Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
matisalta6Por Matías Guffanti
¿Cuánto tiempo pasamos buscando a Dios, deseando sentir su voz, poder verlo a los ojos y abrazarlo con todo el amor que podamos? Algunas personas pasan su vida entera buscando este momento, recurriendo a diferentes religiones, diversos grupos espirituales y no logran conseguirlo. Sin embargo, yo pude vivirlo. Sí, lo vi a los ojos, sentí su alegría, vi su sonrisa, sus lágrimas, su dolor y pude oír su voz que me hablaba mientras sus brazos me envolvían. Ahí estaba Dios, el espíritu de Cristo, frente a mí sin ser reconocido.
matisalta5La Santa Madre con su amor infinito envolvía todo aquel lugar, manifestando en cada roca, en la arcilla, en el aire y en el cielo su entrega y servicio incondicional, donde todo parecía vacío y desierto, pero no obstante rebosaba de vida. Fue en la provincia de Salta. En aquellos cerros multicolores por las diferentes tonalidades de la tierra, que tuve una experiencia que marcó mi corta vida. Vi, toqué y sentí a nuestro Señor en esos niños que sobreviven con absoluta pobreza material a más de 3.000 metros de altura, aislados de la sociedad y la contaminación y arraigados a nuestra Madre Tierra que los cobija.
Viajé junto a Daniel Rodrigo y Daniel Torreggiani, quienes hicieron un gran esfuerzo para  llevar todas las donaciones que a partir de la última conferencia en Rosario comenzamos a recolectar. Fue una “Campaña Navideña” que organizamos, la cual se difundió por los programas de radio Frecuencia Joven y Tierra Viva. La respuesta de la gente fue excelente y pudimos llevar todo lo que nos habíamos propuesto, satisfaciendo el deseo de ayudar al increíble trabajo que realiza Ramón matisalta4Gómez, con su fundación “Los Niños de San Juan” y así contribuir a una navidad con más amor para los que lo necesitan, una navidad más cristiana.
Para recolectar el dinero necesario para el viaje se realizaron Ferias Americanas en las que se vendieron libros, ropa, productos de perfumería, mermeladas, entre otras cosas que entre todos juntamos. Con éstas se logró obtener lo necesario para llevar los obsequios que con tanto amor los oyentes de los programas y el público de la conferencia habían donado. Toda el Arca contribuyó con este trabajo, que sensibilizó a las personas a la solidaridad por los que a veces no tienen ni siquiera agua limpia para tomar o algún calzado para proteger los pies de sus hijos, de las duras piedras de las montañas.
El entusiasmo y la alegría con la que nos recibían, al llevarles las donaciones, nos llenaban de un amor profundo y reconfortante que me enseñó y me hizo pensar que en realidad eran ellos quienes nos ayudaban y nos traían al Cristo vivo en su interior. Ellos me hicieron ver que en la pobreza, en el contacto directo y diario con matisalta3la naturaleza, en la alegría y en el sentido de la justicia está nuestro verdadero Dios. En sus almas puras y blancas que le enseñan a la humanidad entera a sonreír y soñar, pero también a tener un motivo por el cual luchar e intentar cambiar la realidad que nos envuelve.
Mientras llegábamos a los precarios puestos y casas, hechas con piedras y adobe, subiendo los cerros donde el sol iluminaba con más fuerza y el viento soplaba frio y constante, ellos se acercaban lo más rápido que podían, dejando todo lo que estaban haciendo al ver a Ramón. Pero al vernos a nosotros les era raro y muchos se escondían mirándonos desde lejos.
“¡Ramón yo quiero una pelota!”, “¡yo un autito!”, “¡yo zapatillas!”, le decían los niños. Sus deseos eran jugar y divertirse, no tenían tristeza, no tenían preocupación, eran humildes y estaban llenos de vida. Al ver esto no podía evitar pensar cuánto debemos aprender de esos niños, cuánto nos falta a nosotros que nos creemos civilizados y superiores y quiénes son los que en verdad necesitan ayuda. Ellos me estaban mostrando que no hay nada por lo cual estar triste, sino, al contrario.
 
matisalta2Sus preciosas vidas son como diamantes que brillan en la oscuridad y son el motivo por el cual anhelar a la justicia, por el cual rechazar a este mundo y desear con toda nuestra alma que el hombre y la humanidad como es hoy cambie. Para que así nadie viva de la forma que vive la actual sociedad y los culpables de la muerte, el dolor y el engaño de los inocentes paguen sus consecuencias ante la voluntad divina, restableciéndose nuevamente el orden.
En sus ojos se podía ver el universo entero, la necesidad de un cambio, el pedido del Padre a entregarnos por completo y luchar con los justos para cambiarlo todo, lograr lo imposible, lo inalcanzable, lo inimaginable. Ellos son el motivo de la revolución que la Tierra reclama con dolor y llantos a esta humanidad. Ellos están ahí por nosotros, mostrándonos al verdadero Dios y su voluntad, mostrándonos el camino, la verdad y la vida.
 
matisalta1
 
Matías Guffanti
23 de diciembre del 2014
Arca Lily Mariposa
Rosario, Santa Fe, Argentina

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139