Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

lasegnalPor Adriana Navarro. Loreley Latierro. Domingo Silva.

Sábado 26-3-2016- Reunión de arcas de Sudamérica en Argentino Atlético Club de LAS PAREJAS, ARGENTINA.

Es el día siguiente del que Giorgio había soñado. Efectivamente en un mensaje del 18 de diciembre de 2015 nos trasmitía su sueño, en el que veía en una pantalla la fecha, 25 de marzo de 2016, y en medio de la comunión que nos ofrecía observaba que Cristo estaba en la fila de los que la recibirían, como uno más, es decir, según las propias palabras del mensaje:

 “LA SEÑAL MÁS GRANDE DE ESTA VISIÓN ES QUE JESÚS NO SE ENCONTRABA A MI LADO, SINO JUNTO A MIS HERMANOS, HACIENDO LA FILA CON ELLOS. ÉSTE ES UN GRAN MENSAJE PARA TODOS NOSOTROS.
EL CRISTO SE MANIFIESTA ANTE NOSOTROS Y QUIERE QUE ENTRE NOSOTROS NOS AMEMOS COMO ÉL NOS HA AMADO Y NOS AMA.
ES UNA VISITACIÓN. TENEMOS QUE PREPARARNOS PARA ALGO QUE TENDRÁ QUE OCURRIR PRONTO Y QUE TIENE QUE VER CON TODOS NOSOTROS Y QUE SOLO PODREMOS VIVIRLO SI ESTAMOS JUNTOS. G.B.”

Produce escalofríos, pensar en ello mientras en el salón colmado de asistentes esperamos que Giorgio se presente. Cuando llega, es con esa mirada que se proyecta en todos los confines de la habitación y de nuestros corazones. Obviamente esto está ligado a que antes de venir a este punto de encuentro habíamos estado en la casa de Juan Alberto, donde todos entramos a la sanguinación que Giorgio había tenido un rato antes. Comienza a tocar música, con notas fuertes, penetrantes, amorosas y apasionadas. Música en el epílogo de esta humanidad, música que hace temblar nuestras almas, música que te lleva de una a otra vibración, como lo hace la Obra misma con cada uno de nosotros.

Giorgio: “Feliz Pascua para todos. Esperemos a Juan Alberto que ya viene, gracias a todos por estar aquí, Me siento emocionado y por eso pido disculpas si cometo errores, pero ustedes saben el italiano ¿no? En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén”. (se reza el Padre Nuestro)

Gracias por el amor que me han trasmitido, hoy, cuando todos ustedes entraron en el cuarto de la sanguinación. En aquellos momentos después de 27 años que sangro, que vivo esta experiencia, nunca fue la misma, siempre -a pesar de que se repite el calvario, un calvario pequeño delante del calvario del Cristo, pero un calvario-, la emoción, el pensamiento siempre es diferente. Siempre es la misma cara, el mismo ser que veo,  pero la procesión de hermanos de hoy, ha sido emocionante, importante. He tenido la oportunidad  de ver muchos rostros de hermanos, ojos de muchos jóvenes, de amigos de muchos años, de niños recién nacidos, de hermanos que yo vi  nacer, de hermanos de cuando yo vivía en Sudamérica eran niños y ahora son padres, hombres y mujeres. Una sensación extraordinaria, una consolación, una señal   para un estigmatizado cansado, pero no vencido. También crucé ojos y me sentí honrado de ver los apóstoles de Cristo que me visitaban. Tanto amor, tantos hermanos, miré ojos que habían conocido y servido al Cristo, como que Cristo me dice: “Vale la pena Giorgio, seguir hasta el final.” -Hasta el final Señor, de acuerdo.”

Entonces,  gracias.

La vida en este mundo sigue manifestándose, el sol sigue saliendo por ustedes, por todos ustedes, el Cristo está aquí con sus ángeles por ustedes, y por millones de personas que no conozco, pero que tienen los mismos valores que ustedes. Esto me da alegría, esperanza. Tenemos que resistir, la cruz roja es su presencia en medio de nosotros. ¿Señor, cuánto tiempo queda todavía? Poco tiempo. Es un momento crucial, indicativo,  donde nosotros tenemos que definitivamente confirmar que estamos con Él y comprometernos con nosotros mismos. Esto es lo que el Cielo nos dijo hoy, en esta Santa Pascua. Hoy es sábado, el Cristo está hablando con los Demonios para redimirlos. Y mañana hablará con los apóstoles, se presentará a su amada María Magdalena, y a su Madre Santísima. Escuchen porque este mensaje es casi un testamento espiritual del Cielo hacia nosotros. Santa Pascua 2006. El 555 contra el 666”. (Giorgio lee el mensaje)

“Estoy feliz, pero triste porque no lo logré, no lo hemos logrado quienes hemos luchado por la utopía en la Tierra, los que luchamos por la utopía de la hermandad. Hemos fracasado, no fue culpa nuestra, -quizás fue culpa nuestra en parte-, pero sigo luchando. Me dicen los mensajes de que no hay futuro. Y me sorprende y me da alegría de  muchos  jóvenes que se acercan  a las arcas quizás porque ya no creen en nada, porque entienden que no hay un futuro, y leen y creen que existen estas civilizaciones extraterrestres, para un futuro,  y se acercan como esperanza...  Entonces a la pregunta ¿por qué sigues dando conferencias y haces la lucha antimafia, etc.? Solamente lo hago para defender a los justos que son enviados de Dios, a pesar que no sean de los nuestros,  y me “meto en la cancha”, porque yo sé que no hay futuro para esta generación. Y lo que me da mucha tristeza, y me hace llorar mucho, es que no sé cuántos somos capaces de entrar en ese otro futuro, si somos dignos de estar en la nueva generación,... Sin embargo siguen naciendo niños, y se van a salvar los niños. Me siento un poco esquizofrénico, lucho en contra de lo que sé que va a venir, pero que yo no quiero que venga. Yo quiero dar esperanza pero no mentir, entonces tengo que decir anótate en el 555 porque lo que va a pasar será una gran catástrofe. Pero si nosotros perdemos la esperanza, la alegría de amar no nos vamos a salvar. Tenemos que seguir amando a nuestro prójimo, anunciar lo que viene, educar a nuestros niños y decirles la verdad y cuidarlos. Defiendan nuestra fe, sigan comprometiéndose con las causas justas. Los hijos de ustedes gracias a nosotros entran en la nueva era, porque el Demonio quiere sacarnos a nuestros hijos, no los cuerpos, sino las almas de nuestros hijos.”

Giorgio llama a Sonietta.

“Le dije la verdad a Sonietta, de lo que va a pasar, ella tiene casi 15 años”.

A continuación le pide que toque el piano. Sonietta  nos regala una hermosísima melodía tanto como lo es ella misma.

 Luego Giorgio abraza a Dyrsen Medina: “Abrazando a Dyrsen abrazo a Pablo Medina, mi amigo periodista asesinado por la mafia en Paraguay, para mi es una obligación seguir el camino de los mártires, sobre todo periodistas, para mi (la muerte de Pablo) ha sido como si desgarraran mi corazón. Nosotros seguimos adelante y sus ideas y de otros, de Pablo, de su hermano, de Pepino Impastato, siguen caminando en nuestras piernas. (a propósito Sonietta lee una dedicatoria a Pablo Medina y otros mártires que nos emociona mucho. Luego continúa hablando Giorgio)

“La fe es la cosa más importante que tenemos que tener porque todavía no ha empezado lo más catastrófico y quizás no nos podremos encontrar. Cuando yo no esté el alimento serán los signos en el cielo. Junto a las mayores catástrofes estarán grandes señales y sólo nos abandonarán si perdemos la fe, y satanás sabe que si perdemos la fe los seres angélicos se retiran. Yo mientras que tenga vida estaré, puede ser una forma de empujar la fe... Vine aquí para servir, no para ser servido, hagan preguntas.”

Entre las preguntas que siempre surgen destacamos una. ¿Cuándo no hacemos la Obra? Y como siempre él nos responde en una forma sencilla, y contundente:

“Cuando pensamos en nosotros mismos y no en despertar almas. Tenemos que pensar en la vida de la gente que duerme para despertarla, hasta el último minuto. Cristo leyó en mi corazón: “El me cree”, entonces se me presentó”.

La educación severa y profunda de Eugenio Siragusa me dio la oportunidad cuando vi a la Virgen de Fátima de estar listo para responder seriamente. Cuando te ofrecen algo, único en tu vida, irrepetible y al tope, la educación que tienes como hombre te impone de dar una respuesta seria. Lo acepto, comporta una condición; no lo acepto, comporta otra condición. La respuesta que yo le dí a la Virgen fue SÍ. Y entonces a mi socio en la fábrica de zapatos le dije: “No sé cómo voy a hacer pero yo no puedo trabajar contigo.”

Esta es  una decisión personal. ¡Y no me pregunten a mi!, porque si yo digo: “Tu da la vida”, me cargo una responsabilidad kármica. Hace meses que yo vivo al día. Sonia y Sonietta lo saben. Yo sé lo que va a pasar, yo vi la película, si quieren se los digo, pero les va a dar miedo. Ojalá no pase , pero yo sé que va a pasar.

Lo que el Cristo nos está diciendo no es que hagamos algo diferente de lo que estamos haciendo, sino que hagamos lo que estamos haciendo pero que sea nuestra prioridad en la vida. Es algo muy sutil, pero es muy importante. El mensaje te pregunta: ¿lo que estás haciendo es o no la prioridad en tu vida?

No me tienen que responder a mi. Mañana van a pasar eventos que justificarán esta pregunta. Cuando vean lo que va a pasar, entenderán por qué esta pregunta, es decir, si el mensaje era o no lo más importante. Cada uno lo va a contestar al Cielo, no a mi. Giorgio se dará cuenta de qué elegimos. Yo puedo invitar a estar juntos, a venir aquí el año que viene, ojalá sean más hermanos el año que viene.”

Un video de Georges Almendras y Erika País nos enseña que otra mártir más ha sido acallada por luchar a favor de la vida. Es una mujer: Berta Cáceres, activista hondureña recientemente asesinada. Y casi al final de la charla Giorgio manifiesta que su misión termina hoy con este viaje, porque en el próximo viaje él sabrá quienes son los combatientes, y quiénes no.

El día siguiente, domingo 27 de marzo comenzaría como de costumbre con las exposiciones de los representantes de las distintas arcas de toda América, donde vamos intercambiando, enterándonos en qué están trabajando los grupos, cuáles son sus preocupaciones, sus dificultades, sus aprendizajes, sus objetivos para el año que está por delante.

Como es tradicional, Giorgio los va llamando uno a uno, y año a año nos conmovemos con la lucha de nuestros hermanos y nos sentimos reflejados en sus anhelos dentro de esta Obra.  Es de destacar el elogio de Giorgio hacia Omar Cristaldo, que entre tantas cosas, (radios, conferencias, entrevistas, etc., etc.,) también lleva el mensaje a las escuelas secundarias, buscando llegar a quien es urgente llegar, a los jóvenes. “Gracias Omar, un apóstol, gracias”- dice Giorgio. Así también a Hilda, su esposa, que dedica su amor de madre a los 300 o 400 niños que atienden en el comedor.

Ramón Gómez habla a cientos de jóvenes, no tiene dinero, sólo dice voy allá y la gente va. “Esto pasaba sólo con los apóstoles”- (acota Giorgio).

También es importante destacar el apoyo a la lucha de las comunidades mapuches y tehuelches que está realizando el arca argentina de Santa Cruz. De ello nos habla José, acompañado de Mariana y el resto del arca. Se quieren construir represas que van a destruir todo un ecosistema en la Patagonia argentina.

Continuarán pasando durante horas uno tras otro los distintos representantes, siempre aportando algo que no sabíamos, también están las anécdotas hasta cómicas que buscando desarrollar la obra nos suceden.

Momento único, irrepetible, será el de la comunión. Una de las más bellas, espiritualmente hablando. Toda comunión es seria y comprometida, como Giorgio mismo nos enseña, no debemos verla como un ritual, o algo rutinario, al contrario, sólo debe hacerse cuando de verdad se siente en el espíritu. Y justamente ésta fue profundamente sentida por todos. Vimos los rostros de niños pequeños llenos de lágrimas luego de recibirla, esas caritas que no mienten, que expresan al cien por cien. Pero había algo muy especial, Giorgio dio uno a uno la comunión con una sonrisa en el alma, y en su rostro, y todo hacía sentir que allí estaba la sonrisa de Cristo, hacia nosotros. Y para reflexionar profundamente quedan las palabras de cierre que este amigo nuestro, este guía que camina a nuestro lado, este maestro que es Giorgio para cada uno de nosotros, pronunciara: “Yo viene a este mundo para inculcar a mis hermanos despiertos y mis hermanos que duermen, la vida en el Universo, los seres del universo. Vuestra vida, mi vida se manifiesta, existe, pueden mirar las colinas, sentir las emociones del amor, la sed de justicia, dónde hay injusticia, tenemos forma, sustancia, nosotros somos vida y somos únicos porque existe el Cristo. Yo sabía que era sufrir vivir en este mundo, pero vale la pena, porque cuando tomas conciencia de la luz crística en este mundo, que la esencia de la vida es Cristo, ustedes no morirán jamás. Espero haber cumplido mi misión, hacerles conocer a Jesús antes de que Él se manifieste. Porque conocerlo cuando él se manifieste significa entrar en el juicio universal. Entonces Él quiere que lo conozcan en su esencia: el amor. El Cristo verdadero es el amor, la felicidad, la alegría, el Cristo que vendrá será un juez, lo tiene que hacer así, para separar el trigo de la cizaña. Ninguna civilización extraterrestre existe, sin haber conocido el Cristo, amarlo y adorarlo.

No busquen sensaciones diferentes al Cristo. Él es Él, es la salvación, el conocimiento, el consolador, el juez que nos amonesta, es el Sol. Entonces lo que puedo augurar a todos que piensen en el Cristo, que lo dediquen a ÉL, que lo que hagan en la vida lo hagan pensando en Él. También si se equivocan Él buscará la forma, una camino para ayudarlos. Hasta el último día de mi aliento de vida, estaré con ustedes. Yo estoy y estaré hasta la venida de nuestro Cristo Señor. Gracias mis hermanos. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

Domingo 3-4-2016,  charla abierta en el arca de Montevideo.

Giorgio: “Estoy emocionado. Pido perdón por el retraso pero estuvimos visitando después de 20 años al Padre Elizaga, que ya conocía de antes gracias a Almendras, discrepábamos,  pero lo visité para decirle que mi vida está dedicada –además de lo que es  la misión evangélica, mística de Cristo-, a la Segunda Venida de Cristo y la lucha en contra de la mafia, denunciar lo que para nosotros es el anticristo. Le dije algo que él no podía saber que es la lucha en contra de la mafia, y lo que es nuestra obligación, la lucha contra el Anticristo, y él, ya anciano, me dio la bendición. Él se puso contento  y me dijo que el Papa mismo denunció a la mafia hace pocos meses.

Me siento feliz de estar aquí. Me siento como en mi segunda casa, un lugar que el Cielo define como parte de la “Galilea de los gentiles” pero a nivel místico, Sudamérica, Uruguay donde yo me convertí en ciudadano, pero todos los países hasta Centroamérica, el Cielo los considera como la Galilea de los Gentiles, y Sicilia donde yo vivo es como Jerusalén, que no reconoció al Cristo. A Cristo en la Galilea lo querían, lo amaban mucho, lo reconocían,  y él se sentía como en familia. Y yo que no soy el Cristo, pero imito sus pasos, me siento como en casa, ésto lo siento como mi patria, pero en Sicilia, si bien la amo, sé quienes son mis enemigos. Estar aquí para mi es  sentir el perfume, tomar aire a flores. Y  quería abrazar a los  galileos.

Estamos en los últimos tiempos, nadie, pocos lo creen, pero es la verdad. Hoy recibí un mensaje, después de la sanguinación escribí: “Honor y gloria al resucitado: EL Mesías Eterno, Hijo de Dios, y a sus justos en el Cielo y en la Tierra. Fe, fuerza y coraje para nosotros humildes siervos y testigos suyos.” En pocas palabras es un resumen sintético, divino, de lo que estamos haciendo, de nuestra misión, honrar, glorificar  al Cristo resucitado en la espera de su Segunda Venida, mientras somos llamados a ser misioneros y testigos del evangelio, de sus enseñanzas y profecías, y a servir en la causa de los justos que están en la Tierra. Y en el último mensaje el Cristo me explica el valor simbólico del 555, crístico, de la Virgen, y del 666, diabólico y maligno. Es una advertencia y consolación al mismo tiempo, para empujarnos a abrir más nuestro corazón, nuestra mente, a tomar conciencia de una realidad irreversible, una verdad, un camino del cual no podemos regresar atrás, dar la espalda. Por la tanto el 555, que significa justicia,  paz, amor, coordinada por el Cielo,  y con la promesa de su Segunda Venida, significa desnudarnos de cualquier situación material, y ponernos al servicio total de la causa, una causa que estamos defendiendo muy fuerte, dando nuestra vida.  Esta causa es una guerra donde el enemigo nuestro es mucho más potente, a nivel físico, material, mental, cerebral, y nosotros tenemos que ser la resistencia. Una guerra desigual, donde caen muchos combatientes de nosotros,  y donde mueren muchos inocentes, por bombas, por hambre, por contaminación, por guerras, por enfermedad, por depresión, por ser perseguidos, inmolados. Vamos a ser perseguidos y muchos de nuestros hermanos caen, y sobre todo mueren muchos niños, millones por esta guerra, y los que viven -sobreviven, no viven- y son miles de millones, y lo más cruel de  todo es que la mayoría vive en la ignorancia espiritual de los grandes valores universales.

 Por eso este mensaje es para tomar conciencia de quiénes somos. Somos de otros mundos, este mundo no nos pertenece. Vinimos aquí para ayudar a despertar, y los extraterrestres, amigos nuestros, salvaron al Planeta  de la catástrofe de Fukushima , y lo salvaron porque estamos nosotros que somos sus hermanos y otros hombres y mujeres que están despertando, no son muchos, pero son.

Mi misión principal no es denunciar al anticristo, mi misión principal es encontrar a mis hermanos que no son de este mundo para revelarles ésto, para recordárselos. Ésta es mi misión en Sudamérica. Por eso estoy aquí”.

Giorgio llama a Gustavo Nalerio, diciendo que él –por ejemplo- es una evidencia de la misión que tiene en Sudamérica, conocer, encontrar a los hermanos que encarnaron en este mundo. Gustavo Nalerio, uruguayo que vive en los EEUU, cuenta de cómo conoció a Giorgio a través de un canal de cable en el Bronx. Gustavo explica que no sabe cómo pero en un canal del cual era imposible que él tuviera señal, apareció Giorgio.

“Este mundo existe todavía porque los ángeles de Cristo lo mantienen con vida, y lo mantendrán hasta que explote una  guerra  nuclear –continúa Giorgio- pero ¿por qué? Porque estamos nosotros, y no es arrogancia o soberbia, - pero yo nací en este mundo para decir la verdad, aunque sea incómoda-, lo mantienen con vida, gracias a nosotros.

¡Ojo! No nosotros solamente, de las arcas; todas las personas de afuera también, que ellos saben que son buenas, de China, de Australia, etcétera,  que no conocemos pero que están en la lista, y son candidatos a heredar el Nuevo Cielo, la Nueva Tierra.

 ¿Esto qué significa? Significa que nosotros tenemos una responsabilidad enorme, también la vida en  este mundo depende de nosotros. La meta del Demonio no es el matar, el someter al mundo, porque ya lo logró. Entonces el Demonio por qué sigue tan violento, si él ya dominó. Porque el quiere conquistar a todos, aún los que no son de este mundo, porque si él lo logra, puede aplazar el retorno de Cristo, la Segunda Venida sería aniquilada.  Yo sé que no va a pasar, pues aún por dos Él regresaría, pero sería una gran derrota si los llamados y los elegidos se perdieran. Por eso nosotros tenemos que tener paciencia,  tienen que ser más determinados, seguir haciendo lo que debemos hacer, con más rabia positiva, con más entusiasmo, con más sed de justicia.

Están naciendo niños en nuestras arcas, es un bendición para nosotros y un Mensaje de Dios. Tenemos que tener fe en que el Cristo pronto regresará. Cuanta más contaminación haya, cuanto más empeora la situación, más lo tenemos que creer. Cuanto más situaciones negativas, más cerca la Segunda Venida de Cristo, y podemos atestiguar, participar de ella. Somos protagonistas del Retorno del Cristo, y eso no es arrogancia, no es soberbia, es tomar conciencia y no podemos perdernos.

No somos mejores que los demás, pero hemos sido llamados, hemos visto lo que otros no han visto, y ni siquiera se imaginan que existe, hemos escuchado lo que nadie sabía, somos concientes que existe la vida eterna, la reencarnación, (somos) entidades inmortales... Cristo está aquí entre nosotros, y manda señales a menudo y hasta permanentes. En Fátima la Virgen dijo: “Te daré una señal que  todo el mundo va a ver.” Nosotros sabemos que existen los extraterrestres, que están aquí, que tienen base,  sale de nuestra arca la persona que graba las mejores naves.

Entonces, si nos viene el “no pasa nada”, estamos tentados. La rabia de las injusticias es correcta, pensar que podemos renunciar, es claudicar, es la derrota. Hasta el último minuto debemos dar esperanza, a nuestros hijos de un mundo nuevo de paz y amor.

Entonces adelante, porque si ahora resistimos, bombas, catástrofes, cuando pasen señales muy fuertes en el cielo y en la tierra, en el momento de que vean naves en el cielo, ahí, empezará vuestra misión, la gente vendrá a este lugar queriendo saber.  Las personas vendrán a buscarlos, se desbordará porque acá será uno de los pocos lugares donde preguntarán qué está pasando, qué son esas cosas. Y serán miles, y ustedes tienen que responderles,  pero si renunciamos, y aflojamos no podemos responder, y si renunciamos sería la segunda muerte, y no tenemos perdón porque hemos visto. Entonces adelante, yo no renuncio.

Vuestra misión es el camino del  Cristo, creer en Él y también apoyarme, ayudarme. Lo tienen que hacer por vuestros hijos, nietos, hermanos, padres.”

Giorgio cuenta que estuvo con su mamá que hacía un año que no la veía. Cuenta la experiencia de los 9 años, en que ella entrega a su hijo a la Virgen, pidiéndole que lo salve de un terrible accidente. Luego sigue contando como su mamá reza el rosario todos los días, y le ha dicho: “yo te protejo con este Rosario de la mafia”. Entonces dice: “Esta es la fe que nosotros tenemos que tener, ésto es los que debemos tener hasta el último instante porque el Cristo está aquí, ha regresado, y es el tiempo para que yo disminuya y Él crezca, para que lo puedan glorificar y honrar.”

Después tomaría la palabra Sonietta, que está convertida en una adolescente hermosa, no sólo físicamente sino espiritualmente, que expresó en un jovial lenguaje:

“Cada vez que vengo aquí me vuelvo a Italia con más conciencia, porque saber lo que pasa, sí lo sabemos, pero vivirlo es otra cosa. Cuando un niño te pide comida, te preguntas porqué, y esa rabia hace que quiera hacer más y estar con los que quieren cambiar. Me ayuda saber que aquí hay jóvenes que tienen el mismo fuego que yo y agradezco porque me ayudan a mantener viva esta llama que tengo dentro”.

Luego comenzarían como es habitual algunas preguntas, que motivan a Giorgio y a todos los presentes a profundizar en distintos temas y siempre él tiene algo nuevo que ofrecernos con relación al Cristo.

“En la película La Resurrección” que invito a que la vean, hay un momento de Cristo resucitado, sentado en un roca en el lago Tiberíades, mientras los apóstoles dormían... veo este Cristo sentado, que mira el Cielo, él ya se ha presentado a los apóstoles otras veces. Esta escena es una fantasía del director, pero no casual y yo quiero expresar un sentimiento (relativo a lo que esta escena de la película significa). No sé si me creerán. Esta visión del Cristo mirando el cielo es algo verdadero porque hace 2000 años yo conocí a Cristo, ... cuando Él se retiraba de noche a menudo con los doce, se sentaba en una piedra, un poquito elevada de la colina y miraba el cielo con las manos abiertas, como si oraba, miraba algo, abría las manos y miraba las estrellas, no decía una palabra, y los más noctámbulos lo espiábamos, hasta que cerraba las manos y los ojos por muchas horas. Entonces nos dormíamos... Un día le preguntaron por qué miraba las estrellas, el cielo. El Maestro decía “yo miro el cielo, las estrellas, el universo y lo miro y lo contemplo desde aquí, porque en verdad yo os digo que soy el Universo metido adentro de este mundo”. Cuando nosotros recibimos este conocimiento, y este Ser nos dice: “ustedes son mis amigos, entonces cada forma de miedo no existe más... Él se miraba a sí mismo, desde una perspectiva de célula y este gigante nos lava los pies, se hace torturar para nosotros, escupir la cara, se hace crucificar para salvarnos..., delante de esta Verdad no hay evangelio, biblia, texto sagrado, cae toda religión en el momento que el Universo toma forma humana.”

En fin, quisimos dejar plasmado en esta crónica, una síntesis del mensaje que nos dejó Giorgio en su última visita a Sudamérica, instándonos a fortalecer la fe, a abrazar la verdad, tratando de ser cada vez mejores soldados del Cristo, militando con las armas del “555” en contra del “666”.

Las armas para hacerlo, él nos las ha dado; a través de todos estos años, nos fue hablando al respecto, está en nosotros ahora actuar en consecuencia, a la espera –algún día- de la gloriosa manifestación del Hijo del Hombre...


Montevideo, 14 de junio de 2016.
Adriana Navarro.
Loreley Latierro.
Domingo Silva.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139