Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Sandrademarco1DECID ¡SI! ¡SI! O ¡NO! ¡NO! ¡NON SEAIS HIPOCRITAS!
Floridia
(Sicilia). Bajo ese espacio de cielo silencioso entre las laderas lávicas del Etna y los salvajes arrecifes bordados por las blancas arenas de Siracusa, allí se levanta majestuosa y se lanza con ese antiguo fervor, la voz de aquel que grita en el desierto. Coherencia, fuerza, valor, humildad, justicia, amor, devoción, servicio, sacrificio. Después de un largo peregrinar por las calles del mundo, Sus Valores y Sus enseñanzas se encierran en su tierra de origen, reunidos en esas manos juntas, envueltos por la vibración de su voz al pronunciar el Padre Nuestro. Recorriendo el camino del Cristo, Su sangre besará hoy su tierra natal y se unirá como un río en creciente a la de todos sus mártires. Y así en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo esas señales sagradas se elevarán nuevamente al Cielo mientras siguen amonestando y denunciando los males del mundo. El Verbo que se hace palabra se erigirá una vez más en contra de los poderosos, de los escribas, de los fariseos y de los hipócritas. Para llevar a esta tierra árida y maravillosa el mensaje de Cristo, para despertar a las almas a la Verdad y despertar el temor de Dios en los hombres. Anunciando también en esta fracción de tierra impregnada de agridulce, Su inminente regreso con cadenas de fuego para el Juicio final. Cristo dijo a sus discípulos “por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mt 28:19). Pero el hombre no dio ejemplo alguno de Sus enseñanzas. Desde el primer tierno suspiro de un recién nacido, de cada ángel encarnado en este maravilloso y atormentado planeta, será ofrecida ante sus ojos la triste visión del inefable andar evolutivo del género humano. Imágenes turbias pasan frente a sus ojos curiosos y colmados de esperanza, mientras se suceden con características rapsódicas, vicios, debilidades y humanas pasiones que encadenan a todos los hombres: miedo, victimismo... orgullo, lujuria, vanidad, soberbia, gula, egoísmo. Un mundo sobrepasado por la hipocresía, donde reinan la incoherencia y el obtuso conformismo demasiado a menudo disfrazados de conveniente formalismo y enguatada etiqueta. Sus jóvenes ojos rebosantes de amor universal verán con espeluznante desconcierto ese panorama asfíctico de irrefrenable decadencia moral y cultural; y esos seres que teniendo la ilusión de creer en el Bien, en el fondo no amaban a nadie más fuera de sí mismos. Y siguiendo las instrucciones del manual ofrecidas como dote al buen cristiano moralista y respetable, comienza un largo y viscoso ritual de celebraciones sagradas y profanas, en la opulencia de salón de los conformistas y adinerados, de quienes su santa iglesia no parecerá estar para nada lejana.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo con el ritual del Bautismo será celebrado el primer sacramento. Pero frente a la dulce criatura hombres y mujeres despreocupados del sacrosanto contexto desfilarán con vestidos lujosos adornados con ridículos peinados entre sonrisas, carantoñas y amabilidades muy a menudo artificiales. Y entre felicitaciones y gestos de aprobación recogerán oros y tesoros, conquistando simpatías, provecho futuro y útiles favores. Los años pasarán y también los sacramentos, las Pascuas, todas las Santas Navidades asumirán el mismo agrio y nauseabundo sabor. Con infinita tristeza y creciente resignación participará en festivales de exhacerbado consumismo y derroche, mientras las bocas de parientes y conocidos pronunciarán sentencias complacientes, prodigando infinitas esperanzas baratas. Entre rebosantes carritos de las compras y mesas presentadas como Dios manda, voces hipócritas invocarán al amor y a la paz entre los pueblos y detrás de adecuadas recompensas exhortarán a todos los niños del mundo a ser mejores personas y más buenos.  En nombre de la solidaridad y la misericordia les será enseñado que distribuyan míseras limosnas y que frente a una mano tendida vestida de trapos aceleren el paso y vuelvan la mirada hacia otro lado. Los arroparemos todas las noches en habitaciones atestadas de juguetes cada vez más violentos y despiadados, acunados con sonidos y canciones de contenidos perversos y los dejaremos abandonados a diabólicas criaturas convertidas en sus ídolos. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo les será dicho que deben amar al prójimo como a sí  mismos. Y así en cada familia alimentaremos odios y rencores transmitidos de generación en generación. Y en los pupitres de la escuela les enseñaremos las guerras, las masacres y los genocidios de los que cada vez somos más capaces de hacer. Hablaremos de millones de mujeres y niños condenados a morir, de una naturaleza destinada a desaparecer y de derechos humanos avasallados. Sus oídos escucharán apesadumbrados día tras día a través de los medios de comunicación los horrores perpetrados, frente al despreocupado y cómplice silencio de los propios padres y madres, quienes inmersos en una macabra apatía y en el más frío cinismo seguirán ocupándose de cualquier otra cosa, delegando a quién sabe quién todas las culpas del mal. Susurrarán alguna que otra palabra de pesar pero jamás se invocará algo de justicia.

Y en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en esta gran apoteosis de la hipocresía y la incoherencia, seguiremos perpetrando el gran engaño de la iglesia ofreciendo en un lenguaje incomprensible la palabra del Señor. Con ridícula soberbia y sin ninguna moderación, seguiremos negando la existencia de otros mundos, menospreciando y limitando Su potencia y Su gloria a una iglesia y a una humanidad indigna. Y señalando con el dedo al infiel y a cualquier otro credo, lo acompañaremos a celebraciones sagradas en pomposas iglesias y lujosos santuarios, cubriendo de censura los pecados y las blasfemias cometidas en Su nombre por los siglos de los siglos. Les enseñaremos a no hacer demasiado alboroto, a mantener a toda costa los honores y cualidades, a ignorar las injusticias y a cuidar los privilegios. Pero algún día nuestros hijos se preguntarán, o quizás en su corazón ya lo hacen. Si para nosotros ya no sería apropiado desde ahora recitar el Mea Culpa y dejar las sagrada señal de la cruz a los verdaderos siervos del Señor. Y a quienes no rezan, pero que por sus obras llevan a Cristo en el corazón. Porque Jesús dijo “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” (Mt 7,21-23)

Nos encontramos en Floridia, ciudad natal de Giorgio Bongiovanni, testigos una vez más de una nueva etapa que ha sido voluntad del Cielo, dedicada a los Mensajes Secretos de la Virgen y al acontecimiento más importante de toda la historia de la humanidad: la segunda venida de Cristo.

Luego de los debidos agradecimientos a la municipalidad de Floridia, al intendente y a los asesores Enzo Tata, organizador de la manifestación y director de la Academia de disciplinas bionaturales de Siracusa abre la conferencia de hoy frente a un público numeroso y atento explica lo que ha motivado la participación de la Academia en esta manifestación. “Nació una exigencia. La exigencia fue la de compartir con las personas, con nuestros amigos, con el territorio en el que vivimos, especialmente en la provincia de Siracusa, los valores que nosotros vivimos cotidianamente, con la experiencia de las disciplinas bionaturales que es la de la atención hacia la salud biopsíquica a través del yoga, el shiatsu, etc. Entonces decidimos compartir estos principios nuestros con los demás y asumimos una misión. Y la misión fue la de abrir las puertas de la Academia al mundo que nos rodea. Y fue un gesto valiente porque quisimos invitar a compartir los valores universales de paz y hermandad entre los pueblos incluso a aquellos que pueden aparentemente comunicar estos valores de forma diferente a la nuestra.”

Posteriormente Annabella Genovese, presidenta de la Academia y profesora de shiatsu, Yoga y masaje oriental del centro Magatama, se adhirió a este mismo pensamiento, subrayando además la intención de “crear una escuela formada por muchos instructores que hablen el mismo lenguaje. Donde todos los miembros puedan brindar a los inscriptos, a los oyentes, a la gente que se encuentra de paso, su talento, su sensibilidad, con el objetivo de hacer el bien. De hacer el bien creando la conciencia de que todos nosotros somos divinos, estamos hechos de tierra y cielo, fuego, metal, agua, y reflejamos lo que existe arriba y abajo, entre la tierra y el cielo. […] Incluso cuando se practica una buena meditación se tiene la percepción de no estar desconectados del universo y de ser una sola cosa con la energía cósmica de la cual está empapado. Y ésto lleva a que uno se aleje de los parámetros de esta sociedad que enseñan a construir una familia, a comprarse una casa, a tener hijos...” Además la voluntad de hacerse eco de esta intención, para que también haya un determinado impacto sobre el mundo real.

La palabra pasa posteriormente a Flavio Ciucani, historiador y estudioso de señales y prodigios, quien nos presenta las señales de los tiempos. “Buenas tardes a todos. [...] Yo hablaré de las señales de los tiempos, todas las señales especiales y excepcionales que se están manifestando en este período. Ya desde hace dos siglos hemos sido invadidos por testimonios de hechos extraordinarios que van más allá de las apariciones marianas, de las lagrimaciones o de las sangraciones. En Oriente, por ejemplo cuadros de la Virgen que están lagrimando mirra. Un acontecimiento excepcional ya que en Oriente la mirra se usa para ungir a los muertos, casi como queriéndonos decir que estamos en una época de 'muerte' [...] Hoy nosotros estamos viviendo una situación muy especial, y para explicarla me sirvo de una antigua poesía en latín, que pasó a formar parte del ritual católico y que todos vosotros conocéis: il Dies Irae de Tommaso da Celano. Tommaso, biografo de San Francisco y testigo de sus estigmas sagrados escribió:

Dies Irae, dies illa – en el día de la ira, cuando Dios manifieste Su ira, Su potencia, Su capacidad de juicio;

solvet saeclum in favilla – precisamente en ese día las cosas materiales, las cosas mundanas, todo lo que el hombre ha creado y que no sirve para su evolución se disolverá como chispas en el fuego. Muchos lo traducen como “el mundo se disolverá”, pero seculum no significa mundo, sino las cosas seculares, las cosas materiales;

teste David cum Sybilla – de este hecho son testigos David y la Sibilla.

Ésta es la frase más importante, lo de David lo comprendemos porque es el patriarca de Jesús. Vosotros sabéis que en el Biblia los profetas profetizaron que de la estirpe de David nacería un vástago que sería el Salvador del pueblo judío y de la humanidad. Pero en este contexto la Sibilla podría parecer bastante extraña. La Sibilla es un personaje casi mitológico que nosotros los habitantes de la región de Le Marche lo consideramos verdadero. En una ladera del Monte Sibilla, en el centro de la cadena montañosa de los Montes Sibillinos hay una gruta que, según la leyenda, albergó desde tiempos prehistóricos a una profetisa: la Sibilla. Y Tommaso da Celano, originario del Abruzzo, tenía que pasar a través de Le Marche y Umbria, por lo tanto a la vera de la Sibilla, para llegar a los lugares visitados por San Francisco. Por tanto conocía perfectamente esta leyenda, que había sido transmitida durante toda la Edad Media, que habla de una gran vidente que tenía poderes excepcionales, sabía predecir el futuro y leer el pasado. Al punto tal que los generales romanos antes de partir la interrogaban  para conocer el resultado de sus guerras.

La leyenda cuenta que siendo virgen aún la Sibilla se enojó mucho cuando supo que una quinceañera de un pueblito perdido de Medio Oriente, se convertiría en la madre de Jesús. Después de una vida de preparación, ella consideraba que tenía que ser elegida como madre de Dios, del Salvador. Pero que fue reemplazada por una jovenzuela que a su juicio fue elegida sin nombre, sin poder y sin capacidad. Según la leyenda por este acto de presunción por querer convertirse en la madre de Cristo, fue condenada por Dios a vivir en la profundidad de la montaña hasta el juicio universal, es decir hasta la venida de Jesús, padeciendo todos los dolores que padeció la Virgen bajo la cruz y viendo a la humanidad en su desatención a los dictámenes del Evangelio. Entonces ella se convierte en testigo del retorno de Jesús. Y pienso que esta leyenda se está confirmando porque refleja dos momentos especiales. El primero es que los hombres no están poniendo en práctica el Evangelio, y ésto es tan evidente que cualquier explicación terminaría siendo superflua. El segundo factor es que esta humanidad está a la deriva, y creo que este paralelismo se puede comparar con el momento de la Crucifixión, de la Pasión. Porque cuando Jesús murió en la cruz  sus amigos no estaban, fue abandonado por todos y cerca suyo la única que estaba fue la Virgen. Una Virgen que estaba cerca suyo no porque Él era su Hijo, sino porque tenía plena conciencia de que Jesús estaba muriendo por toda la humanidad, que en ese momento estaba representada en Ella. Y si hoy la Sibilla, que representa a la humanidad hoy se encuentra en el momento de la crucifixión, de la Pasión, ésto significa que Su regreso está próximo... Jesús dijo: 16:2-3 Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis! (Mt 16, 2-3)

Hoy las señales de los tiempos son muchas: guerras, hambre, destrucción, etc, y todo ésto ocurre porque Jesús está regresando. Ésto es lo que deduzco. Incluso las apariciones de la Virgen cada vez más insistentes, donde nos advierte que Satanás se ha liberado de las cadenas; invitándonos a rezar y a hacer ayuno porque el maligno quiere destruir Su plan: salvar a la mayor cantidad de almas posibles antes del regreso de Su Hijo, el Cristo. Esta es la razón por la cual se están manifestando estos acontecimientos extraordinarios. Y será un Cristo que regresará y nos juzgará en base a las obras. En una de las últimas apariciones la Virgen dijo “Rezad, pero rezad bien! Y después añade “Qué la oración sea el inicio de vuestras acciones”, rezad con alegría y sentid la necesidad de expresar el amor hacia los demás en vuestras acciones y en vuestras obras”. Por lo tanto la oración y la meditación sirven para encontrar el propio Yo, para elevar el espíritu, para recargarnos. Pero si luego no hacemos nada, porque nuestra felicidad interior supera la necesidad y la voluntad de hacer el bien, hemos caído en la tentación. Y ésta es otra señal de estos tiempos.

Por lo tanto he aquí el motivo de la presencia casi ansiosa de la Virgen. En el mensaje de Medjugorie del 25 de marzo dijo ‘Hijitos, deseo ver vuestro “sí”’ - no dijo deseo escuchar vuestro si – “y que vuestra vida sea el vivir con alegría la voluntad de Dios en cada momento de vuestra vida”.

Entonces  jamás debemos olvidar un hecho importante. Que Su regreso para juzgar a los vivos y a los muertos se basa en un juicio preestablecido. No se nos preguntará cuántas veces meditamos, cuántas veces fuimos a misa, y mucho menos cuántas veces recitamos el rosario. Todas estas cosas son necesarias para prepararse, pero no formarán parte del juicio. ¡El juicio será muy simple ‘Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era forastero y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel y vinisteis a verme' (Mt 25,35) Será ésto lo que nos dirá el Maestro cuando venga!  Y éste es el mensaje que os dejo.”

Y es el momento de Pier Giorgio Caria, uno de los máximos expertos en ufología de Italia, investigador y autor de documentales para programas como “Voyager” y “Star Gate”, además de haber ganado varios premios en el “Congreso Mundial UFO  Laughlin” en  Nevada. Una vez más nos ilustrará con esa extraordinaria capacidad de análisis y de síntesis que lo caracterizan, la unión indisoluble entre la experiencia de Giorgio Bongiovanni, la realidad extraterrestre, las señales divinas en cielo y en tierra, y cómo estas señales de los tiempos convergen y se funden en un único mensaje: el Retorno de nuestro Maestro Jesucristo. “Os agradezco por estar aquí esta tarde. Acabamos de regresar de Sudamérica con Giorgio, después de una gira de varias conferencias, programas televisivos y radiales y estoy muy contento de que el interés continúe, porque las salas estuvieron llenas tal como lo está hoy. Retomo inmediatamente el discurso de Flavio que ha hablado de las señales que se están manifestando en el ámbito sagrado. Vuestro paisano Giorgio Bongiovanni lleva una de las señales máximas de la historia de la cristiandad: los estigmas, que recuerdan de forma dolorosa y evidente la crucifixión y la Pasión de Cristo. Pero también hay otras señales como los círculos de trigo y la ufología, a pesar de que la ciencia oficial no las reconoce. Y esta falta de reconocimiento no es de carácter científico, porque científicamente son cosas ya conocidas. El problema es que la información es custodiada por un pequeño número de personas y no llega hasta nosotros. Incluso si es que llega siempre es presentada sin seriedad y con tono irónico, un poco sarcástico. Antes que nada quisiera hacer una aclaración. Estoy absolutamente convencido de que la Verdad es un recorrido totalmente personal, por lo tanto que yo os muestre estas señales no significa que mi intención sea cambiar la visión de vuestra vida. Lo único que pretendo es realizar un intercambio con las personas de algún indicio para permitir a cada uno de vosotros a través de una búsqueda personal, llegar a la verdad. Porque en todo caso la verdad tiene miles de facetas y sólo puede ser comprendida a través de un trabajo personal. Yo no puedo vender la verdad y ni tampoco os la puedo regalar. Y antes de comenzar querría también recordar a una persona que fue muy importante para mí, Eugenio Siragusa, a quien conocí a finales de los 80' y que fue mi guía espiritual. Un personaje extraordinario que sobre todo fue también guía espiritual de Giorgio Bongiovanni, es decir la persona que lo preparó para que luego viviera la extraordinaria experiencia mística de los estigmas. Entonces Eugenio fue un poco el promotor de esta búsqueda, de este estudio para encontrar las pruebas que sirven para hacer entender que algo extraordinario está ocurriendo en nuestros tiempos. Eugenio fue un pionero del contactismo, un ser elegido indudablemente por las inteligencias extraterrestres para luego ser el intermediario de mensajes que  fueron comunicados a la humanidad. Entonces pido un fuerte aplauso para Eugenio.

Ahora quisiera comenzar, después de esta digresión, por las señales que convergen en la ufología pero razonando con la óptica de una extraordinaria y antigua civilización que no conocimos: los Mayas. Los Mayas desaparecieron en el 819 D. C., o sea siete siglos antes de que los españoles llegaran a las costas de Guatemala. A nivel mundial se habla como si la Profecía Maya fuera una especie de profecía del fin de la humanidad. Pero no es así. La Profecía Maya habla de estos tiempos, de una grave crisis que podría vivir la humanidad, incluso muy dolorosa; pero también habla de una gran renovación, de un período que concluye en el 2012 y en el 2013 comienza otro. Por lo tanto el mundo no termina. Ocurren hechos extraordinarios porque el planeta es inundado por una energía inusual que condiciona, ésto también a través del sol y de la luna, la existencia misma del planeta. Un período especial que ellos llaman 'el tiempo del no tiempo' y que consideran 'el tiempo de la elección', es decir el último período útil en el cual la humanidad puede decidir por el bien o por el mal. Pero no desde el punto de vista conceptual, sino desde el punto de vista, como dijo Flavio anteriormente, de las obras, de las acciones. Entonces tenemos que meditar, tenemos que rezar, pero sobre todo además tenemos actuar. Si queremos una sociedad diferente de la que tenemos, extremadamente injusta y en contra de la vida a la cual la estamos destruyendo en todas sus manifestaciones, tenemos que elegir ponernos en acción. Tenemos que actuar, tenemos que sacrificar nuestro tiempo y si es necesario también nuestros bienes para tratar de aportar un cambio positivo a nuestra sociedad que está yendo de forma evidente a la deriva. Según los Mayas esto es porque son nuestras acciones las que determinan nuestro futuro. Y ésto nos lleva  precisamente a la ley de causa y efecto, o como dijo Cristo ‘Aquel que a espada hiere a espada morirá', o el karma para las religiones orientales. Comúnmente nuestra vida así como la vida de cada ser, a excepción hecha de algunos casos especiales, que yo defino como misiones, es programada por nosotros mismos; aunque a menudo erróneamente consideramos a la ley de causa y efecto, que es una ley física, como lo es la ley de gravedad, según el criterio de un credo.  Entonces  los mayas dicen que si queremos entrar en el aspecto positivo de la profecía, es decir entrar en el futuro a esta extraordinaria era dorada, tenemos que ganárnoslo a través de nuestras acciones. Porque si nuestras acciones siguen siendo pasivas o incluso trabajamos del lado del mal, entraremos en la parte negativa. Y los mayas nos dicen que dentro de este período de veinte años, el último katun, iniciado a partir de 1991 (año de un gran eclipse), se entrará en un período que ellos llaman 'el salón de los espejos'. Es decir, entramos en períodos de grandes acontecimientos a nivel planetario que a través de su manifestación nos harán ver el valor que han tenido nuestras elecciones. Por ejemplo con el terremoto de Japón, con el problema de Fukushima quedó en evidencia cuán peligroso, destructivo y estúpido es elegir la energía nuclear. Entonces vemos nuestras elecciones reflejadas en los acontecimientos. Y este tiempo de la elección termina en el 2012, y a partir del 2013 este tipo de energía entrará de manera imponente, es decir los acontecimientos serán cada vez más rápidos. Pero también hay otras señales sorprendentes en el mundo que confirman que nos encontramos en un momento especial: la espiritualidad, los círculos de trigo y la visita extraterrestre. Giorgio recibe los estigmas el 2 de septiembre de 1989, pocos años antes de que iniciara el último katun, en Fátima en uno de los lugares más famosos de la cristiandad moderna, donde en 1917 la Santa Virgen apareció a los tres pastorcillos dándoles los tres mensajes famosos. Y la Virgen reaparece por séptima vez en Fátima estigmatizando a un joven siciliano, completando así el número de apariciones profetizado a los tres pastorcillos. Entonces también en el campo de la espiritualidad y de la divinidad ocurre un hecho sorprendente, precisamente en el umbral del último katun. En el ámbito de los círculos de trigo estos símbolos aparecen numerosos a partir del 1990, mientras que en los años anteriores aparecían como simples círculos y fueron considerados un fenómeno puramente ufológico, atribuido a hipotéticos aterrizajes alienígenas. Pero cuando estas figuras comienzan a hacerse más elaboradas y complejas, los investigadores se dan cuenta de que es un fenómeno comunicativo por si mismo, porque aparece muchas veces el símbolo transmitido por las antiguas civilizaciones que significa 'comunicación entre cielo y tierra' o 'unión entre cielo y tierra'. Símbolo aparecido frecuentemente en los campos ingleses, repitiendo insistentemente la palabra 'comunicación'. Por lo tanto las civilizaciones extraterrestres, que son los artífices, de este fenómeno extraordinario provocan un gran cambio en los círculos de trigo también en el umbral del último katun Maya, convirtiéndose en un fenómeno mucho más complejo, que además puede ser visitado por todos y tiene una valencia científica extraordinaria. Y ésto acompaña a otro hecho extraordinario: la visita de civilizaciones extraterrestres, de seres mucho más evolucionados que nosotros cuya comunicación asume también una forma más concreta a través de los círculos de trigo. Hasta ahora no se han mostrado públicamente pero estamos cercanos a este gran contacto. Y volviendo a las profecías Mayas, en uno de los códigos que han sobrevivido, el código Desdre, hay una profecía que concierne precisamente al contacto con estas civilizaciones que dice que uno de los factores más importantes en el ámbito de lo que será el cambio de la humanidad, de los hechos que la llevarán a vivir esta extraordinaria evolución es ni más ni menos que el contacto con las civilizaciones que vienen del cosmos. De hecho en una página del código Dresde está representada la muerte sentada sobre un trono de huesos amonestando con el dedo. Y la profecía dice ‘Ay, de la Tierra... el final de los guerreros jaguar, el inicio de la Nueva Era, resurgirá de las cenizas... la vida y la muerte..., la Nueva Era, donde regresaran los Señores de las Estrellas’. Por lo tanto los Mayas ya desde hace siglos nos hablan de civilizaciones extraterrestres: los Señores de las estrellas que son dueños por excelencia del viaje interestelar, y os dejo imaginar cuál podría llegar a ser la ciencia de civilizaciones que pueden viajar entre los soles y las galaxias. En cambio los caballeros jaguar son los destructores de la vida los constructores de armas, los promotores de guerra, los traficantes de droga, las organizaciones criminales, etc. Y el 15 de julio de 1991, antes, durante y después del eclipse previsto por los Mayas, un platillo volador se detuvo sobre la Ciudad de Méjico. A partir de esta fecha los Mayas nos dicen que comienza el proceso final que nos conducirá al contacto cósmico. Efectivamente desde esa fecha la cantidad de avistamientos, testimonios y fotografías aumentó de manera exponencial. Volviendo a Giorgio Bongiovanni, el 2 de septiembre de 1991 recibe los estigmas en los pies, no en una forma clásica, sino de una cruz sangrante, durante el éxtasis recibe un mensaje de Cristo en que se le explica que hemos entrado en el tiempo de la elección y que la cruz representa la elección que hará la humanidad. Una cruz para quienes acepten el bien y una cruz para quienes sigan al mal, una cruz de condena y una cruz de redención. Por lo cual también en la experiencia de Giorgio la profecía Maya del tiempo de la elección entra de manera preponderante a través de la señal de sufrimiento de la sangre de los estigmas. Y este momento especial de la historia de la humanidad estará marcado fuertemente por la presencia de la Santa Virgen que no sólo nos invita a la oración, sino también a las obras. Y aún más, coincidentemente con todos estos acontecimientos, que pueden ser más o menos creídos ocurren otros. Se derrumbó el comunismo y esto cambió completamente la historia de la humanidad, a punto tal de que la historia nacional e internacional ya no volverá a ser la misma. Los Estados Unidos toman la ventaja y comienza la globalización que ha marcado tristemente los últimos veinte años de nuestra historia. Por lo tanto este hecho es una ulterior prueba extraordinaria de que algo importante ha entrado en la humanidad y nos está llevando hacia el destino. Incluso a nivel nacional, aquí en Sicilia, ocurren dos hechos terribles donde dos héroes de la patria, dos mártires, son asesinados bárbaramente, respectivamente 23 de mayo y el 19 julio de 1992 Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. Este acontecimiento hará caer a un poder que parecía inoxidable y eterno, provocando las situaciones que cambiaron y condicionaron realmente la historia de nuestra nación. Yo hablo de ésto incluso en el exterior, destacando que este hecho ocurrido aquí en tierra siciliana, no sólo condicionó a Italia. Fue un hecho que sacudió y recorrió todos los rincones de la tierra. Es decir que podemos considerar que su asesinato cambió la historia de la humanidad.

Y ahora regresamos específicamente al ámbito ufológico, en el cual a partir del 11 de julio de 1991 el contacto se intensificó. Pero primero hagamos un paso atrás. En octubre del 57' el Sputnik era el único objeto de fabricación artificial-tecnológico-terrestre en órbita sobre nuestro planeta. No había otro. No había satélites rotos, llaves inglesas perdidas por los astronautas, no había desechos espaciales o basura espacial a los cuales atribuir la presencia de objetos no identificados en el espacio. Estaba únicamente el Sputnik, una esfera de alrededor de 50 cm de diámetro, el primer objeto lanzado en órbita planetaria. Pero el 9 noviembre de 1957 aparece un artículo en un periódico, titulado 'El Sputnik no está solo', donde se dice que el Sputnik viaja acompañado por un misterioso pequeño objeto luminoso. Una noticia excepcional a la que le siguieron muchos otros testimonios de este fenómeno: las filmaciones del astronauta James McDevitt que filmó algunas esferas y sus veloces movimientos, los videos del Apolo 9, Apolo 17... posteriormente hubieron toneladas de filmaciones de esferas, porque en ese tiempo la censura todavía no ocultaba este tipo de información. Pero desde 1992 el contacto se intensifica no sólo con videos de platillos voladores, sino también con interacciones directas a nivel físico con las videocámaras. Incluso han sido fotografiadas las cabezas de los robots biológicos, los grises, que ocupan los platillos voladores. Hasta llegar a las manifestaciones de carácter público o paramilitar, mientras sobrevuelan espacios protegidos militarmente o hasta en los aeropuertos. Tengamos presente que estos seres han elegido esta metodología desde hace 60 años, con la intención de hacernos saber que somos visitados y de anunciar el contacto masivo. Porque su presencia masiva en lugares importantes provocaría una  guerra espantosa y los medios de comunicación manipulados nos dirían que estamos siendo invadidos, provocando pánico y miedo lo que desencadenaría un caos tremendo.

Hoy el fenómeno más importante de contactismo desde el punto de vista de la cantidad material vídeo registrado, es italiano. Antonio Urzi y su mujer Simona Sibilla están obteniendo las filmaciones más importantes y más claras de toda la historia de la ufología, en cantidades realmente industriales. La experiencia de Antonio comienza con una visión de una enorme cruz de luz en su habitación cuando era niño, y desde el 2004 hasta el día de hoy, obtuvo más de dos mil videos en Italia, Méjico, Estados Unidos, Turquía, etc. Y algo increíble es cómo Antonio percibe con antelación la llegada de estos objetos y además que muchas veces las filmaciones de estos fenómenos coinciden con el momento en el que Giorgio sangra de los estigmas o recibe algún mensaje de los seres de luz. Es decir que hay una estrecha relación entre el aspecto espiritual y la realidad extraterrestre, algo sobre lo que incluso las religiones tendrían mucho que decir y sin embargo callan manteniendo el silencio, porque si la gente tomara conciencia de esta verdad cambiaría su sistema de vida. Y esta relación entre espiritualidad y realidad extraterrestre se hace cada vez más evidente en los círculos de trigo: aparecen cruces, el rostro de Cristo vivo, hasta el cáliz con la hostia, el símbolo místico por excelencia. En especial, en el momento que apareció la figura del cáliz Giorgio recibió un mensaje de los seres de luz, en el cual ellos señalan a un personaje, que es el propio Giorgio, como Cáliz de la Comunión, que es el Santo Grial. Estos seres explican que en realidad el Santo Grial son los estigmatizados, los cálices vivientes que contienen la sangre de Cristo que aún es derramada para nuestra salvación. Por lo tanto ese cáliz tan buscado durante milenios, protagonista de poemas e historias en realidad ha estado viviente entre nosotros desde hace siglos. Finalmente la conexión entre espiritualidad y realidad extraterrestre es confirmada a través de otro mensaje: ‘El fenómeno de los Pictogramas sufre por evolución natural, un pasaje de imagen cósmico-científica a imagen mistica-espiritual, al fin de poner en evidencia ante vuestras conciencias que este es el tiempo que anuncia la Venida de Cristo sobre la Tierra y por lo tanto el triunfo de la ciencia del espíritu sobre la ciencia sin conciencia.’  Por lo tanto cada símbolo es un mensaje que reitera una vez más amonestaciones, advertencias, avisos de que estamos en un tiempo de gran cambio y que nos tenemos que adecuar, que ya no podemos vivir la vida como la hemos vivido hasta el día de hoy. Y es el mismo mensaje que nos da la Santa Virgen, los extraterrestres, y que Cristo nos dio hace dos mil años. Ya en los años 80' Eugenio Siragusa dijo que la visita extraterrestre ha sido ocultada además porque es una señal mesiánica, una de las señales profetizadas que anuncian la inminencia de la segunda venida de Cristo. Un anuncio que sigue manifestándose aún hoy, a través de lagrimaciones de estatuas, cuadros, apariciones que profetizan y advierten. Pero son todos fenómenos que vienen de una misma fuente, que es la divina. Porque la verdad o la no verdad es simplemente un problema de información. ¡Tenemos que salir del campo de los credos! Creer es un engaño. Si tenemos las pruebas una cosa es verdadera o no lo es. En cambio en el nombre de los credos hace años que nos atacamos sobre todo a nivel religioso y también político, y nos matamos como perros.”

Y he aquí Giorgio Bongiovanni llega a la mesa de oradores:

“Gracias a todos. A Enzo, mi amigo y hermano floridiano, a los organizadores, a la junta municipal y las autoridades que han hecho posible este evento. He venido aquí esta tarde para daros un mensaje, pero quisiera comenzar con una oración.”

Luego de haberse quitado los guantes, en el respetuoso silencio de la sala Giorgio recita el Padre Nuestro. Y después de algunos segundos de concentración, retoma la palabra relatando una pequeña anécdota de su vida marcada ya desde temprana edad por un destino que lo llevará a cumplir la gran misión dictada por el Cielo: “Yo soy floridiano, nací aquí, en calle Palestro cerca de la iglesia de San Antonio. Recuerdo que un día, a la edad de seis años me escapé de casa. Mi madre y mi padre me buscaron por todas partes y no sabían donde encontrarme. Y después de una larga búsqueda por toda Floridia me encontraron en la procesión de San Sebastián, estaba empujando el carro junto a los peregrinos. Nadie me había acompañado y eso fue algo que sorprendió mucho a mi madre.” [..] Después de veintidós años de misión, ésta es la primera vez que traigo a la ciudad donde nací el mensaje que el Cristo me confió. Os preguntaréis porque justo ahora, y la respuesta es simple. Porque hemos llegado al final de los tiempos y vivimos un momento muy especial. Todo lo que habéis visto y escuchado en esta sala de nuestros amigos y hermanos, es una pequeñísima síntesis de las señales celestes que se están manifestando en el mundo.

Y todas estas señales son portadores de un mensaje y es necesario entenderlas, interpretarlas y descifrarlas. Aunque generalmente son tan claras y evidentes que, más allá de algunas  explicaciones científicas, espirituales, que de todos modos son importantes, intuitivamente todos vosotros podéis deducir que se trata de un mensaje divino, que viene de Dios, y que llama a la humanidad a pasar lista a través de sus instrumentos. La Madre Santa, como hemos visto, es un instrumento indispensable y el instrumento más importante del cual Dios se sirve para manifestar Su voluntad se llama Jesucristo, el protagonista del mensaje que os traigo esta noche. Para no aburriros seré también muy sintético porque quiero que mis hermanos conciudadanos de Floridia, después de todos estos años de ausencia de mi tierra, me interroguen, me hagan preguntas. Por lo tanto daré el espacio sobre todo a vosotros. Pero antes tenéis que escucharme atentamente. Yo no soy Jesucristo. Yo soy un mensajero de Dios y ahora que he llegado a la parte final de mi misión estoy más convencido que nunca. La Virgen en Fátima y Jesús posteriormente, me dijeron 'Cuando haya llegado el momento en el que tu misión esté a punto de terminar, regresarás a tu tierra y predicarás'. Y como mi misión está a punto de terminar, aquí estoy. Yo, mi familia y algunas personas de nuestro grupo, viven ahora en Palermo, en la capital de Sicilia. Porque desde esta ciudad comienzo la última parte de mi misión. No soy Jesucristo pero he venido aquí para anunciaros lo que vosotros católicos ya escucháis a menudo decir en la parte final de la Misa. Me dirijo a los cristianos católicos pero también les hablaré a los laicos y daré un bello mensaje a los no creyentes. Cuando el sacerdote dice 'Misterio de la fe', los que escuchan responden ‘Anunciamos tu muerte, Señor. Proclamamos tu resurrección. En la espera de tu venida'. Y en espera de tu Llegada' es algo que vosotros los cristianos católicos escucháis decir cada domingo en Misa. Entonces los cristianos católicos, si profesamos esta fe, tenemos la obligación de creer en la segunda venida de Cristo. Lamentablemente son pocos los sacerdotes que recuerdan que éste es el Tiempo. Ningún cardenal os la recordará, jamás, porque le temen. Mientras muchos fieles, como nosotros, la esperamos porque estamos sedientos de justicia. Éste es el Tiempo de la segunda venida de Cristo y todo lo que está sucediendo gira alrededor de esta profecía. En ésto también se centra la experiencia que vivo desde hace veintidós años. Y esta venida en el Evangelio está anunciada por el mismo Jesús en el capítulo 24 de Mateo. A la pregunta de sus discípulos acerca del tiempo de su venida, Cristo responde con un discurso muy profundo que es definido como el discurso escatológico.  Aquí Jesús habla de un tiempo y dice que nadie conoce ni el día ni la hora. Pero explica que a través de las señales de los tiempos podemos entender cuando puede ser el tiempo de Su Venida. Y les da a los apóstoles unas indicaciones clave y bien precisas, porque Jesús sabía que los apóstoles nos habrían hecho llegar Su Palabra para que hoy todos nosotros pudiéramos conocer la Verdad. En el discurso escatológico Jesús habla claro y dice ‘Cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos... cuando oiréis de guerras y de rumores de guerras... se levantará nación contra nación y reino contra reino... habrá hambre y pestilencia... y habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas ese es el tiempo de mi venida... cuando vuestros hijos y vuestras hijas profeticen, vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños’ (Hechos de los Apóstoles 2-17) ese es el tiempo de mi Venida.

Y cuando el Señor dice, 'las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas' es claro que no se refería a las estrellas. ¿Jesús podía acaso mentir o ser un mentiroso? Jesús es el hijo de Dios, es el más grande astrónomo del universo, ese universo que Él mismo ha creado. Con el término estrellas identificó a los objetos de luz que descenderían sobre la Tierra. Y luego continúa diciendo ‘entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo, próximo está Mi retorno'. La señal del Hijo del hombre es la Cruz, y esta noche en esta sala hemos enseñado sólo algunas cruces aparecidas en cielo y en tierra. Son todas señales de preparación. La Virgen en Fátima, Garabandal, y Medjougorie habló de la gran señal, que es la Cruz en el cielo. Jesús dice también ‘Y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Padre, y viniendo en las nubes del cielo. (Mt 26:64) 'Todo el mundo, todas las naciones lo verán. Todas las naciones serán puestas a sus pies'. Por lo tanto Jesús habla de una manifestación física. Algo que es importante, y que también es el mensaje que os traigo esta noche, es que tenemos que prepararnos para esta manifestación Suya. Entonces lo que hemos visto esta noche, o lo que veréis, y todas las señales que ocurrirán y serán publicadas próximamente en los periódicos son una preparación para la Venida de Cristo. Porque la venida de Cristo no será silenciosa en la cual muchos dudarían. Será tan impactante, tan sublime, pero también dramática y espantosa al mismo tiempo que si no os preparáis podríais morir al instante. Y no solo la muerte física, que ya es una experiencia traumática. Pero también una muerte interior, espiritual. Porque como dice el Evangelio, Su segunda venida no será como la primera. No estará en la Cruz. Ya no habrá latigazos, no habrá más clavos en las manos, ya no estará la Virgen Santa bajo la Cruz y San Juan consolándola, ya no habrá perforaciones en el costado. Lo que habrá será Gloria. Cristo vendrá como Juez. Y como todo Juez, tiene que juzgar, es decir tiene que establecer si una persona es culpable o inocente. Por lo tanto tiene que absolver, condenar o hasta incluso premiar. Tenemos que prepararnos a la Venida de Cristo. Y, como dice el Evangelio, Jesús no estará solo. Estará acompañado por una fuerte legión de ángeles abstractos, concretos, que se podrán tocar tal como tocaremos al Señor. Probablemente creéis que los ángeles tienen alas, o que son formas espirituales, y que lo que dijo Jesús es simbólico. Pero no es así, además lo dice claramente. Y como hoy recibí una orden de Cristo 'En Floridia tienes que hablar del Evangelio, así los floridianos te entenderán mejor', os doy un ejemplo del Evangelio. Después del arresto y la flagelación Jesús fue llevado frente a Pilatos. Pilatos a Jesús: '¿Eres tú el rey de los judíos?' Jesús le contestó: '¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?' Pilatos le respondió: '¿Acaso soy yo judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?' Jesús le contestó: 'Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis seguidores habrían luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero no, mi Reino no es de aquí'. Pilatos le dijo: Conque ¿tú eres rey? Jesús le contestó: 'Tú lo dices: soy Rey. (Juan 18,33)

Y vosotros en esta sala sois todas personas inteligentes, todos intelectuales, de lo contrario no estaríais aquí, tenéis que haceros una pregunta. Si Jesús encadenado, azotado y flagelado dice 'Si mi Reino fuera de este mundo mis ángeles me vendrían a liberar', eso significa que estos ángeles que lo vendrían a liberar al instante son personas concretas. Y entonces el mensaje revolucionario que  os traigo es que estos ángeles no son sólo entidades espirituales, que como ya sabemos existen. Además son personas que vienen de otros lugares del universo. Civilizaciones extraterrestres acompañan a Jesús en Su segunda venida. Muchos creen que es inconcebible la existencia de otras civilizaciones extraterrestres, pero actuando de ese modo minimizamos a Jesús.  Porque si Jesús es el Rey del universo no podemos pensar que Él no haya podido visitar otras civilizaciones como la nuestra. Pilatos entiende perfectamente que Jesús no era un necio y que era inocente y trata de liberarlo de alguna manera. Luego cobardemente se lava las manos porque los escribas y los fariseos ya habían instigado al pueblo a condenar a Jesús a la crucifixión. Por lo tanto Jesús no vuelve solo, y en el cielo veréis miles de millones de luces blancas esféricas, ovaladas, azules que lo acompañarán y a bordo de las cuales habrán millones de seres que acompañarán a este Rey. Y nos tenemos que preparar para esto porque todos nosotros floridianos y no, tendremos que escuchar el juicio de Jesús. Él no destruirá el mundo, al contrario. Lo mejorará. Yo no creo en el final del mundo, creo en el Nuevo Reino de Dios. Soy optimista. Todos piensan que habrá una tercera guerra mundial, nuclear y que el mundo se acaba. Creo en cambio que habrá grandes catástrofes, pero el mundo no se acabará, porque el Cristo junto a esta gran Confederación angélica modificará el estado de cosas sobre la Tierra. Pero Él tendrá el poder de separar el trigo de la cizaña, de establecer quién es bueno, quién es justo, y quién no lo es. Quién es bueno y quién es malo, quién es un asesino criminal y quién es un santo honesto. Nos tenemos que preparar para esta segunda venida, y como tenemos que recibir a Jesús con todo nuestro amor, no podemos seguir viviendo tal como lo estamos haciendo. Tenemos que elegir, tenemos que colaborar con una sociedad más justa, tenemos que demostrarle a Jesús que nuestras obras son buenas porque Él no vendrá a juzgar nuestra fe, porque ha sido dicho y escrito en el Evangelio 'cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?’ No, no la encontrará.' ¿Entonces si Jesús no encontrará la fe o nuestra poca fe, qué vendrá a juzgar? Nuestras obras, y si éstas fueran buenas formaremos parte del Reino de Su Padre sobre la Tierra. Si nuestras obras fueran malas seremos relegados a otros lugares donde haya mucho sufrimiento. Pero para que podamos demostrar a Jesús que nuestras obras son buenas, tenemos que elegir. ¿Qué significa elegir? ¿Qué tenemos que hacer para prepararnos? ¿Tengo que dejar la familia, los hijos, el trabajo y tengo que salir a hacer de predicador? ¿Tengo que vender todo y dárselo a los pobres y vivir como un mendigo en medio de la calle? No. Nosotros tenemos que dar la cara. Si somos honestos, mantenemos a la familia, a los hijos y somos creyentes pero nos quedamos escondidos, no es suficiente para entrar en el Reino de Dios. Tenemos que dar la cara y alinearnos. Alinearnos con quien es justo, con quien está limpio, alinearnos y denunciar lo que no está bien, para reclamar los derechos de los indefensos, de los débiles y de los pobres. Cristo era enemigo de los poderosos. Cristo era amigo de los débiles, era amigo de quienes sufrían. Pero todos nosotros no tenemos este poder y entonces tenemos que ayudar a los demás con la palabra, con el voto si tenemos que votar, con la escritura si tenemos que protestar. Pero tenemos que alinearnos. Tenemos que anunciar la Llegada de Cristo pero al mismo tiempo tenemos que transmitir a nuestra sociedad y a nuestros hermanos el deseo de un mundo mejor. Tenemos que alinearnos, tenemos que decir donde está el bien y donde es el mal. Y os doy un ejemplo concreto.

Esta mañana con algunos de mis amigos venidos desde la región del norte de Italia hasta Siracusa, fuimos al santuario de la Virgen de las lágrimas erigido en recuerdo de la milagrosa lagrimación de 1953 en la cual como creyente, yo creo totalmente. Y desde allí nos dirigimos hasta la humilde casa en la que ocurrió el prodigio en 'Via Degli Orti di San Giorgio'. Y en el interior vi una placa de bronce firmada por el ex gobernador Salvatore Cuffaro que decía 'El presidente de la región de Sicilia Salvatore Cuffaro, intérprete auténtico de la devoción del pueblo siciliano hacia la Virgen de las Lágrimas, ha promovido la recuperación de este lugar sagrado,  donde María, con la señal de las lágrimas ha manifestado al mundo entero su amor de Madre. Siracusa 8 de Diciembre de 2007 '. Y horrorizado enfrente de todos levanté la voz diciendo: '¡Retiren esta placa! ¡Es una blasfemia en contra del Espíritu Santo, una de las que no pueden ser perdonadas! Porque Cuffaro es un mafioso, que está en la cárcel, condenado en tercer grado en casación por asociación mafiosa, y no es justo que esté en un lugar sagrado'. Desde el punto de vista cristiano lo respeto porque es un buen detenido. Pero yo no sólo soy religioso, y como periodista y director de la revista antimafia tengo que decir que se ha equivocado gravemente. Y no se ha arrepentido. Por lo tanto nosotros tenemos que seguir las huellas de Cristo en la justicia. Cuando Cristo veía algún crimen lo condenaba. ‘¡Ay de vosotros!, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!' (Mt 23,24)

Así es, nosotros tenemos que seguir a Jesús, tenemos que echar a los mercaderes del templo, porque Jesús los echó a latigazos. Nos tenemos que alinear para prepararnos para la llegada de Cristo. Y alinearnos significa ayudar a los indefensos, ayudar a los niños de Floridia que sufren, a los chicos que están desocupados, decirles que no se tienen ni que arrimar a la mafia. Y no solo eso, también tenemos que combatirla y escribir nombres y apellidos. Ésto es alinearnos. ¡Echar a la mafia de Sicilia! Nos tenemos que unir todos, religiosamente, espiritualmente, en la lucha en contra de la mafia. De modo tal que cuando Jesús regrese nos de un premio por haber luchado por la justicia, por la verdad, por la hermandad, por el amor de nuestro pueblo.

Y ahora quiero dar un mensaje para los laicos, para aquellos que no creen en nada. Cuando no entiendo algo o me encuentro en dificultades le hago preguntas a Jesús. Y en una visión le pregunté '-¿Como tengo que hacer para convencer al ateo de que se tiene que salvar? ¿Tengo que imponerle que vaya a misa, que tiene que creer en Ti? ¡Dime qué tengo que hacer!' Y Él me respondió de la siguiente manera -'Hijo, se salvarán todos aquellos que hagan obras, que pongan en práctica mis enseñanzas'. Yo le pregunté -'¿Pero aquellos que no te han creído pero llevan a la práctica tus enseñanzas?'. -'Esto es lo que les dirás querido hermano: Si has hecho obras buenas cuando Jesús regrese te dará una bofetada y te dirá: -Hijo tú no me has tenido en la mente, no me has contemplado, yo no entré en tu mente, pero tus obras han dado demostración de que yo viví en tu corazón, por lo tanto estás salvado'. Y entonces, queridos hermanos laicos, unámonos en las batallas a favor de los débiles, de los desheredados, de las víctimas de la mafia. Cuando Jesús regrese, si habéis hecho obras buenas, seréis salvados igualmente. Pero la bofetada la tenéis ´que recibir, porque era evidente que Jesús existía y os habéis equivocado. Pero vosotros también seréis salvados. Y más aún, es más fácil que muchos laicos se salven y muchos de nosotros creyentes vayan al infierno porque cobardemente no hemos sabido testimoniar la verdad de Cristo. Gracias a todos. Y ahora hacedme preguntas.”

P.: Usted dice que nos tenemos que unir, que tenemos que combatir. Pero Jesús dijo “Yo os doy un mandamiento nuevo: amaos los unos a los otros, así como Yo os he amado.” No dijo “tenéis que combatir”. Él era Amor y para mí nosotros tenemos que hacer ésto: amar, no combatir. ¿O me equivoco?

G.: Usted señora tiene una interpretación diferente del amor, no equivocada, y yo no me permito juzgar. Pero combatir para ayudar a los indefensos y a los justos, no es algo equivocado. Porque Jesús no dijo sólo ésto. Dijo otra cosa además: “Yo os mando a predicar. Y cuando seáis acogidos con paz, la paz de aquella casa recaerá sobre de vosotros. Pero cuando no os acojan, sacudís el polvo de las sandalias”. Esto no es amor, es justicia. Y la justicia también es combatir para dar lo necesario a todos, porque todos tienen derecho de comer. ¿Y cuando Jesús apuntaba el dedo contra los escribas y los fariseos? ¿Cuando Jesús echó a los mercaderes del templo? ¿Acaso eso no era  combatir? Por combatir no quiero decir que hay que tomar las armas: combatir es tener el valor de decir la Verdad.

En este momento una señora del público interviene para comentar las palabras de la mujer: “Señora cuando usted criaba a sus hijos, seguramente hubo momentos en los cuales tenía que ser dulce, y en otros tenía que ser severa. Pero la severidad siempre es amor.”

P.: Hola Giorgio, ante todo gracias por existir porque eres importante para todos nosotros. Quiero hacerte una pregunta. Tú has dicho que Jesús regresará a la Tierra con Su cuerpo físico, aquél resucitado, y que podremos tocarlo. ¿Pero como puede sobrevivir un cuerpo humano fuera de nuestro planeta?

G.: La materia es energía, y está gobernada por una inteligencia superior que la compenetra. En nuestro caso nuestro cuerpo es energía densificada. Quien manda nuestro cuerpo es el espíritu, que es la inteligencia, como afirmaba nuestro viejo amigo Eugenio Siragusa. Por lo tanto un espíritu tan evolucionado como el de Cristo, puede controlar según la dimensión en la tiene que obrar el instrumento de energía que le sirve para manifestarse en ese tipo de civilización. En la tercera dimensión, que es la nuestra, el cuerpo o energía densificada, es la energía que sirve para que el espíritu se manifieste. En el espacio exterior o en otra civilización esta entidad espiritual, que transciende la tercera, la cuarta, la quinta o la sexta dimensión, coordina ese tipo de energía según el lugar en el que se encuentra. Luego en el espacio tiene cuerpos diferentes. En nuestra atmósfera tiene ese cuerpo, mientras en el Sol es sólo luz. Cristo, como Ser Cristico no tiene cuerpo porque es Inteligencia Solar. Y a Su vez se servirá del cuerpo de Jesús para manifestarse. Usará el cuerpo de Jesús, el mismo de hace dos mil años, para hacerse reconocer y demostrar Su potencia. Lo hará sólo por este motivo, porque quiere demostrar que es el mismo ser que vino hace dos mil años. No precisamente porque Él no sea capaz de personificar a quienquiera. Tal es así que en el Evangelio está escrito cómo ocurrirá Su retorno. Cuando Jesús resucita, se presenta a los apóstoles, a la Magdalena y a la Santísima Madre, con las señales de la crucifixión. Y después de cuarenta días Jesús asciende a los Cielos, envuelto en una nube de luz, frente a los corazones quebrantados de sus amigos. ¿Y los ángeles dirán “Hombres de Israel ¿por qué lloráis? Este Jesús, tal como os ha sido sacado, en el mismo modo os será devuelto.” Por lo tanto Él regresará en una nube de luz. ¡Él regresará así! He aquí porque yo insisto, soy petulante, monótono quizás. Hacedme preguntas. He venido para servir, no para ser servido.

P.: A lo largo de muchos años la iglesia ocultó el tercer secreto de Fátima. ¿Hoy, en proximidad del regreso de Cristo, podemos decir que se ha cumplido, o que se está cumpliendo el tercer secreto?

G.: En el año 2000 el Vaticano divulgó el tercer secreto de Fátima, el manuscrito de la vidente Sor Lucia Dos Santos. Pero el mensaje está incompleto y fue manipulado, y creemos que se ha divulgado sólo una parte. Yo ya lo había dicho y escrito hace diez años, junto con Eugenio Siragusa y otros. De hecho en la versión “oficial” lo único que se narra es la visión que tienen los tres pastorcillos de la Virgen y del escenario apocalíptico que ven. En los primeros dos secretos la Virgen explica muchas cosas, mientras que en la tercera parte calla. Pero mis experiencias místico-espirituales con la Virgen  también me confirman que el mensaje no fue divulgado. Lucia, de hecho, describe a un hombre vestido de blanco que sube por una montaña de cadáveres hacia una cruz donde es asesinado por algunos soldados. Pero al mismo tiempo morirán obispos, sacerdotes, hombres y mujeres de varias posiciones. Y luego relata la visión de dos ángeles que recogían la sangre de los mártires y con la que regaban a las almas que se acercaban a Dios. ¡Pero no está la explicación de la Virgen! En cambio en los otros dos secretos revelados si lo está. Y el cardenal Ratzinger, el Papa actual, negó la existencia de una explicación a este respeto. ¿Pero como es posible que en los primeros dos, menos importantes, la Virgen brinde una explicación, y en el Tercer secreto, que es el más importante de todos, no la dé? Lo único que podemos deducir es que haya sido ocultada. ¿Y qué ha ocultado? Ha ocultado que la Tierra será convulsionada por dos catástrofes: una guerra mundial y un gran cataclismo. Probablemente ha sido para evitar el miedo de la gente, lo que humanamente es comprensible. Pero desde mi punto de vista, que es que hay que decir la verdad aunque haga daño, un gesto de ese tipo es inaudito. La Virgen dice que si no hay un arrepentimiento, ocurrirá todo ésto. Si en cambio todos nos encomendamos a Su corazón Inmaculado, habrá un reino de paz. Luego la Virgen anuncia la Venida de Cristo, la crisis de la Iglesia y el disparo contra el Papa, lo que simbólicamente significa que ese tipo de institución será destruido. Pero yo no veo arrepentimiento. Veo más que nada un gran odio.

P.: ¿Le disparan o lo matan?

G.: Ambas cosas. El Papa al que le han disparado no ha muerto. Esa es una profecía clara y es simbólica y que incluso puede ser tomada al pie de la letra: ese poder es destruido en el momento de una grave crisis humanitaria. De hecho hay una montaña de muertos y una cruz en medio. Y luego habla de la venida de nuestro Señor, pero esta parte ha sido ocultada porque se la considera peligrosa. Pero la verdad hay que decirla. Éste es el secreto de Fátima.

P.: Después de la Resurrección Jesús le dice a Simón Pedro “Te doy las llaves del reino de los Cielos”. ¿Qué puede decirme usted a propósito de ésto?

G.: Jesús la da en mano las llaves de la fundación de la iglesia católica. Por lo tanto yo creo absolutamente que Jesús fundó la iglesia católica. También creo que la iglesia católica en los primeros años siguientes a Su ascensión a los cielos en cuerpo, alma y espíritu, trabajó llevando a la práctica las enseñanzas que dejó Cristo. Pero con el paso del tiempo la iglesia cedió a las tentaciones del diablo, y muchas veces cayó en esta tentación, cuando se comenzó a aliar con el  poder. Vemos la primera tentación de Satanás cuando Costantino declara “En hoc signo vinces”, donde incluso la iglesia católica se casa con el imperio romano. Pero Jesús dijo a la iglesia que jamás se acercara al poder. Ese fue el primer error, pero ha cometido muchos otros. A pesar de ello Cristo envió algunos santos dentro de la Iglesia para tratar de equilibrar los graves errores que la iglesia cometía continuamente. Y me refiero al poder de la iglesia, no a la iglesia que somos todos nosotros. El último fue el Padre Pio, pero antes hubo otros: San Francisco y mucho antes nuestros ancestros. Como Origene, gran filósofo cristiano, que pretendía permanecer fiel a los orígenes de su iglesia pero fue alejado completamente de la filosofía católica por ser defensor de la teoría de la reencarnación. Entonces lo que yo leo es ésto: que Cristo fundó la iglesia y le dio las llaves a Pedro. Pero no le dijo a Pedro o a sus sucesores, y por lo tanto a los Papas, que quemaran vivo a Giordano Bruno. ¡Cristo no le dijo que hicieran ésto! Tampoco le dijo que dejara ciego a Galileo Galilei por sus teorías sobre la redondez de la Tierra. No creo que Cristo le haya dicho ésto a Pedro. Ni tampoco creo que haya enviado a flagelar, matar, descarnar, a tantas personas que pensaban diferente. Tal es así que nuestro Papa Juan Pablo II pidió perdón por los crímenes cometidos por la Santa Inquisición. ¿Pero acaso piensas que se puede salir tan fácilmente? ¿Que luego el Señor perdona? Tenemos que rendir más cuentas. Yo creo en la Iglesia y trato de defender a la verdadera iglesia de los criminales que actualmente la ocupan, porque creo firmemente que nuestra iglesia está ocupada por criminales. Esto es lo que creo. Podéis decirme lo que queráis. Creo que en nuestra iglesia hay santos a los cuales amar, como el Padre Pio, San Francisco, Santa Teresa de Avila, Katerina Emmerich y Madre Teresa de Calcutta. Pero también hay criminales a los que denunciar. Y nosotros tenemos que decir “¡Fuera de nuestra iglesia! Antes que venga Cristo y echarlos con las cadenas de fuego!”. Esto es lo que pienso.

P.: ¿Usted no cree en la iglesia?

G.: Si no creyera en la iglesia no hablaría. En cambio yo creo, soy creyente.

P.: Yo querría confirmar la objeción de la señora del público que invitaba a amarse, no a combatir. Acaso usted no piensa que combatir en contra del mal sea posible hacerlo con la oración? Porque es fácil amar a quien te ama, pero es difícil amar a quien no te ama.

G.: Claro que la oración es fundamental. A lo largo de una hora he hablado del Evangelio, por lo tanto no puedo practicar el bien y hurgar el mal. El Evangelio es lucha, es combatir. Pero el Evangelio también es oración. Porque en el Evangelio Jesús reza y por lo tanto yo obedezco, porque lo siento. Jesús se aparta al huerto de los Olivos y reza, se aparta de los apóstoles después de que ha predicado en el Templo, y reza. Por lo tanto la oración es muy importante. La oración es una reconciliación, brinda equilibrio, armonía. Yo comencé esta asamblea con el Padre Nuestro, por lo tanto creo en la oración.

Pero no creo en la obsesión de la oración que nos hace creer, equivocadamente, que nosotros podemos solucionar los problemas con la oración. Con la oración nosotros podemos ayudar en la fe, nosotros mismos y los demás. Nosotros también podemos amplificar la fe con la oración. Pero no resolvemos los problemas con la oración. Y este está demostrado matemáticamente por el hecho de que hace dos mil años que rezamos y la situación ha empeorado. Y entonces a la oración le tenemos que sumar la acción. La acción constante, cotidiana, minuto a minuto. Por lo tanto esta es la lucha. La lucha no significa que tomemos las armas y disparemos. La lucha está en la acción: ayudar a los pobres, ayudar a quienes sufren, combatir a la mafia, defender el medio ambiente, decir no a las guerras, no a la energía nuclear. Esto es actuar. Pero la oración sigue siendo la linfa vital de nuestra fe.

P.: Yo comparto su opinión sobre que no sólo hay podredumbre en nuestra iglesia, sino también hay muchos misioneros que la representan.

G.: En relación a la Iglesia, siempre he dicho y escrito que en nuestra iglesia hay muchos santos.  Pero también creo que hay más criminales que santos, porque de lo contrario hoy sería un punto de luz sobre la Tierra en el que reine el Reino de Dios, o por lo menos se opondría a la tiranía de los poderosos. En cambio lo que realmente causa mucha tristeza, y se lo digo con el corazón en la mano, es ver que nuestros representantes están cerca de los dictadores y de los criminales. Y esto no me gusta. Porque Jesús se mantenía alejado de los dictadores y de los criminales. Estaba con la pobre gente. Y entonces hago como Juan el Bautista y grito en el desierto. Y también los amenazo diciendo “¡Estad atentos! El juicio de Dios llegará tarde o temprano. ¡Entonces arrepentíos!” Esto es lo que hago. Y tengo la autoridad para hacerlo porque llevo las señales de Cristo.

P.: Me gustó mucho su discurso. Yo soy el tesorero de la cofradía de San Sebastián y tengo parientes en la provincia de Treviso que me han hablado de usted. Soy católico practicante y también un gran pecador, y aunque veo que el objetivo es común hay muchas cosas que me dejan perplejo. Y querría comenzar con una observación personal con la que seguramente usted no estará de acuerdo. No encuentro oportuno que se ataque desde afuera a la cúspide de la iglesia en un momento en que incluso en el  interior hay luchas y divisiones. Es cierto que en la iglesia hay muchas cosas que reformar. La iglesia es santa y pecadora al mismo tiempo: santa porque viene de Dios, pecadora porque está formada por hombres. Pero también es cierto, y de ésto no hay duda, que somos todos pecadores.

G.: No estoy muy de acuerdo con usted en ésto. Es decir, que no  veo que en la iglesia católica haya sólo pecadores. Todos somos pecadores, pero el problema no se limita al hecho de que sólo hay pecadores. El problema es que en la iglesia también hay criminales. Y deben ser arrestados, procesados y condenados. Y expulsados de la iglesia. El hecho de que los delitos criminales se oculten, es una blasfemia en contra del Espíritu Santo. Cuando Jesús dice “si me blasfemarais, seréis perdonados. Pero si blasfemarais contra el Espíritu Santo no seréis perdonados”. Está escrito en el Evangelio “el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón nunca, antes bien, será reo de pecado eterno” (Lc 12,10) ¡Entonces, cuando los sacerdotes violan a los niños o cometen homicidios nosotros los tenemos que detener y condenar, no ocultar como lo ha hecho el Vaticano durante treinta años! Ésta es la blasfemia en contra del Espíritu Santo. Otra blasfemia en contra del Espíritu Santo es que nuestros representantes de la iglesia acarician al poder. Se apoyan en el poder, no desafían al poder, no lo condenan severamente. Tenemos condenas del Papa en contra de la guerra que son muy leves. Y luego está el lavado de dinero por parte del Banco del Vaticano... ¡Ellos ocultan la verdad! En el momento en que nuestros representantes, vértices del Vaticano, digan toda la verdad, entonces creeré que la iglesia está formada por pecadores y santos. ¡Mientras nos sean ocultados los crímenes tendré que seguir diciendo que en la Iglesia estamos nosotros los pecadores, pero también hay muchos criminales y nosotros los tenemos que denunciar!

P.: Hay otra cosa que desde mi lugar de católico practicante no comprendo y que amablemente querría que me fuera explicado. La unión entre el mensaje de Cristo, las disciplinas bionaturales y el mensaje ufologico expuesto esta noche me parece algo bastante atrevido. Y muy probablemente eso es debido al hecho de que a pesar de mi joven edad, como soy un católico chapado a la antigua, mi apertura mental no es tal como para comprender totalmente esta conexión. A pesar de que haya apreciado mucho la explicación que ha dado el investigador y de que reconozca su preparación, temo que se me escapa algún fragmento porque no entiendo dónde se habla de platillos voladores en el Evangelio.

G.: Los ovnis son el coche, es decir el contenedor, no el contenido. El contenido son personajes que pilotan estos coches extraordinarios que vienen de otros planetas. Y la Biblia está llena de manifestaciones ufológicas. Sólo que ni los pastores, ni mucho menos los Reyes Magos (a pesar de ser hombres cultos), que fueron a adorar al Niño Jesús, podían explicar esa gran luz, inmensa que en el Evangelio fue descripta como la estrella de Belén en realidad era una astronave que los había acompañado del extremo Oriente a lo largo de 5.000 kilómetros y que se detenía, avanzaba, o retrocedía al mismo tiempo que ellos lo hacían. ¿Y cuando vieron bajar del cielo a unos personajes concretos podrían haber dicho que se trataba de extraterrestres? Pero ahora que nosotros los católicos hemos estudiado la astronomía, no tenemos que ser necios. ¡Ya hemos cometido graves errores matando a Giordano Bruno, Galileo Galilei... ahora no corramos el riesgo de cometer el mismo error! No podemos ser tan necios como para pensar que esa estrella fuese realmente una estrella. No, sin dudas era un medio que Dios utilizaba. Era un medio, no una estrella. Ahora que tenemos cientos de imágenes de universos y galaxias que están a miles de millones de años luz, ahora que sabemos que el cosmos es infinito. Y si los católicos creemos que el cosmos fue creado por Dios y que Cristo es el Redentor del universo... ¿como podemos menospreciar a este Cristo que salvó a una parte de nuestra humanidad, y negar la existencia y la posibilidad de que otras civilizaciones lo hayan reconocido? Sería un Dios restrictivo. Ahora no tenemos tiempo para profundizar, pero de todos modos la Biblia está llena de manifestaciones ufológicas y de referencias a civilizaciones de otros mundos. No es una cuestión de fe, pero es muy interesante  desarrollar nuestros conocimientos. Si luego Cristo tiene ángeles en el mundo espiritual (ésto es algo que ya sabemos como creyentes que somos); pero si además tiene ángeles en los mundos humanos, yo soy feliz, súper feliz. Para mí es casi seguro que los extraterrestres creen más en Cristo que lo que creemos nosotros. Incluso el Padre Pio se refirió a la presencia extraterrestre: “¿Pues qué? ¿Querrías, que no la hubiera y que la omnipotencia de Dios se limitase al pequeño planeta Tierra? ¿Querrías que no existieran más criaturas que amen al Señor?”. Y luego habría agregado: “Nosotros, salidos de la Tierra, no somos nada. Claro que el Señor no habrá restringido su gloria a este pequeño planeta. En otros existirán seres que no habrán pecado como nosotros”. Entiendo perfectamente su espíritu ecuménico, pero yo soy un provocador y provoco en un sentido positivo. Por este motivo me encuentro junto a estos amigos y hermanos. Porque Dios es Uno, la llama es única y los aspectos son diferentes. Según mi opinión incluso en otras religiones ha habido mensajeros divinos que llevaron a esos grupos un mensaje que viene del mismo Dios, por lo tanto yo también estoy muy abierto a la tradición oriental.

P.: Usted dijo que la iglesia está gobernada por criminales, ¡pero ésto es algo que no puede decir!. Usted tiene que predicar el Evangelio, no puede odiar.

G.: Yo no odio a nadie. Yo amo a la iglesia. Amo a mis hermanos y estoy dispuesto a dar la vida. Pero hay una cosa por la cual estoy dispuesto a dar más que la vida. También a dar la cara. Y es por: la Verdad. Y si digo la Verdad, y la Verdad hace daño, pago el precio de decir la verdad. Por lo tanto entiendo su tristeza y reflexionaré sobre el consejo que me ha dado. Pero creame. Yo no odio. He venido a este mundo para decir la verdad y si antes dije que los vértices de nuestra iglesia son criminales, no quise decir que nuestra iglesia es criminal. Quise decir exactamente lo que dije: los jefes de nuestra iglesia son criminales porque ocultan la verdad. Porque ocultaron la pedofilia durante muchos años, porque lavaron el dinero de la mafia siciliana en el Banco del Vaticano. Si digo esto es porque tengo las pruebas físicas. Porque fui a las cárceles a entrevistar a los mafiosos, a los jefes de Cosa Nostra. Conocí a esta gente. Uno de ellos se llama Salvatore Cancemi y era uno de los seis brazos derechos de Totò Riina. Y Cancemi me dijo “Yo deposité el dinero en el Banco del Vaticano. Y el Papa y los cardenales estuvieron de acuerdo y fingieron no ver”. Así es entonces, yo denuncio ésto en nombre de Dios. Son criminales porque la mafia, querido hermano, con el silencio del Vaticano disolvió en ácido a los niños, asesinó a Falcone y Borsellino, asesinó al General dalla Chiesa con el silencio de la Iglesia siciliana. ¡Éstos son criminales! Querido hermano siciliano, he venido a esta tierra para pisar los pies a los tiranos. Y si algún día leeréis en los periódicos que me han asesinado, será la mafia la que me mate, pero la orden viene del Vaticano. Porque esos son más mafiosos que los mafiosos que han matado inocentes. Yo soy católico, amo a la Iglesia, amo a los Santos, amo a Padre Pio, a Padre Zanotelli, a Don Ciotti...  pero no me diga que me quede callado frente a todo ésto. ¡Y además es hora de que ellos también paguen los impuestos! ¿Porqué acaso Berlusconi le quita a usted el dinero de su bolsillo y no se lo pide al Vaticano que posee el 30% del patrimonio nacional italiano y no paga el ICI? Si el Vaticano estuviera en los Estados Unidos y no pagara los impuestos, ya estarían todos en la cárcel. ¿Pero por qué no hay ni siquiera una carta de un católico en contra de esta gente?

P.: Tengo mucha estima por usted y le agradezco mucho por habernos mostrado un nuevo camino. Creo en la veracidad del fenómeno de los círculos de trigo y también de como a esta altura la espiritualidad pueda fundirse con el mensaje ufológico. Pero lo que he percibido de todo esto es que es un fuerte mensaje anticlerical. El hecho de que el Vaticano tenga que pagar los impuestos es algo que se puede llegar a compartir. Y también lo es la condena de los crímenes de la Inquisición. Pero me permito hacerle notar que quizás debamos razonar con el tono adecuado al condenar a la iglesia, de forma no justiciera, usando una línea institucional diferente...

G.: Yo no asumo ninguna línea institucional porque gracias a Dios no formo parte de ninguna institución. Soy un periodista por un lado y un místico por el otro. Cuando tengo que hablar de Cristo hablo del Evangelio y del amor que tengo por Él como lo tenéis vosotros, y por lo tanto es un amor universal. Cuando hablamos de la acción no lo hago desde el punto de vista institucional, sino desde el punto de vista periodístico. Y como soy periodista, me gusta hacer la búsqueda de la Verdad. Y cuando la encuentro, en lugar de decirla de forma “moderada”, la digo en una forma de ataque. En nuestra tierra, en Sicilia, ya no tenemos que jugar en defensa. Ni mucho menos tenemos que ser moderados. Tenemos que ser muy pero muy violentos, no en el sentido de tomar las armas, sino en decir la verdad. Tenemos que gritarla, porque si nosotros no gritamos la verdad, nuestra tierra siempre será pisada, siempre aplastada, siempre destruida. Porque tenemos que liberarnos de nuestra esclavitud y como desde siempre hemos aceptado la ley del silencio, yo trato de ser el fiel de la balanza. Grito como un loco, del lado opuesto como el Bautista. Así se equilibra un poco.

Así concluye otra etapa. Pero en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo ese dedo permanecerá levantado hacia el Cielo, y seguirá señalando a los poderosos, a los asesinos de la vida, a los tibios y a los hipócritas. Exhortándonos a denunciar el mal, a apoyar a los justos, a luchar por los indefensos. A no ser hipócritas, a no aceptar compromisos. Exhortándonos a seguir el ejemplo de un Cristo que defendía a los débiles y condenaba toda forma de mal. Un Cristo que en nombre de la Verdad se dejó crucificar. Un Cristo por el cual no sólo vale la pena dar la cara, sino también la vida. Porque, como Giorgio nos ha enseñado, “lo más hermoso de la vida, aquello que tienes que hacer triunfar por encima de ti mismo, es la verdad. Y la verdad, cuando es verdad, debe ser dicha. A tu hijo, a tu mujer, a tu marido, a tu novio, a tu padre, al hombre que te ha dado la alegría más grande... la verdad aunque haga mal, es el único valor que libera al hombre. Tal es así que cuando Jesús habla de nuestra libertad en el Evangelio, no dice “serás libre si conoces a Dios, serás libre si crees en Mi, serás libre si formas una linda familia, o si amas a tu hijo”. Él dice “serás libre si conoces la verdad, si dices la verdad, porque sólo la verdad te libera”.

Sandra De Marco

San Giovanni di Polcenigo (PN)

13 de octubre de 2011

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139