día crecen las señales que se manifiestan en el Cielo y en la Tierra. Son signos que nos hablan muy claramente pero es necesario poner la máxima atención y leer bien, no tanto con los ojos sino con el corazón. Esta noche, luego de que vean las imágenes, Giorgio puede darles una explicación unificadora, integral, capaz de desentrañar el verdadero significado del fenómeno. Su discurso es muy intenso, muy profundo y nadie mejor que Él para revelar la razón de la aparición de astronaves en todos los cielos del planeta. Pero por sobre todo, puede darnos la correcta explicación espiritual que está en la base y es la causa del fenómeno”

Giorgio Bongiovanni

  • “Este video lo hizo “Studio 3”, de Italia, luego lo compró la R.A.I., y esto ha sido un honor para nosotros. En Italia hay un programa que se llama “Voyager”, en el cual se habla de los diferentes misterios de nuestro tiempo o de aquellos hechos que escapan a las explicaciones científicas humanas. Allí estuvo Antonio y su historia resultó tan impactante, que la R.A.I. aceptó comprar y difundir el video, el mismo que vamos a ver ahora todos juntos. La versión en español es de nuestro amigo y colaborador, Georges Almendras, a quien le damos las gracias por ello. Vamos a verlos todos juntos”

Video de Antonio Urzi
El sorprendente video que muestra la vida de Antonio Urzi, su infancia, su familia, sus amigos, los lugares por los cuales caminó de niño y en su primera juventud, contiene hechos que pueden aparecer o presentarse como misteriosos para algunos, como apasionantes para muchos más y como incógnitas a develar para casi todos. Un misterio en los cielos de Italia, se escucha decir mientras las imágenes de astronaves empiezan a desfilar una tras otra. De hecho, son muy pocos los que han logrado filmar la imagen de una astronave con tanta claridad y son muchos menos los que lo han hecho más de una vez. El fenómeno se documenta en cientos de filmaciones, con una gran calidad de imagen y con una cantidad pocas veces vista de naves de diferentes tipos.
Lo que hace que el caso sea tan extraordinario es la cercanía de las naves, filmadas en un primer momento, allá por el mes de agosto del 2003, con una pequeña cámara de video 8 analógica. A partir entonces, Antonio ha filmado naves de todo tipo, formas y tamaños, cigarros, triangulares y las llamadas tres luces que se hicieron famosas en Bélgica, en el año 1989. ¿Y de dónde vienen estas naves? Todo hace suponer que son extraterrestres y los mismos belgas no han excluido esta hipótesis, ya que los pilotos de aviones cazas que las perseguían afirmaron que pasaron en un instante de una velocidad de trescientos a mil ochocientos kilómetros por hora, cosa imposible para cualquier aparato construido con tecnología terrestre.
El cuatro de junio del año dos mil cuatro, Antonio filma un objeto de apariencia metálica y con casco que se presume de siete a nueve metros, cálculo impreciso por la falta de referencias que confirmen las dimensiones atribuidas. Esta falta de referencias se debe a que Antonio jamás pensó en mostrar las filmaciones que hacía, ni en realizar cálculos o estimaciones sobre las dimensiones de las naves o la altura a la que se mostraban.
Antonio filma a las astronaves desde una pequeña ventana ubicada en el techo de una bohardilla que hay en la casa donde vive. Tiene solamente una pequeña porción de cielo para filmar, de tal manera que, a diferencia de la mayoría de los casos en los que aparentemente alguien logra grabar la imagen de una nave por “casualidad” o porque se la tomó “desprevenida”, en este pareciera que las naves no sólo lo conocen, sino que lo esperan y posan para él. Algunas veces va a la casa de la abuela de Simona, su esposa, donde hay un pequeño balcón que le facilita bastante la tarea.
El fenómeno se sigue repitiendo y es posible que en cierta oportunidad aparece un objeto similar a los fotografiados por George Adamsky. En este caso las nubes destacan los movimientos del objeto y hay un punto de referencia: el borde de una ventana. Nunca se han visto filmaciones de naves en forma tan nítida. Se ve la ventana, el cielo y el objeto posando para la cámara, con movimientos característicos y particulares.
Meses después, cerca de la medianoche, aparece una nave que resalta en el cielo nocturno y que se ilumina de repente con una luz violeta muy particular. Esta luz se mueve a su alrededor mostrando un espectáculo nuevo y asombroso. Después de más de media hora de filmar, Antonio amplía el campo y se pueden ver los edificios ubicados alrededor de su casa, lo cual le presta a la imagen un magnífico marco de referencia. Esta filmación duró más de cuarenta minutos, durante los cuales la nave posó tranquilamente para la cámara.
Días más tarde, casi a la misma hora, aparece otro objeto con una forma distinta a todas las anteriores, de color broncíneo ámbar, con reflejos claros en la parte inferior del mismo, reflejos producidos por las luces de un campo de fútbol ubicado abajo, todo lo cual le da a la nave una claridad y una riqueza de detalles que sorprende. Poco después, en el mes de diciembre del 2004, Antonio filma una nave que refleja las luces de Milán encendidas debajo de ella; este objeto es de un particular color negro y efectúa diferentes movimientos a lo largo de varios minutos.
Es importante aclarar que Antonio filma a las astronaves cuando no está en el trabajo. La coincidencia de sus momentos libres con la aparición de los objetos nos habla de un proyecto específico de los extraterrestres con respecto a él. Es, sin lugar a dudas, un fenómeno inteligente detrás del cual hay un plan concreto y perfectamente determinado. No obstante, cuando Antonio intenta explicar el fenómeno que está viviendo a los demás, nadie le cree, a excepción del investigador independiente Giusseppe Garofalo, que se convierte en el primero que le cree y posteriormente en su amigo.
Antonio vive actualmente en Milán pero nació en Livorno, donde aún viven sus padres. Su experiencia de contacto con la inteligencia extraterrestre comenzó siendo él muy chico. Relata su papá que desde pequeño se ubicaba en la terraza de la casa, donde se pasaba horas enteras mirando el cielo y llamando a sus padres cuando veía aparecer una nave, hechos de los cuales también da testimonio su madre. Los fenómenos de la infancia siguen a lo largo de los años, no sólo en su casa sino también cuando la familia salía de viaje, hasta que ésta finalmente comprende que no eran ilusiones o fantasías infantiles, sino que el niño decía la verdad. Los claros e indudables testimonios familiares demuestran no solamente la sensibilidad de Antonio, sino también su íntima conexión con las naves, hecho que no es novedoso en la historia de los contactados.
Los episodios siguen hasta los trece años, a esa edad se interrumpen para reaparecer después de los veinte años, en que renace en Antonio la pasión ahora adulta hacia los misteriosos amigos de la infancia. Va entonces a las afueras de Livorno, a un lugar llamado “Valle Bendita”. Junto a su hermano, llegaba a las colinas en auto y después de esperar durante unos minutos, siempre aparecían las luces en el cielo, sus amigas y hermanas. Pero nadie llevó nunca una cámara de fotos o una de video para registrar los hechos. Era una actitud totalmente espontánea, más parecida a ir al encuentro de amigos que a una tarea de registrar evidencias, por importantes que éstas hubieren sido; tampoco había intención de mostrarlas nunca a nadie. Entre los amigos que lo acompañaban a “Valle Bendita” estaba Francisco, quien siempre creyó que lo que afirmaba Antonio era verídico.
En el año dos mil Antonio conoce a Simona Sibilla, quien luego se convierte en su novia y que actualmente es su esposa, en la que descubre una idéntica pasión por el tema del contacto extraterrestre. No obstante su empeño, fracasa cada vez que intenta difundir su experiencia, solamente lo apoya Giuseppe Garofalo. Tiempo después conoce a Pier Giorgio Caria, quien accede a conocerlo porque Garofalo lo persuade de hacerlo, y es Caria el que lo pone en contacto con el periodista e investigador mexicano Jaime Maussan y con Giorgio Bongiovanni.
Jaime Maussan se da cuenta de inmediato que el caso de Antonio es de una extraordinaria importancia, motivo por el cual viaja a Italia para conocerlo y entrevistarlo, y a partir de tal hecho se produce un importante salto cualitativo en la experiencia de Antonio. Según relata y testimonia el mismo Jaime, lo primero que lo impresiona de Antonio es que no pide nada a cambio del relato de su experiencia, y además porque exhibe documentos fílmicos que lo dejan sumamente impresionado. Sigue diciendo Jaime que los detalles del material que le entrega Antonio son extraordinarios y sobresalientes en todo sentido. Es por ello que empieza a divulgarlo en la televisión mexicana y en sus revistas. Millones de personas alrededor de todo el mundo quedan sorprendidas con las evidencias exhibidas, al punto tal que la televisión japonesa envía periodistas a Italia en el año dos mil seis para entrevistar a Antonio.  
Mientras tanto, Antonio sigue filmando. En el año dos mil seis vuelve a filmar una nave similar a las que Adamsky registró en los años cincuenta y sesenta del siglo anterior, con sombras esféricas y lenticulares. Jaime Maussan viaja varias veces a Italia para entrevistar y a la vez profundizar su conocimiento de Antonio y también de su historia. Jaime no solamente le cree sino que declara que, luego de una experiencia de treinta y cinco años haciendo entrevistas, y después de haber hablado cientos de personas, ya le resulta fácil saber cuando le dicen la verdad.
En el año dos mil siete, el veintinueve de abril, Antonio ve un objeto oscuro desde una de las ventanas de su casa; este objeto le proporciona una vista perfecta por cuanto se ven todos los detalles de la nave. Esta vez, no sólo filma desde una ventana de la casa, sino que en la filmación se escucha la voz de Simona, testigo fiel de uno de los mejores registros de Antonio Urzi.
Según Jaime Mausssan, el caso de Antonio es uno de los más extraordinarios de la historia, similar a los de Adamsky o Mayer. La particularidad especial y característica de éste, es que las astronaves posan claramente para él, dejando de manifiesto una inteligencia y un plan específico. A partir de entonces, la reacción de los investigadores y del público en general, es altamente positiva. Las filmaciones de Antonio fueron analizadas en el Centro Ufológico Nacional de Italia, institución que afirma que el material es auténtico y no ha sufrido ninguna manipulación. Lo analiza también el americano Jim Diletosso, figura sagrada e indiscutida de los investigadores ufológicos en todo el mundo, quien de igual modo se sorprende con las particularidades asombrosas del caso de Antonio Urzi.
Y cómo no hacerlo, se trata nada más y nada menos que de naves extraterrestres, seres de inteligencia superior, que posan pacientemente en el cielo de Milán y sobre la casa de Antonio. Junto a las imágenes, la voz de Georges Almendras nos recuerda que hay naves de luz, otra negras, blancas, broncíneas, algunas solas, otras en pequeños grupos, en flotillas o en oleadas que inundan el cielo, todas posando ante la cámara de Antonio para asombro del mundo.
El veintitrés de septiembre del año dos mil siete aparece una enorme flotilla de esferas blancas que cubren el cielo. El día treinta del mismo mes se presenta otra similar, que conmueve a Antonio y a Simona, testigo de los dos hechos. Luego siguen los “ebanis”, de enormes proporciones y de las cuales salen las flotillas de esferas blancas, que se reiteran en el año dos mil ocho, esta vez sin las mencionadas esferas. En este mismo año aparecen nuevamente las flotillas y un “ebanis” de color blanco, luego otro de color fucsia; se puede ver a las esferas saliendo de su interior, en un hecho excepcional nunca antes registrado por su claridad y magnitud.
El trece de marzo, siempre del año dos mil ocho, una nave se estaciona frente a su ventana y realiza movimientos imposibles de ejecutar para cualquier tecnología terrestre, se trata de un objeto idéntico al filmado en el año dos mil cuatro. El veintiséis de agosto de ese año reaparece el mismo objeto filmado en abril del dos mil siete; en la filmación pueden verse los píxeles que se ennegrecen paulatinamente, porque el magnetismo de la nave afecta la cámara filmadora.
En muy pocos años las filmaciones que Antonio ha obtenido son muchas y, con el paso del tiempo, van a conformar una historia que va a maravillar al mundo, por encima de todo tipo de escepticismos, más allá de las opiniones, de las ideologías o de posturas filosóficas o religiosas. En opinión del periodista e investigador Jaime Maussan, la referida exposición de las naves no es otra cosa que intentos de comunicación por parte de la inteligencia extraterrestre, de seres que vienen a decirnos algo y a quienes debemos escuchar. Antonio Urzi también cree que hay seres dentro de estos objetos, seres que poseen una inteligencia superior. Finalmente, una antigua profecía maya anuncia que después del eclipse total de sol del año mil novecientos noventa y uno, habría numerosos contactos entre seres venidos de las estrellas y los hombres.

Giorgio Bongiovanni

  • “Lo que acaban ustedes de ver es una historia extraordinaria, fuera de lo común por donde se la mire. La experiencia de Antonio está asociada a la mía en muchos sentidos. Y Simona forma parte de esta experiencia, no solamente porque lo acompaña a Antonio sino porque da testimonio de la misma.
  • Pero los contactos de Antonio y sus evidencias no han terminado, más bien podríamos decir que lo que han visto es nada más que el principio y que su desarrollo está en progreso. El fenómeno va a seguir y las imágenes que va a filmar son muchas más. Este documento fue hecho hace unos meses, pero hay experiencias posteriores. En todo el mundo se están dando señales similares a las vistas y que se relacionan a su historia. Quiero mostrarles algunas de esas señales, filmadas hace poco tiempo, algunas de pocos días atrás”

En la pantalla aparecen las imágenes anunciadas y Antonio explica su origen.

Antonio Urzi

  • “Esta imagen es una de las últimas, es del treinta de marzo de este año, yo estaba con la ventana abierta y la emoción que me embargó fue tan grande que me olvidé de buscar puntos de referencia. Lo que están viendo es un objeto extraordinario, de unos siete a diez metros de diámetro, con forma de campana como los captados por Adamsky.
  • Lo que ven ahora es todavía más nuevo, es una fantástica grabación de mayo de este año. Yo siento que antes de que finalice este año, estas naves se van a mostrar en todo el mundo, no sé decir por qué, pero es lo que siento. Por eso les digo que deben estar atentos y mirar a los cielos de todas partes, deben olvidarse un poco de las cosas cotidianas que nos ocupan todo el tiempo y prestar más atención al cielo. Estamos tan absortos, a veces en cosas de muy  relativa importancia,  que nos olvidamos y nunca miramos al cielo que nos habla permanentemente”

Giorgio Bongiovanni

  • “Las naves, al igual que otras señales, como los círculos que se forman en los campos de trigo, son claras manifestaciones extraterrestres. Si analizamos los círculos en el trigo, vemos que se forman en cuestión de pocos segundos, miden doscientos o trescientos metros, su diseño contiene figuras de significado cósmico y, aunque se pretenda afirmar que su apariencia es ambigua o confusa, no es así, algunas de ellas son clarísimas y otras contienen información que debe ser estudiada y descifrada por los que saben matemáticas del cosmos. Algunas de las señales anuncian catástrofes, otras son proféticas, la cruz es de un significado clarísimo para todos y con ella los seres extraterrestres nos quieren decir que conocen y aman al ser que para nosotros es el Cristo”

Antonio Urzi

  • “En mi opinión tenemos que ser humildes y aceptar los signos que se nos dan, porque son para todos y nos pertenecen a todos, pero también son inequívocos y el único motivo por el cual no tienen difusión masiva es porque los que mandan no quieren que se tome conciencia de ellos ni de lo que significan”

Giorgio Bongiovanni

  • “Mi disponibilidad para recibir los Estigmas, la señal de las señales, ha sido total. Esto ha sido así porque yo sé que el Cristo está por regresar y eso es lo que anuncian los Estigmas. Antonio, por su parte, también ha filmado imágenes místicas. Las cruces en los campos de trigo y en los cielos quieren decirnos muchas cosas. Ahora ¿por qué la cruz en los cielos del planeta? Porque ella se relaciona con el fenómeno de las naves extraterrestres. La cruz en el cielo es la forma en que se nos dicen que las naves y lo místico son manifestaciones de una misma verdad. Todo ello tiene que ver con lo profetizado hace dos mil años y registrado en el Capítulo 24 del Evangelio de Mateo, en el cual es el mismo Cristo el que profetiza su regreso al mundo y la forma en el que el mismo sucederá.
  • La cruz que apareció en Rusia sorprendió a muchas personas y ha despertado a muchas otras, al igual que la cruz filmada en México por el Ingeniero Antonio Robles Gil.
  • Recuerden siempre que el personaje más importante, el que detrás de todos los fenómenos y por encima de ellos, es el Cristo. La fotografía tomada en el Lago Tiberíades, al atardecer, con el sol que desciende y una figura que parece desprenderse de su luz y caminar sobre el lago, bueno, esa figura es, sin lugar a dudas, la del Cristo, el mismo Cristo que caminó hace dos mil años sobre esas aguas. La persona que tomó la foto creyó haber visto un reflejo, pero luego comprobó que era una figura, una clara imagen del Cristo en su cuerpo de luz, que nos dice que Él ya está aquí, en el planeta, entre todos nosotros, esperando el momento y la orden del Padre para manifestarse con todo su poder y toda su gloria.
  • Ahora quiero preguntarle a Antonio lo siguiente: ¿has grabado imágenes místicas? ¿Qué significa eso para ti?”

Antonio Urzi

  • “El fenómeno religioso o espiritual, tal como lo conocemos, tiene una estrecha relación con la realidad extraterrestre. Por tal motivo yo entendí que la parte más importante es la espiritual. Las primeras experiencias que yo tuve, y me refiero a las experiencias infantiles, eran visiones nocturnas de la figura del Cristo, cruces de luz en mi cuarto que me despertaban por la noche y me daban miedo. Por otra parte, de día veía astronaves. Un niño no se pregunta el por qué de ello, por qué motivo o razón veía las dos cosas y si ambos fenómenos, el Crístico y los Ovnis, estaban relacionados entre sí. Pero hoy sí comprendo el por qué de todo ello, y lo entendí gracias a Giorgio, a quien conozco indirectamente desde mil novecientos noventa y cinco y directamente desde hace cinco años. Pero insisto y quiero ser muy claro en esto: la base de todo el fenómeno es el aspecto espiritual.
  • En el año dos mil seis, el primer día de diciembre, Giorgio me llamó para decirme que muy pronto la Madre Celeste me iba a dar un signo. Diez días después veo una figura de luz en el Cielo, la aumento con el zoom y, con Simona que estaba conmigo en ese momento, vimos la forma de un ser con un niño en los brazos. En las dos horas siguientes llamé a otros testigos, unas veinte personas, porque ese ser se manifestó ininterrumpidamente en el cielo, sobre mi casa, durante dos horas. Para mí era la imagen de la Virgen, nuestra Santísima Madre. El diez de diciembre es el día que está entre el ocho, que se conmemora la Inmaculada Concepción y el doce, que es día de la Virgen de Guadalupe. A su vez, el diez de diciembre es el día de la Virgen de Loreto, en Italia. También he filmado cruces, algunas con señales fantásticas.
  • Yo quiero que todos tengan la posibilidad de entender, no quiero nada para mí, no quiero ganar nada, al contrario, hablar de estas cosas o intentar transmitirlas nunca aporta una buena publicidad. Finalmente quiero decir que para mí Giorgio Bongiovanni representa el signo que recopila en sí a todos los demás, que compendia o resume a todas las señales, porque es el signo viviente de este tiempo”

Giorgio Bongiovanni

  • “Antonio ¿quieres darle un mensaje a los que están hoy aquí escuchándote, un mensaje para la ciudad de Montevideo?”

Antonio Urzi

  • “Sólo quiero decirles que busquen en vuestro interior, porque la verdad está ahí. A menudo estamos rodeados de signos que no vemos. Por eso les pido que empiecen a trabajar desde adentro porque, lo reitero, ahí está la verdad. Ayer nomás  Giorgio nos dijo que el Reino de Dios está dentro nuestro, es un mensaje que quiero hacer mío y darlo a los demás, darlo a ustedes, pero no tengo la autoridad ni la fuerza para ello, esa es tarea de Giorgio. Yo solamente soy un testigo del Cielo, con la firme voluntad de aportar algo, lo que el Cielo me pida. Así vivo cada día y cada día reafirmo esta voluntad. Mi experiencia ha crecido enormemente en los últimos cinco años, y eso se lo debo a Giorgio. Pero también es necesario realizar cada día un trabajo interior muy difícil. Yo tengo mis días buenos y tengo los malos, pero por sobre todo tengo esta extraordinaria experiencia que vivo hace mucho y que desde hace cinco años se acerca y se agranda cada vez más, y que me hace crecer también a mí. Y debo agradecerle a Giorgio, porque es Él quien durante este último tiempo me ha ayudado a soportar estas emociones que cada día se hacen más fuertes”

Giorgio Bongiovanni:

  • “Antonio exagera porque me ama, por eso habla tanto de mí, cuando debería hablar de él. Yo siempre le digo que hable más de él y menos de mí. Pero la experiencia de Antonio me hace muy feliz, no estoy celoso ni envidioso de sus vivencias. Al contrario, me gustaría que se sumen muchos otros, de todos lados del mundo”

Antonio Urzi:

  • “Yo insisto en que tenemos que ser humildes y ofrecernos, estar siempre disponibles a la llamada que nos toque, todos y cada uno de nosotros puede recibir esta gracia del Cielo, porque antes o después se manifestarán muchas personas para colaborar bajo el único idioma y el único signo del Cristo”

Giorgio Bongiovanni

  • “Para terminar, quiero darles un mensaje final, pero antes voy a llamar a Erika Pais, para que se acerque y nos diga unas palabras”

Erika Pais:

  • “Yo quiero invitar a todos los que quieran conocer más, o que incluso quieran participar divulgando la extraordinaria experiencia de Antonio. O a aquellos que simplemente deseen realizar un trabajo interno. Es necesario poner en práctica cuanto antes estos valores y, los que así deseen hacerlo, pueden comunicarse con nosotros. Tenemos un grupo que trabaja por la vida en sentido amplio, por el planeta, en contra del uso de las energías contaminantes, otros trabajan en el comedor que alimenta a los niños de Funima, otros colaboran con la Asociación Un Punto en el Infinito y otros con la Revista Antimafia. Nada más”

Giorgio Bongiovanni:

  • “Ahora les pido que me escuchen cinco minutos más. El Cristo es el centro, el punto de referencia máxima. La realidad extraterrestre, de la que hoy vimos una faceta mediante las imágenes de las astronaves fotografiadas por Antonio, nos tiene que servir para reflexionar profundamente sobre dos cosas, sobre dos cuestiones fundamentales.
  • La primera de ellas puede ser abordada con una pregunta simple pero fundamental: ¿es posible que los grandes maestros que alguna vez nos visitaron regresen físicamente al mundo? A su vez ¿es posible que estos maestros desciendan de una astronave, incluso que el Cristo regrese de esa forma? Y yo les digo que sí, que es posible. Si el Cristo nació en una cueva, si se manifestó como hombre, si se dejó perseguir, incluso crucificar, si hizo todo tipo de milagros ¿por qué no puede regresar con las civilizaciones extraterrestres? El Cristo no es un extraterrestre, Él no los precisa para nada, pero quiere hacernos ver, quiere que comprendamos que ha visitado otros mundos, donde fue aceptado y a los cuales ha redimido. Eso también significa que dichos mundos han evolucionado a través suyo. Y yo creo que así será, que así va a regresar el Cristo a la Tierra. Todo lo que tienen que hacer es leer el Evangelio de Mateo, Capítulo 24, donde todo está dicho y anunciado por el mismo Maestro Jesucristo.
  • En segundo lugar quiero decir que esta misma realidad extraterrestre, molesta extremadamente a los poderosos que gobiernan este mundo, y lo hace porque tiene la potestad de cambiar nuestra civilización, porque puede solucionar todos nuestros problemas. Y es por eso que se la descalifica y no se la tiene en cuenta, porque los potentes saben que es capaz de solucionar todos los problemas que hoy nos abruman, pero a costa de la pérdida del poder que ahora detentan. La realidad extraterrestre solucionaría el problema del hambre, de las enfermedades, haría fracasar y extinguir el monopolio de las empresas multinacionales, de los vendedores de armas, de los que trafican con la guerra. Porque ¿qué harían estas últimas si el mundo se vuelve pacífico y se terminan todas las guerras? Las empresas que fabrican armas y demás accesorios bélicos son las únicas que en estos días tienen ganancias. Y si el avanzado estado de conciencia extraterrestre nos soluciona el problema económico y se termina el dinero ¿qué van a hacer los banqueros, se van a suicidar? Si desciende una nave extraterrestre y nos ofrece su tecnología pura, no contaminante y nos ofrece su ética, se terminaría la propiedad privada. Ustedes pueden decirme: ¿pero entonces, tú eres comunista? Sí, soy comunista cristiano. Y si los extraterrestres nos dicen que podemos limpiar completamente el planeta ¿qué sucedería con las mafias del petróleo? Estos seres tienen la capacidad de cambiar el mundo completamente y los poderosos lo saben, pero como además de poderosos son mafiosos, no quieren.
  • Gracias a todos por su presencia. Espero que Antonio pueda regresar a Uruguay. Les dejo un beso grande y que Dios los bendiga”

Inés Lépori
Posadas, Provincia de Misiones, Argentina

18/19 de julio del año 2009

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139