Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

mauroPor Mauro Caruso
Juan - Cap. 17, v. 11 “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo á ti vengo. Padre santo, á los que me has dado, guárdalos por tu nombre, para que sean una cosa, como también nosotros”.
Juan – Cap. 17, v. 20-13 “Mas no ruego sólo por ellos, sino también por aquellos que, mediante la palabra de ellos, crean en Mí, a fin de que todos sean uno, como Tú, Padre, en Mí y Yo en Ti, a fin de que también ellos sean en nosotros, para que el mundo crea que eres Tú el que me enviaste. Y la gloria que Tú me diste, Yo se la he dado a ellos, para que sean uno como nosotros somos Uno: Yo en ellos y Tú en Mí, a fin de que sean perfectamente uno, y para que el mundo sepa que eres Tú quien me enviaste y los amaste a ellos como me amaste a Mí”.
En su discurso de despedida de los apóstoles, durante la última cena, Jesús hace una larga explicación, transcrita magníficamente en el Evangelio de Juan, en el que habla de la compenetración espiritual haciendo referencia al concepto de “uno y trino”, a la Trinidad, compuesta por Espíritu Santo, Padre e Hijo; luego extiende el concepto a los apóstoles, quienes también están unidos al Hijo, como si fueran una sola cosa, repitiendo y subrayando muchas veces la importancia de la UNIDAD.
UNIDAD entre el Padre y el Hijo, UNIDAD entre Padre, Hijo y apóstoles, y UNIDAD entre los mismos apóstoles, la compenetración que desciende desde lo alto hacia lo bajo y hasta la parte más baja, representada por los apóstoles, la compenetración une y consolida a todos los miembros que tienen que estar unidos, unidos entre si y unidos con el Padre y con el Hijo, para que sea fuerte y creíble su testimonio y que el mundo crea en ellos.
Por lo tanto Jesús, el miembro fundamental, quien acredita LA UNIÓN para ser testimonios de la Verdad.
Entonces esto es, para nosotros, un IMPORTANTE estímulo para renovar el sentimiento de unión y de servicio recíproco de la obra y entre nosotros mismos, un sentimiento que tiene que inspirar nuestras acciones en la convivencia en comunidad.
Las palabras llenas de autoridad de Jesús destacadas en el discurso de la última cena, no hacen más que avalar, por si fuera necesario, lo que Giorgio Bongiovanni nos ha repetido siempre, constantemente: LA IMPORTANCIA DE LA UNIÓN Y DE SERVIR A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS.
En este sentido tengo mucho que reflexionar sobre mi comportamiento, preguntándome honestamente cuán impreso está en mi la justificación y conveniencia personal y en cambio cuánto lo está al servicio amoroso hacia la obra y hacia las personas que están cerca mío y que pertenecen a nuestra comunidad. Es un importante examen de nosotros mismos y de nuestro aporte a la UNIDAD el que tenemos que hacernos para quizás algún día poder decir que somos discípulos de Cristo, para poder aspirar a ser testigos de la Verdad Crística.
Mauro Caruso
29 de Mayo de 2014


DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139