Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
giovannibattistaPor Sandra De Marco
Lo que es el coraje nos lo enseña la historia del mundo. Lo encontramos en la narración que hicieran Heródoto y Tucídides, en su carácter de guerreros y de grandes caudillos y en toda la historia vivida por la humanidad. El coraje es algo que enseñan los hombres y mujeres que con los pies descalzos y las manos vacías lanzaron un grito de dolor contra toda forma de injusticia y miseria humana, cambiando para siempre el curso de los acontecimientos: Juana de Arco, Giordano Bruno, Gandhi, Madre Teresa, Martin Luther King, Che Guevara, Giovanni Falcone, Paolo Borsellino, Giorgio Bongiovanni y muchos otros. Y luego el Padre Pio de Pietrelcina, Padre Puglisi, Giuseppe Fava, Don Diana, San Francisco, pero sobre todo el más grande de todos Jesús Cristo, el Hijo de Dios, y muchos, muchos otros...

Hombres que con los ojos cerrados caminaron por el borde de los precipicios y sin embargo, llevados por el fuego del amor y de la verdad, supieron mirar más allá de los muros y de los límites del mundo, eligiendo no volar bajo, ni renunciar a sus sueños.
Hombres que vivieron con fe cada momento y que no acomodaron sus deseos para protegerse de los dolores y de las derrotas. En cada amanecer, escribieron con el corazón y el sudor las páginas de sus destinos, para que su camino no fuera únicamente una utopía y el eco de sus pasos resonara contra las fortalezas del miedo, de la avidez y del servilismo. En cada caída se levantaron con el latido del corazón que se volvía más intenso, mientras que el alma parecía saborear ese momento mágico de encanto, ese éxtasis profundo y desmesurado al despertar más fuertes en la fe para poder volver a abrazar su cruz, allí donde sueño y realidad se encuentran.
Hombres que miraron al mundo y alzando la mirada al cielo gritaron: “Dios mío, Dios mío ¿porqué pasa todo esto? y, a pesar de todo, enmudecían ante la incomensurable belleza de un atardecer que se despedía con elegancia de sus embriagadores colores y como por arte de magia se revestía de un manto estrellado.
Hombres que cabalgaron la historia, afrontando con lealtad y coraje la injuria y el desprecio, mientras la soledad y el sufrimiento se hacían inseparables compañeras de viaje, demostrando que el amor todo lo puede, libera energías y fuerzas inimaginables.
Hombres que han gritado al mundo que el coraje no se encuentra en los escalones más altos del podio, ni se reconoce por los honores y por el aplauso del público, sino en el saber resistir, en saber levantarse después de cada derrota, en el tener firme el espíritu durante las pruebas y los sacrificios, permaneciendo íntegros hasta el último suspiro, hasta que no se tenga más voz.
Como construir las grandes victorias, es algo que incluso los niños nos enseñan con palabras simples, cuando cada vez que caen se vuelven a levantar, sin renuncias, victimismos o aflicciones; sin permitir que el miedo los detenga o que ofusque de alguna forma su alegría de vivir. Insisten, persisten y no desisten, sin rendirse jamás, hasta aprender a caminar, lograrán hacer volteretas, correr a tontas y a locas y remontar el largo vuelo a lo largo de los prados floridos para seguir los arcoiris.
Frente a una humanidad que ha encontrado el coraje nada más que para osar hacer cosas terribles y que ha preferido creer que estuviera todo previsto, dejando todas las cosas en manos del destino; frente a una vileza que susurra en la sombra, hiere y llora lágrimas falsas de dolor, algunas veces indiferente y muchas otras resignada, oprimida en la ilusión de que todo tiene que ser como nos ha sido impuesto..., frente a una existencia totalmente carente de impulsos, tibia e hipócrita; el coraje (verdadero) es algo que sobre todo nos enseña Jesús Cristo, cuando cayó al suelo por el peso de la cruz, en Su camino hacia el Calvario. Bajo la mirada de la multitud enfurecida y de Sus verdugos, el Hijo de Dios, el Dueño de la vida y de la muerte de todas las criaturas, flagelado, con el cuerpo desgarrado, tumefacto y manchado de sangre, cae y se vuelve a levantar en esa que a los ojos de Su inmensa Creación, será la marcha triunfal del Rey de reyes. Donde el coraje de amar todo lo puede, puede con toda humillación, con el ego, la soberbia, cada uno de los dolores y sufrimientos; donde amar a Dios no es simplemente decir: “Creo”, no es solo un poco de amor y compasión, sino servir al prójimo... servir y volver a hacerlo, con la alegría y el coraje de imitar el Evangelio en el corazón. Donde el milagro de la Cruz no se cuelga de los muros de las casas y de las catedrales, ni necesita de hechos extraordinarios, sino que se glorifica a cada instante en base a nuestras elecciones, todas ellas, con tal de convertirnos en el resumen consciente y responsable del “camino de nuestra vida”.
 
10 DE MARZO DE 2013 – PALERMO (ITALIA)
 
Giorgio:Hoy tendría que haber viajado desde Palermo a Belpasso, a los pies del volcán Etna, al Arca del Águila. Lamentablemente un inexplicable dolor de estómago me lo impidió. Como en mi carta astral está escrito que tengo que sufrir, mi ración de sufrimiento de hoy la pasé así, a la espera de la próxima sangración de los estigmas, de la que Jesús ya me ha advertido: para esta noche o mañana por la mañana me tengo que preparar para el sufrimiento de los sufrimientos. Por un instante me puse un poco nervioso, no porque no quiera sufrir, siempre agradezco al Señor por todo, sino por haber fallado a mi cita, que de todos modos lo que hice fue postergarla para dentro de pocos días. Como decía hace poco a los hermanos que están aquí presentes, hace al menos diez años, quizás veinte, que no me despierto sin ningún tipo de dolor. No me hago la víctima, desde hace veinte años sueño con zambullirme en las aguas de “Acitrezza” o de nadar en “Fontane bianche” de Siracusa. No lo vivo, como desde hace tiempo no vivo el sueño de despertarme sin ningún dolor, porque siempre tengo alguno, en el estómago, o en la cabeza, en las piernas, en el nervio ciático, o en la espalda. Mi cuerpo siempre reclama algo, como si fuera algo obligado. Está bien, no hay problema, que sea hecha la voluntad de Dios: esta es mi vida. Ahora estoy aquí, a vuestra disposición, para serviros.
 
Éste es el tiempo de la espera y del testimonio.
Para comenzar quería deciros a todos vosotros que éste es el tiempo de la espera y del testimonio. Espera porque el Cielo está poniendo a prueba a todos aquellos que siguen la Verdad en sus diferentes aspectos: nuestra verdad, la de Juan, y el testimonio del anuncio de la Venida de Cristo, que comenzara en los años ’50 con nuestro querido Eugenio Siragusa y que continúa hasta el día de hoy a través mío. Espera y testimonio también de otros aspectos de la Verdad, que no son de Juan, sino apostólicos, porque de todos modos siguen la Verdad de Cristo. Quiero recordaros que nosotros, los apóstoles somos doce y cada uno tiene una misión. Luego están los discípulos de los apóstoles, por lo tanto el Cuerpo místico de Cristo es grande, inmenso. Además existen misiones que no están relacionadas directamente con nosotros, con la Hermandad Cósmica, es decir la profecía, la presencia extraterrestre, el anuncio de la Segunda Venida de Jesús, la denuncia del Anticristo con las diferentes luchas antimafia, contra los poderosos y finalmente la ayuda hacia aquellos que sufren.
No existe solo esto. También están presentes otras misiones paralelas o complementarias, las mismas hacen referencia a Cristo y están desarrollando el trabajo que Jesús quiere que hagan. Se fehacientemente, gracias a informaciones que me han dado nuestros Hermanos Celestes que me guían, gracias además a ciertos avales e investigaciones que he realizado para verificar dichas informaciones (no porque no crea, sino porque me ayudan a demostrar la verdad), que todos estamos siendo puestos a prueba, desde nosotros que seguimos al apóstol Juan hasta los demás hermanos, muchos que yo conozco, incluídos todos los líderes misioneros o cristianos como por ejemplo Don Ciotti.

La prueba de la fe
La prueba de la espera y por lo tanto de la fe es para todos: la espera tiene que ver con los acontecimientos que está previsto que ocurran y que ocurrirán. Yo los leo, porque tengo la posibilidad de trabajar solo en la misión y de no hacer otras cosas, a pesar de mi sufrimiento del cual estoy totalmente agradecido al Cielo. La espera significa que tenemos que tener fe y perseverar en lo que estamos haciendo, en todos los aspectos que os he enumerado anteriormente y de no abandonar, porque la tentación será la de abandonar o de desistir.
Desistir no significa retirarse, abandonar, sino seguir adelante pero dar paso a alguien más fuerte: pero ese es un engaño. No hay nadie más fuerte que Cristo. Dejar paso sin retroceder, sin retirarse, a alguien más fuerte que Él, significa dejárselo a alguien que engaña y que se llama Satanás, que cree y nos quiere hacer creer que es más fuerte que Jesús. Tenéis que tener cuidado queridos hermanos, ésta es la prueba: Satanás es visible, se hace sentir mostrándose con toda su fuerza. Jesús no, es invisible, no se deja ver con toda Su fuerza, no reacciona a la nefasta violencia que pone en marcha Satanás, no se muestra físicamente como en cambio hace este último con el dinero, la guerra, la droga, la criminalidad. Jesús es invisible y para verlo hay que tener fe; una Fe que mueve montañas y sentir un amor grande, infinito por los Hermanos y por la Verdad, de lo contrario no Lo ves y no Lo sientes. Si no tenemos esto, Él no se hace ver, por lo tanto la tentación que nos puede llegar es esa. Os preguntaréis: “Señor, Jesús Cristo ¿porqué Satanás, el mal que nos quiere destruir se deja ver y Tú no lo haces? ¿Porqué nos haces creer que estás durmiendo, que eres débil y en cambio él se muestra despierto y fuerte?” Aparentemente puede parecer real, pero en la realidad no es así: Cristo está, en las Señales que llevo y en las Señales en el Cielo; en lo que tiene que ver con nosotros, en el hecho que hay muchísimas Arcas hermosas llenas de hermanos que trabajan. Cristo está porque todavía existen hombres justos, están las astronaves que se dejan ver en todo el mundo, Jesús está en nuestro corazón, en nuestra familia, en nuestra amistad y por lo tanto tenemos que ser fuertes.
 
Nuestra fuerza es caer y levantarnos.
Nosotros podemos caer, pero nuestra fuerza es levantarnos. Os cuento una pequeña anécdota. Hoy no me sentía bien. Esperaba ver a Jesús durante la sangración de los estigmas, es algo que ocurre casi siempre antes de una reunión con los hermanos de las Arcas. En cambio me sentí mal porque vi a Satanás y tenía dolores materiales, en el estómago, muy fuertes, que no tienen nada que ver con los estigmas, pero de todos modos apreté los dientes y me levanté, tratando de cumplir con mi deber. Nuestra fuerza, queridos hermanos, no es estar siempre de pie y no caer jamás: nuestra fuerza es caer al suelo y levantarnos. Desde que era niño me enamoré de la película “Rocky”, en especial de una escena en la que el púgil Rocky Balboa, que luego ganó el campeonato del mundo, le decía a su hijo: “Ni tú ni nadie golpeará tan fuerte como la vida…pero en tu camino no importa lo fuerte que puedas golpear, importa tu capacidad de resistir a los golpes, el modo en el que los recibes... y si terminas en la lona tener la fuerza de levantarte. ¡Así serás un ganador! Si crees que eres fuerte debes demostrarlo, porque un hombre gana solo si sabe resistir, y no se va por ahí apuntando con el dedo contra quien no tiene nada que ver, acusando primero a uno y después a otro de sus errores. ¡Eso lo hacen los cobardes…!
(http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Z9bXvNoDWio) Rocky le enseñó a su hijo que la fuerza no es lograr darle muchos golpes al adversario y dejarlo knockout, sino cansarlo a fuerza de levantarse cada vez que se caía y  se volvía a levantar.
Esta es nuestra fuerza: caer y levantarnos, pero el último día tenemos que permanecer de pie para hacer caer al adversario. Por lo tanto os digo: tenemos que estar unidos y si alguien os llegara a susurrar al oído que no ocurrirá nada, no le hagáis caso, porque los acontecimientos no solo ya están ocurriendo sino que ocurrirán uno tras otro.
Ahora os preguntaréis: “¿Porqué está en curso esta prueba?” Porque a través de ella los Hermanos Celestes están eligiendo algunas personas entre nosotros, esperemos que a todas, que sean capaces de afrontar a miles de personas que un día, muy pronto, no sabrán a dónde ir, qué hacer, buscarán un camino y no lo encontrarán, pero el único camino, uno de los caminos que recordarán será el nuestro.
Los Ángeles Celestes nos ciñen los cinturones en el estómago poniéndonos a la prueba, porque tienen que testear y seleccionar, entre nosotros, a los hermanos que estén listos a dejar todo y a servir únicamente a la Verdad 24 horas por día. Con dicho objetivo testearán nuestra paciencia, fuerza, perseverancia, humildad, tolerancia, seriedad y nuestro sentido de justicia, así como nuestro amor.
Los Hermanos Celestes están poniendo a prueba a todos los seguidores de Cristo que trabajan en el mundo a los hermanos de las Arcas que siguen la Obra de Juan, así como a los demás hermanos que no forman parte de nuestro grupo pero que trabajan para la Verdad. En lo que se refiere a mi territorio en todos los pueblos Latinos, Italia incluida, ellos están eligiendo a los instrumentos, por lo tanto a los hermanos que conocen la Verdad y que dan su total disponibilidad para eventualmente algún día afrontar los acontecimientos.
Acontecimientos, por lo que se refiere a nosotros, durante los cuales miles y miles de personas no sabrán a dónde ir y se dirigirán a nosotros a través de la red de internet, del contacto físico directo, de las conferencias, cartas y demás. Luego de los acontecimientos catastróficos, extraordinarios, y místicos que tendrán lugar en muchos países, nos encontraremos ante un pueblo a la deriva.
En este momento no estamos listos para afrontar una situación de ese tipo y, gracias a Dios, el Padre todavía no ha desencadenado definitivamente Su Ira Santa. Por lo tanto esta espera y el hecho de que yo esté aquí para explicaroslo, para arrastraros y daros Señales que sirven para provocar en vosotros la disponibilidad, para una total disponibilidad para servir a la Verdad y dejar todo. Eso significa que algún día seremos llamados a guiar a las masas, porque no sabrán a quíen dirigirse. Ni siquiera se si estaré presente, en ese caso no podré manejar a cientos de miles de personas, necesitaré de otros como yo, que a pesar de no tener los estigmas tendrán el don de la palabra, de la fe, para explicar lo que está ocurriendo a las personas. En esos tiempos, podría ser incluso el año próximo, dentro de dos años, tres, no lo se, pero será pronto, ya no tendréis tiempo ni siquiera para estar con vuestra familia, hijos, parientes, o para salir de vacaciones, o para trabajar;... tendréis que dejar todo lo que tenéis y ser discípulos. Os preguntaréis: “¿Cómo haremos para vivir?” Es precisamente por este motivo que ahora estamos siendo puestos a prueba: para ver quién tiene fe y quién no, entonces nos hacen sufrir, esperar y desesperar. Para esta función elegirán al más paciente de todos, a quien es tolerante, a quien, encontrándose en situaciones dramáticas, diga: “Gracias Señor, me entrego a ti”. Este es el mensaje de esta reunión espiritual, pero lo repetiré otras veces.  
Realmente no se de qué forma los Hermanos Celestes se encargarán de cubrir nuestras exigencias, pero seguramente quien realmente tenga fe en Cristo y diga a una montaña que se mueva, ésta se moverá. Si no me eligen a mi será porque no estoy preparado para ello; si te eligen a ti, quiere decir que si lo estás y que yo tendré que tener la humildad para seguirte y no lamentarme. Por lo tanto nosotros estamos a la espera, porque los Hermanos Celestes quieren que nuestra fuerza sea del 100 %. No la fuerza física, ya que lamentablemente somos de carne y hueso y sufrimos, sino la fuerza interior tiene que ser máxima, pase lo que pase. Queridos hermanos, está escrito en el Evangelio, es algo que he dicho y repetido miles de veces en las crónicas que leéis y en numerosos escritos míos: en el mundo ocurrirán cosas espantosas y nosotros que lo sabemos tendremos que ayudar a los hermanos confundidos para que puedan seguir la Verdad. No podemos retirarnos a las montañas o pensar únicamente en nosotros mismos, mientras todos estén muriendo. Tenemos que ir a donde haya sufrimiento, explicar lo que está ocurriendo y decir a un hermano: “¡Despierta, antes de que Jesús Cristo regrese a la Tierra!” Se que vosotros no me creéis tanto. Es algo humano, porque todavía no ocurre lo que os vengo profetizando desde hace años. Están ocurriendo cosas grandes, pero no lo que nos ha sido dicho. Entonces tenéis que creerme por fe.
¡Escuchadme! No lo afirmo por fanatismo, estoy tan seguro de lo que os he dicho que estoy dispuesto a sacrificar en el altar del sacrificio a mi niña. Si para provocarme Satanás me llegara a decir: “¿Darías a tu hija como alimento a Dios?” Yo respondería que si y haría lo que hizo Abraham con Isaac; armaría una pira con leña, pondría a mi hija encima y se la entregaría al Padre, por lo seguro que estoy de lo que ocurrirá. Incluso si me llegara a quedar solo, sin nadie, estoy seguro de que todo lo que me ha sido dicho ocurrirá; lo que Jesús prometió ocurrirá y espero que para muchos no sea demasiado tarde.
 
P: Quedé sorprendido, realmente estupefacto de lo que has dicho. No logro asimilarlo, diría que soy casi incrédulo, a pesar de que ya desde que eramos niños nosotros que seguimos un poco la Iglesia sabíamos que algún día ocurriría el Juicio Universal. Luego, con el pasar de los años, uno se vuelve mucho más racional y hay ciertas cosas que no queremos escuchar, frente a un hombre como tú que lo anuncia, uno se asusta porque da miedo.  
G: Antes que nada te agradezco por la sinceridad y por tu sentimiento. Puedo responder a las cosas que te provocan cierta perplejidad: hoy Dios está en la Tierra, ya no está solo en el Cielo y nunca lo estuvo. Hoy en este planeta están Sus personificadores, gente que Él ha enviado para ver este flagelo. Dios ha creado al mundo y éste le pertenece, ha creado al hombre y con él selló un pacto, dándole la libertad de elegir y reglas que respetar: los famosos diez mandamientos. Desde hace tiempo, desde hace milenios, sobre todo en los siglos XX y XXI, los hombres no han respetado ni siquiera uno solo. Dios dijo: “No matarás” y el hombre mata, extermina. Dijo además: “Honra a tu padre y a tu madre” y el hombre mata a los ancianos, los pone en los geriátricos. Dios dijo: “Yo soy el Señor Tu Dios” y el hombre no solo blasfema en su contra sino que incluso afirma que Dios ha muerto; “No robarás” y en cambio en la Tierra robar es una moda; “Ama a tu prójimo como a ti mismo” y al prójimo se lo deja morir de hambre, tal es así que cada día treinta mil niños mueren de hambre por falta de alimento. Ahora dime, si este Dios realmente es Dios ¿qué tendría que hacer con el hombre que se encoje de hombros y Lo ignora? Dios incluso envió a Su Hijo Jesús Cristo, y nosotros los hombres lo asesinamos como a un perro en la cruz. Claro que luego resucitó y salvó a todos aquellos que creyeron en Él, pero la mayoría de la humanidad está destruyendo la Tierra. Yo fui enviado por Dios a este Planeta, para recordaros que si no hay un arrepentimiento él os destruirá a todos, uno por uno, sin piedad y dejará solo a los justos, a los inocentes, a los buenos; con el resto hará algo peor que lo que hizo con el Diluvio Universal. Ahora el problema de si me creéis o no es vuestro, no es mío. Mi tarea es la de anunciaroslo, la de ser perseguido, que no me crean, y también la de tener las Señales de Cristo. Hoy quien ve a la Virgen o a Jesús y da un mensaje que no dice lo que os estoy diciendo yo es un falso profeta. La Verdad es que la Ira de Dios está lista y que Él hará justicia, Él creó el mundo y es Suyo, Dios quiere un mundo de paz, amor y hermandad. ¿Hay hermandad en el mundo? ¿Hay paz en el mundo? No. Entonces habrá un Dios que mandará a Su Hijo a la Tierra y hará Justicia. Se que es difícil de creer, pero es la Verdad.
 
P: Quisiera decir algo. La obra que yo desarrollo en este momento está dirigida a mi prójimo, es decir que a mi llegan muchas personas y yo me dejo guiar por Cristo. Siempre le digo: “Cristo, pon Tus palabras en mi boca y haz que pueda llegar al corazón, a Tu Centro”. Hay muchas personas que tienen sed de Cristo: jóvenes, adolescentes, personas ancianas... porque a pesar de la desesperación en la que viven ahora, muchos de ellos saben que hay una salida y están más abiertos a la Verdad. Esto me hace comprender que de todos modos el Señor quiere esto, que todos nosotros, los hermanos que estamos aquí presentes, incluso aquellos que no están, nos unamos y que dejemos que Cristo hable a través de nuestra boca; solo esto. Por ahora la gente necesita mucho amor, sentir el amor verdadero. Es cierto que también están aquellos que se alejan, que se ríen de nosotros y que nos toman el pelo, pero nosotros tenemos que hablar igual. No nos cuesta nada, pero es fundamental: cuando se planta una semilla en el corazón de una persona, nosotros no podemos saber qué fruto dará esa semilla. Cuando una persona se acerca y sentimos que cierra su corazón pero que necesita hablar, nosotros tenemos que hablarle. La semilla hay que plantarla, luego será el amor que Cristo da el que la regará y que la hará crecer. En este momento visualizo mucho la Luz Divina. Es una Luz blanca, hermosa, y la mando, esto es algo que podemos hacer todos juntos, para que envuelva a la Madre Tierra Gaia, de manera tal que se refuerce la red que la protege de todas las entidades negativas. Por lo tanto unámonos todos en el mismo momento, o incluso en diferentes momentos, porque el tiempo no existe, podemos mandar mucha energía al Planeta Tierra, por lo tanto a la Madre que luego se une al Sol, que es Cristo. Creo que es algo fundamental, que lo tenemos que hacer todos.
G: Comparto lo que ha dicho Serenella. Pero quisiera agregar que, a las personas necesitadas y deseosas de tanto amor, consolación y esperanza, tenemos que inculcarles también que Dios no es Alguien que mira y nada más: Dios también es Justicia. Lamentablemente a menudo sucede que el amor no logra cambiar las cosas, porque el odio, la violencia y la degeneración son más fuertes, entonces tiene que intervenir otra forma de amor que se llama Justicia. Esto es algo que también hay que decírselo a las personas, porque es dar esperanza. Dar esperanza no es solo amar, acariciar, consolar, transmitir energía astral a la Tierra, a las personas, a las almas y al Sol, sino que es enseñarle a la gente que existe la Justicia Divina que cambia las cosas, que hace nuevas todas las cosas. Todo esto ocurrirá a través de una severa intervención si el hombre no llega a tener la humildad de cambiar. Jesús lo ha dicho: “Yo regresaré con Potencia y Gloria sobre las nubes del Cielo y juzgaré a los hombres. A mi izquierda pondré a los cabritos, a los demonios, a los odiosos y les diré: no os conozco, andaos al Infierno. Y a mi derecha, a mis hermanos, les diré: Venid, bendecidos por el Padre mío; recibid en herencia el reino que hos ha sido preparado desde la fundación del mundo. “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis; Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis á mí”.
Nosotros tenemos que dar amor, alegría, ternura, pero también infundir el temor de Dios en la gente, porque el hombre ha perdido el respeto hacia Dios. La humanidad Le toma el pelo, Lo viola y lo estupra, como se estupran a las mujeres y a los niños; Dios se deja estuprar por amor, pero tarde o temprano desencadenará Su Ira Santa y eliminará a todos. Esto está escrito en el Evangelio, donde Cristo dice: “Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del Hombre”. (Mateo 24, 3)
Por lo tanto está bien tesoro mío, demos amor pero a las personas les tenemos que recordar la Justicia divina, que hay que tener respeto a Dios y a la Creación. Una justicia tan grande que si alguien llega a tirar un papel al suelo será multado con 200.000 euros, de manera tal que nunca más lo volverá a tirar; si alguien llega a contaminar la Madre Tierra le será aplicado el artículo 41bis del régimen carcelario y la llave del calabozo será hecha desaparecer; si alguien construye un basural ilegal o comete un asesinato le será aplicada la cadena perpetua. Ésta es la Justicia de Dios. No hay perdón para aquel que persevere en el error y que se burle del Padre Omnipotente. También existe el perdón para aquel que se equivoque, incluso para quien haya asesinado y se arrepienta. Pero si perseveras en el error, y sigues asesinando no serás perdonado, este servirá de enseñanza para todos los demás; Dios nos ha dado una Ley y si ésta no es respetada tiene que llegar el castigo.
 
P: Todas las personas a las cuales he contactado hasta ahora piden esta Justicia desesperadamente y es un camino que casi todos están empezando a emprender. Es necesario hacer comprender que luego la rabia no tiene que desembocar en el concepto de rabia en sí, porque no lleva a un camino de espiritualidad elevada, es más, todo lo contrario.
G: Claro.
 
P: ¿Puedes explicar qué tienen que ver los extraterrestres?
G: ¿Tú crees en Dios, crees en los ángeles?
 
P: Seguramente son la expresión de Dios.
G: Los ángeles no son cosas abstractas, sino seres, entidades concretas. Ellos vienen de otros mundos, de otros planetas. Lamentablemente el hombre ha sido educado con una enseñanza que no es realmente una enseñanza y ha quedado en la ignorancia. Entonces Dios en estos dos mil años ha enviado filósofos, santos, muchos profesores y maestros, para despertarlo, para hacer comprender ciertas verdades que no comprendía. Es cierto que Dios y Jesús Cristo existen, así como es cierto que existen Sus Ángeles, no son representaciones pintadas por los pintores famosos, sino seres concretos que viven en otros mundos, en diferentes planos dimensionales, físicos como el nuestro y espirituales, precisamente como los de los Ángeles. Por lo tanto los Extraterrestres tienen mucho que ver porque son civilizaciones de otros Planetas que sirven a Jesús Cristo mucho más que nosotros; es más, ellos lo hacen y nosotros todavía no, porque tenemos graves problemas existenciales, psiquiátricos y neurológicos que nos impedirán sobrevivir llevándonos a la autodestrucción. Los ángeles han superado estos problemas y viven en paz, en hermandad, por lo tanto Cristo los ha premiado haciendo que se conviertan en seres superiores. Las criaturas que nos visitan provienen de otros mundos, de otros Planetas, de otras constelaciones. Yo he conocido algunos personalmente y puedo decir que son maravillosos, hermosos, tal es así que varias veces me dieron ganas de irme con ellos. Incluso una vez me ofrecieron que me fuera pero por ahora me quedo aquí, porque tengo que cumplir mi misión.
 
P: ¿Qué nos puedes decir sobre la caída del Papa y sobre el hecho que se retiró?
G: Hace años, en algunos de mis escritos entre los cuales se encuentra “Crímenes en el Vaticano”, dije que Ratzinger era un Papa extremo
(http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2009/mensajes-2007/300-mensaje-para-su-santidad-benedicto-xvi.html). Era todo cierto, porque no era harina de mi costal, sino de los extraterrestres, de los Seres de Luz, que todo lo ven. ¿Qué ocurrirá ahora? Puedo afirmar que tendrá lugar el adviento del Anticristo, porque yo se quién es. El Anticristo no es el próximo Papa, pero tiene al Vaticano en sus manos y obligó a Ratzinger a que se fuera, éste ha entendido que en la Iglesia no está el Señor, sino el Anticristo, que es más fuerte que él y ahora espera que otro pontífice puede ser guiado por Cristo para derrotarlo.
 
P: Ningún Papa a lo largo de la historia se ha retirado porque estaba cansado. ¿Acaso no crees que es un acto de cobardía?
G: Fue un acto de protesta, fue lo único que podía hacer, porque su edad y su debilidad de poder no le habría permitido hacer nada. Por lo tanto la única opción posible a nuestro favor, para entender mejor, fue la de irse.
 
P: ¿Qué significado tienen los meteoritos que están cayendo a la Tierra?
G: Los meteoritos son el anuncio de una de las profecías catastróficas realizadas por Eugenio y que yo repito: un meteorito muy grande que caerá a la Tierra.
 
P: Por lo general me siento fuerte, pero sigo teniendo mis debilidades humanas. Mi mayor deseo es el de ser un instrumento del Cielo y cuando llegue el momento creo que me será dado todo lo que me haga falta para convertirme en ello. ¿Puedes confirmarlo?
G: Lo confirmo si dejas todo: mujer, hijos, trabajo, casa. Esto es lo que me han dicho y yo os lo digo. Para ser instrumento de Cristo tienes que abandonarte, morir; tienes que perder todos tus afectos, tus necesidades, la salud, el sufrimiento, la carne, de lo contrario somos personas comunes. Si queréis tener las Señales de Jesús impresas en el cuerpo, es decir, Servirlo, es necesario dejar todo. Lo digo desde hace mucho tiempo y lo estoy repitiendo, de lo contrario Él no se acercará a nosotros, buscará a otros. Esto no significa que uno tiene que agarrar a palos a la mujer y dejar a los hijos; quiere decir que la prioridad de la vida es Cristo. Yo no he dejado a mi familia, como sabéis, pero les he dicho: “Primero viene Cristo y vosotros después, si no estáis de acuerdo seguid vuestro camino”. Mi familia me sigue, pero el día en que ellos se cansen de hacerlo les diré nuevamente: “Seguid vuestro camino, yo sirvo a Cristo”. ¿He sido claro?
Estos son los últimos tiempos queridos hermanos y es necesario tomar decisiones que, de ser necesario, pueden ser drásticas. Espero que no, pero estoy dispuesto a todo. Hablo por mí, no puedo hablar por vosotros; digo la verdad, luego cada uno tiene que ponerla en práctica como mejor le parezca. No controlaré a un hermano si lo hace o no, os digo lo que se me ha pedido que haga y lo que haré aunque me cueste la vida; incluso renunciar a todo, porque aquí lo que está en juego no es el futuro físico, sino el alma. No estoy hablando del futuro, del trabajo o de la jubilación. ¿Sabéis qué es el alma? El Espíritu de nuestros hermanos que duermen y que no saben nada, así pueden perder el alma y si así fuera la condena será eterna, por cientos de miles de años. Por lo tanto si tengo que salvar a las almas y llevárselas a Cristo, ante este riesgo, no me importa nada en absoluto de mi vida, porque estamos en los últimos tiempos. Falta poco y hay millones y millones de almas perdidas, si no las salvamos el Señor nos pedirá cuentas a nosotros.
 
P: En el último mensaje que Jesús dio a Luz de Maria, Cristo nos pide que roguemos por Medio Oriente, Corea y Estados Unidos. ¿Porqué si todo ya está decidido?
G: Cristo nos pide que roguemos para ayudar a las almas que viven allí y que se pueden salvar. Es por el único motivo que lo pide: la oración está dirigida a salvar a las almas, no a evitar los acontecimientos.

P: ¿Qué deseas para el nuevo Papa? ¿Has recibido mensajes de los Seres de Luz? ¿Será el último?
G: Por ahora lo único que puedo decir es que el próximo Papa será feroz. Según la profecía de Malaquías es el último, según la voluntad del Padre mío no lo se. Si, la profecía afirma eso, pero se de Moisés, que recibiera los diez mandamientos y a quien he conocido, pero sobre todo se de Cristo, patrón de Moisés, que por encima de la Ley hay un solo Señor, cuyo nombre es: Padre Adonay y que es el Sol, el Logos Solar. Nosotros lo llamamos Adonay, como los antiguos israelítas; mientras que los atlantídeos lo llamaban Arat y los egípcios, Ra. Es por ello que yo firmo Arat Ra, los egípcios y los atlantídeos y los israelítas hablaban del mismo y único Dios, Arat Ra Adonay (o Adonay Arat Ra). Él es el único Ser que se puede permitir estar por encima de la Ley, nosotros no. De hecho, cuando Cristo libera a la adúltera y perdona al criminal, demuestra que Dios está en Él por encima de la Ley, con la que están relacionadas las profecías. Si el Padre Adonay, con Su infinita misericordia, quiere cambiarlas, ninguno puede protestar o impedirlo.
Mi respuesta no es ambigua: yo digo que este será el último Papa, pero Dios puede cambiar las cosas, porque Él está por encima de la Ley. No pongamos límites al Padre, de lo contrario no sería más “Yo soy el Señor tu Dios, y no tendrás otro Dios fuera de mi”. Si Le ponemos límites ya no es Dios. Si la profecía fuera irreversible, Él ya no sería Dios, sino la profecía. En cambio no: Dios es la Entidad Suprema y todo lo puede, sin excepciones. Si quiere, puede transformar este planeta en una pelotita de ping-pong, pero por Su infinita misericordia nos sigue soportando, por lo tanto que se haga Su Voluntad.
 
P: ¿Después de las últimas noticias crees que Corea del Norte lanzará una bomba atómica?
G: No lo se. Corea no tiene ningún poder porque depende de China en todo sentido: en dinero, petróleo, energía, alimentos, etc. Corea habla porque China es dueña del 30 % de la deuda pública norteamericana, está ejerciendo presión contra los Estados Unidos que no quieren pagar. Por lo tanto Corea del Norte levanta la voz, es decir, habla de manera indirecta, pero si China no le da el permiso no lanzará ninguna bomba atómica.
P: Durante la noche del Sábado Santo, del año 2009, el presidente de la conferencia espiscopal alemana dijo una grave herejía: “Jesús Cristo no murió por nuestros pecados, sino por solidaridad con los que sufren”. La iglesia ortodoxa le pidió al Papa Ratzinger que lo eche junto a otros herejes que estaban adentro de la Iglesia, pero él no lo hizo. ¿Qué piensas de esto?
G: Esta es una de las cosas absurdas que a menudo pronuncian los cardenales, así como las admisiones de participación en hechos de pedofilia por parte de dos cardenales, que recientemente pidieron perdón. Si supiéramos todas las atrocidades cometidas dentro de la Iglesia, nos escandalizaríamos todos. Yo ya lo estoy: se lo que ocurre ahí adentro, lo que ocurrió y porqué renunció el pobre Papa. “Relationem”, sobre el que incluso escribí un artículo, es el dossier de 300 páginas que tres cardenales, Julian Herranz Casado, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi, le entregaron al Papa Benedicto XVI. En el mismo se encuentran relatadas las situaciones nefastas que ocurren en el Vaticano: un lobby de homosexuales, con cardinales que se chantajean mutuamente por cuestiones de dinero, cientos de miles de euros. Un lobby de orgías de cardenales que liberan sus perversiones con mujeres y hombres en estancias romanas, luego está también la Masonería, el Opus Dei, los Jesuitas y todas las corrientes que luchan y se disputan el control de los puntos neurálgicos del Vaticano, como por ejemplo el IOR. La corriente alemana de la Iglesia Católica traicionó al Papa porque Ratzinger que de haber sido un cardenal malo se estaba convirtiendo en un Papa bueno, transparente, que deseaba transparencia y justicia. Nunca sabréis cuál ha sido la real causa de su renuncia, pero yo os la digo. Estaba escribiendo una encíclica sobre la situación de la sociedad humana del siglo XXI, en la misma hablaría de los problemas de la Iglesia, de la pedofilia y en lugar del Secreto de Fátima, mencionaría la Segunda Venida de Cristo como real y probable, en un futuro próximo. Este es el verdadero motivo por el cual se fue y por el cual se jugó la carrera. Es más, en realidad lo habían amenazado con que lo eliminarían si no se llegaba a quedar callado, lo que hizo fue un gesto extraordinario: renunció, dejando a todos con la boca abierta. Si Dios me da la posibilidad y si está en la memoria de Jesús, me encontraré con el Papa Ratzinger donde lo han encerrado.
P: Tú dices que la unión en estos tiempos es fundamental, en ese sentido me preguntaba ¿porqué los videntes y todos aquellos que trabajan para transmitir la noticia del retorno de Cristo no se unen entre ellos? ¿Acaso es mejor que las diferentes misiones permanezcan separadas? Durante mi vida he conocido distintas realidades y son todos mundos separados, por lo tanto me preguntaba: ¿la unión podría reforzar este mensaje en el mundo?
G: He visitado a casi todos los videntes. A algunos los conocí en Medjugorje, a otros en Sudamérica, pero ninguno de ellos vino a verme. No dependió de mi voluntad y si me ignoran el problema es otro. Todos nosotros tenemos que preguntarnos: “¿Dónde están los videntes? Yo lo hice, no tengo reservas mentales entonces incluso lo escribí y lo publiqué:
(http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2013/4684-idonde-estan-los-videntes-de-la-madre-celeste.html) ¡¿Querría saber adónde están estos señores y qué hacen?! Nosotros los videntes, pero también cada uno de vosotros, hermanos, podemos relacionarnos a nivel personal, no somos superiores a nadie, somos personas como los demás, como tu o como yo, que han tenido la gracia de ver a la Virgen o a Cristo. Por esa razón tenemos que dejar todo lo que tenemos, si es que tenemos algo, incluso dejar nuestra vida porque ya no nos pertenece y vivir para Cristo. Estar descalzos, viajar continuamente y hablar a las almas, si tienes familia dejas todo porque Cristo te ha visitado. Yo veo a estos videntes pudientes. A algunos los conozco personalmente, están casados con industriales y viven en el Norte en sus lujosas estancias. ¿Acaso esos son los videntes a los que la Virgen les dijo que tenían que dar el corazón? ¿El mensaje que han recibido les decía que lo único que tenían que hacer era orar? Es por ello que no se qué hacer con estos videntes y los denuncio ante Dios por su traición. ¿Sabes lo que ocurre en los ejércitos en caso de traición? Terminas siendo fusilado de espaldas al pelotón de fusilamiento. Obviamente ante la misericordia de Dios esto no ocurre, pero yo soy como Juan el Bautista y a todos ellos les digo: “Estad atentos a la Ira de Dios, porque vosotros que sois videntes y nosotros que hemos visto a Cristo tenemos que vivir descalzos, sin nada. No tenemos que tener propiedades, ni siquiera un coche y si lo llegaras a necesitar lo tendrás que pedir prestado; si realmente has visto a Dios no tienes que poseer una casa, sino vivir en un lugar alquilado y hacerte ayudar por tus hermanos, de lo contrario no eres un vidente”. Esto es lo que creo y no solo lo creo sino que lo hago. Siempre soy huésped en la casa de alguien más, hasta incluso en mi casa soy un huésped y vosotros lo sabéis. Estos son los verdaderos videntes, aquellos que no tienen miedo de decir la verdad. La oración no sirve para nada si no hay Justicia. No hacemos nada con la Virgen de Medjugorje que todos los días dice que hay que orar. ¡A mi no me interesa orar, yo prefiero las acciones! ¡Quiero ver que los niños dejen de morir de hambre! No hago nada con las oraciones y a su Virgen de Medjugorje le digo: “Santa Madre, quédate con las oraciones. ¡No puedo hacer más nada con las oraciones, nadie me escucha, son diablos!” Yo quiero la Justicia de Dios y creo en ella. Cuando me encuentre con algún vidente que, a la par mía, grite como un loco, me arrodillaré y le diré: “He encontrado a aquél que nos ha sido enviado por Dios”, de lo contrario no creo en ninguno, en nada, solo en lo que veo. Me podéis decir que soy arrogante, presuntuoso, me podéis decir todo lo que queráis, lo acepto, pero es lo que siento, no soy un mentiroso. Los videntes de Medjugorje vinieron aquí, a Palermo, y llenaron el estadio que está cerca de mi casa, lo único que dijeron ante treinta mil personas fue: “¡Rezad! ¡Rezad! ¡Rezad!” ¡No dijeron ni una sola palabra sobre la mafia, sobre la Justicia de Dios, ni siquiera una palabra; sobre la Segunda Venida de Cristo, ni siquiera una palabra! ¿Qué hago con estos videntes? Sin embargo yo, humildemente fui a escucharlos, no fui presuntuoso y ni siquiera pretendí que me llamaran. Los escuché, oré, me hice la señal de la cruz, pero esperaba que pronunciaran la palabra mafia-diablo, en cambio no lo hicieron. ¿Por qué?
 
P: Yo creo que ellos revelan solo una mínima parte.
G: Medjugorie es un lugar sagrado, a donde podéis ir a arrodillaros y a rezar a la Santa Madre; yo estuve allí, pero los videntes están todos en las manos de Satanás. Tengo mucha simpatía por Luz de María, la vidente que vive en Costa Rica, una persona humilde que recibe mensajes de la Virgen y los difunde. Los videntes famosos, los que llenan los estadios con cincuenta o cien mil personas no dicen nada de nada y ahí donde está la nada está Satanás, no está Cristo. Éste es el tiempo del coraje: Cristo quiere gente valiente que diga la verdad; entonces sí, creeré. En la región de Puglia vive un joven, Mario D’Ignazio, a quien la Virgen se le aparece todos los meses y en cuyo cuerpo aparecen los estigmas pero no permanentes. Mis amigos y hermanos de Bari que fueron a verle. Él quería decir la verdad, pero los curas le taparon la boca, no le dejaron hablar. Lo primero que hice cuando se me aparecieron Jesús y la Virgen fue escapar de los curas que me estaban encima. El obispo de Fermo me dijo: “Si tú haces lo que te digo, no tendrás más nada de que lamentarte toda la vida: casa, hijos, bienestar...”. ¿Es ésta la Iglesia de Cristo? Al contrario de los videntes, yo se quien soy, lo que tengo que hacer y daré incluso mi vida si es necesario. No veo la hora de dar la vida por Cristo, de nuevo.
 
P: La prioridad del Cielo es salvar almas. ¿De qué forma se alegra o se entristece el Creador por las almas salvadas o perdidas?
G: El Creador es feliz por cada alma que nosotros salvamos; es feliz en el sentido que expresa Su Amor, te hace sentir bien a ti y a todos aquellos que te rodean. Está claro que cuando las almas se pierden Él se entristece, pero no estarán perdidas por siempre, porque antes o después regresarán a Él en el Amor, esto es poco pero seguro.
P: En una entrevista exclusiva Ali Agca declaró que el Vaticano tiene prisionera en un convento a Emanuela Orlandi. ¿Crees que está mintiendo?
G: En parte miente, en parte dice la verdad. Es un personaje que tiene el cometido de mezclar la verdad con la mentira, para crear confusión. Es verdad que en el Vaticano hay pedófilos que secuestraron a Emanuela Orlandi, pero no creo que la hayan encerrado en un convento. Ali Agca era un hombre de mafia que despistó muchas investigaciones, pero la verdad sobre el porqué haya disparado al Papa no lo dirán nunca. Cosa Nostra y la mafia turca habían depositado en el banco del Vaticano diez mil millones de euros, dinero que no volvía a la base. Desde el punto de vista humano este fue el motivo por el cual le dispararon; desde el punto de vista Divino, fue porque el Papa tenía que revelar el mensaje de Fátima. Ali Agca no tenía nada que ver, lo sabía la CIA y también el KGB. La víspera del atentado, el 12 de mayo del 1981, a las 22:00, existe la prueba de ello, Mohamed Ali Agca fue a dormir al Hotel delle Palme en Palermo. ¿Quizás fue allí a buscar el arma para disparar al Papa? ¿Qué tiene que ver la mafia con el Papa? Os he explicado el motivo. La mafia es capaz de lanzar incluso una bomba atómica, en este momento el dinero en contado que posee la criminalidad organizada, y estoy hablando de billones, nos los tiene ningún banco en la Tierra. Salvatore Cancemi me contó que aquí en Palermo, cerca de mi casa, todas las semanas llegaba un container lleno de billetes de cien dólares. Esto sucedió durante 23 años y ahora contad cuanto dinero se recaudaba sin molestia alguna del tráfico de droga que Cosa Nostra vendía en los Estados Unidos, cientos de miles, de miles, de miles de millones. ¿Dónde pensáis que esté todo este dinero. ¡No pensaréis que se lo hayan regalado a los huérfanos! Si tuvieron el poder de disparar al Papa, pensad lo que son capaces de hacer. Vosotros debéis de saber estas cosas y salir de la ignorancia para poder salvar almas, explicando donde está el bien y donde está el mal.
 
P: ¿Cómo harán en estos tiempos las personas que viven lejos de todo y de todos, los analfabetos o las tribus perdidas en la nada, que aunque sean almas más puras que nososotros, no tienen acceso a la cultura, no tienen medios para informarse, estudiar y por lo tanto no tienen acceso al conocimiento?
G: Las poblaciones autóctonas son nuestras maestras porque ven a los extraterrestres, mientras que nosotros estamos en la ignorancia, no tenemos conocimiento y no hemos comprendido nada de la verdad. Los indígenas están en contacto con la Madre Tierra, son almas astrales tan puras que los extraterrestres se muestran a ellos todos los días. Les han dado el conocimiento supremo que transmiten a sus hijos en sus idiomas, aunque para nosotros sean analfabetos. Cuando acontecerá lo que tiene que acontecer, los primeros que subiran a las naves serán ellos, mientras nosotros que tenemos el conocimiento marchitaremos en las llamas de las bombas atómicas aquí en la Tierra. Nosotros nos tendremos el conocimiento y a ellos les será dada la salvación.
He conocido a muchos indígenas de los Estados Unidos y de América Latina, he conocido a un jefe indio que había visto a los extraterrestres muchísimas veces. He tenido el placer de conocer a otros hermanos indígenas frente a los cuales yo me arrodillé, por cuanto era grande su conocimiento cósmico y yo me sentía un pobre ignorante, pero comprendía lo que me decían porque también yo, gracias a Dios, veía a los extraterrestres, de lo contrario no hubiera entendido nada.
Una vez vi a un indígena de la Amazonia del Brasil que preparaba una pócima con excremento de cabra que había dejado secar precedentemente, lo hizo ingerir a un hombre que le trajeron en una camilla, enfermo de cáncer metastático avanzado. Lo vi con mis ojos: ese hombre sanó después de dos días y el chaman me dijo que fueron los hermanos del Espacio los que le instruyeron.
Mi amigo extraterrestre Setun Shenar, que es un científico, mi guarda espaldas, mi instructor biológico, teológico y también mi portavoz de las jerarquías cósmicas, me ha dicho que entre las miles de tribus de América Latina y de América del Norte que yo conozco (pero las hay también en Asia, etc.), muchos indígenas están programados por los extraterrestres y cumplen un servicio para ellos. El sindicalista y ambientalista brasileño Chico Mendes, un mártir de la justicia que fue asesinado en el 1988 en la puerta de su casa, era uno de ellos encarnado.
 
P: Nosotros tenemos por un lado al Vaticano, una jerarquía compuesta por terribles personajes: los cardenales, los obispos, etc. que desgraciadamente parece ser receptáculo de todo menos que de Cristo; por el otro tenemos una masa inmensa de fieles, entre ellos una parte considerable que nosotros sentimos muy de cerca, porque son aquellos que desean y pretenden vivir el Evangelio. Quisiera saber si compartes esta idea y si quieres profundizarla ulteriormente.
G: Claro que estoy de acuerdo y que profundizo. En el mundo, nosotros los fieles de la Iglesia católica cristiana, que significa universal, somos dos mil millones. Lamentablemente, las jerarquías vaticanas y los jefes de la Iglesia hasta llegar al Papa, que trazan la linea a seguir, la metodología y la teología que se tiene que divulgar, así como el catecismo que inculcar a los niños e incluso a los fieles más ancianos, son los utores de enseñanzas generadas de una cabeza cancerígena; por lo cual, en la mejor de las hipótesis, dejan a la mayor parte de los fieles en la ignorancia. Entre estos dos mil millones de hermanos católicos, quitando alguna excepción, digamos unos doscientos mil para ser optimismas, mil ochocientos millones viven en la ignorancia más completa y creen que comulgar todos los domingos y confesar los pecados les asegure la salvación. Es más, están convencidos también de que las donaciones sean proporcionales a la probabilidad de ir al paraíso.
Saben que la riqueza no es una culpa, entonces los ricos no se sienten pecadores para nada frente a los pobres, mientras estos últimos creen que lo importante sea comulgar. Importa poco si después mueren en la precariedad o en la miseria, igual la comunión les salvará. La reencarnación para ellos no existe: si hacen obras buenas irán al Paraíso, de lo contrario irán al infierno. Después están los pecados mortales, que se tienen ocultos dentro de la Iglesia: pedofilia, violencia hacia hombres y mujeres, lavado de dinero y posesión de riqueza desenfrenada en contraste con una pobreza dramática. Entonces, ante esta educación, querido hermano, mi juicio es que todos los católicos están en la perdición. Es verdad, Jesús dijo: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando”. (Mateo 23, 13)
A los que se les impide entrar en el Reino de los Cielos seguramente se les justificará de alguna manera, no soy yo quien debe juzgar. Pero te puedo decir, sin lugar a dudas, que son pocos los seguidores de la Iglesia que conocen la Verdad. Y esos pocos combaten una batalla para eliminar al anticristo, que en este momento reina en la Iglesia católica. A pesar de ello, hay todavía misioneros verdaderos como Don Ciotti, Padre Zanotelli, algunos padres de la teología de la liberación de América del Sur, el mártir Padre Puglisi asesinado por la mafia, Padre Scordato de Palermo que celebró el matrimonio de Lorenzo y Maria, y de Manfredi y Valentina. Hay Santos de la Iglesia católica, pero no tienen la fuerza de cambiar absolutamente nada.
 
P: ¿Podemos hablar de un falso Cristo?
G: Cierto. Hay un Cristo de los pobres y un Cristo que se presenta a la ventana con Pinochet, con un dictador sanguinario que torturó a mis hermanos. Ese no es Cristo, es el Anticristo; más que beatificarlo, hay que rezar para que Juan Pablo II no se precipite en el Infierno más profundo que existe.
 
P: Yo estoy de acuerdo contigo, aunque, como sabes, muchos no lo están.
G: Yo me quedo sin voz como un perro perdido por la calle, pero lo importante para mi es transmitir la verdad. Vosotros no tenéis que estar de acuerdo conmigo, debéis de buscar la verdad, porque es la que hace libres.
 
P: Hola Giorgio, me llamo Salvatore. Quiero decir que el hombre, cada uno de nosotros, tiene siempre la posibilidad de convertirse. Si Juan Pablo II se equivocó, es también verdad que al final demostró que era fiel a Cristo y no a los poderosos, ofreciéndo su vida, siendo fiel a Dios y a los hombres.
G: La vida se ofrece diciendo la verdad.
 
P: Yo he visto realizarse en Juan Pablo II la palabra de San Pablo: “Te basta mi gracia; mi potencia de hecho se manifiesta plenamente en la debilidad”. Cuando uno es débil es ahí que se manifiesta la potencia de Cristo y el último día, durante la celebración, se vieron todos los signos: el viento que sopló en la Plaza de San Pedro representa al Espíritu Santo y ese libro que daba vuelta a la derecha y a la izquierda, al final se cerró; esto es ya de por si un signo evidente. Yo conocí personalmente a Juan Pablo II y le estimé muchísimo, aunque espiritualmente nosotros no podamos entender.
G: Querido, te contesto con el Evangelio, porque tú eres un hombre de fe y de cultura. Jesús dijo: “Anda, vende tus bienes y dalo a los pobres; y tendrás tesoro en el cielo. Y ven; sígueme. (Mateo 19, 21) ¿Lo hizo Juan Pablo II? ¿Vendió todos los bienes de la Iglesia para seguir a Cristo?
 
P: Él no lo puede hacer...
G: No lo puede hacer, porque no sigue a Cristo. Lo hace quien sigue a Cristo, sin límites. “¡Vende todo y sígueme!” Es Cristo el que habla, no la última rueda del carro. Y cuando decís la verdad: “Pero sea vuestro hablar, 'Sí', 'Sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del mal. (Mateo 5, 37) ¡Cristo apuntaba con el dedo a los poderosos!
 
P: De hecho la Iglesia es llamada a cambiar...
G: No, tu Juan Pablo II era amigo de un asesino, se sentó junto al Hitler de la América del Sur, Augusto Pinochet, el que mataba a los niños, el que mató a treinta mil desaparecidos. Cristo no era amigo de los asesinos y yo soy como Juan el Bautista que gritaba a su Papa: “¡Corrupto!” Se lo decía a la cara a los escribas y a los fariseos y tu Juan Pablo II era su jefe.
P: Lástima que no estoy de acuerdo contigo.
G: ¡No estás de acuerdo conmigo porque tienes miedo de escuchar la Verdad! No eres una mala persona, eres un buen católico, pero tu problema es que tienes miedo, como lo tenéis todos vosotros los católicos frente a la verdad! ¡No debes tener miedo de la verdad, porque te hará libre!
P: Jesús dijo también: “No juzguéis, para que no seais juzgados”...
G: ¡Yo estoy diciendo la verdad! Decir la verdad no es un juicio: la verdad es decir la verdad y basta. También Cristo decía: “'Sí', 'Sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del mal”.
 
P: Yo estoy perfectamente de acuerdo contigo. Debemos tener presente que se puso en acto una immensa propaganda mediática para atribuirle al Papa Juan Pablo II méritos que él no sabía ni de que se trataba; le dieron incluso el mérito de haber hecho caer el comunismo en Rusia, que sin embargo lo hizo Michael Gorbaciov. Gracias a la propaganda mediática eclesiástica se creó una imagen de una santidad de la cual, francamente, me siento muy, muy distante.
Por dicho motivo, no estoy de acuerdo pero comprendo la actitud de Salvatore.
G: Yo respeto la fe de Salvatore y su credo, pero le digo: “No cierres los ojos ante la verdad, de lo contrario la verdad te devorará”.
 
P: Yo quisiera intervenir. No se puede predicar una determinada cosa y después no hacerla. Si estoy contra el exterminio de los judíos no me asomo a la ventana al lado de Hitler, y no sería tampoco su amigo.
G: De seguro no te asomas a la ventana delante de todo el mundo y le das la comunión, para que todo el mundo vea que es tu amigo... Pero esto no es nada. ¿Dónde ponemos el lavado de dinero? La posición de Monseñor Paul Marcinkus, que fue nombrado obispo y presidente del IOR desde el 1969, encargado de organizar el servicio de guarda espaldas del Papa Con Juan Pablo II, ascendió. Paul Marcinkus era amigo de Riina, de Provenzano, de todos los jefes de mafia de Palermo...; ¿dónde metemos todo el dinero que la mafia ha invertido en el Ior, de lo cual Juan Pablo II estaba en conocimiento? ¡Solo después del asesinato de algunos curas, durante una audiencia pública, se decidió a amonestar a la mafia declarando que un día llegará el juicio de Dios!
 
P: Donde está el miedo, de seguro no puede estar la verdad.
G: Nuestros hermanos católicos tienen miedo; en lo que se refiere a los Papas y a los Cardenales no se trata de miedo: eso es arrogancia, violencia y odio. Serán todos exterminados por mi Señor, que vendrá después de mí. El último Papa ha tenido por los menos el coraje de irse por el asco que hay dentro de la Iglesia.
 
P: Desde hace muchos años Padre Amorth denuncia sin duda alguna la presencia de miembros de sectas satánicas dentro del Vaticano...
G: ¿Y entonces qué es lo que esperáis para iros de este asco de Iglesia? Nuestro Señor la purificará de todas las infamias, empezando por el Papa hasta el último de los obispos, que serán exterminados. Yo no soy un hombre, no soy de este mundo. Y mi revelación es muy, pero que muy severa. Yo os anuncio que vendrá Cristo y os juzgará uno a uno, por lo tanto rezad todos los días y haced el bien, de lo contrario iréis al infierno y seréis exterminados, empezando por el Papa hasta el último de los curas. Ésta es mi misión, que os guste o no. Mi revelación no es una consolación: es la espada de la justicia de Dios.
De hecho yo me llamo Bongiovanni y Giovanni (Juan) es la espada de la Justicia de Dios. Por ahora os lo digo con la voz, porque ésta es mi arma, pero después de mi vendrá el Señor Jesús Cristo el cual os lo dirá con la espada, y en ese momento será inútil rezar porque no habrá perdón. Lo habrá para los pobres pecadores, pero para los asesinos de la vida no habrá perdón, habrá la muerte segunda.
 
P: ¿Eres uno de los dos testigos y el precursor de Cristo?
G: Yo soy Elías. Identificadme en Juan el Bautista. Es suficiente.
 
P: Elías y Juan el Bautista son el mismo Espíritu en dos épocas diferentes. Jesús lo revela a Sus apóstoles.
G: No es mi misión revelarlo; se revelará por si solo.
 
P: “La Iglesia es Santa”, es una frase que oigo decir a menudo a aquellos que quieren defender al Vaticano de las acusaciones en general, como si fuera un dogma teológico que justifica las fechorías históricas y sobre la cual poder mecernos.
G: La Iglesia fundada por Cristo es Santa. Jesús dijo: “Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra habrá sido atado en el cielo, y lo que desates en la tierra habrá sido desatado en los cielos (...)”.
Es la verdad, es verdad al punto que la Iglesia espiritual de Cristo no morirá jamás, estará siempre en la Luz. La Iglesia institucional y prostituta en cambio será juzgada por Cristo. La gran meretriz, de la cual se sirvió el Anticristo para confundir a las almas, deberá desaparecer. Nosotros formamos parte de la Iglesia espiritual de Cristo y queremos echar a patadas en la cara a la Iglesia prostituta. Los hombres que ocupan las jerarquías del Vaticano debían dar el máximo ejemplo sobre como seguir a Cristo, un ejemplo de humildad, de pobreza, de tolerancia y de sentido de la justicia. Sin embargo son los más corruptos, no son pobres, sino multimillonarios, no son humildes, sino arrogantes, intolerantes y juzgan siempre acusando a los inocentes; se han prostituido con los poderosos, desde el Papa hasta el último de los cardenales. Son perversos, endemoniados, son Anticristos que hay que expulsar de la Iglesia católica apostólica romana; tendríamos que hacer Papa a hombres como Padre Pio, Don Ciotti, como Padre Puglisi, Padre Scordato de Palermo. Estos son los cardenales que deberían gobernar la Iglesia, no esos seres malditos que yo espero ver marchitar en el infierno, pedir perdón y no recibirlo. Como en la Parábola del rico epulón que llegó al Infierno y veía de lejos a Abraham al lado de Lázaro, pide la venia pero no se la dan. ¡De la misma manera marchitarán y no recibirán ayuda! ¡Quiero ver a esa Iglesia destruida para siempre, aniquilada, no perdonada! La Iglesia de Cristo será dada a los pobres, a los justos, a los monjes franciscanos: esta es mi Iglesia. Si Dios mi diera el poder de hacerlo, lo haría instantaneamente. Dado que yo no tengo ningún poder, lo hará nuestro Señor Jesús Cristo. Mi oración no es como la vuestra, queridos hermanos católicos. Yo no rezo y no pido misericordia, pido que Cristo acelere Su Venida todos los días, porque será el juicio verdadero, no será un juicio falso. Desde el punto de vista místico teológico tengo también mis explicaciones, pero es filosofía y se puede incluso razonar al respecto.
La Iglesia de Pedro es la Iglesia de la traición; la Iglesia de Juan es la Iglesia de la lealtad. Juan se quedó bajo la cruz hasta el último minuto, Pedro en cambio traicionó a Cristo. Entonces yo no quiero formar parte de la Iglesia de quien traicionó, sino de la Iglesia de aquel que estaba bajo la Cruz; con todo el respeto por mi hermano Pedro, a quien considero un apóstol válido y un gran personaje que ha evangelizado el mundo. Él dio la vida por Cristo y fue tan honrado que por elección propia se hizo crucificar cabeza abajo, dado que no se sentía digno de morir de la misma forma que Jesús.
Esa es la Iglesia católica. Mi Iglesia es la de Juan, que estaba bajo la Cruz abrazando a la Santa Madre Celeste, sin preocuparse de que le arrastraran, injuriado o escupido a la cara. Efectivamente yo soy un hermano de Juan y nuestras Arcas son todas ‘giovanneas’ (de Juan). Nuestro Papa, la guía de la Santa Madre Iglesia de Cristo, es Juan, no Pedro. Pedro traicionó la misión de Cristo, Juan no. Es Pedro el que tiene que seguir a Juan, no al contrario. A pesar de todo yo sigo a la Iglesia de Pedro y la quiero ayudar, porque Pedro de todas formas dio la vida por Cristo y Cristo fundó Su Iglesia dejando a Pedro a la cabeza de la misma. Nosotros hoy queremos la salvación de la Iglesia Católica, no su ruina. Nosotros seguimos a la Iglesia donde podemos, pero donde no podemos ¡no!
 
P: Yo sería el último en defender a Juan Pablo II, pero hay que decir también que el hombre, más allá de la figura mediática, pudiera haberse arrepentido y no han hablado de ello.
G: Claro, también Riina podría arrepentirse el último día, antes de que regrese Cristo, pero no servirá de nada. Para mi el arrepentimiento de Riina es válido si dice toda la verdad sobre la negociación Estado-mafia, de lo contrario no creo y le deseo que vaya al infierno.
 
Salvatore: Yo te veo siempre tan enfadado con la Iglesia. Cálmate, porque en el futuro dentro de ella no habrá jefes o dirigentes. Somos todos parte de la misma Iglesia y, o prostituta o santa, está viva de todas maneras.
Giorgio: ¡No! ¡Yo la quiero Santa, no prostituta!
 
Saro: Este es un pseudo dogma que circula para justificar las acusaciones contra la Iglesia, cuando les pescan con las manos en la masa. Quisiera preguntarle a Salvatore: “Te parecería bien que quizás Jesús sanase a los cojos y al mismo tiempo robara o se pusiera de acuerdo con los delincuentes y los mafiosos? ¿Te parecería bien que fuese un ladrón y un santo al mismo tiempo? La Iglesia a imagen y semejanza de Cristo no puede definirse tal y después autoreferenciarse o incluso autoabsolverse.
Salvatore: Cuando soy consciente y estoy en la gracia, soy santo; cuando peco, soy pecador.
Giorgio: ¿Cuando eres pecador te sientes autorizado a violar y matar a los niños?     
 
Salvatore: Me refiero a pecados que son perdonables.
Giorgio: Salvatore, ellos han matado niños, les han violado e irán al infierno. ¡Han tocado a mis niños! ¡Los niños no se tocan! Salvatore, abre los ojos, de lo contrario irás también tú. Has entendido que han violado a niños ¿si o no?
 
Salvatore: Si, pero no nos corresponde juzgar.
Giorgio: Yo les acuso frente a Dios, porque han tocado a mis niños. Jesús dijo: “Y a cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que creen en Mí, mejor le fuera que se le atase al cuello una gran piedra de molino y que se le hundiese en lo profundo del mar. ¿Lo dijo Él o no?
 
Salvatore: Estoy de acuerdo
Giorgio: Y entonces, si eres un verdadero católico tienes que estar de acuerdo en que ellos deben ir al infierno, de lo contrario eres hipócrita, como ellos.
 
Salvatore: Yo digo que cuando peco soy pecador y soy prostituto.
Giorgio: ¡Pero tú no tocas a los niños!
 
Salvatore: Estamos hablando de pecados perdonables.
Giorgio: ¡Yo estoy hablando de los cardenales y de los obispos que han violado a niños!
 
Salvatore: Yo no se si podrán ser perdonados. Lo dirá Jesús Cristo, no puedo ponerme en Su lugar.
Giorgio: No quiero ponerme en Su lugar, pero quiero decirle una cosa a Salvatore y a todos los demás. Llevo los estigmas de Cristo, yo tengo los Signos Santos y en nombre de ello acuso el mal. Yo no he pecado, ¡vosotros si! Yo no, porque llevo los signos de Cristo que sangran cada día en mi cuerpo. ¡Que os guste o no, es así!
 
Salvatore: Esta es una gracia para todos nosotros.
Giorgio: Es una gracia de justicia, no de amor, porque me da derecho de anunciar la Justicia Divina con el crucifijo impreso en mi cuerpo. Entonces, estad muy atentos, cuando pensáis en mí y en quien está detrás de mí. ¡Tened temor! Yo no soy como vosotros, no soy de este mundo. Para vosotros es una suerte que haya venido el anunciador sobre la Tierra antes de que llegue Jesús, porque después no habrá escapatoria y estas conversaciones ya no se podrán hacer. Frente a la presencia del Señor tendremos el infierno o el Paraíso. Ahora podemos hablar entre nosotros, pero cuando llegue Él  ya no habrá más debates. Por esta razón me mandó a la Tierra diciendo: “Vete a hablar con los hermanos, porque cuando yo regrese no habrá escapatoria”. Y yo obedezco. Pero no me refiero a ti que eres mi hermano, es más, te agradezco que me haces gritar. No habrá escapatoria para los jefes de tu Iglesia, porque estará vacía. En tu Iglesia estará la lagartija y la serpiente, porque será vaciada de todas las infamias y se llenará después de fieles verdaderos. El jefe de nuestra Iglesia es Cristo y yo soy un representante Suyo verdadero, porque no tengo cuentas en el banco, no tengo chalets, ni piscinas, no he violado a nadie y difundo descalzo la palabra de Dios. Tus Papas y tus Cardenales sin embargo no lo son. ¿Qué pensáis que harán durante el cónclave? Hablarán de dinero, de chantajes sexuales, de quien será el próximo presidente del Ior..., ¡¡otra que Espíritu Santo!! ¡El Espíritu Santo está fuera de esa alcoba de prostitutas desde hace milenios! Esperaros un buen terremoto que os hará temblar!
 
P: En lo que se refiere a nuestra tierra, es decir la Sicilia, quería saber porque la llamas “La Galilea de los Gentiles”.
G: La nueva tierra bendecida por Dios es la Galilea de los Gentiles, la capital es la Sicilia. Todo su territorio comprende las poblaciones latinas: Italia, Francia, España y América Latina. Ese es el territorio que me corresponde, donde yo debo predicar el Evangelio. Al inicio era toda la Tierra: estuve en el mundo occidental, desde Rusia a los Estados Unidos y hasta el Extremo Oriente, donde llevé la Palabra. Después se me pidió que limitara mi territorio a la Galilea de los Gentiles, es decir, solo a los pueblos latinos. De hecho me encuentro en Palermo, capital de la Galilea de los Gentiles, que es la Tierra Nueva, el nuevo pueblo elegido por Dios, nacido de Su pueblo de Israel. Todos aquellos que en Israel, hace dos mil años, reconocieron a Jesús, se han reencarnado en los pueblos latinos.
 
P: El Etna, especialmente en estos días está desatando mucha energía: erupciones, casi diarias, lava, ceniza, etc. ¿Existe una analogía con los fenómenos que has preanunciado o encajan en la normal actividad del volcán?
G: El Etna está bendecido por Dios: en el monte sagrado Sona Manfré descendieron los Arcángeles para encontrarse con Eugenio Siragusa, nuestro padre espiritual, el precursor de toda esta verdad. Mira que casualidad, también yo nací en la Sicilia Oriental, en Siracusa, una zona sagrada para mí. Nosotros nos sentimos muy ligados con el volcán: el Etna es un precursor de los eventos.
 
P: Nosotros que vivimos y trabajamos en esta zona, ¿tenemos algo que temer?
G: Vosotros no tenéis nada que temer, si tenéis fe. Pero para evitar que suceda algo hay que dar el alma a Cristo. El que dá el alma a Cristo no debe temer nada.
 
P: Quisiera que tú, con tus palabras y tu voz, recordaras el pasaje del Evangelio, estupendo, donde Jesús dice: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada” (Mateo 10, 34)
G: Yo no vine a traer la paz, sino la espada. Vine a dividir al marido de la mujer, al padre de la hija, a la nuera de la suegra... a separar el grano de la zizaña”. ¿A qué se refería? Quería decir que vendría a traer la Justicia y el Amor. De hecho trajo tanto Amor que se dejó crucificar para salvar a Sus Hermanos. Pero, tesoro mío, hay otro pasaje del Evangelio que quisiera recordarle no solo a nuestro querido hermano Salvatore, sino también a todos aquellos católicos moralistas que tienen los ojos cerrados, tienen la cera en los ojos y en los oídos. Cuando Cristo curó al siervo del centurión romano, dijo: “De cierto os digo que no he hallado tanta fe en ninguno en Israel. Y os digo que muchos vendrán del oriente y del occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera. Allí habrá llanto y crujir de dientes”.  Cuando dijo “quitaré el Reino a los hijos del Reino” para darlo a los pecadores, a los arrepentidos y a la gente sencilla. Se refería a nosotros los cristianos, porque sabía en que condición asquerosa terminaría la Iglesia católica.
Por esta razón debemos permanecer fieles a la Iglesia de Cristo, no a la del Papa Juan Pablo II o a la del Papa Borgia, que torturaba ferozmente y mataba a las personas... ¿es ésta quizás la Iglesia de Cristo?
 
P: Si sigues gritando así te dará un ataque al corazón.
G: No querido Salvatore, no te preocupes. Mi corazón ya está en las manos de la Santa Madre Celeste, desde hace veintitrés años.
 
P: De todas formas bien vengan las personas como Salvatore, porque también gracias a ellos se encienden los debates.
G: Yo amo a Salvatore porque es mi hermano.
 
Salvatore: Yo formo parte de un gruppo que ha donado su vida a María Santísima y, a través de Ella, a Jesús. Nosotros nos comprometemos y luchamos junto a vosotros; personalmente estoy estudiando asiduamente para colaborar con Cristo y derrotar el mal, que tuvo origen con el pecado de Adám. El hombre después entabló su alianza con Lucifer y nosotros hoy vivimos en el único planeta del Universo que se encuentra en condiciones desastrosas, sin evolución, oprimidos por los iluminatis.
G: Nosotros somos peores que Satanás, Lucifer y Adám.
 
Salvatore: Nosotros hemos heredado este pecado...
G: Nosotros no hemos heredado este pecado y nos estamos haciendo orgasmos con él, porque si lo hubiésemos heredado no tendriamos culpa. Lo hemos hecho fructificar conscientemente, porque cuando vino Cristo podíamos rescatarnos. Sin embargo elegimos a Satanás, no a Jesús Cristo. Los que eligieron a Jesús Cristo están en la salvación; los que eligieron a Satanás están en la perdición. La mayor parte de los hombres sobre la Tierra, sobre todo los de la Iglesia, han elegido a Satanás. ¡Ésta es la verdad!
 
P: Yo no te conocía. Me habían hablado de ti como de un profeta, pero nunca llegué a comprender quien eras de verdad. Me has dejado sin habla, porque me has hecho ver la Iglesia desde otro punto de vista. Dejando este tema hay otro que me está apasionando en particular ¿qué explicación puedes darme sobre los círculos de trigo?
G: Los círculos de trigo, según los mensajes que he recibido, son uno de los medios que los extraterrestres han adoptado para comunicarse con los científicos de la Tierra y con los hombres de buena voluntad. Los pictogramas, por medio de una ciencia que para nosotros es inconcebible, son trazados por sincronizadores magnéticos-solares, capaces de materializar instantáneamente cualquier imagen-pensamiento. Son verdaderos mensajes figurados que recuerdan la ciencia, la historia de las religiones, el cosmos y las profecías. Los extraterrestres, después de muchísimos pictogramas relacionados con la profecía Maya, me preanunciaron que aparecerían en el mundo círculos en el trigo con simbología cristiana. De hecho aparecieron cruces y signos religiosos. Los círculos son un importante signo de estos tiempos, una comunicación entre Ellos y nosotros. Obviamente después la ciencia desmiente por miedo, atribuyendo un fenómeno tan vasto y complejo a viejos burlones. Para los que deseen profundizar, en mi página web www.giorgiobongiovanni.it encontraréis mensajes que recibí de los extraterrestres, muchos artículos de Pier Giorgio Caria y varias fotos de este fenómeno.
 
P: ¿Es verdad que todavía nos esperan tres años y medio de dura tribulación?
G: Mínimo siete años de tribulación, esto me dijeron y esto os digo. No lo se, pero atención: El Señor podría decidir regresar incluso mañana por la mañana, porque solo Él y Su Padre deciden lo que hacer o no hacer.
 
P: Te quisiera contar un bonito sueño que tuvo mi hija que vive en Roma. En el sueño ella estaba asomada al balcón de su casa y de repente ve la Iglesia, o sea la de Pedro, que ardía y se transformaba en una enorme hoguera. Debajo de las llamas se abrió un gran abismo, y precipitaba ahí dentro hasta que no quedó nada. Después la calma envolvió todo y en el centro de la plaza, ya no quedaban paredes, ni humo ni llamas, solo una estatua que había sobrevivido, que se erguía en el centro. Entonces mi hija baja las escaleras y empieza a correr para ver que estatua era. Era la estatua de la Virgen y un rosario incandescente yacía a Sus pies. A pesar del temor de quemarse, sintiendo un fuerte impulso, toma el rosario, se lo pone en el cuello y empieza a rezar.
G: El sueño es claro: ha visto la destrucción de la Iglesia material y la salvación de la Iglesia espiritual.
 
P: Para nosotros y para todas las arcas que están conectadas quisiera que concluyeras este encuentro con una recomendación o un pensamiento...
LA FUERZA ETERNA DEL AMOR ESTA EN LA EXPRESION DEL ATOMO CREANTE.
VOSOTROS EXISTIS, NOSOTROS DIOSES, EXISTIMOS, EL COSMOS EXISTE GRACIAS A ESTE IMPULSO, GRACIAS A ESTE INSTINTO QUE ES AL MISMO TIEMPO INTELIGENTE, RACIONAL Y EMOCIONAL. SI PUDIESEIS LEER EN EL CORAZON DEL SOL VUESTRO EXTASIS DE AMOR ELIMINARIA EL VELO DE MAYA QUE APRISIONA VUESTRO EGO SUM EN UN GRUMO DE MATERIA DENSA Y CORRUPTIBLE.
LA MATERIA ES NECESARIA PERO NO ES UN FIN EN SI MISMA, ES FUNCIONAL A LAS EXIGENCIAS DEL ESPIRITU PARA PERSEGUIR Y CONQUISTAR LA GNOSIS, ES DECIR EL CONOCIMIENTO SUPREMO. SI, EL SUPREMO CONOCIMIENTO ES EL VALOR INSUPRIMIBLE QUE PROYECTARA VUESTRO ESPIRITU A LAS DIMENSIONES ASTRALES, HASTA LAS DIMENSIONES DONDE MORA EL ESPIRITU OMNICREANTE Y POR LO TANTO SER UNO Y UNA SOLA COSA CON EL. ¡EL! EL AMOR PURO, EL AMOR INFINITO, EL AMOR INCONDICIONADO.
DEBEIS MORIR DE AMOR PARA RENACER EN LA ETERNIDAD DE LA BELLEZA, DE LA PASION, DE LA ALEGRIA Y DE LA BEATITUD.
HIJO, HIJO DE MI LUZ, DISUELVE EN TU BOCA EL PERGAMINO  DE LA GNOSIS Y COMPARTE CON TUS HERMANOS ESTE ALIMENTO ETERNO PARA ALCANZAR LA META DONDE LA ALEGRIA DE TU ESPIRITU TE CONDUCIRA.
¡UN DIOS SOLAR!
¡PAZ!
Esto os lo dedico a vosotros, mis hermanos, de parte de un Dios Solar, porque he dedicado mi vida a mis hermanos, con todo mi amor y con toda mi amistad. Estoy siempre a vuestra disposición y os abrazo con el alma y con el corazón.
Sandra De Marco
21 de Mayo 2013

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139