Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Thomas-e-Alice100Por Thomas Matteucci y Alice Valeri

Nada ocurre por casualidad, cada persona que encontramos a lo largo de nuestro camino, cada acontecimiento que nos toca vivir forma parte de un plan perfectamente preestablecido, para que el alma, nosotros, seres de Espíritu, podamos pasar por experiencias que nos ayuden a adquirir un bagaje de conocimiento para llevar con nosotros mismos para mejorar y comprender mejor las Leyes y los mecanismos que atañen a la Creación.

Y así fue como ocurrió con nosotros, con un grupo de jóvenes, amantes de la Ciencia Espiritual, deseosos de comprender las dinámicas de la Ley que gobierna a esta maravillosa máquina holística que es nuestro amado Planeta Tierra, guiados por el Espíritu de la Unión con lo Divino anhelamos a nuestra antigua patria, con ese Sagrado Fuego que con una fuerza arrolladora nos empuja a buscar, al punto tal que parecería que nos está por estallar el corazón, nosotros, jóvenes almas, enamorados, amantes de la figura del Cristo, este maravilloso y sublime Ser que ha caminado en nuestro Planeta, nosotros que habiendo superado varios obstáculos para que el metal en bruto se convierta, con el tiempo, en oro puro, ahora hemos llegado hasta aquí...

Rostros que jamás habíamos visto, pero que nos resultan familiares... Hermanos desde el vamos, reconocidos interiormente como si nos conociéramos desde siempre... Abrazos sinceros que encienden el corazón, ojos profundos en los que ves el Universo y sientes una única y fuerte conexión que nos une... Como cuando sientes el perfume y esa fragancia invade en un instante a todo tu Espíritu, la reconoces inmediatamente porque te es familiar, es antigua, pero presente, hace que renazcan placenteros recuerdos ancestrales, pero no recuerdas cuándo la habías sentido por primera vez, quizás porque está lejos años luz de ese momento, sin embargo está adentro, en lo más íntimo, sabes que la amas y que la conoces.

Así es, es así como ocurrió, todos vosotros para nosotros sois un dulce perfume de verdad, de justicia, de amor y de esperanza, que se ha reflejado en nosotros, en completa armonía y resonancia con nosotros.

Navidad de 2015, subimos por las escaleras en un religioso silencio, la mente en calma y en paz, el corazón late fuerte por la emoción, la emción por lo que nuestros ojos están por ver, y allí está, una imagen de otros tiempos, nos vemos catapultados hacia otra dimensión. Se siente un perfume de incienso y flores, es casi imperceptible, pero de igual forma es tan fuerte que embriaga nuestras mentes, un Hombre está allí sentado con la mirada inmersa en el Divino hechizo, pero está marcado por el dolor de esa Señal Sagrada impresa en su cuerpo, que por un lado nos hace sufrir porque remonta a nuestras mentes y nos hace vivir, a través de la existencia de este Humilde Servidor, lo que un Ser Especial padeció injustamente y hoy, después de dos mil años, sigue padeciendo; y por el otro nos enseña y nos guia. Y luego me pregunté: “¿Qué puede llegar a ser lo que impulse a un Hombre a aceptar los Estigmas sagrados, un sufrimiento tan grande en el cuerpo, una parte del sufrimiento de Jesús Cristo, a cambiar completamente su vida, a dejar todo y seguir totalmente al Señor?” Y encontré la respuesta en una sola palabra: AMOR, el verdadero Amor, no nuestro amor humano que, no deja de ser hermoso, siempre, pero que es imperfecto... Ese Amor que hace más o menos dos mil años en este Santo Día vino al mundo, Él que es solo Amor Infinito y Eterno, sin reserva alguna, ese Amor que pronto volverá en calidad de Justicia y Verdad.

La habitación se hace pequeña cuando todos los hermanos observan este maravilloso espectáculo de la Sangración, lágrimas de emoción, de devoción. Todos los corazones están unidos y en posición de reverencia frente a ese sacrificio de Amor que se renueva por enésima vez. Un grito silencioso parece elevarse pidiendo que se reparta entre todos nosotros ese dolor para aliviar un poco el sufrimiento de ese Cáliz Divino.

Pero él está feliz, con los ojos llenos y con la voz suave y lenta nos dice: “¡AQUÍ ESTOY! EN MEDIO DE VOSOTROS, TOCADME, PONED LA MANO EN MI COSTADO!” En ese momento faltan las palabras porque jamás lograremos acercarnos, en lo más mínimo, a explicar lo que fue sentir las palabras del Maestro de los Maestros, del Rey de los Reyes, del Supremo Avatar, saliendo de la boca de un Humilde y Obediente Servidor suyo. ¿Cómo pueden las palabras, tan limitadas en su forma, expresar una emoción, un torvellino de amor como el que sentí? No pueden... ¿Cómo puede lo finito expresar lo Infinito? Es imposible.

Pero él sigue adelante, con voz calma, pero fuerte, dice: “¡NUNCA OS TRAICIONARÉ!”... Y allí, en ese momento, todas nuestras inseguridades, nuestros dolores, la rabia, todo lo negativo que residía en nosotros, como por arte de magia, desapareció, fue arrancado por un dulce viento de frescura y renovación, como hojas secas que vuelan en el viento y que se pierden. Habiendo sido liberados de un gran peso, le damos lugar a un llanto de emoción, de alegría y de amor. El Espíritu se sobresalta con fuerza en el plexo solar, el amor, casi incontenible, se puede tocar de cuán tangible es. Llevaremos para siempre este momento con nosotros, en lo más profundo de nuestro corazón, como un ancla a la cual aferrarnos en los momentos oscuros, como un valuarte, una fortaleza, un faro para no perder la ruta, como nuestra estrella polar.

Nosotros, que después de haber sido visitados por el Fuego del Espíritu, nos iluminamos, nos volvemos más bellos, vivos, llenos de calor. Tenemos que ser como las brasas y mantenernos encendidos y vigorosos para poder superar nuestras dificultades que si nos llegan a tocar será solo para reforzar el Fuego, su dinamismo y su potencia.

Gracias Giorgio por haber decidido venir a la Tierra para ayudarnos a nosotros, a los Espíritus sedientos de la Verdad y de la Justicia.

Gracias por habernos recibido en vuestra familia y por habernos abierto las puertas de vuestra más profunda intimidad.

Gracias porque nos habéis hecho vivir la Navidad más hermosa de nuestra vida.

Gracias Padre Adonay porque hace dos mil años preparabas el nacimiento de un Ser Perfecto, el Avatar Supremo del Amor, el Cristo y ahora estás preparando Su retorno.

Padre Adonay, Madre Santísima, dadnos la fuerza para asemejarnos a los Guerreros Divinos armados de Amor, Compasión y Comprensión, ayudadnos para que nuestro cuerpo trabaje en todo momento por las almas y por la Redención del mundo, para lograr que vuestra Conciencia se manifieste en cada hombre.

Thomas y Alice

Por los Hermanos del Arca María Santísima
Enero de 2016

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139