Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
claudiocampanaPor Claudio Rojas Guerra
Más que escribir una cronología de los momentos vividos, que por cierto, otros hermanos harán mejor que yo, he optado por destacar los momentos y sentimientos experimentados; por ello me he tomado un tiempo para asimilarlos cabalmente y es el tiempo un juez más equitativo y exacto pues se ven en la perspectiva correcta y la dimensión adecuada.
Antes de viajar estábamos muy ansiosos y felices porque muchos hermanos desde este rincón extremo del mundo podríamos concurrir a este tan esperado encuentro; ello entonces por cierto le daba mayor trascendencia a nuestro viaje. Por fin llegó el día y nos embarcamos casi sin dormir pero felices. Nos juntamos con Carmen Alegre y José Antonio Bustamante, y de allí juntos partimos a Rosario y luego a Las Parejas-Santa Fe. Después de un agotador viaje pleno de combinaciones e incomodidades sumadas a nuestro acumulado cansancio, llegamos finalmente al Terminal de Buses de nuestro destino final, donde nuestra querida hermanita Carmen de Huertos nos esperaba- y que aún no he encontrado las palabras para agradecerle sus atenciones para con nosotros-; al verla, nos desbordamos de alegría de la misma manera que un niño pequeño cuando ve a su madre que le va a buscar al colegio después de una larga jornada. Rápidamente nos trasladó al lugar donde estaba cenando Giorgio Bongiovanni con varios hermanos que nos recibieron con un calor tan grande, que me hubiese quedado abrazado con ellos por largo rato, y esto fue el mayor regalo, pues aunque lo vimos 5 minutos antes de que se retirara a descansar, ello bastó para que nos refrescáramos totalmente de nuestro largo trayecto.
            
Tras el día Viernes Santo, haber tenido el privilegio y la oportunidad de compartir una amena charla íntima con Giorgio y algunos hermanos de Argentina y Uruguay, en casa de Juan Alberto Rambaldo donde se nos regalaron varias “perlas” de sabiduría; al día siguiente, vale decir el Sábado, viajamos en comitiva a Rosario donde habría una reunión en el Arca, y donde sabíamos que encontraríamos a nuestros hermanos de Chile (Andrea Sánchez, Yasna Ayala, Marco Antonio Readi y Luis Ayala), quienes por algunas limitaciones en sus trabajos no pudieron reservar y/o viajar antes, pero, con el objeto de no perder la ocasión de compartir con nuestro Cáliz viviente, hicieron un tremendo esfuerzo y sacrificio cruzando la frontera por tierra en auto prácticamente sin detenerse. Además, encontraríamos a los hermanos de Paraguay y muchos hermanos de Argentina con quienes he tenido la dicha de compartir en otras oportunidades. Nuestro hermano querido Juan Antonio Frey, a quien no puedo dejar de mencionar, fue para nosotros un verdadero apoyo de tipo paternal que nos regaló todo su tiempo a nosotros, durante nuestra estadía.
El recibimiento de la gente del Arca de Rosario fue algo absolutamente conmovedor e inolvidable para nosotros; cómo se prodigaron todos los hermanos por atendernos y acomodarnos, creo que en mi caso particular no recuerdo alguna vez haber sido acogido así; el calor, la fraternidad y la organización, donde todos trabajan como piezas de una gran máquina, como hormiguitas sin pensar o mirar lo que hace el otro, se ve que c/u da lo mejor de sí mismo. La particular acogida de Matías y Sergio no puedo dejar de mencionarla; pero, todos sin excepción nos regalaron mucho, y, en mi corazón me llevo el registro de todo lo vivido como una de las cosas más destacadas de nuestro viaje.
En Rosario, el concepto más importante a mi modesto juicio fue el clarificar quiénes somos y a partir de eso redefinir nuestra misión, ahora que se acerca la hora de la verdad y de la verdadera guerra por las almas:
“Nosotros pertenecemos a la iglesia de Juan, porque Juan recibió, heredó el conocimiento supremo de Cristo (por lo tanto es la Iglesia de los iniciados) y nosotros recibimos ese conocimiento y tenemos que ayudar a la iglesia de Pedro que es una iglesia, siempre de Cristo, (pero más apegada al rito y al dogma) pero con grandes e inmensos problemas de tentaciones”.
En la cumbre mundial de Arcas en Zárate, profundizó el concepto:
 “Nosotros somos parte de la Iglesia de Juan, la Iglesia espiritual de Cristo es una, pero los apóstoles fueron varios y dos de estos Juan y Pedro heredaron la misión de ser los guías de los apóstoles y Juan que era el predilecto de Cristo tuvo la misión de decir la verdad, toda la verdad e iniciar a otros discípulos para que estos (y somos nosotros) pudieran despertar las almas a la revelación cósmica, entonces la iglesia de Juan no es la iglesia de Pedro, las dos son parte del cuerpo místico de Cristo, son dos enseñanzas complementarias, pero la de Juan es una enseñanza que cumple una profecía del Evangelio cuando Cristo dice: Yo les mandaré el Paráclito, el Consolador que les dirá a ustedes toda la verdad sobre las cosas celestes, toda la verdad sobre el juicio y que él regresará, y que las fuerzas de la naturaleza son las armas de Cristo”. (Juan 16:12) Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 16:14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 16:15. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber). Este es el otro Consolador del que nos habla Juan en el Evangelio, porque antes, en el Cap. 14 se refiere al Espíritu Santo como el Consolador prometido, entonces se produce la confusión porque por lo mismo se asocia generalmente al Espíritu Santo anunciado a los Apóstoles para Pentecostés.
Finalmente como Corolario, el más contundente mensaje:
“Cada uno de nosotros es protagonista de la Segunda Venida de Cristo, protagonista significa que es un Giorgio Bongiovanni y que tiene los estigmas invisibles, ustedes hoy tienen que realizar que son estigmatizados, no tienen los estigmas que sangran, físicos, los tienen invisibles, son señalados, entonces el compromiso ahora sube, Uds. siempre han dicho: es la misión de Giorgio, son los estigmas de Giorgio, Giorgio que sangra, nosotros tenemos que ayudarlo, estarle cerca, apoyarlo y humildemente también nosotros somos discípulos de Cristo. Ahora ustedes son estigmatizados espiritualmente. Entonces para tener este honor de la señal de Cristo en vuestro espíritu tienen que imitar a vuestro hermano Giorgio, dejando todo, ser servidores de los hermanos, trabajar por la armonía, la unión y ser sedientos de Justicia”… pero no para que lo tomemos en forma ligera y/o nos sintamos especiales, de paso exaltando nuestra vanidad y nuestro “ego”, tampoco para que nos quedemos en lo fenoménico, ni tampoco hagamos preguntas para impresionarnos cada vez más, ni siquiera para que nos deslumbremos con lo mucho que nos entrega nuestro Giorgio, o el coraje que muestra en su incansable lucha, o el amor que se traduce en la perseverancia en su obrar persistente, a pesar de ser una voz que grita en este desierto espiritual, y que con el eco nos remueve la conciencia y nos despierta el santo temor de Dios; sino, para que tomemos real y definitiva conciencia del momento que vivimos, lo que se avecina y está casi encima, y que por tanto ahora más que nunca tenemos que imitarle, tratando, ejecutando, gritando denunciando y haciendo todo lo que él hace, porque el tiempo ya se acabó y es de verdad que este camino espiritual es como caminar sobre el filo de una navaja, este es el camino estrecho, el que muy pocos buscan y menos aún encuentran, y, a pesar de ello, es un verdadero regalo porque nos puede llevar a grandes alturas, pero, si no cumplimos con lo que se nos pide, la caída puede ser estrepitosa, pues mientras más se sube más dolorosa y destructiva es la caída; a tal punto que en este caso podemos perder nuestra alma (la pérdida del “ego sum” o la mónada o nuestra individualidad como seres humanos en proceso de evolución, perdiendo todo lo que hayamos avanzado hasta ese momento) si es que abandonamos la lucha que está próxima a empezar en una dimensión mayor a la hasta ahora conocida. Tal como dijo nuestro hermano Jean Georges Almendras, hay que conjugar definitivamente el “decir” con el “hacer”, porque hablar es bastante más fácil que hacer, el prometer es más fácil que el cumplir.. .¡¡¡llegó la hora!!!... este instante es el último, antes del comienzo de todo, la comodidad debemos dejarla de lado, empecemos a acuñar términos como: sacrificio, osadía, aventura y coraje; estamos obligados, porque así lo hemos elegido voluntariamente, a ser testigos de la verdad, a ser pequeñas luces en este mundo de tinieblas, para que así otros puedan ver una pizca de luz. Esta es la conclusión y enseñanza que me queda después de esta tremenda revelación.
El sentimiento que prevalece en mí es un tremendo sentimiento de gratitud, primero y por sobre todas las cosas hacia Dios porque me y nos permitió hacer este viaje, a nuestro Giorgio por su incansable entrega hacia sus hermanos y porque nos regaló una parte de su tiempo con nosotros los hermanos de Chile, a todos los hermanos que nos regalaron su compañía y sus muchísimas atenciones fraternas.
Con amor y sed de justicia
Claudio Rojas G.
12.04.2013



DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139