Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
CRONICA PALERMO 17/20
DE JULIO 2007 POR ESTE MUNDO VENCEREMOS
Las ruedas del tren de aterrizaje del AZ 1795 tocan en el suelo, ruedan sobre la pista, “Hemos aterrizado en el aeropuerto Falcone y Borsellino”, nos informa el comandante con el micrófono. Una fuerte emoción impregnada de sentimientos contradictorios me explota dentro. Palermo. Palermo. El nombre de su aeropuerto evoca una historia que no puede dejar indiferentes ni siquiera a los corazones más fríos. Una historia hecha de amor, pasión, desesperación, sed de justicia. Una historia escrita con la sangre de sus mártires, demasiado libres como para frenarles, demasiado honrados como para corromperlos, demasiado determinados como para poder detenerlos. Determinados en restablecer el orden, determinados en derrotar el mal de la criminalidad, determinados en extirpar el cáncer de la ilegalidad hija de la inmoralidad, determinados en luchar por el futuro de sus propios hijos hasta el sacrificio de su propia vida. Me pregunto cuántos hijos puedan honrar a sus padres por haberse preocupado tanto por su destino. Demasiados por un lado y poquísimos por otro. ¡Cuánto amor en esos corazones de hombres! Los pies sagrados, sellados por los signos sangrantes de la pasión en la cruz, pisan esta tierra de Sicilia. El esta aquí, en su tierra, para continuar el trabajo de sus hermanos asesinados, junto a sus amigos, los justos. ¿Pero asesinados por quien? Todos dicen por la mafia. ¿Pero que es la mafia? ¿Que es verdaderamente la mafia? LA MAFIA NO ESTA EN PALERMO. Subimos al coche que viene a buscarnos. Esta vez ha venido toda la redacción de AntimafiaDuemila, el deseo de estar cerca de su director, de acompañarlo en esta nueva etapa que enseguida da la sensación de que será profundamente importante: Lorenzo, Anna, Mónica, Silvia, María, Marco, Aaron, Dora, Samuele, Emanuele, Francesco, están aquí… caras jóvenes, algunas de ellas muy jóvenes… pienso… ¿Qué hacéis aquí? Un escalofrío me pasa por la espalda. Miro esas miradas puras y al mismo tiempo determinadas, decididas, firmes. Leo en ellas el deseo de cambiar el curso de los eventos, el deseo de luchar por su propio futuro y de no dejar que se les caiga encima, el deseo de apoyar y de “proteger” a nuestro amado Giorgio hasta el final. Nuestros queridísimos colaboradores Giovanni y Meri de Palermo nos acompañan durante todo el viaje. El coche de Giovanni recorre la carretera que desde el aeropuerto nos conduce hacia el hotel de la ciudad. Ya es de noche, hace mucho calor, el perfume embriagador de la vegetación característica de las islas del sur, la vegetación mediterránea hace que me sienta como en casa, en la cercana tierra de Cerdeña. Olores fuertes que te embriagan el alma hipnotizándola. Vemos que la sala se llena en un momento. Observamos a las autoridades que entran acompañadas por las escoltas… el Procurador de Palermo, Messineo, el fiscal Nino di Matteo, los vice jefes de los fiscales Guido Lo Forte, Scarpinato e Antonio Ingroia, todos fiscales de la Dirección Distrital Antimafia, Rita Borsellino, hermana del juez asesinado Paolo Borsellino, el diputado Lumia y vice presidente de la Comisión Parlamentaria Antimafia (con quien Giorgio ha escrito un importante libro sobre mafia-política)… y observamos a la gente común… nos preguntamos cuántos son… Vemos a Giorgio sentado a su lado, le vemos hablar con algunos de ellos íntimamente. Anna, jefe redactora del periódico AntimafiaDuemila, que todos los años participa en esta conferencia que organiza nuestro periódico en conmemoración del estrago de Paolo Borsellino, me susurra “Sonia, esta vez es diferente. Este congreso anual es como si ahora fuera un encuentro oficial de la antimafia en primera línea”. El agradecimiento de los magistrados hacia Giorgio y hacia toda la redacción por el trabajo importante que estamos desarrollando con el periódico y por la organización de éstos encuentros tan importantes para hacer el balance de la situación e intercambiar puntos de vista nos honran profundamente y nos dan la idea de los resultados increíbles que Giorgio ha conseguido obtener en estos años y de lo que pueda significar en un futuro muy próximo. Ernesto Oliva, periodista, moderador de la conferencia, pasa la palabra a Giorgio: “Estoy muy preocupado por la situación mundial, por las mafias internacionales. Hoy, en el día que nos recuerda el fallecimiento de Paolo Borsellino, estoy desconcertado por muchas cosas, a pesar de que aparentemente no haya estragos. El sistema de poder se basa sobre la violencia, sobre el dominio. Los magistrados no pueden resolver los problemas sólo con las investigaciones. En la segunda mitad del 1500 Giordano Bruno fue convocado a la presencia del poder de aquel tiempo, le pedían que abjurase. “Yo hoy os confieso una derrota, he intentado convencer al poder a que reformase la situación de las cosas, pero ha sido inútil”, contesto a sus acusadores. Y por esto fue condenado a la hoguera. Este personaje quería cambiar el poder de ese tiempo. Borsellino y Falcone eran dos personas que tenían un poder y su muerte ha sido una declaración de derrota. ¿Burlados?, Atacados… hoy nosotros ciudadanos no debemos dejar solas a estas personas que hoy están intentando cambiar la situación… después de un año llegamos a saber que el estado espiaba a los magistrados… Es necesario decir basta, bajar a la plaza, protestar… Borsellino era un obstáculo entre los tratos del Estado y la mafia, por eso ha sido asesinado: se ha tratado de un verdadero homicidio del Estado”. El discurso de apertura resume el cuadro de la gravísima situación actual que desgraciadamente la historia no desmiente. Así como afirma el juez Scarpinato que empieza hablando de la historia de Italia y demuestra que lo que estamos viviendo es “algo normal”, por lo tanto intentar cambiar la situación actual significa transformarla en un estado de “anormalidad”. Como afirman efectivamente los magistrados, expositores de la conferencia la historia habla de contínuos y antiguos acuerdos secretos, relaciones de contigüidad, de intercambio de favores entre hombres de poder y asociaciones criminales, entre ellos y la gente común, que se han amplificado ramificándose como un pulpo hasta hoy. El juez Ingroia puntualiza la importancia de este encuentro anual, se lamenta del hecho de que desafortunadamente el gobierno nos responde con resultados al grito de alarma y a las propuestas que se le hacen todos los años, por esta razón, al término del encuentro inesperadamente y con gran satisfacción y honor por nuestra parte, el periodista-escritor Saverio Lodato, conocido por haber escrito la historia de la mafia a partir del tiempo de Paolo Borsellino y Giovanni Falcone hasta nuestros días, pide al diputado Lumia que presente a la comisión parlamentaria antimafia por lo menos que aprueben una petición, es decir abrogar las llamadas “leyes vergüenza” que favorecen a los mafiosos y a los criminales. Giorgio levanta la mano y pide que 25 parlamentarios condenados definitivamente por graves delitos de corrupción y demás y que sin embargo están sentados muy cómodamente en las butacas del gobierno italiano, que se les mande literalmente a casa. Las ponencias de todos los expositores son claras, precisas, inequívocas e inquietantes. Voces que piden justicia, espíritus que ofrecen su vida para que éste valor sagrado pueda ser respetado, no por si mismos, sino por la vida y por la dignidad del hombre que pueden ser recuperadas solo mediante la honradez, la coherencia, la transparencia… Superando las irrisiones, vituperios, acusaciones a menudo infames que reciben como respuesta por parte de aquellos que tienen miedo de perder su propia máscara y mostrar su cara verdadera. El diputado Lumia, con gran humildad, acepta todas las acusaciones hacia la política, que él, a pesar suyo, representa (una mosca en la leche como ejemplo de honradez y de transparencia que los magistrados han subrayado durante sus relaciones) pero dejando claro la importancia de trabajar junto a la política para poder obtener los resultados esperados. Rita Borsellino quiere creer todavía en la justicia “Creo en la justicia, quizás por la educación que he recibido y la vida misma me enseña a creer en ella, el problema es que lo que se puede hacer se debe de hacer… y que se quiera hacerlo… quiero saber por qué mi hermano fue asesinado y quién le asesino… no quiero que su muerte sea archivada una vez más…” Ver luchar a esta mujer, a pesar de su edad, por los ideales por los cuales su hermano fue asesinado… verla tener que tratar con gente infame, defenderse de malhechores criminales que intentan cubrir de fango a quien quiere cambiar las cosas, con todo el trágico dolor que acompaña su camino, es triste y desolador de verdad… y me pregunto, ¿En qué país vivimos? ¿Qué orgullo tendríamos que sentir dentro cuando decimos que somos italianos? La mirada de Manfredi, hijo del juez Paolo Borsellino, me da la respuesta. Ojos limpios y claros, mirada limpia, viva… es maravilloso ver a su padre que vive en él… es maravilloso ver el profundo sentimiento que siente hacia Giorgio y Giorgio hacia él. Les vemos hablar juntos íntimamente…. sentimos que Paolo está detrás de él, detrás de Giorgio, cerca de todos nosotros… sabemos que él nos guiará hasta que alcancemos el objetivo… como decía su amigo Giovanni “la mafia es un fenómeno humano y como todos los fenómenos humanos, así como ha nacido esta destinado a morir”. Le escuchamos hablar de su padre con una serenidad que deja sin palabras, con una alegría en el espíritu que nos encanta… así como su madre, Agnese, esposa de Paolo, quien habla con Giorgio con una mirada de quien entiende… de quien sabe… “Mi marido era un hombre libre y nada ni nadie podía detenerlo y por este motivo le han matado, no era un hombre que se podía comprar, que se podía corromper… amaba las personas, buscaba siempre la mejor parte de ellos, la buscaba en todos, también en los criminales, por esto hablaban con él… Creo que por esto daba miedo. Manfredi nos acompaña con su esposa Valentina hasta el aeropuerto… pienso de nuevo en estos pocos días pasados en Palermo, muy intensos, llenos de frutos… Pienso en las personas maravillosas que hemos encontrado, los magistrados, la estupenda y querida familia Borsellino, la queridísima Letizia Battaglia y su querida familia y muchos otros amigos de Giorgio que le esperan, que nos esperan porque necesitan fuerza nueva, una fuerza espiritual, una fuerza de información, una fuerza de esperanza. Por esta Italia nos sentimos orgullosos. Por esta Italia lucharemos. Por este Mundo venceremos. Dejamos Palermo con los artículos de periódicos locales y nacionales que hablan de nuestra conferencia por la polémica que ha surgido entre jueces y políticos… para estimular las situaciones es necesario crear movimiento, porque el estatismo nos puede llevar a la derrota. Giorgio nos ha enseñado esto siempre. Nos vamos de Palermo con un nudo en la garganta y una sensación de nostalgia que nos turba dentro y que nos acompaña hasta hoy. Os amo.
Sonia Alea Sant’Elpidio a Mare (Italia) 30 de julio 2007

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139