Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
P pioPor Jean Georges Almendras

Cerca de doscientas personas llegaron a una tierra signada por el Cielo, del departamento de Artigas, en la región norte del Uruguay, para compartir una jornada –la del 13 de abril de este 2018-  en la que la fe en Dios fue una de las mayores expresiones de la espiritualidad humana, alrededor de signos tangibles de la presencia del Padre, en la tierra. Signos de la madre naturaleza que desde hace años, y progresivamente, se hicieron visibles en ese punto de nuestra América Latina. En ese punto del planeta. Signos que nos hablan del Cristo y signos que conllevan un compromiso  para  la humanidad, indudablemente.

Una piedra ágata de 130 millones de años,  en forma de corazón, con simbologías inconfundibles: un signo divino  dirigido a  la humanidad y que fue reconocido y hallado en esa tierra  por un hombre, Laires Luciano Lucas, hace más de cincuenta años. En ese lugar conocido como Para Fariña, en la ruta 30  y a unos 618 kilómetros de la ciudad de Montevideo y  15 de la ciudad de Artigas.

Una piedra ágata que cobija (que protege) una no menos inconfundible imagen de la Virgen: un signo que también fue destinado  a la humanidad, y que fue reconocido y hallado por el hijo de Laires Luciano Lucas, Hugo, también en esa región, y en circunstancias muy significativas en medio de una envolvente rutina urbana.

Y finalmente, una voluminosa y pesada géoda que  llegó significativamente también  a la vida de Hugo Lucas y que simboliza los diez mandamientos: un signo más, que se suma a los anteriores, que se exhibieron allí, en ese lugar

Tres signos que fueron ubicados a la vista de todos, junto a dos obras de arte de los artistas uruguayos Walter Blanco y Agó Páez, hija del insigne artista uruguayo Carlos Páez Vilaró.

Ese 13 de abril, las doscientas personas allí reunidas fueron protagonistas de una vivencia para no olvidar. Una vivencia que quizás también podría interpretarse  como  un signo más, inconfundible. En particular, también  porque la jornada permitió estar en la inauguración de una estatua de San Pío de Pietrelcina (esculpida expresamente por la artista plástica uruguaya Marta Scounder) y de una ermita para custodiarla. Todo a instancias de muchas voluntades y de muchos sacrificios. Voluntades y sacrificios que convergen en un solo hombre: Hugo Lucas. Un hombre de fe, que apoyado por otras almas del Uruguay y del mundo, lleva adelante –silenciosamente-  la misión de custodiar estas señales, presentes entre nosotros, no solamente para contemplarlas, sino preferentemente para hacernos entender que después de admirarlas debemos comprometernos con la humanidad y con el anuncio del retorno del Cristo, pero con hechos y con obras. Obras a favor de la vida, de la justicia y de la verdad.

El video que sigue a continuación permite acercarnos a ese encuentro, en el parque en cuya entrada se lee “El Corazón que se abrió al mundo-Gruta de Padre Pío”.  Los hombres y las mujeres allí presentes  (más allá de sus creencias y de sus actividades personales) y los periodistas, las autoridades de la municipalidad del departamento  y el cura párroco de Artigas, Miguel Angel Gutierrez (que bendijo la estatua y la  ermita de San Pío de Pietrelcina)  y por supuesto Hugo Lucas, todos, fueron  un signo viviente, formando parte de los tres  signos allí exhibidos. Y Giorgio Bongiovanni, estigmatizado, significativamente no estuvo ausente. A través de una comunicación telefónica habló en términos de fe y de mensaje; hablando de las señales de los tiempos y de la situación mundial.

Ese 13 de abril, allí en Artigas, tierra bendecida sin duda, la metodología del Cielo habló a través de la naturaleza, cuyas claras señales nos dan la posibilidad de obrar y accionar, hoy por hoy y en el diario quehacer, con espíritu de  compromiso con el Cristo y con la humanidad, para lograr un hombre nuevo y libre, para lograr un mundo sin injusticias sociales, y para que la humanidad ame al planeta y para que tome conciencia que está muy pronto el retorno del Cristo.  

Así de simple, a juzgar por las abrumadoras señales a la vista de todos.
25 de abril 2018
ppio2


- Video Padre Pio - Artigas
https://youtu.be/-cOncUZWLSg







 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139