Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

aniPor Ana María Pettinati

A todos los hermanos de las Arcas de Italia, con amor

En la vida hay cosas tan hermosas que rompen con todas las rutinas. Son aquellas cosas que desgarran viejas estructuras y nos hacen ver todo desde un lugar nuevo. El abismo que a diario nos acecha en este mundo retrocede y deja lugar a la alegría y a la esperanza. Lo más sorprendente es que generalmente eso sucede sin aviso, nos toma por sorpresa y hay que hacerles frente sin apenas haber reaccionado del asombro.

Así fue la certeza de que iba a viajar a Italia para pasar el septiembre más bello e inolvidable de mi vida. Los preparativos febriles, urgentes, fatigosos, previos a cualquier viaje, pasaron casi como un suspiro. Los días se consumieron entre el júbilo, la ansiedad y el agotamiento por todo lo que había que hacer. Cuando me senté en el avión apenas sabía cómo había llegado hasta allí.  

Tocar suelo italiano fue cómo llegar a mi propia casa, a una casa que no sabía que tenía pero que allí estaba. El descubrimiento se transformó en el regreso, lo nuevo y extraño se confundía con lo viejo y conocido, volvía hacia mí misma, a mi interior, a mis raíces, a mi esencia. Fue entonces cuando supe que la travesía era solamente una excusa para un descubrimiento interior, una escuela para el auto conocimiento, una clase de amor magistral del Cielo y de la Tierra.

Los abrazos de bienvenida de todos y cada uno de los hermanos tuvieron un efecto multiplicador de afectos y enseñanzas. Tanto los de aquellos que ya conocía como el iniciático encuentro con los que veía por primera vez.

La luz divina que se hizo hombre fue expuesta en toda su magnitud cuando compartimos la mesa con Giorgio. El genio solar nos hablaba como hombre, para que podamos entenderlo, con un corazón de niño, para que podamos imitarlo. La ternura de su espíritu, manifestada en palabras de amor infinito, en sabiduría milenaria, nos envolvió en un torbellino de energía celestial cuando nos reunió alrededor de su mesa. Y mientras nos enseñaba con paciencia infinita, renovaba la savia de nuestros espíritus oprimidos por la materia, sedientos por la aridez del mundo.

El abrazo fraterno, íntimo, entrañable e integrador de los hermanos, por medio de una red invisible me daba un sentimiento de pertenencia sin tiempo ni origen reconocible. Aún a pesar de haber nacido en América del Sur, las tierras del fin del mundo, un lugar y una energía tan diferentes como desiguales, la trama unificadora de lazos eternos me igualaba a todos. Mi corazón ya no latía solo, era nuestro corazón el que palpitaba dentro de las cuatro paredes del Arca, bajo la energía del manto protector de nuestra Santísima Madre. Alta, muy alta en el Cielo, su estrella nos unía en una comunión de amor y regocijo.

El 2 de septiembre fue un bello día, como suelen serlo los de final del verano. Sol y nubes se alternaban bajo una suave brisa que disponía nuestros corazones para el encuentro. Fue una jornada entrañable de amor y preparación para la cálida noche que iba a culminar otro aniversario de los sagrados estigmas, señal de señales, principio y fin de nuestro recorrido y destino. La invocación de Giorgio al Padre y a su Hijo, el Cristo, cuando pedía lo que todos anhelamos, su glorioso día y manifestación, anticipaba y anunciaba un tiempo prodigioso para esta humanidad. Señor ¿te manifiestas o no te manifiestas? Porque cuando te manifiestes aquí estaremos, al pie de la cruz, para agradecerte el honor de haber sido tus servidores. Cuando su voz pronunció mi nombre, fue el toque de diana para la preparación final, un llamado a estrechar filas desde ahí y para siempre. El pan y el vino hechos carne y sangre, recibidos de sus manos, hizo que cada uno de nosotros se fundiera con su espíritu, tan grande como glorioso, capaz de cobijar a todo el que quiera estar a su sombra.

El encuentro con un colaborador de la justicia, amigo de Giorgio, fue un momento de revelación muy conmovedor. Es un hombre que emana amor, alegría, pero sobre todo obediencia y fidelidad hacia Giorgio. Ahí está, sirviendo de ejemplo para todos nosotros de infinitas formas, con una humildad enternecedora, además de ser un recordatorio permanente de conductas que deberíamos asumir a diario sin dudarlo.

El casamiento de Giovanni y Barbara fue un festival multicolor de luz devenida en amor, alegría, reencuentro, armonía, nuevos comienzos y futuro prometedor. Trajo a mi memoria mi propia boda, un punto de partida hacia la construcción de un mundo mejor. Un nuevo Caná, un nuevo pacto para todos, un regreso al camino del espíritu que desde siempre nos espera.

Para finalizar, quiero agradecer a todos y cada uno de los hermanos de Italia, a los que reconozco en los pocos nombres que menciono a continuación: a Giorgio y a Sonia, por todo, a Oscar, que nos recibió en Roma, a María Eugenia, por su afecto, a Carmen, por su hospitalidad, a Vanesa y Georgina, por su espíritu de servicio incansable, a Eleonora y Stefano, por su inmensa compañía, a Pier Giorgio, por sus enseñanzas, a Flavio, Tino y Nena, por su calidez, a todos los que trabajan en Sydonia, con profunda admiración, al Arca de Gubbio, por el amor con que nos recibieron, a toda el Arca de Sant’Elpidio por ser pilar de la Obra, a María José, alma máter de todas las actividades y a Mara, la eterna. En esos nombres agradezco a los cientos de corazones que nos hicieron sentir bienvenidos durante los 22 días más mágicos de mi vida.

Ana María Pettinati
31 de Octubre del 2015
Arca Lily Mariposa
Rosario - Santa Fe – Argentina

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139