Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
corazonPor Adriana Gnani
No logro dejar de pensar en el amor. Es un deseo que me arde interiormente, ese deseo, esa sensación que te hace recordar cuán hermoso es amar. Esas son las sensaciones que vibran en la piel, en el corazón. Como cuando, con los primeros amores de la juventud, sientes en el cuerpo esta gran emoción que no logras comprender qué la ha provocado y ahora que eres “grande” (como se suele decir) las emociones, las sensaciones, la intensidad son las mismas.
Los años pasan, el tiempo te transforma, el cuerpo se transforma, pero el amor no cambia, el sentimiento es siempre igual.
El amor es la expresión más pura, basta con ver la sonrisa de un niño. El amor es la expresión de lo que te hace soñar, creer, volar, enamorar, es un sentimiento incontrolable por su fuerza. Y esta fuerza te hace creer en lo infinito, en los milagros de la vida, incluso el amor mismo es una sensación infinita.
Cuando se ama no existen medidas, no puedes amar más o menos. El amor es pasión, entregarse, dar incondicionalmente, es un sentimiento que en igual medida hace sufrir cuando no eres comprendido, cuando te falsean, cuando te traicionan y sobre todo sufres cuando las personas a las que quieres no están cerca tuyo, y no puedes transferir  tus sentimientos.
Sufres cuando amas la vida casi hasta la locura y ves que se desmorona frente a tus ojos, a causa de las incomprensiones, de las maldades, de las guerras y del hambre.
Amas a Dios como si fuera tu primer amor, sufres cuando amas a todas las expresiones de la vida, a la naturaleza, a los animales, al cielo y ves que todo esto está siendo estropeado, destruido, sufres cuando sientes el sufrimiento de esas criaturas que lo único que saben hacer es entregarse.
Sufro cuando amo al ser humano, a pesar de que interiormente quisiera odiarlo.
Rezo mucho por que llegue el día en el que pueda abrir los ojos y también el corazón.
El amor hace sufrir porque no te permite que seas indiferente a todo el mal que te rodea, desearía tanto y ruego que así sea, que el amor envuelva a todo el mundo y que erradique todas las injusticias.
El amor que arde en mi corazón enciende cada instante mi jornada. Algunas veces mi pensamiento se eleva hacia el buen Dios, pidiéndole que me quite un poco, porque a veces es casi incontenible, y me siento ignorante porque no se cómo hacerlo fructificar.
El amor corre por mis venas, me hace percibir el perfume de una flor a quilómetros de distancia, me hace sentir la fuerza de una brisa cuando a su paso acaricia la piel. Me hace sentir la libertad en un vuelo de pájaros, la serenidad de un niño que duerme, el amor te convierte en partícipe de las cosas que son increíbles, como la creación, como el nacimiento de todo ser vivo.
El amor es un sentimiento intenso que abre nuestros sentidos impulsándonos a mejorar y a hacer de la vida un don de Dios, nuestro milagro.
Mientras estaba terminando de escribir estos pensamientos, con gran estupor escuché como, casualmente, en la computadora comenzó a sonar la canción en inglés “Silent night”, podéis imaginar cómo se me erizó la piel.
Esta canción habla de la Venida de nuestro Salvador Jesús, nuestro Señor, de la Virgen madre de Jesús y de la luz pura del amor.
Adriana 28/06/2014

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139