Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
CRONICA DE AMERICA LATINA 15/19 DE MAYO 2007
“AHORA ESTA OBRA LA DEBEMOS PROTEGER, PRESERVAR, TENER FIRME EN LA UNION…”

Ojos grandes, limpios, puros, agua cristalina, universos de Luz. Ojos que expresan protección, fidelidad, devoción, amor infinito, desinteresado hacia Aquel que acompaña desde siempre y que sostiene fielmente en su gran Obra. Ojos de Mujer y de Madre que se despiden una vez más, otro viaje en la misión, al completo servicio de la voluntad de Cristo, donde las reglas humanas, la disponibilidad a la necesidad de la misión misma, están por encima de las fundamentales exigencias personales. Giorgio abraza fuerte a Lorella con un eterno abrazo de Amor y abraza a sus preciosos hijos físicos y espirituales Giovanni, Davide, Aaron, Miriam, Matias… y después a Mara, insustituible pilar espiritual de su misión, Verdadera Mujer de Fe, de devoción y de servicio a la Obra, y Elisabetta, constante apoyo de amor y de consolación en el camino de la Vía Crucis. Giorgio les abraza a todos y a todas las hermanas y hermanos que han venido a despedirse de nosotros, mi preciosa mamá, mi hermanito Matteo, mi hermanita Silvia. Nos abrazamos emocionados por este nuevo viaje de la misión que lleva lejos del arca no solo a Giorgio sino que esta vez también a mí y a la pequeña Sonia Tabita que llora hasta que sale el avión por la nostalgia de las personas que ama tanto, en particular a Giovanni, que nombra continuamente. “¡Me falta su sonrisa!”… Partimos así de Italia y afrontamos el largo y cansador viaje que me hace reflexionar sobre el inmenso sacrificio que Giorgio ha afrontado en estos años sin lamentarse nunca… casi siempre solo, en los asientos estrechos de los aviones, al lado de personas de todo tipo, con los pies hinchados porque es imposible estirar las piernas… solo… lejos de su amada familia. Me pregunto cuántas de las personas que quisieran estar en su lugar, si conocieran el enorme sacrificio que tendrían que soportar seguirían deseándolo. Creo que nadie. Llegamos al aeropuerto de Buenos Aires con una noticia trágica que nos impacta. La muerte de un arrepentido de la mafia en un trágico y poco claro accidente de coche, Francesco Pattarino, un querido amigo de Giorgio que había testimoniado ante los jueces de Palermo contra Cosa Nostra, (la mafia siciliana), ayudando a la magistratura a echar luz sobre investigaciones en curso y justo hacía poco que había venido al arca a ver a Giorgio en la Redacción Antimafia. Un signo que nos ha hecho reflexionar una vez más sobre la delicada posición en la que nos encontramos y de cuanto es importante no subestimar nada. Entramos en el aeropuerto de Montevideo. Todos conocen a Giorgio. Un empleado de la aduana nos hace pasar sin efectuar el control normal, después pide a una persona que tome nuestras maletas y las ponga en un carrito. Otra dependiente se acerca para preguntar cuándo será la próxima conferencia en el Ateneo y saluda a Giorgio con gran devoción. Abrazamos felices a nuestras hermanas Erika y Alicia que han venido a buscarnos al aeropuerto. El aire es puro, rico de oxigeno. El Padre Sol nos da la bienvenida, brillando alto en el cielo azul vivo que diseña el marco de esta Tierra Sagrada. Las innumerables plantas de colores que van desde el verde al rojo, desde el marrón al amarillo rodean las casas y las calles. Respiramos la virginidad de este pequeño órgano, no contaminado todavía, de nuestra Madre Tierra. Vamos a casa donde saludamos a todos los demás queridísimos hermanos que trabajan con Giorgio y que conocemos sobretodo por teléfono o por skype… Anubis, Mónica, Gonzalo, Sebastián, Soledad, Natalia, Ignacio y el precioso “pupesiño” Giorgio David, “el pequeño hombre” de la casa y después, por la noche, finalmente vemos a nuestro querido Georges Almendras que acaba de llegar del canal televisivo donde trabaja; Canal 4 donde hace poco han transmitido un servicio de reconocimiento hacia su gran trabajo de periodista en exteriores donde además de la entrevista a Georges, han dado también las imágenes de servicios que él ha realizado en situaciones de grave peligro, en medio de tratativas y tiroteos entre delincuentes y fuerzas del orden. La casa donde vive Giorgio con Georges Almendras, Erika y el pupesiño es sencilla, pero bonita, acogedora, limpia y cómoda. Las puertas, el techo y algunas partes de la casa en madera hacen cálida e íntima la atmósfera, además la chimenea de la sala donde arde el fuego alimentado por la leña. En realidad, durante la semana, en esta casa viven todos los hermanos que trabajan en « Studio 3 » y en «Un Punto en el Infinito ». Las oficinas están fuera en el jardín, divididas en dos habitaciones muy sencillas y siempre activas. Aquí la organización de las distintas actividades es perfecta. Cada uno de los hermanos tiene un rol que lleva adelante con gran seriedad y aristocracia espiritual. Hay quien limpia, quien cuida el niño o los niños, quien cocina, quien trabaja en Studio 3, quien trabaja en la Redacción de Un Punto en el Infinito, quien se ocupa de la casa en general, quien se ocupa de las actividades de Giorgio. Todos tienen una familia que dejan todo el día hasta la noche, todos los días. Comemos todos juntos, mientras todos van a casa a cenar y nosotros nos quedamos con Erika, Giorgio David, Georges y sus hijos, la preciosa Denise que trabaja aquí por la tarde y a veces también Giovanni y Cristian, además de “Chacho” (Ignacio) que es el guardián de la casa. También Sonia Tabita esta muy bien, ha hecho amistad con todos, sobretodo con Denise, Soledad y Mónica con quienes juega siempre y principalmente con la niña de Mónica que viene casi todos los días, la dulcísima Antonella con quien ahora ya ha instaurado una amistad profunda. Una habla italiano, la otra habla español y se entienden y juegan juntas toda la tarde. Los niños tienen un lenguaje distinto del de los adultos… hablan con el corazón, no con las palabras. Un nuevo día esta terminando. Espíritus animados por el deseo de ver un mundo mejor, de dejar un mundo diferente en las manos de los propios hijos. Almas devotas a Cristo, hermanos y amigos fieles de Giorgio, le escuchan. Una reunión operativa de los colaboradores más cercanos donde se hace el punto de la situación de las próximas diferentes actividades y donde se habla del comedor de «Caritas Sucias» que ha estado cerrado por problemas técnicos y ahora se ha abierto de nuevo con el nombre de «Rayito de Luz » que continuará con su actividad de solidaridad hacia todos esos niños que no tienen la suerte que han tenido nuestros hijos. Giorgio nos presenta. Sonia dice un tímido ciao y vuelve a jugar con Denise, yo expreso mi pensamiento y cuento mi experiencia sobre la llamada en esta última parte de la misión. Los abrazos de despedida expresan el amor hacia Giorgio y hacia la Obra y nos dan cita para el día siguiente, cuando nos encontraríamos en el arca. Un nuevo día nos saluda radiante. Llega la hora de la reunión. Tomamos un taxi que nos lleva hacia el arca y observo... dejamos la zona residencial de Montevideo y entramos en las zonas pobres... de los chalets con jardín pasamos a las pequeñas casas pegadas una a la otra, chabolas, a menudo con el techo de lata, tambaleantes, algunas sin cristales en las ventanas. No podemos definirlas casas. Niños que se exhiben por las calles, delante de los coches, se meten de acróbatas para ganar algunas monedas.... una profunda tristeza me embarga al pensar que también las hermanitas de Sonia que viven aquí, viven una condición humana muy difícil y a menudo duermen en camas improvisadas y no tienen lo mínimo suficiente para vivir en una verdadera morada. Las lágrimas mojan mi cara... estos niños, hijos del Sol, te transmiten solo amor, serenidad, alegría, en sus caras se puede leer solo el deseo de regalar sonrisas, de jugar, de amar la vida y siento dentro una sensación de impotencia y la rabia que ha podido sentir Giorgio en estos años viviendo las inaceptables injusticias de esta sociedad. Llegamos al arca de Montevideo. El próximo sábado Giorgio la inaugurará y Sonia Tabita y yo tendremos el honor de ser las madrinas de esta inauguración. Fuera, encima de la entrada, una preciosa insignia luminosa azul y escrito en blanco « Del Cielo a la Tierra », « Un Punto en el Infinito », el emblema del águila con las siete estrellas y las indicaciones de la página web. Muchos hermanos nos esperan afuera para saludarnos. Me siento profundamente emocionada. El arca está llena de gente. La imagen del Consolador, en alto, mira la sala y todos los Espíritus de buena voluntad, nuestros hermanos en Cristo. Nos reciben con un caluroso aplauso, dos preciosos ramos de flores con un sublime regalo me dan calor al corazón y hace que me sienta como en casa. Georges Almendras nos presenta y pasa la palabra a Giorgio. Estan presentes los representantes de las otras arcas de Uruguay : Maldonado, Colonia y Fray Bentos. Almas ansiosas de escuchar el Verbo que se hace palabra. Veo en sus caras el signo del sufrimiento, del sacrificio, de la humildad, de la renuncia y veo la esperanza que se ha vuelto certeza en el servicio a la obra del Maestro de los Maestros Jesús Cristo, la certeza de un nuevo mundo. Aquí, en este lugar, en estos corazones, El esta presente. Giorgio elogia y da las gracias a todos los que han reestructurado el arca, en malas condiciones cuando se alquiló, después nos presenta. Sonia, en los brazos de su papá, saluda al micrófono « ¡Hola a todos. Estoy feliz de estar aquí! » y después escapa con su amiga Antonella al «quinchito » (guardería) del arca, donde enseguida hace amistad con los demás niños entre ellos las preciosas hijas de Gonzalo: Alina, Anubis y la pequeña Ambar de 4 meses y después Fátima, Diego, Daniel, Ezequiel... la dejo con ellos y con Claudia, la dulce mujer de Gonzalo, y con Sandra, otra querida hermana. «La Virgen María nos pide que difundamos Su mensaje», dice Giorgio, y después de haber leído el mensaje del 12 de mayo, que recibió durante la visión de la Madre Celeste, sigue subrayando que Ella ha dejado libre el brazo de Su Hijo, que siempre se ha hablado del final de los tiempos y que ahora ese tiempo ha llegado. Por esto somos todos llamados a dar nuestra completa disponibilidad, hasta la vida misma, por Cristo. «Ahora empieza la última parte de mi misión. Nosotros, juntos, hemos realizado una obra muy importante para todos los hermanos de América Latina, ahora, esta obra, la tenemos que cuidar, preservar, tener firme en la unión y todos los que estais aquí representais esta unión porque hasta el último momento habrá almas que despertar... » Giorgio sigue hablando de los dos testigos y me pide que diga lo que siento y pienso yo... doy las gracias a todos nuestros hermanos presentes de parte de todos los hermanos italianos diciéndoles que con su amor, con su devoción, con su pasión espiritual, nos han dado fuerza y apoyo para seguir siempre con más fuerza el camino que nos ve unidos en el Espíritu. «Las fuerzas negativas intentarán cada vez más quitar a Giorgio las almas que están más unidas a él, para quitarle fuerza a la misión... en los momentos de aridez espiritual, de cansancio, de dificultad pensemos en todos los niños del mundo que sufren, que no tienen voz para hablar y nosotros debemos ser su voz, que no tienen fuerza para luchar y nosotros debemos ser su fuerza... pensemos en ellos y superaremos cualquier dificultad. Pensemos siempre que nunca hemos hecho bastante y que solo unidos podemos vencer. Pongamos la misma pasión cuando el cielo nos llama para un servicio humilde como cuando nos llama a Su Lado... » Me siento muy emocionada. Giorgio se pone de pie y nosotros hacemos lo mismo... la música nos une en un único gran abrazo... los estigmas visibles... el Padre Nuestro en arameo que escuchamos en un silencio religioso y devoto... el Padre Nuestro en italiano que rezamos juntos... El Cáliz Viviente siempre une... aúna... enlaza los Espíritus en un mágico sentimiento de Amor... éste es el poder de su presencia... Termina el momento de oración, se da tiempo a las preguntas. Una mujer llora desesperada por la desaparición misteriosa de uno de sus hijos, Giorgio le dice que nos ocuparemos de este caso e intenta consolarla prometiéndole una justicia divina que habrá, me dice que aquí al arca llegan muchas personas con situaciones dramáticas que piden ayuda. Esta es la realidad y el aire que se respira en este País. Siguen las preguntas de varios hermanos a las cuales Giorgio da respuestas satisfactorias, como siempre y en conclusión nos damos cita al próximo sábado y nos despedimos con cálidos abrazos. Los días pasan como cuando estamos en Italia, actividades operativas, organización de las distintas arcas... y las sangraciones de las heridas de la Pasión... presentes... constantes... purificadoras de nuestras iniquidades. Hoy los llamados han sido marcados en la frente... uno a uno, acercándose al signo viviente, han recibido la bendición. El Maestro Jesús Cristo les ha llamado a Él. Con devoción profunda Sonia Alea Montevideo (Uruguay) 19 de mayo 2007

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139