Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
adrianadomingoPor   Adriana Navarro y Domingo Silva.
 
Tercera Parte: Catania
Finalmente, sorteando una serie de inconvenientes, que nos han retrasado mucho más de lo que hubiéramos deseado, hemos podido dejar registro de esta última parte de un viaje tan especial en todos sus momentos, tan imborrable en nuestros corazones, tan especial como lo fuera el viaje en coche a Catania, el cual hicimos acompañados por Giorgio y su familia. En una pequeña caravana de tres autos realizamos el trayecto, así nos despedíamos de Palermo, con la emoción de un nuevo comienzo que nuestro querido amigo nos regalaba.
 
adrianadomingo8
10 de enero de 2012.
Llegados a Catania, acudimos a cenar a un restaurante en las laderas del Monte Sona, uno de los tantos que tiene el Etna, que tiene a su vez varios cráteres. Aunque hacía bastante frío, y era difícil estar al aire libre, la sensación de pisar la blancura de la nieve y la tierra negra por la lava era especial, misteriosa, para quienes nunca hemos estado en estos lugares. El contraste frío-calor, negro-blanco, fuego-agua, es también una mezcla de emociones extremas para el alma, como lo es acompañar a Giorgio, y a la obra que él representa en este mundo.
En la cena estuvimos acompañados por Saro Pavone, Angelo Aiello, Antonio D’Agata, Federica Scribano, Claudio Boccafoschi, Giorgio Barbagallo, nuevos hermaadrianadomingo7nos a quienes recién estábamos conociendo personalmente.
Durante la misma Giorgio nos refirió la historia del lugar. El dueño de este restaurante debió reconstruirlo varias veces, ya que la lava lo destruyó por completo, pero él decidido, -amante de esta montaña-, volvía a reconstruirlo sobre los escombros de los anteriores cimientos.
También aquí solían reunirse Giorgio y sus compañeros de obra en su juventud junto a su maestro espiritual Eugenio Siragusa. A pesar de su cansancio, por el viaje, y por toda su extensa actividad, Giorgio se levantó de la mesa y lleno de entusiasmo fue a mostrarnos en qué mesa y en qué lugares lo hacían.
Acompañamos esta crónica con una foto justo en ese lugar, que pasa desapercibido para la mayoría de los hombres de este mundo, sin embargo, para la Obra de Cristo será un lugar emblemático, que conservará la energía de estos espíritus buscadores de la verdad y la justicia, en esta montaña que, como veremos a lo largo de todo este relato, la podemos llamar con acierto, como lo hace Pier Giorgio Caria, la Montaña de los Dioses.
Después de la cena, y a pesar del intenso frío ya que la temperatura había bajado, Giorgio no quería esperar para mostrarnos ese lugar tan trascendente para su vida y la de aquellos que compartieron las enseñanzas de Eugenio, donde este último tuvo el encuentro con Ithacar y Ashtar Sheran. Debimos entonces, ascender a pie e internarnos en la nieve. El frío era insoportable, pero la emoción de compartir este momento junto a Giorgio, a Sonia, y todos los hermanos era hermosa, increíble. Para Giorgio, son esos momentos en que se transforma en un niño que ansiosamente quiere mostrarte algo, y para nosotros disfrutar de esa alegría de él, y de estar en este lugar, era un regalo de la vida, un sueño que jamás imaginamos que podría realizarse cuando Giorgio llegaba al Uruguay en el año 2004. Emocionado, nos llevó a la encina que, en la época del encuentro era pequeña.
Y como tantas otras veces lo ha hecho con otros hermanos, enseguida comenzó a relatar detalles de aquel momento.
 
11 de enero de 2012.
adrianadomingo6
 
En la mañana acudimos nuevamente todos al Monte Sona, con algunos hermanos de Belpasso, un pueblito de la provincia de Catania, que se encuentra  ubicado en las faldas del Etna.
Domingo fue junto a Pier por el camino en donde bajaron los seres a encontrarse con Eugenio Siragusa, y muy emocionado y eufórico lo contaba y lo repetía a su regreso. Hacía mucho frío y estaba todo nevado, resbaladizo. A pesar de ello hicimos una guerrilla de nieve a la que se sumaron una niña y un niño que se encontraban en el lugar junto a un hombre que nos dijo ser del país de Gales.
Giorgio no pudo acudir, pues estaba muy dolorido de sus piernas y pies por haber pisado la noche anterior el suelo tan helado, llevado por su impulsividad de mostrarnos la encina y permanecer mucho rato en contacto con el frío.
Nosotros en medio de las risas, no podemos olvidar en el fondo de nuestra alma, qué lugar es éste. Luego ascendimos hasta el cráter desde el cual Eugenio vio salir la nave. En aquel sitio se va apoderando de uno el estado de paz, ya no sentíamos frío, el tiempo pareció detenerse, y casi nada parecía urgir, había como una sensación de poder quedarnos ahí indefinidamente. Adriana buscaba polvo de lava seco, porque todo estaba húmedo por la nieve, sin encontrarlo, hasta que en la cima del cráter en un hueco sobre una gran piedra halló abundante polvo de lava para obsequiar a los hermanos del arca de Montevideo. Sentía la imperiosa necesidad de llevar a cada uno un pedacito de lo vivido en esta montaña sagrada, y que a su vez era como llevar un “pedacito” del alma del Etna, fuente de paz, o de destrucción que lleva a la renovación.
Más tarde, llegados al arca de Catania, conocemos a varios jóvenes que la integran, verdaderamente maravillosos, entregados a la Obra, felices de recibirnos, de participar en las distintas instancias y actividades organizativas. El arca es maravillosa. A ella pertenece Valeria Di Blasi, a quien ya hemos conocido y que ha sido junto a Daniele compañera del largo trayecto desde Sant’Elpidio a Mare hasta Palermo. Aquí, en Catania conocimos a Enzo Ranieri, uno de los amigos de juventud de Giorgio, uno de los tantos que han conocido a Giorgio a lo largo de toda su vida en la Obra.
Durante el almuerzo, Adriana ha visto por segunda vez en el día la cruz en la frente de Giorgio. Una cruz de luz.
Las conversaciones giran en torno de la reciente visita al cráter del Monte Sona. Giorgio nos contó que si bien hoy está cubierto de árboles, en el pasado no era así. Cuando él era joven no había ningún árbol allí y muchas veces junto a Tino Favazza y otros, han pasado la noche en el lugar. Sonia y Sonietta le preguntaban: “¿de verdad?”, y Giorgio contestaba que algunas veces incluso lo hizo sólo y con una sonrisa agregaba: “Allí se siente todo, a Dios, a los seres, todo”. También ha sido un lugar donde recibieron importantes enseñanzas, incluso a través de las bromas que como jóvenes se hacían. Verdaderamente empezábamos a comprobar que esta es una “montaña sagrada”, sin querer aquí expresar ninguna idea fanática. 
Luego los hermanos de Catania, nos muestran un pesebre animado que han realizado, con sus manos y su esfuerzo, y una enorme y bella creatividad, reflejo de amor, y de trabajo en común. Una maravilla este pesebre, con música, con iluminación, recrea la vida y los acontecimientos de hace 2000 años. Varios de nosotros no podemos evitar las lágrimas, y luego la admiración por los realizadores de esta obra de arte y de amor.
adrianadomingo5
   
Queremos destacar el interés que tenían por mostrarnos este pesebre, a pesar de que los tiempos eran cortos, con lo cual nos hicieron sentir parte de ellos, a nosotros que éramos tan sólo visitantes de una pequeña arca al otro lado del mundo.
En la tarde fuimos al lugar del prodigio de los dos soles, donde ocurrió la aparición de la Virgen de Borrello.
Ya situados en el lugar Giorgio comenzó a explicar que en 1987 apareció la Virgen aquí, a Rosario Toscano, un chico que estaba grave y vivía a una cuadra más o menos de esa zona. Tenía tan sólo 15 años. Hijo único, vivía en una familia de buena posición económica. Durante su niñez nada hacía presagiar la experiencia de las apariciones. Sintió venir a este lugar, tenía cáncer en los huesos y la Virgen lo curó. Todos los meses venía aquí los días 10, y Ella se le aparecía. Un día con casi 50.000 personas de testigos tuvo la visión de la Madre Santísima y también ocurrió el fenómeno “de los dos soles”, como ocurriera durante la aparición de la Virgen en Fátima, Portugal. El chico fue sometido bajo el poder de un cura. Oficialmente, la adrianadomingo4Iglesia no reconoce la aparición pero permite el culto. Según Eugenio Siragusa esta aparición se relacionaba con él, con la obra, y casualmente cuando terminan las apariciones a este joven, el 1 de noviembre del 1989, comienzan los estigmas de Giorgio, de manera que él pensaba que era la continuación.
Aquí una señora sacó fotos con el “doble sol”, y Eugenio una foto en el cielo donde aparecía la inscripción “Jesús viene victorioso”.
Cuenta Giorgio, que investigando se ha enterado que este muchacho hoy vive en Palermo, y nos pregunta: “¿casualidad? Los mensajes más importantes que él recibió, la Iglesia, los ocultó, por eso los divulgo yo” –nos dijo Giorgio-.
Buscando información sobre Rosario, encontramos parte del texto de uno de los últimos mensajes que la Virgen le ha dado: “Luego del período de paz que concederé al mundo por medio de mi Corazón, sucederá que muchos se alejarán de Dios, se avergonzarán de Él. Terminado el período de paz, sucederán muchos eventos desagradables para cada familia, para cada ciudad, para cada nación, para el mundo entero. Esto será porque muchos buscarán situaciones cómodas y se olvidarán de Dios y de sus leyes. La Iglesia tendrá mucho por sufrir”.
Rosario, dio el 11 de mayo de 1991 la siguiente precisión sobre ese último mensaje: “muchos se han preguntado si tales eventos desagradables serán muy dolorosos. Os baste saber que he llorado por semanas enteras y quizás no habría tenido más paz, si el Corazón de nuestra Madre no me hubiera consolado y si la Gracia del Señor no me hubiera asistido”.
Este lugar está conformado por una gruta en la lava. Giorgio Barbagallo contó a Domingo que un día hablando con Rosario Toscano, éste les dijo que la iglesia lo asesinaría si decía la verdad.
Mientras nosotros visitábamos la gruta, Giorgio regresó al auto, debido a su cansancio. Luego nos contaría lo que percibiría durante ese tiempo.
“Sentí algo que me hablaba. Hoy mientras caminábamos en el lugar de la Virgen de Borrello, sentí algo que me hablaba. ¿Has leído los mensajes del Dios Solar? Uno de los más bellos, yo miraba la Virgen y oraba. La voz me decía: “la gran debilidad del bien es la división”. Me venían a la mente todas las apariciones de la Virgen, en dos minutos me vinieron todas, Garabandal, Guadalupe, Medjugorie, Fátima, y al mismo tiempo veía al pueblo que participaba, pero todos divididos. Nuevamente el mensaje: “la gran debilidad del bien es la división”. Ustedes son el bien, pero sois débiles, no es que el bien se transforme en diablo. Entonces,  me viene la tristeza, y pregunto a la voz: ¿qué tengo que hacer para unirnos? ¿Dar la vida? Y la voz no me contestó, que es como decir: “también si tu das la vida no cambiará”. Entonces tiene que venir el Cristo para cambiar estas cosas.”
Ya de nuevo en el arca de Belpasso, Georges Almendras entrevista a Giorgio para el programa de radio, “Enigmas del Tercer Milenio”, en Montevideo.
Los temas de la entrevista son muy variados, y luego de finalizada, las preguntas a Giorgio por parte de todos los presentes, y los intercambios de opiniones se suceden como siempre que él está entre nosotros. Giorgio es siempre el mismo, en Catania, en Sant’Elpidio, en Montevideo, o en Buenos Aires siempre se entrega de la misma forma, para despejar nuestras incógnitas, para agregar conocimiento a nuestras almas, para orientarnos en la acción concreta de todos los días, y para disfrutar de nuestra amistad en cada espacio que sea posible, sin descuidar nunca la Obra, sin perderse de que todo lo que hacemos debe formar parte de la misma.
Entre las muy diversas conversaciones de esa noche, estará presente el Monte Sona. Giorgio dirá: “El volcán Etna para nosotros es un pequeño Sinaí, una montaña sagrada, donde bajaron seres angélicos, y hablaron con nosotros… hablaron al Moisés que fue Eugenio Siragusa, y también a otros como yo, “hijos de Moisés”, como Giorgio Bongiovanni, y otros. Aquí ha habido cientos de testigos que asistieron a la manifestación de estas astronaves. El Etna tiene activas 7 u 8 bocas, algunas con cientos de metros de diámetro. El Monte Sona es un cráter apagado y allí el 30 de abril de 1962 Eugenio Siragusa tuvo su primer encuentro con estos seres.
…Las razones de mi vida hoy, son tres: la primera es hablar de Cristo, la segunda es luchar en contra de la mafia, y tercera, desde niño tengo esta pasión de hablar de los extraterrestres, que tienen la solución para todos los problemas de esta humanidad a pesar que la solución espiritual es el Regreso del Cristo.
El contacto es como descubrir el “medicamento para la peste”, y ¿por qué no querríamos esto? Nos regalarían la ciencia para nuestros problemas. Lo que produce hablar de esta presencia, es cien veces más que lo que produjo la revolución copernicana. Es como encontrar a Dios y tocarlo. Aquí está la máquina que te hace volar por todo el universo,… aquí está la medicina para curar todo,… entonces va a pasar que Dios “no existe”, pero que has “tocado a Dios con las manos”. Yo no creo en este Dios de los hombres, un Dios que perdona las guerras, y perdona a los potentes. El Dios que yo conozco se llama Cristo, que cura a los enfermos, que apunta el dedo a los tiranos, tiene una ciencia tremenda que pone en práctica y no hace pactos con los potentes. Si se presenta un Dios como este, a todas las religiones y libros sagrados los podemos quemar”.
Otro tema que surgió fue acerca de la próxima conferencia en Turín que se acercaba, y de la importancia que tiene apoyar el Movimiento Alternativa que fundara el europarlamentario Giulietto Chiesa.
Turín es nefasta, conocida por las sectas satánicas, pero ahí están el arca Miriam y también la Sábana Santa, que tiene una vibración potentísima.
Giorgio piensa que a través de la participación en el Movimiento Alternativa está la oportunidad de llevar la lucha en contra de la mafia a nivel político. “Sabemos que no hay esperanza, pero hay que hacer la lucha también políticamente. Hacer una protesta civil para apoyar a Giulietto y a otros, y hablar del Cristo, (sin nombrarlo). Debemos ser pues, astutos y dar al César lo que es del César. De hecho un estigmatizado que habla, en un lugar de política “pura” es para hacer un libro, y el día que lo haga va a pasar un hecho extraordinario”-nos dice Giorgio-.
Hoy por hoy, al momento de relatar esta crónica, a más de un año de este 11 de enero 2012, vemos el resultado de estos presupuestos en la actividad de Giorgio. Cómo cada vez más, se amalgama su lucha contra la mafia con los temas más espirituales, más místicos, en definitiva porque son ambos aspectos del mensaje crístico, pero que el hombre educado por este sistema separa continuamente. Es así que en abril de 2013, en Palermo, escenario de la lucha antimafia, da la conferencia: “El mensaje de Cristo en el Tercer Milenio”, y el 24 de mayo de 2013 de nuevo en Palermo, la conferencia: “Semántica religiosa de las organizaciones criminales”, donde Giorgio se propuso desarrollar el tema: Mafia en el Vaticano. Podemos citar también la conferencia del 19 de mayo de 2013, en Messina –Sicilia-, titulada “El Mensaje de Cristo en el Tercer Milenio”.
 
Jueves 12 de enero de 2012.
 
Hemos realizado un paseo por distintos lugares de Catania importantes para la obra, acompañados por Pier, Georges Almendras, Daniele y Giorgio Barbagallo. Pasamos primero por la casa de Eugenio Siragusa y Miguela Lecha, donde él vivió hasta su fallecimiento, cerca del Etna. No muy lejos de allí, visitamos una casa abandonada, y derruida, primero por una bomba que la hizo estallar, y luego un temblor de tierra que terminó de destruirla. Barbagallo nos contó que esa casa fue en algún momento el Studio Fratellanza Cósmica, y también que allí vivió anteriormente Eugenio. En ese lugar, donde en realidad, encontramos solo las ruinas de lo que pudimos advertir fue una casa, observamos los restos de lo que podía ser una fuente, con algunos mosaicos.
adrianadomingo3
 
Era un día de sol hermoso y la vegetación del lugar muy verde. Nos llamó la atención una enorme y florida acacia que ha crecido en el lugar, y pareciera simbolizar el triunfo de la vida.
Allí Pier y Giorgio Barbagallo, nos cuentan que en el año 80, siendo vivienda de Eugenio, sufrió un atentado, del cual nunca se supieron quiénes fueron los responsables. Aparentemente intentaban asesinar a Eugenio, pero en el momento del atentado, ya éste se había mudado.
Nos quedamos largo rato ahí recorriendo los escombros, como intentando reconstruir tanta historia, tanta vida. Adriana comenzó a sentir una angustia inexplicable,… y poco después Lorella llamó por teléfono preguntándonos donde estábamos, que estaba sintiendo algo que la inquietaba.
En esa conversación telefónica Lorella le dice a Pier que hoy es el cumpleaños de Miguela. Al rato llama Antonella, porque Giorgio quería que regresáramos al arca de Belpasso y así lo hicimos.
Nos vamos de allí  pero sin querer irnos, como si ese lugar nos quisiera decir algo.
Era cerca del mediodía, y en el arca de Belpasso estuvimos un buen tiempo distendidos, charlando, comentando un poco el paseo.
Nos habían informado que en la tarde iríamos al lugar donde ocurrió la fulguración de Eugenio. Ante tal noticia, Domingo trataba de estar tranquilo, sin darle mayor importancia al asunto, por las dudas que un cambio de planes pudiera alterar esta visita, para él de un valor sublime y no entristecerse si por razones de fuerza mayor no podía concretarse.
Ya la emoción nos había embargado a nosotros dos en la mañana, al haber recorrido lugares que tantas y tantas veces habíamos leído en algunas crónicas de hermanos de aquella época, y de sucesos que también se reflejaban en los libros que hablaron de Eugenio Siragusa, y de su experiencia. 
En la mañana había hecho un día verdaderamente hermoso, la nieve del Etna resplandecía y en su cima se apreciaba el humo de la erupción de alguno de sus cráteres. Giorgio trabajaba, mientras hacía comentarios de fútbol con Erika, se comunicaba con Lorenzo por skype, y todos preparaban el viaje, ya que Giorgio también partía en la tarde.
Siempre actividad permanente… las vocecitas de Giorgito y Sonietta llegaban hasta la sala grande del arca… Estábamos a pocos minutos de despedirnos de Giorgio, y de los demás que con él se iban para Palermo. Como una nota que se repite en una melodía, así eran las contradictorias emociones que experimentamos durante toda nuestra estadía en Italia. Por un lado sentíamos una enorme felicidad por los lugares que nos faltaban conocer, lugares de importancia histórica para la Obra, pero a su vez, estar allí formaría parte de conocer no sólo intelectualmente, sino vivenciar, formar una imagen mental y emocional más cercana a lo sucedido en aquél entonces a Eugenio Siragusa durante su fulguración. Como ejemplo diremos que cuando estuvimos en el sitio más o menos exacto, Pier nos relató que Eugenio al tener el avistamiento reaccionó agachándose detrás de un pequeño pilar, pensando que podía tratarse de una nueva arma sofisticada del ejército, dada su preparación en aquella materia, y entonces nos mostró con sus movimientos, con sus gestos, para hacernos imaginar aquél momento, la sorpresa de Eugenio, y la simplicidad casi cómica del momento, ya que la palabra fulguración puede sonar muy impactante, pero los grandes acontecimientos, a veces van ligados a las cosas más simples de la vida.
adrianadomingo2
 
Por otro lado, despedirnos de Giorgio, siempre genera una nostalgia, un vacío, un adiós que no es adiós, al que además se sumaba la despedida de toda su familia y de personas como Antonella que en todo momento demostraron una alegría grande porque estuviéramos allí, y que también sufrió aquella despedida.
Aún así nos despedimos de Giorgio, Sonia Alea, Sonietta, Antonella, Valeria Di Blassi, Almendras, Erika, y Giorgito, que en dos autos regresaban a Palermo, y el resto de nosotros, Pier Giorgio, Daniele, Giorgio Barbagallo, Domingo y Adriana, nos fuimos a la Plaza de los Mártires, en Catania, donde Eugenio Siragusa aquel 25 de marzo de 1952, tuvo un avistamiento desde el mar Jónico, que lo golpeó por primera vez, y a partir de ese momento ya no fue el mismo.
La tarde –al igual que la mañana- seguía siendo hermosa y cuando ya atrás habíamos dejado a Giorgio, finalmente llegamos a la histórica Plaza de los Mártires. No podíamos creer que 60 años después de aquella experiencia  nuestros pies pisaban el suelo de ese lugar sagrado para la obra, y para la humanidad entera –del que la mayoría lamentablemente aún no se ha enterado-, y ni siquiera una pequeña placa recuerda esa experiencia, así como tampoco otras que sobrevendrán con el tiempo, y que tendrán como protagonista a Giorgio Bongiovanni.
adrianadomingo1
Entonces, recorrimos la “Piazza dei Martiri”, mientras Pier Giorgio Caria iba filmando y contando la experiencia de Eugenio, el avistamiento que ya todos conocen, y  Giorgio Barbagallo nos comentaba que en ese lugar fue fusilado su tatarabuelo junto a otros, como revolucionarios rebeldes, en el 1837.  La plaza está enfrente de la Rambla, donde hoy está la estación de trenes.
Y cruzando la calle, pudimos corroborar lo que nos decía Giorgio Barbagallo, pues en un edificio donde está ubicado un bar -en planta baja-, arriba del mismo, en la fachada hay una inscripción, una leyenda que dice más o menos –traducción mediante- : “Piazza Dei Martiri, Aquí, por la libertad de Italia, en el 1837, cayeron los mártires,…” y sigue una lista de nombres, entre ellos, el de Salvatore Barbagallo Pitta. Después cruzamos  la plaza hacia los edificios de la zona, para poder más o menos ubicar –si la memoria de Pier y Giorgio no fallaba- el edificio donde en esa época, 1952, vivía Eugenio con su familia. Salvo Pier y Giorgio Barbagallo, para los demás era la primera vez que pisábamos ese lugar, y todos estuvimos un buen rato, observándolo todo, con nuestra mente y corazón -indiferentes al bullicio de ese momento, del constante ir y venir de autos y personas-, imaginando tal vez cada uno por su lado, 60 años hacia atrás, lo que pudo haber sentido Eugenio Siragusa.
Entonces, el último día de nuestra estadía en Italia, porque ya al siguiente (viernes 13 de enero de 2012) partiríamos en horas de la mañana, el último día de nuestro recorrido por el corazón de esta escuela espiritual, que es la obra de Giorgio, continuadora de la de Eugenio, COINCIDIÓ con la visita a este lugar, DONDE REALMENTE TODO TUVO COMIENZO.
Reflexiones finales:
Domingo Silva:
Este viaje, de acuerdo a lo que veníamos diciendo, fue un viaje a través de la historia, y hacia atrás en el tiempo. Viví sentimientos diferentes, de una obra que es única, una escuela espiritual que sin embargo encierra aspectos muy diferentes. Viví y lo sentí así, al visitar y recorrer cada lugar. Es importante lo que significa hoy Palermo, pero también lo que significó y significa hoy Sant’Elpidio a Mare, y lo que en su momento significó Catania y alrededores, piezas fundamentales del mosaico de esta inmensa obra que hoy lleva adelante Giorgio Bongiovanni, para mí, la señal de las señales de este final de tiempos. 
Hace poco comentaba con él, que para armar la crónica de cada etapa de nuestro viaje a Italia, es decir primero Sant’Elpidio a Mare, Porto Sant’Elpidio; luego Palermo, y ahora por último Catania, fue necesario refrescar, y estudiar y profundizar informaciones, conocimientos que cada uno en Italia, nos brindó. Vimos primero, la intensa actividad de los hermanos del arca de Sant’Elpidio, de enorme trascendencia para la obra. Luego Palermo, que nos envolvió, nos shockeó, nos emocionó, con sentimientos de amor, rabia, cada vez que plasmábamos en las crónicas lo que vivimos en dicha ciudad. Palermo significó para nosotros algo que quizás solo lo pueda entender alguien que entienda la importancia de la lucha antimafia. Además de los otros aspectos, hoy creemos que es de primordial importancia para despertar conciencias, hacer entender también lo trascendente que es la lucha antimafia, según nos reitera a cada instante Giorgio, y la valentía y riesgo que ello significa.
Por último Catania, punto final de este largo viaje, y cosas del destino, como ya lo dijimos, el último día de nuestro recorrido en Italia, coincidió con la visita a la plaza de los Mártires. Ahí donde podríamos decir, todo comenzó, fue el último lugar de recorrido que nuestros pies pisaron, y con una inexplicable emoción nos llevamos al corazón ese recuerdo del cual jamás nos olvidaremos.
Gracias a Giorgio, y a todos los hermanos que hicieron posible esta nuestra felicidad. En fin regalos de la vida, terminó nuestro viaje, donde todo comenzó…
14 de enero de 2012.
Adriana Navarro:
Faltarán unas dos horas para llegar a Montevideo. Cada segundo me acerca a ellos… a mis hijos. Comenzamos el viaje de regreso el día de ayer a las 7.30 que partimos al aeropuerto de Catania llevados por Daniele y Pier. Nos despidieron como dos guardianes, dos compañeros, dos amigos, se quedaron ahí, parados, hasta que dejamos de verlos. El avión de Madrid a Montevideo ha pasado algunas fuertes turbulencias que me hacen pensar qué frágiles somos y cuán fuertes nos creemos los hombres. Por dos veces nos piden que cerremos la ventanilla. La primera vez por una película que iban a pasar. Cerramos. La segunda, le dije a Domingo que los ignoraríamos. Me pongo del lado de la ventanilla y comienzo a mirar el paisaje absolutamente maravilloso. Nubes que son como nuestro piso, encima, el cielo, la luz con sus interminables tonos, con sus juegos,… Así voy reflexionando que el hombre ha perdido toda capacidad de contemplar la naturaleza, la madre, aquello que es más grande que él. Prefiere la película, el auricular, el café, la revista, dormir,... y así pienso que si vuelven a pedirme que cierre la ventanilla voy a decirles que todo eso lo puedo tener en mi casa, pero la belleza de disfrutar de la contemplación de la tierra desde el cielo, no.
Todavía tengo grabada la imagen de la partida en el avión de ayer desde Catania. Fuimos dando toda la vuelta al Etna. Éste, magnífico, con sus contrastes, no se veía desde dónde, pero se distingue, que continúa saliendo humo desde alguno de sus cráteres. Bello, como un guardián, pero también como un justiciero, se alza en Catania. A medida que volamos el relieve se ve como un papel de roca plegado. Me impresiona ver cómo desde lo alto, las formas son tan distintas y hacen un juego distinto a nuestra mente. Mientras observo las nubes, pienso, meditando en las ilusiones ópticas que se producen, que en verdad nuestro cuerpo físico está diseñado para ubicarse en un determinado tiempo-espacio, para poder moverse y vivir, y así es con cada ser, cada especie. Sólo percibe del todo, una pequeña parte, la que le es necesaria para desarrollarse. La sensación en el avión es que vamos lento, apenas tomamos altura ya parece que no nos movemos, y en verdad es cuando más rápido vamos…
¿Cómo será Dios?, me pregunto. ¿Cuál es su forma de percibir? ¿El alma también percibe así? ¿Los seres humanos también percibimos en nuestro espíritu distinto a otros seres, a otras especies? ¿Cómo percibe el espíritu de Dios?
He vivido un mes fuera de mi espacio-tiempo, casi sin ver rostros de sufrimiento, en ambientes muy confortables, sin el stress del dinero, porque nuestros hermanos nos han brindado todo lo que necesitábamos y por sobre todo, junto a personas que aman a Giorgio y la Obra, que han estado felices de acogernos, instruirnos, mimarnos, y junto a Giorgio a quien amo profundamente. Sin embargo, siento que esta tierra me llama, y en ella, como representantes de ese llamado: mis hijos, los amigos de la familia, y mis hermanos, todos mis hermanos del arca.
Montevideo, 30 de junio de 2013.
Adriana Navarro.
Domingo Silva.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139