Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
La-verità-vi-farà-liberi100Por Sandra De Marco
Ya desde los orígenes del mundo, Dios irrumpe en la historia a la búsqueda continua de Sus criaturas. Las ha amado hasta el punto de cuidar de ellas en todo, impulsado por un amor magnánimo y sin límites. Su aliento ha engendrado cada cosa y la ha vuelto fecunda, para que pudieran alegrarse y disfrutar de Su divina Esencia. Dios les ha hablado a través de los profetas y de las maravillas de la Creación, pero no para sorprender y suscitar admiración, sino por amor, sólo por amor. Imposible hacer callar Su voz: incluso en el más obstinado incrédulo, antes o después la conciencia empezará a hablar; incluso el más temible de los demonios, antes o después tendrá que prestarle atención.  
 
A.C 33. El Altísimo ofrece en sacrificio a Su Hijo Unigénito, por nuestra salvación: el Verbo encarnado camina sobre las aguas, resucita a los muertos, defiende a los inocentes y a los perseguidos, multiplica los panes, los peces y libera a los endemoniados. Pero al hombre todo eso no le ha bastado y, estando encadenado a una lógica perversa y disuasiva, queda a la espera de un Mesías que entraría triunfalmente en la gloria. Y así, a Aquél que no vino a abolir la Ley del Padre sino a cumplirla, el hombre gritó: "¡Crucifícalo!".   
En los siglos siguientes, Dios le ha hablado al hombre mediante señales en el Cielo, en la Tierra y con la voz de Sus servidores más humildes: milagros, apariciones, Su Sangre es derramada en iconos sagrados colocados en los santuarios y en humildes moradas, es derramada por los mártires de la justicia de todas las naciones. Círculos en el trigo, avistamientos de Seres que vienen de otros mundos: Sus Ángeles han aparecido en todos los lugares y los mensajes del Cielo han constelado las culturas de todos los pueblos. Su último objetivo será la conversión de los corazones a los valores universales del eterno infinito, hacia la nueva lógica del Reino Prometido; no de cierto la gloria humana de nuestro Salvador.  
Pero tampoco esto ha sido suficiente y, a la merced de un delirio de insatisfacción que se prolonga a ultranza, que ha llevado a la mayor parte de la gente a hundirse cada vez más en la voracidad incolmable de los deseos más perversos, el hombre ha ignorado toda sagrada admonición, persiguiendo impertérrito la lógica del mal.  
 
A.D 1989. En este fin de los Tiempos, según las Escrituras, el Hijo del hombre concentrará Su atención, ofreciendo el don del conocimiento Supremo, precisamente sobre aquellos que el Padre le ha encomendado. A los señalados en la frente y a los elegidos, les ha mandado el Espíritu de la Verdad para que comprendieran todas las cosas y esparcieran Su Palabra a todos los que estuvieran dispuestos a recibirla.  Aquél que manifiesta en su cuerpo las llagas sangrantes en recuerdo de Su Crucifixión, camina desde hace más de veinticinco años por las calles del mundo para despertar las conciencias, invitándolas al arrepentimiento antes de que sea demasiado tarde: una voz que grita en el desierto y anuncia el retorno con gran Potencia y Gloria del Rey de reyes.  
 
A.D 2014. Hoy el hombre ha dejado de buscar a Dios. Entre los que todavía le buscan, pocos le esperan. Y entre los que todavía le esperan, pocos le han reconocido. Entre los hombres que le han reconocido, pocos le han seguido y entre estos, pocos le han comprendido. Y, por lástima, entre los que le han comprendido, pocos le han creído; sólo quién lo ha hecho tiene realmente las manos firmes sobre el arado, llevando a la práctica cada enseñanza.  
Eh sí, ni siquiera esto sido suficiente. Hoy como siempre, el hombre espera a un Mesías que le salve de sus miserias, de la loca esclavitud de su desobediencia. A los milagros y a los regalos de la vida nos acostumbramos enseguida, un poco por conveniencia, por puro oportunismo; nos acostumbramos también a las injusticias, a los mártires, a los dolores y a las alegrías, con un velo de cinismo, de glacial indiferencia.  
Sin embargo, detrás de Su ir y venir, de Su esconderse y revelarse, el milagro del amor nos interpela día a día; nos llama en todo sentido hacia un Dios que camina entre nosotros, que nos sustenta, consagrándose a nosotros sin límites. Un Dios al que no queremos escuchar, al que pedimos, pedimos y seguimos pidiendo… porque, la verdad es que no nos basta nunca, nunca nos ha bastado.
 
Paradójicamente quisiéramos que Su Perfección fuera diferente, y con un ojo siempre tendido hacia lados más tranquilos, casi casi quisiéramos adecuarla, usarla como más nos conviene...; siempre listos a atribuirle a Él o al otro nuestra pobre condición humana, nuestras frustraciones, para zambullirnos en la soberbia de la razón…
 
Pero la Rosa ha florecido en la Cruz y muy pronto nuestro Dios anunciará Su Justicia por medio de las aguas de los océanos, del fuego de los volcanes y de la respiración implacable de los vientos. Su Misericordia callará y el silencio retumbará bajo nuestros pasos, en el abismo de nuestra ingratitud. Muy pronto la naturaleza desvelará el rostro de un Dios infinitamente Justo, Su Cólera y la Potencia serán grandes y entonces será esta humanidad indigna la que gritará: ¡basta! Pero será demasiado tarde. No podremos hacer nada más que arrodillarnos y golpearnos el pecho, porque la salvación será dada a los que lucharán con todo su ser a favor de la vida. Y aquéllos que, apartando los ojos de la fugacidad y de las llagas del mundo, elevarán la mirada, abrirán su corazón y con la pureza, con el entusiasmo de un niño, reconocerán y servirán al Ungido de Dios, anunciado por los antiguos profetas. Él ya está aquí, no nos ha dejado huérfanos. Y es Amor, el más grande de todos los amores. Punto y basta.   
 
26 DE JULIO DE 2014 - PORDENONE
 
Giorgio:El acontecimiento más importante de la historia del mundo es, y será, no quiero ser retórico, la Segunda Venida de Cristo. Es un concepto que tenemos que "inculcarnos" a nosotros mismos y a los demás, no porque somos fanáticos o exaltados, sino porque la misma indica el principio de un camino nuevo de la humanidad, un camino de evolución rápida, de liberación espiritual, la cual te abre hacia caminos que resultaban desconocidos hasta ese momento; y hará de modo que la Tierra, esta sociedad, pueda entrar a hacer parte de la familia cósmica. Cada movimiento nuestro, cada acción o expresión en la vida cotidiana debe tener como fin y debe estar relacionado, de alguna manera, con la expectativa de este acontecimiento. En vista de una boda hay grandes preparativos: las invitaciones, los recuerditos, los vestidos, el restaurante, la selección de los invitados, el local, el grupo musical, el cura, la iglesia, etc.; pero el objetivo, es decir, el momento más importante para los novios, será cuando el cura los una en matrimonio, es decir en el momento del intercambio de los anillos. Es ahí que inicia la transformación radical de su vida. Todo culmina en ese momento, incluso los entremeses preparados por el cocinero, que aparentemente no tiene nada que ver con la boda, porque simplemente está haciendo su trabajo. Nada de todo esto tendría sentido sin esa ceremonia que dura media hora. El instante más importante, más bien fundamental, de un acontecimiento que dura un día entero y por el que se han hecho todos esos preparativos, es esa media hora en la que la pareja se casa. Todo se concluye en ese  momento, que conllevará una transformación total de su existencia. Todo se acabará, salas, restaurantes, invitados, etc, para emprender el nuevo camino de la nueva vida. Teniendo en consideración este ejemplo, tenemos que hacer todo lo posible para que  lo que estamos haciendo tenga como fin la Llegada del Esposo, del Mesías.  
 
Nuestra vida, dentro de nuestra pequeñez y con todos nuestros límites personales, tiene que estar dedicada a este acontecimiento. El objetivo de esta generación, de la humanidad misma, con todo el respeto por las otras religiones, de nuestra sociedad, de la existencia del hombre, de plantas, animales, del agua, de la Tierra, del fuego, de los seres vivientes, de nosotros mismos, de la educación y del nacimiento de los niños, de la evolución de todas las cosas está en estrecha relación con la segunda Venida de Cristo. Tal acontecimiento, porque de un acontecimiento se trata, es el punto central de la evolución humana de este tiempo. No lo fue hace dos mil ni  hace doscientos o cinco mil años, como no lo fue tampoco cuando Jesús caminaba por las calles, porque en aquel preciso momento el acontecimiento central de la vida de este planeta era la presencia de Cristo, que ofrecía la redención. También la oferta de redención tenía como fin, profundamente hablando, el presente, este tiempo y Su Retorno. Cristo ha venido a este mundo para anunciarlo y establecer el Reino de Dios sobre la Tierra, y nosotros hemos venido a trabajar por ello. Nosotros, que seguimos el camino espiritual, sabemos que es el objetivo de todo lo que hacemos, como pedir justicia y verdad en la lucha contra la mafia (una lucha laica y yo, rigurosamente, quiero que quede así), ya que es lo que nuestra fe nos impone. En el Credo que rezamos durante la misa decimos: "En la espera de Tu Venida", esto es fundamental. Podría ser una tentación, un error si lo diéramos por descontado, o si lo viviéramos como una rutina, acostumbrarnos a la idea de la Venida de Cristo. Tenemos que vivirlo siempre como dos enamorados que están a punto de casarse y, cuando llega el día, se preparan para ir a esta boda. Por tanto, hay que vivir todos los preparativos con alegría y emoción, sin pensar: "dentro de un mes se casan, luego veremos… ". Hay que vivir como si fuera siempre el último día que nos separa de la llegada del Esposo. A veces ocurre que nos distraemos, nos olvidamos, ya la vida se nos puede volver difícil porque nos hace perder la esperanza, caer en depresión y así somos tentados.  
 
Ahora os hablo de lo que sucederá con este acontecimiento. Jesús dijo: "Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a Mamona" (Lucas 16,13). Cuando Él vuelva a establecer el Reino de Dios, lo cual puede ocurrir mañana mañana por la mañana, uno de los dos dueños desaparecerá inmediatamente, la sociedad cambiará radical e instantáneamente, porque el Retorno de Cristo es inconciliable con la presencia del dinero. Hace dos mil años, Jesús tuvo que decir: “Dad a César lo que es de César" (Mateo 22,21), pero hoy Él regresa como Rey, como Dios, por lo tanto no puede haber dos reyes. Con el dinero desaparecerán la violencia, la guerra, las armas, el odio, etc. Escribiré y publicaré este concepto: el más grande acontecimiento de la historia del mundo no será el descubrimiento de la pastilla contra el cáncer, tampoco el contacto con los Extraterrestres, que sin embargo representará un acontecimiento increíblemente extraordinario. No será el descubrimiento de cosas importantísimas como la cura de enfermedades y otras cosas, sino que será Su Regreso. Nosotros tenemos que estar preparados para ello, pero como la mayor parte del mundo no lo está, tendremos que ser nosotros los que preparemos a la gente.  
Jesús volverá acompañado por doce legiones de Ángeles y sobre la Tierra será establecida una nueva sociedad, pero no todos podrán formar parte de la misma. Éste es el acontecimiento más grande de la historia del hombre y está cerca, porque podría estar cerca el fin de los tiempos, que no significa el fin del mundo.  
 
Cuando me preguntan, y también os lo preguntarán a vosotros, el motivo por el cual Jesús puede volver en este momento y no dentro de mil, quinientos o cién años, yo contesto que nunca como ahora la humanidad está en peligro de extinción. No podía suceder en los tiempos de San Francisco, de San Pablo ni tampoco de San Pedro, porque no había armas atómicas. La respuesta es simple: hoy el hombre está en condiciones de destruir la creación de Dios y dado que este planeta está destinado a acoger una parte de Su Reino, he aquí que no se puede conciliar. De un momento a otro podrían estallar las armas atómicas. El reloj del apocalipsis, creado en el 1947 por los científicos del "Bullettin of the Atomic Scientists" para monitorear el peligro de una guerra atómica, está todavía parado a las doce menos cinco. La hora del "Doomsday clock" ha cambiado veinte veces en más de 65 años, pero también este año se ha decidido no atrasar las manecillas (una comisión de científicos que monitorean las amenazas internacionales, sobre todo las que tienen que ver con lo nuclear, deciden los movimientos. Vosotros veis lo que está sucediendo: Israel, Palestina, Franja de Gaza, Siria, Ucrania, Irak, Afganistán, son todas zonas estratégicas que pueden dar origen a la tercera guerra mundial, sobre todo porque, y me refiero al Medio Oriente, han visto el paso glorioso de Cristo. Él ha pisado esa tierra y el hecho de que pueda haber represalias nucleares en aquellos lugares sagrados, significa que estamos al final de los tiempos. En el capítulo 24 de Mateo, Jesús habla del fin de los tiempos y se refiere a este momento: es muy importante tenerlo bien presente en nuestro corazón, prepararnos y preparar a todos para esto. Como habréis leído en los mensajes que he publicado, se corre el grave riesgo de que este verano la escalada de acontecimientos no se detenga más, así como no se detendrá la crisis en Palestina, porque el pueblo de Israel y los que están en el poder no han entendido el signifcado del sufrimiento, visto que repiten los mismos errores que cometieron los que les exterminaron. Esto es muy grave, creen que tienen un mandato divino. En la Biblia hay pasajes donde Israel emprende guerras y hace creer que las hace en el nombre de Dios, pero es un error porque no es el Dios Adonay, es el dios de la materia.
 
Comportándose de esta forma, Israel vuelve a cometer los errores del pasado, comete muchísimos y obliga al Padre Eterno a castigarla. En los periódicos se escribe que los palestinos se sienten abandonados por los árabes, pero la rivalidad entre los Emiratos árabes y los israelís no es verdadero: ambos son socios en negocios en todos los bancos más potentes del mundo, por lo tanto se trata solo de pisar la vida de los demás de manera funesta e inaudita, sin un motivo; sólo por el gusto de masacrar a la pobre gente. Los palestinos han sido abandonados por todos, menos por Irán que es la única nación que los apoya. En realidad, el objetivo de exterminar el pueblo palestino es el mismo del anticristo, porque se rebela a esta alianza anticristica. 
 
También la experiencia de la lucha contra la mafia es laica, pero yo como creyente cristiano y con mis experiencias espirituales, considera a la mafia el demonio, el mal, el anticristo. Es una consideración mía personal, que me llama a empeñarme como ciudadano y periodista. Mi motivación espiritual y de fe es absolutamente íntima, no tenemos como metodología inducir o llevar a nuestros colegas de trabajo, magistrados o ciudadanos, hacia nuestra 'realización interior'. ¿Cómo vemos la mafia desde el punto de vista espiritual? Así como la ve don Ciotti o como la veía padre Puglisi, que sacrificó su vida también como acto de fe y misión cristiana.    
 
Para evitar malentendidos, la lucha contra la mafia es una iniciativa que nosotros llevamos a cabo como periodistas y ciudadanos para dar un aporte  a nuestra tierra, para buscar definitivamente la verdad y para derrotar este fenómeno. Nosotros hemos iniciado después de una inspiración mía y de algunos mensajes espirituales que me llevaron a Sicilia, dónde nací, pero desde el punto de vista teológico el camino de la lucha en contra del mal se puede hacer de muchas formas: organizando una campaña antinuclear o ambientalista. Nosotros hemos elegido la lucha contra la mafia porque esta organización criminal es un aspecto del mal absoluto, está conectada con aquellos poderes muy fuertes que, desde el punto de vista cristiano, creemos que representan al demonio. La experiencia espiritual de estigmatizado y como persona que ha tenido estas visiones es una experiencia ligada al Evangelio y a la Segunda Venida de Cristo, que es el evento más grande de la historia del mundo. Sin ninguna duda, de hecho, transformará radicalmente toda nuestra civilización en poco tiempo, es decir en horas, días, no meses o años.  Me refiero a nuestra vida diaria: trabajo, respirar, comer, salir, sobrevivir, porque por desgracia en este momento sólo podemos sobrevivir y no vivir; todo está relacionado con la llegada del Esposo. Sólo con ese Regreso nuestra vida se transformará positivamente. Se hará fiesta y habrá felicidad, sino sería todo inútil. Tenemos que vivir siempre preparados para esto sabiendo que un día habrá esa boda a la que, quizás indignamente, estamos invitados a participar, pero nos lo tenemos que merecer.   
 
P: ¿Qué significado tiene la foto de Urzi?
G: La bonita foto de Antonio Urzi es de un ebanis. Antonio y Simona han escrito una carta defendiéndome de las acusaciones de un periodista mejicano, un ufólogo que ni siquiera conozco, que afirmó que mis Signos son una invención. Alguien ha retomado esta noticia y la ha publicado en facebook. Se lo he agradecido y enseguida después filmaron esta astronave.     
    
P: ¿Cuánto son importantes la tolerancia y el perdón entre hermanos?    
G:Lo importante es perdonar, tolerar siempre. Nuestro Señor nos ha dicho que siempre hay una salida cuando hay amor; sin amor no hay jamás salida. Esto vale para cualquier sufrimiento que podamos vivir, porque no hay nadie en esta sala que no viva algún sufrimiento. Si hay aquí alguien que no tiene ningún sufrimiento le invito a que se levante y lo celebramos y le pedimos amablemente que nos explique el secreto de la felicidad eterna, y que nos permita beber el elixir... Todos aquí dentro tenemos una vida de alegrías y dolores aunque, gracias a Dios, no podemos quejarnos de grandes sufrimientos a menos que no se trate de enfermedades. En comparación con nuestros hermanos de la Franja de Gaza, por hacer un ejemplo, vivimos en un paraíso. Cada uno de nosotros vive alegrías y si puede disfrutar de ellas estoy contento, en cuanto a lo dolores, sufrimientos, obstáculos y tormentos, el Maestro nos enseña a buscar una alternativa, una salida, cuya base tiene que ser siempre precisamente el sentimiento del amor. Si no existe esta predisposición, no habrá solución. Todos los problemas de este mundo, incluso las enfermedades incurables, si se afrontan con amor, tienen una salida: la curación completa, si Dios lo quiere o la liberación de tu cuerpo con amor. O sea que, como quiera que pienses, es siempre  una resolución de los problemas. Si te curas físicamente dices: "Señor gracias" y eres feliz. Si sucede al contrario dices: "¿Señor, quieres que yo muera?” y afrontas con amor esta liberación. Sólo a través de ese sentimiento, incluso si hay problemas, es decir tentaciones, pruebas entre dos personas que se quieren, incomprensiones entre hermanos, familiares, amigos, me ha sido enseñado siempre a no ser débil, a intervenir, a reprender al hermano-amigo, sin cerrar nunca el corazón. Nunca. El pecado más grave que nosotros podemos cometer es cerrar nuestro corazón a los demás, al amigo, al hermano, a quienquiera que nos haya faltado en algo, o con el que hemos tenido incomprensiones graves. Si cerramos nuestro corazón a las personas que amamos o con quien vivimos, que pueda ser un amigo, hermano, pariente o colega de trabajo, Jesús nos dirá: "Si haces así, cuando te ocurrirá a ti, te será cerrado el corazón". "Perdonad y seréis perdonados; si no perdonáis, un día Vuestro Padre no os perdonará”. Sobre este tema Jesús es muy drástico: es la ley de causa y efecto y está escrito en el Evangelio.    
 
Si vosotros no perdonáis al hermano será aún más grave, y Dios nos da una doble enseñanza a este respecto, para educarnos a amar y evitar que hagamos la muerte segunda; al final ese hermano podrá sufrir, quedarse mal, morir de angustia, pero Dios hará algo por él.  Cuando no tienes el perdón de Dios, no hay salvación. Si yo no perdono a Tiziano, él no recibirá la segunda muerte; yo no soy Dios. Pero si Dios no me perdona, tendré yo la muerte segunda.  Jesús, el Maestro, nos decía que perdonaramos incluso por conveniencia, en el sentido más bonito del palabra, porque te conviene perdonar, si después el Padre te perdonará a ti. 
 
P: Partiendo de la premisa de que si nos comportamos mal, haremos la segunda muerte, quisiera una explicación sobre la reencarnación. Tú has dicho que ciertas personas, por ejemplo Judas, se han encarnado varias veces y entre sus reencarnaciones está seguramente la figura de Hitler, que exterminó a un montón de personas. También él merecería la segunda muerte, ¿por qué en cambio se reencarna?    
G:Depende. Si nos comportamos mal no tendremos la segunda muerte. Ciertamente Hitler la merecería, pero en ese caso específico nosotros sabemos que fue Judas, es decir el anticristo. Él se reencarna porque hace parte, aunque te pueda sorprender, del designio de Dios y por dicho motivo, teniendo que desempeñar un determinado papel, se le da la posibilidad de reencarnarse. El Padre tiene Sus designios: el bien y el mal son una manifestación necesaria para la evolución en las dimensiones materiales. Puesto que nosotros estamos sometidos al libre albedrío, elegimos todas las veces que queremos el mal y cuantas veces queremos el bien. Cuando optamos por el mal, la misericordia y el amor infinito de Dios, que son también Su justicia, nos dan una posibilidad a través de la ley del karma.     
En el momento en el que, aunque hayamos experimentado el mal, deseamos perseverar, he aquí que prevalece otra "regla", como tú la has definido, y es decir la segunda muerte dónde, por medio del sufrimiento, nos autopurificamos. Tenemos que hacer nuestro un concepto importante, de otro modo no entenderemos nada de la vida. Para seguir un camino cualquiera y entender estas cosas, hace falta poner como valor absoluto de nuestra existencia la certeza de que somos eternos. Sólo si asentamos esta regla, mandamiento o axioma, podremos hablar de todo: desde la reencarnación, a la evolución, desde la estaticidad, al dinamismo, del paso atrás y el paso adelante; si no comprendemos que somos eternos no entenderemos nada.
La reencarnación no es un bonus, es una escuela de vida, gracias al hecho de que somos eternos. Cierra los ojos e imagina, en este instante, a siete mil millones de personas que toman conciencia absoluta de lo que es la eternidad. Después de dos minutos, todos los problemas dejarían de existir.     
Los asesinos no tendrían razón de cometer sus delitos, porque la muerte no existe. Los ávidos y los prepotentes no tendrían razón de existir, porque serían conscientes de que el universo es infinito y todos tendrían lo necesario y a nadie le faltaría nada. Caería así el velo de maya que hemos creado. Una de las cosas que las iglesias espirituales, salvo alguna excepción, no enseñan nunca además de la Segunda Venida de Cristo, es la eternidad del Espíritu. Se habla como de algo que casi molesta, que pertenece a otro mundo. Incluso en nuestras oraciones hay una gran contradicción. La oración de los difuntos dice: "Concédeles, Señor, el descanso eterno y que les ilumine tu luz perpetua. Que descansen en paz. Amén". ¿Por qué deberían descansar si el alma es eterna? Pero luego admiten la existencia del alma y enseñan la resurrección de los muertos, como si el cuerpo fuera la base fundamental de la vida del espíritu; como si la eternidad del espíritu estuviera condicionada por un cuerpo que se marchita y luego se descompone. Sí, también éste es un designio del maligno.     
Volviendo a tu pregunta, digo que la segunda muerte es ciertamente terrible, porque el tormento te hace sufrir por muchísimo tiempo, pero al final también se acaba. Lo que no se acaba es tu eternidad, gracias a la cual amarás siempre y gozarás de la magnificencia de Dios. Esto es lo que los hombres no quieren comprender y es el motivo por el que yo me desespero.  
 
P: ¿Es posible que sobre la Tierra personas como nosotros pasen directamente a la cuarta dimensión? ¿Generalmente, cuando morimos seguimos siempre encarnándonos en la tercera dimensión?    
G: Puede ocurrir, depende de la experiencia que estás haciendo. Si estás en las primeras fases de la evolución necesitas hacer experiencia: no puedes conocer el día si no has conocido la noche. No puedes conocer la luz si primero no vives en las tinieblas, y viceversa. Cuando un alma desciende a nuestro plano, y está al principio de su evolución, necesita hacer experiencias a través del proceso de la reencarnación. Si un alma es vieja, en el sentido que ya ha hecho muchas experiencias en la materia y ha comprendio la experiencia binomio bien-mal, alegría-dolor, entra en una fase más evolutiva: emprende el camino del conocimiento divino. A ese punto, ya no eres un alma en evolución, sino ya evolucionada y tus encarnaciones tienen lugar no más para hacer experiencia, sino por misión. El objetivo de las mismas es llevar tu conocimiento interior a tus hermanos, que no lo tienen todavía. Si hacemos una comparación, diría que eres un educador y estás enseñando en la escuela de la vida; los que se están reencarnando son los estudiantes y para cumplir tu misión tienes que vestirte como ellos y tener un cuerpo, hablar.     
 
P: En el momento en que el alma baja y se reencarna en un cuerpo, cada persona tiene el libre albedrío y puede decidir su propio estilo de vida. ¿Es posible que vaya en contraposición con nuestra alma?     
G:No, no es así. Cuando bajas de un plano superior emprendes un viaje. Si has programado viajar de Padova a Trieste recorrerás la autopista A4 hasta la salida de Sistiana y te pararás en Trieste. Es aquí a donde llegarás, pero desde el momento en que subes al coche, tu libre albedrío puede hacerte cambiar recorrido porque en la encarnación está la serpiente, es decir la materia, que te atrae, llevándote hacia el plano material y menos hacia el espiritual. Durante el recorrido tendrás distraciones o habrá cosas que te llamen la atención, que hacen que te pares en Venecia, o volver atrás, recorrer la carretera estatal y no la autopista. Por consiguiente, el recorrido que te has programado no durará dos horas sino que durará seis. Pero dependerá sólo de una decisión tuya el que tú llegues con cuatro horas de retraso y que acarreará sufrimiento, pero te aseguro que llegarás a Trieste.   
 
P: Por este motivo es importante estar en un estado de introspección, porque quedas en contacto con tu parte más profunda…     
G:Ciertamente. Cuando el espíritu se encarna y tiene la fuerza de vencer las atracciones materiales, recorrerá su camino con precisión y entonces en la reencarnación siguiente será más evolucionado. La evolución a la que hago referencia es sinónimo de conocimiento, a través del cual se puede establecer la evolución del espíritu. Los Extraterrestres o los Seres de luz son iguales que tú, tienen el mismo cerebro, nada más. Ellos son superiores sólo porque tienen más conocimiento y han desarrollado un cociente intelectual del 20%, mientras que nosotros no superamos el 4%; por lo tanto si pasan por las paredes no es porque sean mejores. No hay discriminación, Dios no es racista, o sea que tù también llegarás a esos conocimientos. La reencarnación es necesaria, no obligatoria: es un camino que el espíritu elige para acelerar su propia evolución. Yo quiero reencarnarme, no me lo impone nadie, pero deseo ir al colegio para evolucionar rápidamente. ¡Si supiérais que larga es la fila de espíritus que se quieren reencarnar! Esperan incluso decenas de años, porque desean reparar los errores que han cometido y adquirir más conocimiento.     
    
P: En estos días, en Irak, han destruído las tumbas de dos profetas: Jonás y Daniel. ¿Tiene algo que ver con el apocalipsis?    
G:Sí, con la batalla de Armagheddon. El verdadero objetivo de un semejante y funesto acto por parte de estos promotores de guerra es circundar a Rusia y China. Europa es débil, pero podría mandar sobre los Estados Unidos. Alemania, por ejemplo, lograría hacerlo incluso por si sola, porque económicamente es diez veces más fuerte y potente. Estos anticristos saben que si perdiesen la capacidad del valor absoluto, o sea del dinero, perderían todo. En efecto, tanto Rusia como China, ambas fomentadoras de guerras, están trabajando para hacer caer el dólar y arrastrar a América a la miseria. Lamentablemente, los Estados Unidos poseen al ejército más fuerte de la historia de la humanidad, y con tal de evitar el colapso son capaces de recurrir al las armas nucleares; así que no será fácil para Rusia y China.      
    
P: El problema es que entre América, Rusia, China e Israel está Turquía. Si ésta diera su apoyo, se creará ese paso del que habla el Apocalipsis entre el Tigris y el Eufrates.   
G:Pero Turquía está en las manos de América. La mina vagante de todo es Irán. Yo estoy, obviamente, a favor del amor, de la fraternidad y de la paz, pero al mismo tiempo estudio los designios de Dios, Él quiere que nosotros nos esforcemos en comprender Sus proyectos y quizás incluso nos da una ayuda. Dios se ha servido siempre de instrumentos naturales o humanos para intervenir y cambiar la historia, a la palabra Irán, quitándole la letra "n" qué queda? Ira, ¿y de quién? O sea que el Padre puede hacer desencadenar la chispa de este país, que se volvería, digamos, el instrumento para golpear el occidente. Y lo golpeará.     
    
P: Quisiera hablar del término preferir. A menudo leemos en los escritos que Cristo mismo prefiere al apóstol Juan. También nosotros en nuestra manera de hacer privilegiamos a un hermano o a un amigo antes que a otro. ¿Este modo de preferir es un comportamiento de Dios o del hombre?    
G:Es un comportamiento de Dios y del hombre, completamente al antítesis. Dios prefiere o elige a un predilecto cuando quiere indicarnos un instrumento que tenemos que seguir, para que podamos adquirir conocimiento; no porque sea bueno o mejor que nosotros. Puede ser también por eso, pero sobre todo porque al preferir a Juan, según tú ejemplo, Dios nos está indicando un personaje que seguir y a través de él nosotros podemos adquirir conocimiento de las cosas divinas y humanas. Cristo, es decir Dios, prefiere sólo por este motivo y, en el caso de los profetas o de los apóstoles, también para indicar el camino a fin de que, por medio de su instrumento, podamos entender Sus designios. Entonces es un acto de amor. Si Dios elige a Antonio es porque nos ama, de lo contrario, cuando Jesús se va no tendríamos a quien seguir. Somos todos hermanos, y nadie puede decir quién es el mejor entre nosotros; por tal motivo Jesús nos indica un camino.
El preferir es ciertamente algo humano también, pero está relacionado también con un sentimiento. La predilección hacia una mujer u hombre, hermano o hermana, está ligada a menudo al sentimiento.Si yo digo: "Yo quiero a Antonio, me gusta esa persona", refiriéndome a la persona física, espiritual y a su intelecto, yo la prefiero con respecto de otra. Esto es legítimo y no es un pecado, pero la autocrítica y la humildad nos tienen que imponer el discernimiento y la comprensión, para que no sea un medio de discriminación hacia los demás. Cuando tengo una preferencia hacia alguien tengo que tener mucho cuidado, porque puede depender de un sentimiento mío, que nunca es objetivo, siempre es de parte. Cuando estás enamorado de una persona todo el mundo puede decirte determinadas razones para bien o para mal, menos que tú, porque tú no serás objetivo. Nuestro  preferir está bien, es en todo caso un acto de amor y el amor siempre es bonito, pero tenemos que estar atentos a no crear discriminación hacia el otro hermano. Cuando Jesús dice: “Amáos como yo os he amado", nos recomienda que estemos atentos a nuestras no nos prohíbe de hacerlo, porque sabe que somos humanos y vivimos de feeling, simpatías o comportamientos. Él comprende nuestro esfuerzo, no somos perfectos y por lo tanto nos tolera cuando nosotros elegimos o tenemos preferencias pero nos exhorta a no caer en la tentación de la discriminación, del racismo, de la intolerancia, etc. no tenemos que cerrarnos. Más bien, nos ayuda diciendo: "Vive tus preferencia, pero esfuerzate de estar más cerca de la persona que no has preferido y así puedes aprender el amor Cristico"; nosotros  hacemos justo lo contrario.
 
P: Son cada vez más los sufrimientos de la humanidad y a menudo me pregunto porque continúa este sufrimiento en el mundo. ¿Quizás por qué el Señor está esperando que alguien más se despierte? ¿Y si así fuera no se trataría de ceder  ante la predilección por aquellos que Él espera, dejando en el sufrimiento a los otros?  
G: El privilegio que Dios concede a Sus elegidos no es un privilegio humano. Te doy las gracias por la pregunta, ahora entiendo porque hoy, durante mi trayecto en el coche para llegar aquí, mientras miraba el cielo he sentido un fuerte sufrimiento interior y físico. Mientras veía este cielo vacío, blanco, llamaba a mis hermanos celestes que he encontrado muchas veces y les decía: "Dejaros ver, dadme una señal, me siento cansado", pero no he tenido ningún señal, sólo el vacío. Entonces he dicho al Cielo: “Me has abandonado". No te pido nunca nada, sólo esta vez...", así habría podido compartir la alegría de verlos con los hermanos y las hermanas que me acompañaban. El Cielo callaba, había un vacío y solo entonces he recibido la respuesta interior: "Cristo elige a Su predilecto o mensajero, hasta que no tendrá lugar Su gloriosa Venida, siempre en el sufrimiento, en la cruz”.   
Sólo haciéndote sufrir, hijo, puedes entender los dolores de la cruz de Mi Hijo y por lo tanto podrás amar infinitamente a tus hermanos. "¿No te he elegido?". La elección llega a través del amor crucificado y el Cristo: dar la vida por tus amigos, ésta es la cristificación. Cuando Dios te elige en el sufrimiento crístico el premio es la cristificación que es la quinta dimensión, no es poco. Cuándo Dios te elige, te elige como Su mensajero, pero serás el último de los hombres porque estás crucificado. El precio que pagar es el sufrimiento, de otro modo Jesús no habría elegido la cruz para enseñarnos a amar a nuestro prójimo, es decir para darnos la redención. Podría parecer una contradicción el hecho de que Dios nos elija y nos haga pasarlas moradas, mientras espera a que se despierten los que duermen y hacen todo lo que quieren.
Dan ganas de preguntarse: "Dónde está esta gran elección"? Y sin embargo hoy he entendido, ha sido como si el Padre Adonay me hubiera dicho: "¿Qué quieres de más? Te he dado todo el conocimiento, ¿por qué debería aparecer ante ti o hacer que Mis ángeles se manifiesten si sabes todo de Mí"?
 
P: ¿Qué diferencia hay entre el sufrimiento del mensajero y el sufrimiento del que nace en el desierto, en medio de Gaza o entre los delincuentes del barrio Ballarò de Palermo? ¿Hay diferencia en el no saber porque se sufre?  
G: Hay diferencia en el conocimiento, pero no en la sustancia, sobre todo si se trata de niños. Si nos referimos a los adultos, aquí entra la cuestión del karma y es posible que un ser se encuentre allí porque necesitaba esa experiencia. En los niños no hay ninguna diferencia entre el sufrimiento del mensajero y el de un niño a quien le son amputadas las piernas porque golpeado por un misil mientras está jugando a balón en la playa de Gaza. Ese niño es una manifestación de Cristo que se ha hecho cortar las piernas por nosotros injustos, por nosotros indignos, por lo tanto irá rápidamente a la cuarta dimensión, no se reencarnará más, a prescindir del número de encarnaciones experimentadas, porque ha caído a causa de la justicia. El martirio siempre es premiado, Jesús dice acerca del Paraíso: “Bienaventurados cuando seréis perseguidos a causa de la justicia", ese niño es un beato como Paolo Borsellino, Falcone, porque fueron perseguidos y matados a causa de la justicia.  
 
P: ¿Cuándo volverá Jesús para juzgar y seremos mandados a lugares diferentes, habrá una puesta a cero completa de todas las reencarnaciones?   
G:No, habrá un desplazamiento de almas según su evolución. Las más evolucionadas  se quedarán en la Tierra, dónde la civilización de la nueva Era llegará a los confines de la tercera dimensión, en proximidad de la cuarta. Este pasaje durará mil años. En esta época de bienestar, amor y paz las reencarnaciones serán reducidas a una, máximo dos, porque la vida física se alargará y cada encarnación durará centenares de años. En cambio algunos serán desplazados en otros planetas y continuarán el camino de la reencarnación; otros más irán a las tinieblas por millones y millones de años que tendrán que descontar para purificarse de sus pecados.  
 
P: Hoy vivimos en una situación dónde pocos están preparados para recibir el conocimiento, aunque se hable tanto de ello a derecha y a izquierda. Temo que un día nos encontraremos realmente pocos…  
G:Me parece captar un buen optimismo en esta afirmación tuya. Nos encontraremos si lo mereceremos. Nosotros tenemos que demostrarle a nuestro Profesor, Maestro, que conocemos la materia y que estamos verdaderamente preparados para la licenciatura, sino no seremos promovidos. Hay que  demostrarle a nuestro Maestro que sabemos querer, tolerar, perdonar, luchar por las causas justas de los demás, nunca por nosotros mismos. El camino es difícil, pero sólo así entraremos en la nueva Era. Nosotros haremos parte del Nuevo Reino si damos toda nuestra vida por esta Causa, de otro modo no será así, porque la nueva civilización nacerá de un’elite de personas, de los vip que han sabido amar.   
 
P: Como a menudo has dicho, todos los niños harán parte de ella. Espero que sean muchos...  
G:Todos los niños que nacen en este tiempo son hijos del Altísimo, no del demonio. Si Totò Riina tuviera un hijo a los ochenta años, éste será bendecido por Dios. Los niños no se tocan. Los que son matados o masacrados, son el cuerpo místico de Cristo que sigue siendo crucificado por nuestros pecados; ellos ya están en el Reino de Dios, en la luz.   
Desgraciadamente pocos irán allí, porque el delito más grave que la humanidad está cometiendo es que las personas buenas, en el sentido que no cometen delitos o crímenes, se ocupan solo de sus cosas: es éste el pecado más grave que alimenta el mal. El mal no se alimenta solo, es fomentado por dos factores: el odio y la indiferencia, esta última es peor que el primero. Totò Riina y todos los que hacen el mal y odian, serán juzgados por Dios, pero nosotros no mereceremos el Nuevo Reino y Dios nos pedirá cuentas más que a Totò Riina si lo habremos alimentado con la indiferencia, el miedo, la cobardía. Hoy la gente grita, protesta, se queja siempre de los gobiernos, pero luego les vota. Berlusconi siempre ha sido votado. En otros tiempos quizás no se sabía, pero ahora nos ha facilitado la tarea demostrándonos teatralmente de ser el mal que es. También la gran parte de la sociedad italiana formada por buenas personas que trabajan, que van de vacaciones y que mantienen a los hijos, ha votado por él. Si tú eres bueno, pero votas el mal, no puedes entrar en el Reino de Dios, es muy claro. Muchos me preguntan porque el Padre desencadenará el diluvio universal, dará un castigo planetario, una catástrofe natural, pero la pregunta clave es otra. Deberían preguntarse en cambio porque Dios no se limitará sólo a castigar a los poderosos y a los que fomentan guerras.  Él desencadenará Su Santa Ira contra los buenos porque han sido indiferentes, la verdad es que los verdaderos culpables son los ciudadanos.  
 
P: Recientemente, has explicado porque algunas personas no recuerdan de haber sido contactadas. Esta noche has hablado de gente que proviene de varias reencarnaciones. ¿Si no tengo recuerdos anteriores, como puedo saber si estoy en la primera, en la segunda o en la décima reencarnación?  
G:La ausencia de recuerdos te ayuda a afrontar mejor esta experiencia, sin ser condicionado. Si en la anterior reencarnación tú hubieras sido un criminal de guerra que ha matado a miles de personas, ahora el remordimiento y la depresión te condicionarían la vida.   
 
P: ¿Si yo no recuerdo los errores que he hecho, ¿cómo hago para corregirlos en esta vida?  
G: Cada uno de nosotros se lleva en el espíritu los valores adquiridos en las encarnaciones. Si tú tienes dentro de ti el valor de la justicia y lo expresas ayudando a los justos, trabajando con las Agendas Rojas en la búsqueda de la verdad, no lo has aprendido en la escuela, ni te ha caído del cielo. En tu caso, tu mujer ha sido el instrumento que ha hecho emerger los valores que tenías dentro y que has adquirido en aquella encarnación. No hay necesidad de recordar. Te acordarás de todo cuando hayas acabado todo el proceso de las reencarnaciones y habiéndote ganado la licenciatura, habrás llegado a ser profesor. Ahora somos simples alumnos y tenemos que atenernos s a esta experiencia, pero las anteriores las tienes dentro. Si has sido un asesino y la experiencia te ha traumatizado mucho al punto de odiar en esta encarnación la guerra y las injusticias, significa que para ti ha sido sufiente esa experiencia.  
 
P: Así el espíritu aumenta su conocimiento: siguiendo el camino que siente de recorrer y comportándose de consecuencia.  
G: Sí, si el sentimiento es hacia el bien. Tú tienes que dejarte transportar por este sentimiento, ayudando a los pobres, a los necesitados, porque eso es amor cristico. Frenarlo significa ir contra lo que sientes dentro, contra todas las experiencias que has adquirido en las reencarnaciones anteriores. Si el sentimiento es hacia el mal significa que hay un condicionamiento de entidades negativas o factores deletéreos y es una tentación, una desviación.  
   
P: ¿Gandhi y Martin Luther King están relacionados entre ellos? ¿Crees que sus respectivas enseñanzas de lucha no violenta puedan ser aplicadas a nuestra Obra?  
G: Ambos son maestros de la no violencia, ciertamente son nuestros puntos de referencia, y me parece que es la base de nuestra Obra. Nosotros gritamos con el verbo como Juan Bautista, no me resulta que alguien de nosotros utilize armas o bastones.   
 
P: En el capítulo 24 de Matteo, versículo 15, Jesús Cristo dijo que la señal decisiva será cuando veamos la abominación de la desolación de la que habló el profeta Daniel. En Daniel 9, el profeta escribe: "[…] Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones
Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”. Eso significa que en la iglesia católica el anticristo entrará en persona o bien la contaminación y la energía atómica contaminarán nuestros cuerpos físicos, que son el templo del Espíritu Santo?  
G:El significado está claro: las dos grandes religiones del Padre Adonay que ofrecen el sacrificio y la ofrenda son la judía y la cristiana. Y es lo que está sucediendo: por dónde Jesús ha caminado está el cristianismo, dónde está  la religión judía, está la abominación. Tanto Israel como la religión cristiana han convertido la religión del Padre Adonay en una infamia, por lo tanto éste es el tiempo de la Venida de Cristo.  
 
P: Como en los videojuegos, Dios también se sirve de Satanás y nosotros, encarnandonos, hemos decidido participar bien o mal a esta partida. ¿Por qué se divierte Dios así? ¿Por qué nos fortalecemos en el desafío?  
G:No, Dios no se divierte así y nuestra vida no es ciertamente un videojuego. Dios deja que participe también el mal en Sus designios para reforzar nuestra fe, no porque a Él le guste. Son las cosas que nosotros elegimos las que alimentan el mal. Si hubiéramos aceptado el ofrecimiento de Cristo, no habría habido motivo para que satanás reinara en este mundo, Dios no lo habría permitido. Él lo permite porque nosotros hemos elegido el mal, que Él incluye en Sus designios para hacer sí que esta historia humana llegue al ápice y por lo tanto a un epílogo, de modo que Él pueda intervenir directamente; pero no puede hacerlo si quedamos estáticos. Así que permite al mal que impere con el fin de que Él pueda intervenir para liberar a Su pueblo de la esclavitud.  
 
P: Recientemente en los campos de trigo ingleses ha aparecido un pictograma que representa un tipo de espiral, dónde hay otros círculos que parece que describen una especie de código morse a lo largo de estas líneas. Es un claro mensaje de paz en alfabeto morse: "No more war", es decir Nada más guerras.
Nosotros no somos analfabetos y estamos aquí para entender el mensaje que lleva implícito, pero el resto es una interpretación que no està a nuestro alcance, es decir que somos analfabetos desde el punto de vista espiritual. ¿Por qué no estamos en condiciones de interpretar directamente con claridad sus mensajes?  
G:Podrías ampliar tu pregunta y preguntarme: ¿Por qué Dios no nos facilita la situación, dándonos más señales? Hay una frase clara de Jesús que siempre me ha  dado fuerza, explicando el motivo. En un oración el Señor dice: “En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las revelaste a los niños (Mt 11,25).   
Si Jesús ha venido por toda la humanidad, ¿como se explica esta contradicción? Porque las señales, los mensajes y las manifestaciones de Dios son solo para los que heredarán Su Reino sobre la Tierra. No te esperes multitudes oceánicas en cuanto a las señales que aparecen, porque son para pocos. Las multitudes oceánicas estarán aquí  solo cuando se desencadenarán los signos de la justicia del Padre, pero los signos del amor son para pocos. Nosotros tenemos la orden y el deber de ofrecerlos a todo, pero son pocos los que los entenderán, como Jesús ha dicho en el Evangelio.   
Él mismo, el Hijo de Dios, que cumplió milagros frente a todo el mundo, no fue creído, solo los humildes Le creyeron. Éste es el motivo. Un día habrá signos muy potentes en el Cielo y en la Tierra, pero no serán expresión de Su amor: cada vez que aparecerá un signo en el cielo, una luz o una cruz y será vista por miles y miles de personas, enseguida después llegará una catástrofe, en la que morirán millones de personas. En ese momento será imposible no entender. Agradecemos Dios si todavía  hay signos de amor: un círculo en el trigo, una astronave, una aparición. Pero cuando miles y miles de personas vean, no habrá la alegría de los ángeles, porque esa demostración preanunciará una catástrofe espantosa, por medio de la cual Dios nos dirá: "Soy Yo el que causaré lo que veréis después", y serán signos de justicia. Cuando los veamos aparecer aquí en Italia y los periódicos referirán que decenas de miles de personas han visto una manifestación, después de pocos días habrá un terremoto donde morirán quinientas mil personas.  
 
P: Hace poco has dicho que en el momento en que sentimos algo dentro, una llamada, tenemos que prestarle atención porque nos llevará en la senda justa. ¿Si alguien no llega a sentir nada, por cuál motivo debería caminar?  
G:Para los que no sienten nada, han venido del Cielo, de Dios o de la Tierra, hombres, incluso que tiene las heridas de Cristo, para decir: “Haz algo”. Después depende de ellas decidir que hacer, pero no podrán decir no sabían.  
 
29 DE AGOSTO DE 2014 – PORDENONE
 
Giorgio:Tuve una visión de la Virgen, a quien siempre me he sentido honrado por ser un servidor suyo, en la que me dijo: “Hijo, tienes que ir a Fátima el 2 de Septiembre, después de 25 años e irás acompañado”. Recibí esta noticia con gran honor y gusto. Os pido que ese día estéis reunidos por skype, o en las arcas, rezando por vuestro hermano y servidor Giorgio y por todos los que me acompañen, a la espera de noticias de la Virgen. También tuve una gran señal: un amigo y hermano nuestro llamó al convento de las hermanas Carmelitas de Sor Lucía de Fátima, autoras del libro: “Un camino bajo la mirada de María”, del que extraje las revelaciones inéditas en las que Lucía habla del Secreto de Fátima. Se trata de un libro hermoso, obviamente católico y para quienes no lo son podrá ser aburrido, pero es importante para quienes siguen un camino espiritual. De hecho Lucía, en el mensaje de Fátima, revela cosas muy importantes como el desplazamiento del eje magnético de la Tierra por obra de Dios, que en el mundo provocará inundaciones y catástrofes; y lo escribe usando el mismo lenguaje de los mensajes que Eugenio Siragusa, primero, y luego yo, hemos recibido.
 
El escrito se remonta al 6 de Enero de 1944, pero las revelaciones siempre se han mantenido en secreto por sesenta años: Eugenio y yo ya las habíamos divulgado durante veinticinco años y por ello me trataron de loco, de estafador y charlatán. A lo largo de todo este tiempo he intentado entrar a ese monasterio para hablar con Lucía, lo logré solo una vez, pero luego de unos pocos minutos me echaron de mala manera. En estos días he sentido la inspiración de la Virgen en la que me decía que me tenía que poner en contacto con el monasterio de Coimbra, para tratar de entrevistar a las hermanas que han hecho público este diario. Las posibilidades de éxito eran casi nulas, porque ellas no reciben a nadie (la orden de las Carmelitas descalzas no prevé el contacto con el mundo), de hecho cuando un hermano nuestro llamó por teléfono al Convento para pedir una audiencia le respondieron que habían sido muchos los periodistas que llamaron después de la revelación de los diarios. Pero luego ocurrió algo misterioso: la madre Superiora cambió de idea y dio su conformidad, porque eramos devotos de la Virgen de Fátima y del Papa Francisco y nos invitó para el 2 de Septiembre a las 10:00 de la mañana. Esta fecha no puede ser otra cosa que una señal de la Virgen. En conclusión, en este mes entre los círculos de trigo y las apariciones el 2 de Septiembre cerrará un círculo en Fátima, para abrir uno nuevo porque la Obra continúa. Obviamente me espero algo. Hace tiempo, aquel joven de 26 años se dirigió a Fátima ansioso y tembloroso por miedo a equivocarse, porque quería cumplir con el mandato de la Virgen, sin saber qué podría ocurrir. Pensaba que se manifestaría una señal en el cielo y que él mismo no tendría nada que ver con esta señal. Tenía miedo de no ser digno, de volver a su casa con las manos vacías y de ser expulsado de la Obra de su padre espiritual Eugenio Siragusa... En cambio después de 25 años volveré a Fátima y me siento sereno. Estaré acompañado, lo que significa que será un viaje de consolación, y en este peregrinaje le llevaré a la Virgen una cesta llena de los frutos que he recogido en todo este tiempo. Quizás son pocos, pero la cesta está llena y es lo que he logrado hacer.
 
Puedo haber recogido alguna manzana podrida, o puedo haber tropezado haciendo caer la cesta, pero a Jesús no se la llevaré vacía: las obras son las que son, todas están allí sobre la mesa y mi cesta está llena de frutos. No voy a verlo con temor de que tal vez no ocurra nada, o tal vez todo. Como no os oculto nada, así como Jesús no le ocultaba nada a Sus apóstoles (porque vosotros sois mis hermanos, todos, tanto los que tienen el entusiasmo de amor y de fe, como los que dudan), os digo que iré a Fátima porque ya se lo que ocurrirá, hasta el más mínimo detalle. Ésta es la gran alegría que tengo. Después de 25 años, el Cielo ya no me oculta nada sobre mi vida, me ha dicho lo que ocurrirá, a que hora y lo que viviré. No tenéis que rogar por mi para que todo salga bien, porque yo ya se lo que ocurrirá. Hermanos míos por lo que tenéis que rezar es por que tenga la fuerza para llegar hasta ese lugar, y evitar que Satanás pueda obstaculizarme o tentarme para renunciar. Se que no renunciaré, pero si rezáis todos me ayudaréis. Os anticipo que en Fátima tendré una sangración, como la que habéis visto hoy. Si sangro de los estigmas de las manos, de los pies y del costado, la Madre de la Misericordia posará Su Manto para protegernos de nuestras carencias y miserias. Si en cambio llegara a sangrar de la frente y si se forma la cruz roja de sangre, a partir de Octubre ya no habrá perdón para nadie. Nuestras dudas serán devoradas por Satanás y en el mundo ocurrirá una catástrofe tras otra. No puedo deciros si llegaré a sangrar de la frente, pero de antemano se lo que ocurrirá. Después de haber trabajado todo este tiempo para Cristo y la Virgen no he recibido ningún privilegio, excepto el hecho de que el Señor me revela todo antes, en forma tal de que pueda tener un escudo y pueda estar preparado en las cosas que tengo que hacer.
 
Nosotros somos una fuerza, hemos obtenido grandes resultados. No tenemos pérdidas ni caídos en estos últimos meses y la Virgen está contenta, nunca la he visto así, sin embargo sigue llorando sangre. En lo que respecta a nosotros, a los hermanos, a nuestras arcas, he visto feliz a la Santa Madre. Claro, no todos estamos en perfecta sintonía: hay hermanos que viven atormentados o que tienen dudas, otros están desalentados porque están pasando por una prueba, pero en general estamos unidos. A todos aquellos que necesitan de mi les digo: “Estoy a vuestra disposición”.
 
DECID SI-SI, NO-NO.
 
Hoy, durante la sangración, Cristo me ha dicho que os recordara un hecho del Evangelio que se refiere a nuestra misión y a mi, que recuerdo porque estuve presente. Obviamente Él no se compara conmigo, yo soy el polvo de Sus zapatos, pero esto es para haceros comprender el ejemplo y dar el mensaje. Jesús estaba reunido con Sus apóstoles y también estaban presentes los 72 discípulos y algunos simpatizantes. En un determinado momento, de la nada, durante el sermón, Él pronunció algunas frases sin sentido, delirantes, en ese momento solo quienes estaban en sintonía y tenían abierto el corazón espiritual podían comprenderlo. Por la mente de quienes veían a Jesús no solo como un Maestro, sino además desde el punto de vista humano, pasaban imágenes de un Cristo que podía equivocarse, quizás porque besaba a la Magdalena o porque tenía actitudes humanas, y al no comprenderlo se fueron. Él les dijo: “Si no coméis mi carne y no bebéis mi sangre no podréis entrar en el Reino de los Cielos”. En ese momento se produjo un silencio sepulcral y hubo un gran desconcierto. Algunos apóstoles que adoraban a Cristo sonreían interiormente porque habían comprendido a qué se refería, otros se preguntaban qué estaba diciendo y mientras confabulaban y hablaban íntimamente, frente a la asamblea Jesús pronunció una vez más esa frase sin sentido: “Si no coméis mi carne y no bebéis mi sangre no podréis entrar en el Reino de los Cielos”. Algunos de ellos comenzaron a irritarse y a mirarse a los ojos hasta que alguno de ellos tuvo el valor de preguntarle: “-¿Cómo podríamos comer Tu carne y beber Tu sangre? No somos caníbales. Estás diciendo cosas que no comprendemos”. Y entonces Jesús, por tercera vez, repitió esas palabras. En ese momento muchos se levantaron y se fueron diciendo: “-Estás loco... no podemos aceptar todo esto, estás diciendo cosas realmente absurdas y ya no te creemos”. Jesús se entristeció, pero no se incomodó. Quienes lo habían juzgado por esa frase que no comprendían, dejaron de creer en Él, pensando que se equivocaba. Mientras se iban le dijeron en la cara: “-¡No te creemos, nos vamos... te has sobrepasado, no puedes decirnos este tipo de cosas! Podrás ser el Hijo de Dios pero nosotros no podemos comer tu carne, ni beber tu sangre, no somos caníbales”. Entonces Jesús se dirigió a Sus discípulos y les dijo: “-¿No decís nada?”, mientras lo miraban estupefactos, con los ojos muy abiertos, “-¿Queréis iros también vosotros? ¿Os retiráis? ¡Si no coméis mi carne y si no bebéis mi sangre, no podréis entrar en el Reino de los Cielos, por lo tanto vosotros también os podéis ir, dejadme solo si no me creéis!” Entonces Pedro, en representación de todos los demás, le dijo: “Señor ¿adónde quieres que vayamos? Nosotros te seguiremos. Nosotros creemos en Ti y haremos lo que nos digas. Comeremos tu carne y beberemos tu sangre”. Pedro era grande, lo que hizo no fue solo traicionar a Jesús. Pedro era la fuerza de los Apóstoles, porque de hecho Jesús provocaba temor. Esto es lo que Cristo me ha dicho que os dijera. El mensaje es: “Somos nosotros los que no comprendemos al Cielo, cuando cerramos nuestro corazón y lo único que abrimos es la mente. La mente se niega a comer los músculos de un hombre o a beber la sangre porque eso es canibalismo, es perversión. En cambio el corazón comprende lo que Cristo quiere decir”.
 
El Cielo me ha dicho además que os recuerde que tenéis que decir: “Si-Si, No-No”, todo el resto viene del maligno. Por lo tanto queridos hermanos, nunca tenemos que juzgar por las habladurías y cuando tenemos que hacerlo, es decir, cuando comprobamos algo tenemos que comprender, buscar la verdad, hay que ver las obras, los hechos. Si nos dejamos llevar por las habladurías nos perderemos todos. En estos 25 años de estigmas he aprendido algo: buscar siempre la verdad y verificar personalmente, juzgando las obras porque esas son las que cuentan. La tentación que tendréis no será la de chocar con el coche contra un muro, sino aquella en la que oiréis decir: “Giorgio esto, Giorgio lo otro”... No tenéis que creer, tenéis que verificar y si no encontráis las pruebas tenéis que decir: “Si-Si, No-No”.
 
Antes de partir querría agradecer a todas las arcas que están escuchándome: desde Varese a Catania, Palermo, Bari, Sant’Elpidio, Pordenone, Turín, y a todas las demás que ahora no recuerdo, porque son muchas. Si yo no os hubiera tenido a vosotros, hermanos, no sería lo que soy y no habría hecho lo que he hecho. Estoy muy contento por todos: vosotros sois la prueba de que digo la verdad y si alguien se va, es parte de la vida, pero la prueba de que Jesús y la Virgen se me aparecieron es vuestra existencia, de la misma forma que existen mis hijos, mi familia, por lo tanto este viaje lo haré sin maletas. Os agradezco mucho, por toda la ayuda que me habéis brindado, en todo sentido, ya sea espiritual y materialmente. Pero os pido que cada tanto penséis en nosotros, yo lo hago constantemente, porque Eugenio Siragusa, mi maestro, me enseñó algo que quizás os pueda escandalizar; si no entendéis tenéis que hacerme preguntas. Eugenio me decía: “Si el Padre no me pone a la prueba yo lo hago por mi mismo… Si el Padre no me da las pruebas yo me las busco”.  Cuando no me llegan me pongo a prueba a mi mismo y digo: “Si no estuviera todo esto, la Verdad, las arcas, los hermanos, el Mensaje, los estigmas, la espiritualidad... en una palabra: Cristo... ¿qué sería de mi vida en esta sociedad? Nada. Sería presa de la muerte, solo el vacío, el silencio, la tortura, la irritación, los celos, la queja, la envidia, la intolerancia, el fracaso de no haberme realizado profesionalmente, con mi mujer, con mis hijos. Sin esta obra y sin la Virgen Santa, no quedaría nada más”.
 
Por lo tanto concluyo diciendo que a la Madre Celeste, que está aquí a nuestro lado en forma de estatua y que tendría que estar en todas las arcas, le debemos todo. Sin Ella hoy no estaríamos aquí. Cristo nos ha salvado en el alma, pero la Virgen ha mantenido a salvo nuestra alma, porque gracias a Su intercesión nosotros no hemos ido al infierno, ni hemos caído en el abismo de las tentaciones, no hemos cedido ante Satanás. Gracias de todo corazón, un beso grande. Ahora responderé a vuestras preguntas.
 
P: A propósito de la verdad sobre el Tercer Secreto de Fátima, en 1944 Lucía le pidió a Jesús que le hiciera conocer Su Voluntad. Sintió que la Madre le tocó su hombro con la mano y le dijo: “Estad en paz y escribe lo que te mandan, pero no lo que te ha sido concedido comprender acerca de su significado”. ¿Quiénes son ellos?
G: Son los obispos y los cardenales.
 
P: Si la Virgen anuncia unos secretos, tú nos has enseñado que estos tienen que ser revelados. ¿Porqué la Virgen dice una cosa así?
G: Lucía escribió el mensaje en Enero de 1944 y, dado el espantoso alcance del Tercer Secreto, como es sabido, la Virgen le ordenó que lo divulgara en 1960 y que no explicara nada hasta esa fecha. Y eso fue lo que hizo, pero luego el Papa Juan XXIII se negó a difundirlo. Yo soy muy crítico con respecto a este Papa: cuando era obispo escribió profecías y fue un mensajero de Cristo, pero al convertirse en Papa, según mi opinión, se arruinó. Sus obras fueron buenas cuando iba a ver a los niños, pero fueron negativas desde el punto de vista teológico: persiguió al Padre Pio, que en esa época er un instrumento de Cristo y luego ocultó el Mensaje de Fátima. A propósito repito lo que dije anteriormente: decid “Si-Si, No-No”, no tenéis que considerar como verdadero todo lo que oís decir. El Papa Juan XXIII no es lo que pensamos. Se dice que fue un santo, un beato, pero siempre hay que hacer una investigación sobre los hechos. Desde hace veinticinco años os vengo diciendo que no tenéis que creer en nada cuando alguien os habla: primero tenéis que escuchar y luego tenéis que investigar y solo si llegáis a encontrar pruebas de lo dicho tenéis que creer, tenéis que apoyar y dar vuestra solidaridad. Jesús es implacable en este -sentido y a sus discípulos les decía: “No tenéis que hablar. Tenéis que decir: Si-Si, No-No”, lo que significa ir a buscar la verdad directamente. Tenéis que recordar que Jesús fue asesinado por las habladurías. Nuestro Señor, que nos salvó en el alma y en el espíritu, es el mayor de los ejemplos de nuestra historia, me refiero a que cuando Él fue llevado ante Anás y Caifás y, cuando fue interrogado en cuanto a Su doctrina y a Sus discípulos, su respuesta fue: “Yo he hablado al mundo abiertamente; siempre enseñé en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en secreto” (Juan 18,20 ). Traducido en lenguaje moderno, Jesús habría respondido: “No he creado una secta, algo oculto”. Es como si yo hoy dijera: “He escrito todo publicándolo en internet, siempre he hablado, actuado siempre entre vosotros. Está claro que he cometido errores humanos, pero tenéis que juzgarme por los hechos”. Jesús quería ser juzgado, en cuanto a eso nunca se negó, si bien era el Hijo de Dios y habría tenido que ser al contrario. Jesús quería ser juzgado por los hechos. Después de haberle respondido a Anás, uno de los guardias que estaba cerca suyo le dio una bofetada, diciendo: “Si he hablado mal, da testimonio de lo que he hablado mal; pero si hablé bien, ¿por qué me pegas?” (Juan 18,23).
La enseñanza de Cristo es la siguiente: nosotros no tenemos que ser unos fracasados. Lo somos cuando escuchamos y creemos en lo que se nos dice, mientras nos quedamos cómodamente en nuestras casas. Tenemos siempre que hacer una investigación individual, siempre: pequeña, grande o media.
No os he dicho: “He recibido los estigmas” y luego los he mantenido ocultos, mostrándolos únicamente a algún que otro privilegiado. Os los he mostrado a todos, porque lo correcto era que vosotros investigarais, que vierais y tocarais. A pesar de que ha sido dicho: “Bienaventurados aquellos que creen sin ver”, es necesario investigar, conocer, saber bien cómo son los hechos, de lo contrario seguiremos siendo eternamente almas colectivas junto a los animales, jamás evolucionaremos. Nuestros hermanos de la Confederación son muy meticulosos: a ellos no les interesa la religión, ni a qué partido pertenecemos, o si eres hombre, mujer, gay, heterosexual, o marxista. Los hermanos celestiales son muy escrupulosos, ya que evalúan todas tus acciones, los hechos. Si realizas obras, eres evolucionado, si no las haces, puedes hablar todo lo que quieras, pero nunca lo serás. Nuestro futuro será muy difícil: tendremos que afrontar muchas pruebas, acontecimientos catastróficos, guerras, crisis políticas y económicas, tendremos que seguir prestando mucha atención al hecho de estar unidos en la acción. Cuando nos sentimos vacíos tenemos que llenarnos con el amor y con la unión, sin delegar nuestras culpas en los demás, o no hacer nada para luego poder justificar nuestros fracasos. A este error lo he visto en mí, en Eugenio y en Jesús. Los judíos acusaban de todo a Cristo porque eran unos fracasados: lo eran consigo mismos, en su casa, con sus hijos y descargaban todas sus frustraciones y fracasos en Jesús. A los que se arrepentían Jesús les decía: “No te preocupes hijo”, probablemente eran quienes se fueron y luego en la plaza gritaron “¡Crucificadlo!” y luego se encontraron formando parte del alma colectiva. Si llegamos a ser dignos del Nuevo Teino, nos encontraremos cuidando en las cuchas de nuestras casas a parientes, amigos y conocidos que habrán ido a la segunda muerte.
 
P: No siempre logramos investigar. Mientras te encontrabas adentro de un círculo de trigo nos explicabas que no siempre podemos ver el dibujo, el símbolo, el mensaje; para poder hacerlo tenemos que elevarnos. A esta altura tenemos que confiar en alguien. Nosotros te tenemos a ti que nos ayudas y no explicas y por ello somos afortunados.
G:Nosotros no siempre queremos investigar, si quisiéramos podríamos hacerlo siempre. Hoy, con la tecnología que tenemos, somos realmente unos privilegiados con respecto a las personas de hace dos mil años, que lo que tenían a disposición era un camello o una paloma mensajera. En este caso me tenéis a mí y sois afortunados, pero tarde o temprano no me tendréis más. Ahora la mano de la Santa Madre sostiene el brazo del Padre, que me quiere llevar de los pelos consigo, y Ella le dice: “Déjalo allí, tengo muchos hijos que aún necesitan de él”. Pero tarde o temprano el Padre le dirá a la Madre: “Madre, mujer, quítate del medio porque tengo que recuperar a este hijo y abandonarlos allí, para ver si creían realmente”. Es cierto, concuerdo en que sois afortunados. Yo también me siento afortunado.
 
Sois vosotros los que tenéis que buscar. Claro, me tenéis a mi, Giorgio, pero podía llamarme Alviano, Tiziano, Gil, Laura... no soy más que un instrumento del conocimiento crístico que nos ha sido dado. Siento con todo mi corazón que sois afortunados, porque no hay riqueza más grande en todos los planetas, ni en todas las civilizaciones del Universo, que el conocimiento. Lo que yo os transmito es el conocimiento, no se transmitiros otra cosa. Espero poder infundiros un poco de amor, pero todas las señales que puedo llevar en mi cuerpo, o fuera de él, incluso hacer que aparezcan esferas, no son nada frente al conocimiento, por lo tano sois verdaderamente afortunados. Pero a veces, no nos damos cuenta de esta suerte que no tiene precio. Cuando era chico me encantaban los libros. Mi padre tenía un montón de pecados, pero con tal de no decirme que no llegó a endeudarse hasta el cuello y ese fue un gran privilegio. Recuerdo el día en que se dirigió a un vendedor para comprarme en cuotas una enciclopedia Universal que yo deseaba. Cuando nos la entregaron lo llené de besos y luego me puse a hojear y a leer todas las cosas que existen en la Tierra. ¿Qué precio puede tener el conocimiento? ¿Hay una fuerza más grande que esa? Todo el dinero que existe en la Tierra. ¿Qué precio puede tener el conocimiento? ¿Acaso hay algo más grande? Todo el dinero que posee el anticristo no tiene valor frente al conocimiento. Le estoy muy agradecido a Eugenio Siragusa porque él me inició en el conocimiento, y vosotros habéis sido iniciados a través mío. El mensaje más grande que hemos recibido y que estamos recibiendo es el conocimiento, es saber, tener la gnosis. Tenéis que aprovechar mientras la mano de la Madre siga sosteniendo a la del Padre, luego tendréis que hacer un curso acelerado de mediumnidad, porque podréis contactarme solo a través de una sesión espiritista, pero no descenderé porque las entidades que se presentan en las sesiones espiritistas pertenecen a las bajas frecuencias. Espero que a mi me toque ir a las frecuencias medias, a la cuarta y quinta dimensión, que eso ya sería un gran logro.
 
P: Gracias Giorgio, nos sentimos honrados de ser tus amigos y hermanos.
G: Gracias Marco y gracias a ti, Tiziano. Te conozco desde 1978, hace 36 años. Somos pocos los que hemos quedado de esa época, por lo tanto te agradezco por tu amistad. Eres una persona extraordinaria, quizás eres algo más afortunado que los demás porque me conoces desde antes de que tuviera los estigmas, como muy pocos más esparcidos en las arcas. Yo también soy afortunado, porque eres mi amigo. Tú eres un poco más afortunado porque sabes quién soy, como persona, no como personalidad espiritual. Sabes quién es ese chico que iba a ver a Eugenio y que siempre quería estar con los hermanos. Me has seguido y sabes que sigo siendo siempre el mismo, desde que tenía 16 años no he cambiado, es decir, no he mentido nunca, sino que siempre he dado todo mi amor a los hermanos, incluso cuando he cometido errores, si es que así ha sido. Esto te ayuda mucho y como tu otros amigos nuestros que me conocen desde hace muchos años. Vosotros sabéis quién era antes de tener los estigmas, lo que hacía, cómo amaba, cómo os buscaba y cuánto quería que estuviéramos juntos. Vosotros sois fuertes en la fe con respecto a los demás, se perfectamente que no me traicionaréis porque sabéis que soy vuestro amigo y hermano, y que lo que hago es verdadero. Sería una gran tristeza su tuviérais dudas porque tendríais que poner en duda también 36 años de vuestra vida. Según mi opinión es casi imposible por lo tanto estoy feliz de que seamos amigos. Gracias.
 
P: Jesús vino en medio de vosotros hace más de dos mil años, para salvar a nuestras almas y para ofrecernos la redención. ¿En qué terminaron todos esos hombres que han venido antes que Él viniera a la Tierra?
G:Antes que viniera Cristo hubieron otros mensajeros de Dios, como Krishna y Zoroastro, que dieron un mensaje espiritual. Los que se encarnaron antes y que no conocieron la verdad de Cristo también se reencarnaron después de Él, y conocieron Su mensaje. Cristo no ofrece la redención solo con la presencia física, sino sobre todo con el Evangelio, con el mensaje que Él ha transmitido a través de los Apóstoles. Ahora hay otro ofrecimiento de redención que anticipa el juicio de Cristo. Y este ofrecimiento, humildemente, se realiza a través de las señales que tengo en mi cuerpo.
 
P: Fue una reencarnación pero sin segunda muerte...
G: No, quienes cometen un pecado en contra del Espíritu Santo tienen que pagar con la segunda muerte. Y lamentablemente en la Tierra son muchos los que cometen pecados en contra del Espíritu Santo. Yo no digo “somos”, porque creo que nosotros tenemos pecados pero, gracias a Dios, no son en contra del Espíritu Santo.
 
P: En la Televisión se habla muy seguido de los casos de pedofilia, de hombres decapitados, de padres que matan a sus hijos con cuchillos y que luego se suicidan... Yo intento escuchar lo menos posible estas noticias, pero no siempre lo puedo evitar, para al menos estar algo actualizado. En esos momentos tengo casi un sentimiento de odio, pero no sé si este es el término adecuado. Entonces me pregunto si ese ser, hombre o mujer, no tendría que haberse suicidado antes de cometer una violencia en contra de otros inocentes. Querría un juicio de tu parte en cuanto a esta sensación que tengo.
G:Mi juicio es que tengo que tolerarte porque lo que sientes es legítimo: es una rabia exagerada, pero justificada, como ocurre para mí. Yo incluso querría eliminar a toda esta gente a través de la ley del Padre: “ojo por ojo, diente por diente”, pero luego obviamente me centro nuevamente en mi evolución interior y espiritual para leer lo que significa. El juicio le corresponde a Dios, no a mí, y a la ley humana que tiene el deber de arrestarlos y ponerlos a todos en la cárcel. Muchas veces lo he explicado, y te agradezco porque me das la posibilidad de repetirle a mis hermanos que tienen que tener mucho cuidado: es otra prueba de que este virus, al que nosotros llamamos “Harbar”, se ha descontrolado. Te aseguro que estas personas se quitan la vida porque se dan cuenta de lo que han hecho una vez que ya es tarde. Durante el acto monstruoso no tienen conciencia, porque están sufriendo una crisis de harbar: el virus que ataca a las neuronas y las enloquece, provocando un crecimiento del instinto de casi extremada excitación al matar y torturar a cualquiera, incluso a la propia mujer o a un hijo. Muchas veces he explicado cuáles son los antídotos. He enviado cartas a algunos científicos y a los Gobiernos, tratando de inculcarles que es extremadamente necesaria una educación en cuanto a las actitudes, a las acciones, a la cultura de la paz y de la armonía, al amor y sobre todo en cuanto a una alimentación lo más natural posible. En lo que respecta a los otros consejos que os he dado siempre en cuanto a lo que tenemos que alimentar entre nosotros, hasta incluso en forma exagerada, como el sentimiento de la armonía, de la amistad, de la tolerancia, de la misericordia, del perdón, no digo que tenemos que perdonar (es decir tolerar) incluso a Totò Riina, me refiero a nosotros, que nos frecuentamos diariamente. Es necesario alimentar estos valores, porque nosotros no estamos exentos del harbar. Si nosotros alimentamos la intolerancia, la duda, la envidia, los celos, el victimismo, la frustración, podría ocurrir que una mañana nos levantemos y que matemos a palos a nuestra mujer, para luego decir: “¿Qué he hecho?”. El harbar nos vuelve violentos y nos hace cometer delitos, para luego arrepentirnos al punto tal de querer suicidarnos. Yo invito a todos a que tengamos un sentido de justicia, de rabia “positiva”, es decir, querer defender a un inocente no es algo negativo; pero luego tenemos que alimentar sobre todo (en la esencia puedo resultar hasta retórico) el amor, la comprensión entre nosotros los hermanos, buscándonos para ayudarnos unos a otros. Todo esto actúa de analgésico para el virus del harbar, se lo deja en condiciones de no hacer daño si desde el corazón, por lo tanto desde el espíritu, uno le manda impulsos químicos a las neuronas del cerebro que son los sentimientos que os he explicado que sirven de calmantes. Cuando llegais a ver a un niño tenéis que llorar de alegría, tenéis que acariciarlo, darle un caramelo, o una sonrisa, cuando llegais a ver a un anciano tenéis que ayudarlo inmediatamente. Nosotros también necesitamos de ello: si hay una discusión, una pelea entre amigos, podemos hasta incluso darnos una bofetada, pero con el espíritu de encontrar una solución armoniosa y pacífica, no la guerra, es decir, la violencia.
 
También es importante optar por una alimentación lo menos industrializada posible, porque las producciones industriales fomentan el harbar. Si ponemos en práctica estas cosas y, sobre todo, las acciones a favor de la vida, si todos los días trabajamos con los niños, o en la antimafia (acción), el harbar se adormecerá. Pero cuidado: se adormece pero no se va, porque hasta que Cristo regrese el harbar convivirá en nuestro cerebro, no hay una solución de curación. Lo único que podemos hacer es mantenerlo adormecido: cuanto más acciones realizamos, más lo dejamos en condiciones de no hacer daño. Yo lo he notado, y vosotros también podéis prestar atención.
 
Cuando uno menos lo espera, puede ocurrir a causa de una discusión, de una pelea que has tenido con un amigo, con tu mujer, o con tu hijo, te viene un incontrolable impulso por desahogar un gesto que tu llamas rabia, pero que en realidad es una violencia que no sabes explicar. En ese momento es importante poner inmediatamente en marcha la fase de la armonía crística, y si fuera necesario gritar y dar un golpe sobre la mesa, pero el gérmen de la violencia, esta es la palabra más adecuada, no tiene que llegar a rozarse jamás. El otro día le grité a Sonietta porque estaba en peligro y tenía que ayudarla, pero luego nos abrazamos y nos besamos, al punto tal que le pregunté: “-¿Acaso alguna vez te he pegado?”. Y ella me dijo: “No, papá”. Y bien, nunca es nunca. Aunque en realidad cada tanto nuestros hijos merecerían una bofetada, esa violencia hoy está prohibida porque en los años ochenta darles una bofetada no habría provocado las consecuencias actuales porque hoy en día todos estamos contagiados de ese virus. Incluso Giorgio Bongiovanni, el estigmatizado, tiene el virus del harbar en el cerebro y lo tiene que mantener adormecido. No tenéis que pensar que sea solo alguien que le corta la cabeza a otro, o que realiza otro tipo de acciones irracionales. A causa de un ataque de harbar incluso uno se confunde al punto tal de no entender más nada y de preguntarse: “¿Qué estoy haciendo? Quizás nada de esto sea cierto”… comenzando a dudar de los hechos y de las personas, porque las entidades espirituales demoníacas (por lo tanto el anticristo), atacan a las neuronas del cerebro que son las que pueden condicionar al espíritu, para ellas no es fácil poseernos. Todos nosotros, no solo yo que tengo las Señales, somos almas consagradas porque aunque no se vea vosotros tenéis la cruz en la frente, sois los marcados en la frente por Cristo. No podrán poseernos, han planeado otra forma y a través del harbar atacan a nuestras neuronas del cerebro, para que el mismo pueda poseer al espíritu y así condicionarlo.
 
P: Por lo tanto no es un espíritu “maligno” que nos posee. Somos nosotros que nos poseemos a nosotros mismos.
G: Un espíritu maligno puede poseer a un hombre, pero vosotros, hermanos, estáis marcados en la frente, los señalados por Cristo. Sois todos sacerdotes y consagrados a él, a pesar de que no tengáis la sotana. Cristo nos ha elegido, por lo tanto el demonio no puede venir hasta nosotros. Viene si le abrimos el corazón, pero antes de que esto pueda ocurrir, tiene que encontrar una puerta abierta, que es la de la violencia, del odio, de la envidia, de la vanidad y de los celos: estos son los sentimientos de Satanás. La puerta más rápida para entrar en nosotros es la violencia, por dicho motivo ataca las neuronas de nuestro cerebro para que, al volvernos violentos, ello condicione a nuestro espíritu, y si en ese momento además le abrimos nuestro corazón, nos posee. Si no lo logra de esta forma intenta hacernos caer a través del harbar, el mejor método que tiene Satanás, porque todos tienen el virus, desde la Madre Teresa de Calcuta hasta Giorgio Bongiovanni. Nosotros lo único que tenemos que hacer es controlarlo. Es como si todos estuviéramos enfermos de cáncer: algunos lograrán impedir su avance, otros no.
 
P: En cierto sentido somos nosotros quienes permitimos ser poseídos.
G:Siempre somos los jueces de nosotros mismos.
 
P: ¿Las personas poseídas son una invención de la iglesia?
G:Las personas poseídas existen, pero hay que distinguir. Hay demonios de baja frecuencia que poseen a las personas y las obligan a hacer el tipo de cosas que puedes ver en las películas, pero luego son liberadas por los sacerdotes. Existen las personas poseídas de alto nivel y que no lo aparentan para nada, pero que asesinan, hacen guerras, hacen explotar bombas atómicas, disparan misiles en las casas matando a los niños, etc. Éstos son los verdaderos poseídos y es casi imposible exorcizarlos.
 
P: En el mensaje que has enviado a todos después de haber sangrado de los estigmas has dicho: la Rosa ha florecido sobre la Cruz.
G:Lo que escribí fue lo siguiente: 25 años, la Rosa ha florecido sobre la Cruz. Me he tomado el atrevimiento de escribir esto a vosotros, que sois mis hermanos, porque me conocéis y sabéis que no lo digo con arrogancia, sino con el corazón. He cumplido mi misión: podría hacer todo lo que me digan que tengo que hacer por otros 25 años, pero a mi misión ya la he cumplido, por lo tanto la rosa sobre la Cruz de Cristo ya ha florecido. Si el 2 de Septiembre la Virgen me llegara a decir que tengo que continuar por la misma cantidad de tiempo estaré dispuesto a hacerlo, pero a los próximos años los viviré con la conciencia de haber cumplido con lo que se me había encomendado el 2 de Septiembre de 1989. La rosa soy yo, que ha florecido en la Cruz de Cristo. He vivido por Cristo y ahora me siento muy sereno, como nunca antes, por lo tanto estoy dispuesto a vivirlo por otros 25 años. En Fátima la Virgen me podría decir tambien: “Basta, ve a tu casa y ocúpate de tus hijos. Te quitaré los estigmas, retírate y espera la Venida de Cristo”, o bien, “Ahora te señalaré a Giovanni Rossi como tu sucesor y tendrás que obedecerle. Daré una señal a otro hermano, ponte a disposición suya, tu misión ha terminado”, son ejemplos para daros a entender lo que significa esa rosa; demuestra además que he cumplido. Pero cuidado, son solo ejemplos, yo se perfectamente lo que me ocurrirá. Como le decía anteriormente a mi amigo de Varese, que me conoce desde hace 36 años, creo que he hecho muchas cosas a lo largo de todos estos años, todo lo que estaba a mi alcance. Yo no soy Jesús que camina sobre las aguas, que gobierna los vientos y que resucita a los muertos, pero dentro de mis posibilidades he cumplido con todo, he enviado el mensaje a más de mil millones de personas, quizás más, y no es poco. Ahora le pregunto a los hermanos que escuchan: “¿Qué más queréis que haga aparte de lo que ya he hecho?” Estoy sereno y siento que la Virgen me está haciendo un regalo. Sabiendo además qué es lo que ocurrirá, considero que es un doble regalo, porque los mensajes que he recibido hasta el día de hoy me decían a dónde tenía que ir, pero sin saber con qué me encontraría. Hoy, la Virgen me dice adónde ir anticipándome lo que ocurrirá: veo la película anticipadamente, por lo tanto soy un privilegiado.  
 
P: La rosa ha florecido sobre la Cruz… ¿Cuál es la diferencia con 1989?
G: El 2 de Septiembre de 1989 yo no sabía con qué podría encontrarme. Había visto a la Virgen y habría ido a Fátima incluso a pie, pero no sabía qué es lo que me esperaría. También podría haber regresado a casa con las manos vacías, pero habría sido mi fin espiritual. En cambio ahora lo se. La rosa ha florecido sobre la Cruz porque el Cielo, en lo que a mi se refiere (solo Dios conoce el futuro de la humanidad), me revela todo lo que tiene que ver con mi persona, con mi futuro. No conozco la hora, los detalles, el día, pero se qué es lo que me ocurrirá, incluso en Palermo. Es como ver un documental sin audio y sin fecha: ves todo lo que está ocurriendo, luego quizás aparece la Virgen y te dice que esa escena ocurrirá el 2 de Septiembre... ¡mejor que eso imposible!
 
P: ¿Porqué ahora?
G:Porque creo que he sido serio, fiel y responsable a lo largo de estos años. Queda claro que he cometido errores, todos los Apóstoles los han cometido, y yo me siento como uno de ellos. El único que es perfecto es Jesús y jamás se equivocó.
 
P: Cuando Cristo dijo que comieran Su carne y bebieran Su sangre ¿quería decir que quienes sufren también en la parte material podrán pasar al Reino de los Cielos?
G:No querida, quería decir que Él es el Sol, Su carne es el trigo y Su sangre es la uva, que maduran durante el solsticio de verano: la uva y el trigo son Su cuerpo, porque Él es el Sol, el Logos Crístico. Por lo tanto Cristo quería decir: “Si no hacéis la Comunión...”. Cuando nosotros comemos el pan hacemos la comunión, realmente estamos comiendo el cuerpo de Cristo, porque ese pan y ese vino han sido creados por el Sol que se hace carne y sangre. Cuando Cristo dice: “Haced esto en conmemoración mía”, nosotros estamos comiendo Su cuerpo, que nos ofrece la redención. Jesús dijo: “Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros: más el que me envió, es verdadero: y yo, lo que he oído de él, esto hablo en el mundo. Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. (Juan 14,26). Y bien, después de dos mil años la traducción, el conocimiento. Hoy el Espíritu de Verdad os dice que tenéis que “comer Su carne”, quería decir: “Yo soy el Sol, el Logos Crístico. Si queréis que Os compenetre tenéis que comer el pan y beber el vino en conmemoración Mía”. Durante el hermoso ritual de la Comunión Crística, nosotros comemos el Logos Solar, es decir que Cristo nos compenetra. Es por ello que es muy difícil que yo lo haga muy seguido, con vosotros quizás ocurre una o dos veces al año porque si la hiciera todos los días, como quienes van a misa y le dan un mordisco a Cristo, sería un sacrilegio y podría volverse en contra. La Comunión hay que hacerla con toda nuestra concentración y es necesario estar en sintonía crística. Yo me considero indigno y no siempre estoy en sintonía crística, a pesar de ser un portador del mensaje del Señor 24 horas por día. El Sol descendió desde allá arriba y entró en Jesús de Nazarét. Cuando dijo: “Haced esto en conmemoración mía” el que hablaba era el Sol.
 
P: Puedes estar satisfecho por la cesta que llevarás a Fátima...
G: Me siento satisfecho por la cesta, no en el 100% de mi mismo, pero no lo vivo como una tortura, estoy sereno: yo anhelo dar la vida por Cristo, quiero morir por Él. A veces Sonia Alea me dice: “Cuando escribes determinados artículos contundentes es como si mostraras el pecho y dijeras: ‘disparadme, estoy muy contento’.” Y si, en algún sentido es así. Todo se puede perfeccionar y nosotros no tenemos que sentirnos satisfechos, de lo contrario el harbar nos atacará. Vosotros me conocéis y sabéis que yo nunca me detengo y no os puedo ocultar que, a veces, si no tengo cosas especiales que hacer por pedido del Cielo, las voy a buscar, de lo contrario si me quedo quieto el diablo me pone cosas en la cabeza que no quiero tener. Siempre lo rechazo, no quiero darle ninguna oportunidad de hablarme; la única forma de alcanzar el objetivo es que siga trabajando siempre, incluso renunciando a dormir. Cuando me siento y comienzo a pensar no estoy trabajando, pero solo el hecho de pensar para mi ya es una tentación porque mi cerebro vuela... comienzo a creer que merecería más, que me han tratado mal... luego pienso en un hermano que no me gusta como actúa y quiero que actúe como digo yo. Así la mente viaja por si sola y el diablo va hacia la mente. Trabajo en la Viña del Señor, tu sabes que la mía es trabajar por antimafia, por los niños y por divulgar la Verdad, pero si no tengo nada que hacer parto de viaje, improviso una llamada telefónica a algún colaborador de justicia para realizar una entrevista que ya haya hecho, a pesar de que hayamos hecho cincuenta, haremos una más. Gracias a Dios siempre tengo mucho que hacer. Y bien, en este sentido no me siento satisfecho: quiero trabajar constantemente. Me privo de dormir y esto a veces desconcierta a mi familia, pero la verdad es que yo quiero hacer mi aporte, no lo hago por arrogancia. Quiero estar exento de las tentaciones, porque se perfectamente cuando mis hermanos están siendo tentados: en el momento en el que os detenéis todos los pensamientos del otro mundo os llegan a vuestra mente. En cambio si nos pusiéramos todos a trabajar Satanás no tendría tiempo de entrar en el cerebro. Toda la vida os he repetido: “la acción, la acción, la acción”. Cuidado, la oración y la meditación son muy importantes, de lo contrario sería un frenesí. Cada tanto es necesario detenerse y rezar, pero lo importante es que no lo permitirle que se acerque, porque ni bien nos relajamos él entra y comienza a hablar: “Sabes... ese hermano es así... ese no vale nada, ese otro es un estafador...”, entonces comenzarás a pensar y no te darás paz. Yo lo conozco y no soy arrogante al decir: “aunque me hable no le creo”, porque no será así, es tan convincente que te hace creer lo que te está diciendo, pero no quiero escucharlo, por lo tanto me pongo a trabajar.
 
P: Giorgio, varias veces te he soñado sin los estigmas.
G:Me has soñado varias veces sin estigmas porque esa es mi verdadera naturaleza. Yo vengo de otro mundo, no soy de aquí, y en el lugar del cual vengo Cristo no ha sido crucificado. Yo no llevo ninguna señal de crucifixión, porque los humanos de ese mundo Lo hemos recibido con gloria, no hemos dicho: “¡Crucificadlo!”, como han hecho los terrestres.
 
P: Nos estás dando todas las herramientas para sobrevivir...
G: Gracias, me honras con tu amistad luego de 36 años. Si llegas a hablar con otros amigos, recuérdales que no olviden nuestros orígenes y que vuestro hermano Giorgio es puro.
 
P: Esta mañana me ocurrió algo extraño. Estaba algo triste, por diferentes motivos y también por los hermanos. En un determinado momento, mientras miraba la televisión, sentí un gran amor en el plexo solar, una alegría especial. No se de dónde venía, pero se repitió por tercera vez y me sentí liberada, dejé de sentir la tristeza de antes, se desvaneció junto a todos los motivos. Como por encanto pensé inmediatamente en la Madre Celeste, que habría sido Ella quien me habría hecho sentir esa alegría y le dije: “Gracias Madre por estar”, sentí que Ella estaba cerca. Un par de horas más tarde, mientras estaba limpiando el piso me di cuenta de que había una mancha en forma de corazón en el mismo, cerca de una cesta de frutas que había comprado para hacer mermelada. Corrí la cesta para mirar mejor y se formó otro corazón más grande. Para mi esa fue la señal de que, pocas horas antes, Ella me había abierto el plexo solar, haciendo entrar en él amor y alegría. Y lo que Giorgio nos ha contado hoy me hace comprender aún más lo que quería decirme la Madre.
G: Si, lo confirmo, era la Virgen. La Virgen nos asiste a todos nosotros, siempre. Lo importante es que permanezcamos firmes en la fe y siempre unidos. Si nosotros elegimos aislarnos la Madre Celeste nos abandonará, con lágrimas de sangre, pero lo hará. Por lo tanto me pone muy contento esta hermosa señal para ti, para Vittorino y para Francesca.
 
P: Gracias Giorgio, tu eres el Cáliz Viviente, ruega por todos nosotros.
G:Gracias a ti, Pina. Hazlo tú también por los hermanos que están cerca tuyo.
 
P: ¿Qué significan los dos corazones?
G:El corazón es el símbolo del Corazón Inmaculado de María, que está por triunfar. Pero antes de que ésto ocurra habrá una gran catástrofe en la que morirán cinco mil millones de personas. Luego triunfará.
 
P: A la mañana cuando despierto, no siempre soy honesto, dirijo a ti este pensamiento mío, te encomiendo a María, a Jesús, al Padre y también a tu ángel de la guarda. ¿Alguna vez haz hablado con tus ángeles de la guarda?
G: Si, uno de ellos se llama Setun Shenar y el otro se llama Ithacar. Ellos también están aquí presentes esta noche: me acompañan, me dirigen dejándome libre en algunas decisiones que tomo. En el caso de decisiones que podrían comprometer mi vida espiritual y física, ellos se ponen en alerta para protegerme y para disuadirme de tomar esa decisión. Sin embargo si decido tomarla de todos modos es porque me hace falta para fortalecerme y para obtener un resultado; me cuidan siempre. Os doy un ejemplo espectacular para que podáis comprender. Un día me encontraba por esta zona, estaba solo, manejando el coche. En determinado momento a causa del hielo que había en la carretera, perdí el control del coche, y comenzó a girar sobre sí mismo, un camión que viajaba en dirección opuesta estaba viniendo hacia mí. Pero no hice nada, los llamé, invoqué al Señor y el coche se detuvo, detuvo su marcha. Fueron ellos, lo se, y os podría contar decenas y decenas de episodios como este.
 
P: ¿Nos podrías explicar qué significa haber sido consagrados? ¿Quiénes son los que no lo han sido?
G:Quienes no han sido consagrados son aquellos que llevan una vida material y que no han seguido a Cristo, o a los valores crísticos. Tengo muchos amigos que forman parte de la obra crística por más que no crean en nada. En nuestro caso yo agrego la fe mística: nosotros hemos sido consagrados a Jesús, somos Sus soldados, los señalados en la frente. Todos nosotros somos hijos de los 144.000, sin excepciones y en medio de vosotros hay algunos elegidos de los 144.000. Lo se porque los conozco pero nunca os lo revelaré porque luego os podríais exaltar y caer en la tentación. En medio de vosotros también hay traidores que hacen un doble juego, pero los dejo que lo hagan porque sirven para fortalecernos. En el momento que ya no sirvan le diré a Setun Shenar y a Ithacar que los saque y ellos se irán tranquilamente, muy, muy tranquilos. Me refiero a vosotros que estáis aquí presentes pero hablo muy genéricamente. Claro que están, así como en antimafia, luego el gran Lorenzo Baldo con su genialidad me ayuda a desenmascararlos. Por lo tanto los ángeles de la guarda están presentes, vosotros también tenéis los vuestros, simplemente que no sabéis quiénes son.
 
P: Me ocurre muy seguido que sueño contigo. Últimamente tuve un sueño, pero no se si tiene sentido. Yo estaba hablando con Omar sobre un instrumento odontológico que habíamos logrado comprar. En un determinado momento vi que te acercabas a mi y me decías: “-No puedes seguir haciendo así, porque si haces así los ilusionas”. Yo respondí: “-Si, pero queda poco tiempo porque estamos en los tiempos” y me dijiste: “-Desde que el Verbo se hizo carne y sangre que estamos en los tiempos”.
G:Es muy hermoso el sueño y ahora te explico el significado. El hecho de que tu los ilusiones no es una reprimenda en sentido negativo: quería decirte que nosotros tenemos que ayudar a estos niños, hacer que tengan los instrumentos y todo lo demás, pero tenemos que preocuparnos por la salvación espiritual de las personas, porque los niños ya han sido salvados. Al Verbo que se ha hecho carne lo tienes frente a ti: soy portador de la Verdad, del anuncio de la Venida de Cristo, por lo tanto el tiempo es este y Él regresará pronto. Tu misión y la de tu marido es la de ayudar a estos niños, pero sobre todo de seguir en la obra, es algo complementario. Quizás en el sueño quería recordarte que todas nuestras misiones, incluso la de la antimafia que me apasiona, siempre quedan superadas por la difusión del mensaje de Cristo, que es prioritaria. Era éste el sentido.
 
P: En otro sueño que tuve caían piedras del cielo. Dejé a mis familiares y entré por una puerta, allí encontré a personas que no conocía. Luego abrí otra puerta y me encontré con un paisaje completamente diferente y en un determinado momento en el cielo apareció una inscripción: “Adelante el pueblo de las arcas”.
G:Has visto la verdad. Las puertas son las encarnaciones que has tenido y los paisajes pertenecen a encarnaciones anteriores. El pueblo de las arcas es el que vives. Las piedras que caían del cielo son los asteroides que caerán en la Tierra, seguramente caerá uno. Cuando la Virgen dice: “He dejado libre el brazo de Mi Hijo”, además del significado teológico ésto tiene otro significado a nivel teológico: la Virgen todavía está sosteniendo el asteroide que caerá en la Tierra.
 
P: ¿Acaso es eso lo que provocará la inclinación del eje magnético?
G:Si, exacto, eso también. Un asteroide caerá sobre la Tierra. En la historia de la humanidad los asteroides casi siempre han sido un instrumento del Padre para cambiar las generaciones. Con el diluvio universal se corrió el eje polar, no es que llovió durante cuarenta días, sino que los Océanos se levantaron y se formaron tsunamis, como con el arca de Noé y otras más, porque se produjo un cambio natural. Un asteroide destruyó la Atlántida y el continente Mu-Tolteca; otro hizo casi desaparecer a los dinosaurios, porque la Tierra tenía que albergar al hombre. Esta civilización también será golpeada por un asteroide porque tiene que purificarse: nosotros somos un virus y el asteroide es un anticuerpo que tiene que atacar al virus hombre, el que está transformando a la célula-Tierra en una célula cancerígena. Para evitar que esto ocurra en la Tierra caerá un anticuerpo del universo macrocósmico, al que los hombres llaman asteroide. El hombre es un universo en miniatura, como es abajo es arriba. El cuerpo cósmico es el cuerpo macrocósmico de Dios: los soles y las estrellas de todas las galaxias son las glándulas endócrinas, los planetas son las células, el espacio es la sangre, los asteroides son los anticuerpos, los cometas son los espermatozoides de Dios que cargan a las glándulas endócrinas con energía, las que alimentan a las macromoléculas y a los órganos vitales para el sistema macrocósmico. Los diferentes anticuerpos viajan en la sangre de Dios, que es el espacio, y a veces son dirigidos hacia lugares en los que hay células que están siendo atacadas por virus monstruosos que tienen que ser eliminados. Los otros hombres, es decir, las encimas laboriosas que no son virus, son llevados, con astronaves, a lugares en los que pueden colaborar. Una vez extirpado el virus y purificada la célula a través de los anticuerpos las encimas podrán regresar.
 
P: Los niños que sean llevados para ir a otros planetas y que se quedarán sin sus padres ¿conservarán la memoria del pasado?
G:Claro que si, pero muchos de estos niños serán llevados junto a sus padres. Yo he visto a Seres de luz que son tan hermosos, llenos de amor, tan sabios y serios que te aseguro que si me dijeran que en este instante se llevarían a Sonietta, ni siquiera los dejaría terminar la frase y se las entregaría inmediatamente; a pesar de que podría no volver a verla. Mi alegría explotaría en mi corazón en una forma espasmódica, porque se que ella vivirá la felicidad más grande de todas las felicidades y recibiría un amor y una pasión por parte de estos Seres que tu ni siquiera puedes imaginar, al punto tal de que ni siquiera nos extrañaría. En el pasado se manifestaron unos Seres extraterrestres que eran hermosos, extraordinarios, eran hermanos humanos superiores, de la cuarta dimensión, pero la novedad es que pronto serán los Seres solares los que se manifestarán por primera vez a todo el mundo, y nosotros haremos como hizo Ezequiel, nos postraremos en el suelo rompiéndonos el tabique nasal, porque no podremos resistir a una visual tan maravillosa, por la luz que emanan y por lo hermosos que son. Se revelarán frente a todos y ni siquiera necesitarán hablar, lo único que dirán será: “Somos habitantes del Sol: Escuchadlo”, nada más y nosotros escucharemos a aquel que nos será señalado. Serán los dioses, aquellos a los que yo llamo maestros cósmicos, quienes decidirán quién transmitirá su palabra. Ésto es lo que ocurrirá cuando el hombre esté pasando por el sufrimiento más atroz, después de la muerte de miles de millones de personas y quienes sobrevivan ya no sabrán qué más hacer. Luego llegará Cristo y quizás la palabra “escuchadlo” se habrá referido a Él. A ésto lo dejo para que tú lo interpretes. Ahora concluimos la velada con los Seres de luz y os deseo que algún día tengáis la oportunidd de verlos porque quienes los han visto han sido realmente beatificados por Ellos.
Un beso a todos. En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
Los Seres de Luz vienen de una cascada brillante de estrellas, son los ángeles de ayer y de siempre, al servicio de la Corte Celeste. Son precisamente ellos los que acompañan al Servidor de los servidores en su real misión, los que encierran la magia de esta reunión, provocando una enésima explosión de pensamientos, eliminando cualquier planteo ideológico y doctrinario. Y es aquí, mientras todavía me quedo inmersa en esa Verdad que nos hace libres, donde siento una voz que me susurra: “¿Acaso alguna vez has pensado en cómo sería tu vida en la Tierra sin un Dios al que imitar? ¿Sin la esperanza en Su próximo Retorno? ¿Qué sería de tú pequeño, e insignificante universo, después de haberte quedado sin el don de los Estigmas Sagrados, la eternidad del espíritu,  la consolación de sus ángeles, el amor infinito del Maestro? ¿Qué sería de tu espíritu si se quedara encerrado en una rutina demente, entre las cuatro paredes de una oficina, o de un mísero monoambiente? Intenta ir hasta lo más profundo, hasta lo profundo de tu inconsciente, y piensa en cuántas cosas por las cuales sonreír olvidarías si al final de los tiempos no hubiera siempre un arca y el abrazo de un hermano que te espere...”
 
Si, es incluso gracias a estos seres maravillosos que somos mujeres y hombres que aún somos capaces de conmovernos, de abrazarnos, de llorar y de perdonar. De alegrarnos por las pequeñas y grandes conquistas, incluso en la renuncia, en el sacrificio, o simplemente, capaces de amar. Le agradecí al ángel que me habló y por un instante soñé que lo seguía hasta su mundo de paz y beatitud. Ser uno de ellos es sin lugar a dudas el deseo y la noble ambición de cada uno, pero vivir con Dios no es una convención social para asegurarse tranquilidad y serenidad: el Señor es un Dios celoso, exigente, pide todo, no se conforma con el compartir. Se toma o se deja.

Sandra De Marco
26 de Octubre de 2014
San Giovanni di Polcenigo (Pordenone - Italia)










DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139